Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Biografía de José Antonio Paez

Biografía de José Antonio Paez

Ratings: (0)|Views: 2,721|Likes:
Published by Felipe A Torrealba
Caudillo de la independencia y primer presidente de la Cuarta República de Venezuela (Curpa, 1790 - Nueva York, 1873). La multiplicidad de intereses que han arropado la llamada historia de la Independencia de Venezuela y el nacimiento de la República, durante el siglo XIX, encuentra su representación máxima en la figura de José Antonio Páez. Las circunstancias que condujeron a este hombre, de condición humilde, a convertirse en presidente de la República y en el gran defensor de Venezuela, no hacen sino dibujar un panorama de alianzas políticas y militares necesarias en un escenario de máxima inestabilidad.
Caudillo de la independencia y primer presidente de la Cuarta República de Venezuela (Curpa, 1790 - Nueva York, 1873). La multiplicidad de intereses que han arropado la llamada historia de la Independencia de Venezuela y el nacimiento de la República, durante el siglo XIX, encuentra su representación máxima en la figura de José Antonio Páez. Las circunstancias que condujeron a este hombre, de condición humilde, a convertirse en presidente de la República y en el gran defensor de Venezuela, no hacen sino dibujar un panorama de alianzas políticas y militares necesarias en un escenario de máxima inestabilidad.

More info:

Published by: Felipe A Torrealba on Jun 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/15/2013

pdf

text

original

 
 
Biografía de José Antonio Paez
Posted by Nuestra Identidad nacional
Caudillo de la independencia y primer presidente de la Cuarta República deVenezuela (Curpa, 1790 - Nueva York, 1873). La multiplicidad de interesesque han arropado la llamada historia de la Independencia de Venezuela y elnacimiento de la República, durante el siglo XIX, encuentra su representaciónmáxima en la figura de José Antonio Páez. Las circunstancias que condujerona este hombre, de condición humilde, a convertirse en presidente de laRepública y en el gran defensor de Venezuela, no hacen sino dibujar unpanorama de alianzas políticas y militares necesarias en un escenario demáxima inestabilidad. En su reverso, la historia revela las múltiples facetas deun hombre que, movido por el azar de una guerra civil con tinteindependentista, declinaba su rostro en peón de hacienda, comerciante deganado, jefe de los ejércitos llaneros y gran caudillo de la patria.Muy lejos de la Caracas criolla de ímpetus revolucionarios y asiderosconservadores de finales del siglo XVIII, José Antonio Páez nació en Curpa,estado Portuguesa, el 13 de julio de 1790. Era descendiente de canarios ehijo de Juan Victorio Páez y María Violante Herrera, ambos de fortuna muyescasa. La familia se encontraba más bien desarticulada; el padre vivía en laciudad de Guanare y trabajaba para el gobierno colonial en un estanco detabaco, mientras la madre iba reservando destinos a sus ocho hijos.Cuando tenía ocho años de edad, Páez fue enviado por su madre a estudiaren una pequeña escuela de Guama. Claro está que las letras no formabanparte de las expectativas de aquella familia, pues la Colonia no reservabamuchos derechos para las clases desposeídas. Sin embargo, nada de estosería impedimento para que José Antonio Páez se formara en aquello por lo
 
