Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Carlos Perez Siglo XXI

Carlos Perez Siglo XXI

Ratings: (0)|Views: 5,445 |Likes:
Published by destinyschildren
Profile of Carlos Perez in Siglo XXI
Profile of Carlos Perez in Siglo XXI

More info:

Published by: destinyschildren on Jun 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/21/2014

pdf

text

original

 
2.
 
Flaminia Villagrán, electrónica alternativa
3.
 
Domingo Peneleu
 
expone en El Túnel
 4.
Luis Cardoza y Aragón,
Obra Poética 
 5.
Julio Serrano Echeverría,
Fractal 
9.
La política literaria de Czeslaw Milosz 
10.
Oswaldo Chinchilla, el arqueólogodel antiguo Cotzumalguapa
Pintar para no volverse loco 6.7.
PérezCarlos
 
6
DOMINGO 19 DE JUNIO DE 2011
SIGLO.21
Magacín
ste artista guatemalteco ha destacado en las galerías internacionales con suropuesta, escribe
Wendy García Ortiz
.
Pintar para no volverse loco
Carlos Pérez
Use su
smartphone 
y descargue el PDF
software 
en
reader.kaywa.com.
Ciudad de Guatemala, 9 a.m. / Austria, Vie- na, 5 p.m.
Una pantalla de computadora marca la dis-tancia entre una periodista y un pintor, ambosguatemaltecos. Del lado del trópico yo hagolas preguntas y por el lado europeo, el artistaresponde con voz tímida, pero cómoda tras elanonimato que otorga
 Skype
. No activa el vi-deo, sólo deja ver la foto de un joven que seesconde detrás de una máscara folclórica demono. Su nombre sí es claro: Carlos Pérez.Este primer acercamiento con Carlos estáalimentado por escasas referencias que tie-nen que ver con su obra, sus exposicionesmás recientes en China, Alemania y Brasil ycon una ambigua alusión a su “pasado violen-to”. De eso, indago poco. Quiero que me lo di-ga él. Pero no lo hace. Fue muy mala idea em- pezar la entrevista con ese tema. Entonces,hablamos de lo más reciente: su residencia en Austria. ¿Cómo llegó a aquel país y por qué loeligió para formarse profesionalmente?Carlos me cuenta que a finales de 2001 lle-ga a Viena para preparar su portafolio e ins-cribirse en la Academia de Bellas Artes, en laLicenciatura en Arte. Sin saber el idioma, nitener la certeza de que lo aceptarían, se lan-za del otro lado del charco. Financia su viajecon los ahorros que había ganado, ilustrandolibros para niños en la sede guatemalteca delPrograma de Naciones Unidas para el Desa-rrollo (PNUD). Tuvo que trabajar durante un par de años para realizar obras de arte que pu-dieran convencer a los profesores de la Aca-demia de su talento.Por eso es que hasta en el año 2004 es acep-tado. Ingresa con una beca en la clase de losartistas Erwin Bohatsch y Walter Obholzer,maestros austriacos de la pintura abstrac-ta. En 2009 su trabajo de graduación recibiómención honorífica.Eso significa que tiene 10 años de vivir en Viena y desde entonces, sobrevive de su ar-te, de lo que los coleccionistas pagan por susobras. “Estoy contento porque tengo repre-sentantes en Alemania, Brasil, Guatemala yespero que muy pronto aquí en Austria y enotros países”, me cuenta. “Quien te represen-ta es una galería. Ellos te buscan a ti porqueles gusta tu trabajo. Si promocionan bien tuscuadros, ellos ganan un porcentaje contigo”,me explica con orgullo. Cuando le preguntocuánto cuesta un cuadro suyo, no sabe res- ponderme. “Tendría que preguntarle a mis re- presentantes”, me dice entre risas.Pero llegar hasta este nivel no fue fácil paraCarlos. No sólo se vio obligado a aprender deinmediato un idioma totalmente desconoci-do, sino también a acoplarse a una nueva cul-tura, y además, tuvo que romper paradigmas.“Yo era como algo exótico para los europeos y eso no me gustaba. Lo exótico es un clichéque se debería eliminar en muchos artistas la-tinoamericanos. Si caes en ese hoyo profun-do, luego te cuesta salir”, revela.Por eso es comprensible que en los prime-ros años de su estancia en aquella ciudad, tu- viera dentro de sí una revolución de emocio-nes. “Cuando empecé a estudiar me puse un poco loco, afectado psicológicamente”, cuen-ta. “Yo venía de Guatemala con tantas cosasencima y llegar aquí y enfrentarme con estofue muy fuerte. Si yo no fuera artista y no pu-diera sacar esas emociones, esa energía en miobra, hace mucho tiempo estaría loco, hubie-ra perdido la cordura”, confiesa. A las obras que Carlos pintaba en Guate-mala, él las describe como “muy realistas”, pero al enfrentarse a Europa, cuenta que se volvieron abstractas, emocionales. “Este esun mundo completamente diferente y eso mehizo enfrentarme a mí mismo, además de aun público nuevo”, explica. En sus cuadrostematiza mucho a los animales: monos queestán fumando, monos comiendo, monos pe-leando y al mismo tiempo, seres humanos queestán en las mismas situaciones. “Siempre di- je que el ser humano es más animal que el ani-mal si no, no sucederían tantas cosas desas-trosas en el mundo”. Afortunadamente, las clases en la Acade-mia fueron aplacando poco a poco su estadoemocional. De manera instintiva fue mezclan-do esos dos mundos que lo invadían, y lo ca-nalizaba en su trabajo. También le ayudó elhecho de realizar talleres artísticos con niños y jóvenes austriacos, pues tanto en Guatema-la como allá, no dejó de preocuparse por lasnuevas generaciones. “Son quienes nos ense-ñan que hay cosas que se pueden cambiar.Hacen lo que quieren, sin pensarlo mucho, yeso me gusta”, me aclaró.Dentro de dos meses, Carlos cumplirá 30años de edad y entrar en esa tercera décadale preocupa un poco. Le tiene miedo a la vejez porque no quiere ser aburrido ni gruñón, peroespecialmente no quiere que la gente se olvi-de de él. “Es una lástima que nadie conozcami trabajo en Guatemala”, reclama.
 Atento a todo
Cuando le pregunto qué es lo que más le gus-ta de Viena, me describe a una ciudad que leda acceso a todo lo que necesita, muy activaculturalmente. Disfruta esa manera ordenadaque tienen los austriacos de llevar la vida, pe-ro sobre todo, valora mucho la tranquilidadcon la que se moviliza en ella. “Aquí no te pre-ocupas por nada. En Guatemala yo viví unaépoca muy fuerte. Necesitaba empezar denuevo, por eso este viaje fue muy importan-te para mí”. En este momento encuentro denuevo la oportunidad para preguntarle acer-ca de su pasado, pero sólo me deja