cual se distinguiría. La escuela de este hombre fue la que ofrecían los Llanosde Apure y su estirpe era la del llanero. Grandes extensiones de tierras conpastizales de elevado tamaño húmedos, secos o inundados, según latemporada, componían el paisaje de esta especie de hombres, cuya actividadera lidiar con las bestias del ganado caballar y vacuno en un horizonte quesólo se comprendía a sí mismo.El Centauro de los LlanosLa ganadería se había convertido en ese entonces en un sustituto importantedel derruido comercio del cacao, y ello atrajo a muchos comerciantes a fundarhatos allí donde consiguieran rodear a unas cuantas bestias salvajes. Tal erael caso de Pulido y lo sería también el de Páez, a quien aquél le ofreció laposibilidad de ayudarle en la comercialización del ganado en el hato delPaguey. Fue tal la destreza que adquirió Páez en esta actividad que decidióindependizarse, conquistar sus propias tierras y vender su propio ganado.Comenzó entonces una nueva vida para José Antonio Páez, que noabandonaría jamás. Cuando ejercía de pequeño comerciante todavía, en unode sus acostumbrados recorridos de Acarigua a Barinas, conoció en el pueblode Canaguá a Dominga Ortiz Orzúa, huérfana de diecisiete años con quien secasó en esa ciudad en julio de 1809. La vida conyugal se vería interrumpidapor causa de la llamada Gran Guerra, iniciada en 1811, nutrida sólo porencuentros infrecuentes hasta 1821, cuando apareció Barbarita Nieves en lavida del futuro caudillo. Dos hijos nacieron del vientre de doña Dominga:Manuel Antonio y María del Rosario.El estallido de una guerra civil fue la consecuencia más inmediata de ladeclaración de la Independencia el 5 de julio de 1811 y la posterior sanciónde una Constitución Federal. Las diferencias entre los criollos patriotas y losadeptos al entonces prisionero Fernando VII no fueron sino una de las aristasde la contienda; el bando "realista", comandado por Domingo Monteverde, seoponía también a la revolución, hallando la mayoría de sus fuerzas militaresen los recién configurados ejércitos de pardos y esclavos. La cuestión defondo era entonces una lucha entre clases y castas por la tenencia de latierra, la obtención o pérdida de privilegios políticos, y por reivindicacionesestamentarias de los desposeídos.Nada diferente sucedía en los Llanos de Apure, donde la situación se viviócomo un confuso llamado a las armas. Las noticias llegaban por intermedio dealgunos dueños de hacienda, quienes, aterrorizados por la posible pérdida desus tierras, decidían armar sus propios ejércitos. Tal fue el caso de Pulido,quien no tardó en convocar a Páez para que le ayudara a entrenar a sushombres en pro de esta causa defensiva. Resultaba muy difícil, sin embargo,
 
que los llaneros lograran dibujarle un rostro distinto a su enemigo como nofuera el de su opresor más inmediato, y de ahí que muchos de ellos seunieran a la causa realista. En esta maraña de confusiones, cuyo resultadofue la capitulación de Miranda y la pérdida de la República en 1812, JoséAntonio Páez se definió como patriota y se incorporó a las tropas republicanasque mandaba Pulido.El regreso de José Antonio Páez a los Llanos se produjo en 1813; en 1914 setrasladó a Mérida, donde permaneció hasta septiembre del mismo año,cuando volvió nuevamente a los Llanos. No saldría de este territorio hasta1818, cuando sumó las suyas a las tropas del ejército de Bolívar. Páez, sedice, siempre estuvo enfrentado contra los realistas, con independencia deque los intereses que lo movilizaran tendieran, en un principio, más hacia ladefensa de los territorios que hacia la llamada causa independentista.Reclutado y prófugo del batallón realista a cargo de Antonio Tíscar en 1813,logró armar progresivamente un poderoso ejército patriota que ya para 1818era una de las principales fuerzas con las que contaba la Independencia.La estrategia de reclutamiento era la de ofrecer tierras a cambio de lealtadmilitar; esta táctica se convirtió en una de las armas más poderosas a favorde la conquista de la Independencia en 1821, pero también fue lo quepermitió a Páez convertirse en uno de los principales latifundistas del país.Hasta 1816 las batallas libradas por José Antonio Páez como capitán decaballería perseguían sólo el propósito de la defensa y conquista de nuevosterritorios; la batalla de las Matas Guerrereñas, en noviembre de 1813, esuna de las contiendas que se destacan de este período.Entre 1816 y 1818 puede decirse que José Antonio Páez se consolidó como jefe supremo de los ejércitos llaneros. Su carisma era impresionante y sutemeridad, no sólo en la estrategia del combate sino, además, en eldesconocimiento de la jerarquía de mando cuando lo consideraba necesario,le permitieron ganar adeptos en su escalada hacia la posición de máximocaudillo.Fueron los tiempos de las famosas batallas de Chire, Mata de la Miel, Yagual yMucuritas; en ellas se peleaba con arma blanca, se hacía el rodeo al enemigo,y se empuñaba la lanza con la cual la víctima caía abatida luego de haber sidolevantada, casi a la altura de dos metros, por el impacto del arma sobre sucuerpo a la velocidad del centauro. Se atacaba por varios flancos en formasimultánea, por la retaguardia y a contragolpe, como era el estilo preferidodel caudillo, quien se hizo famoso por la táctica de "vuelvan caras", "¡vuelvan,carajo!" o "volver riendas", que consistía en hacerse perseguir por el enemigoy repentinamente darse la vuelta y emprender el contraataque. Estos fuerontambién los tiempos del retorno de Fernando VII al poder y del general

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->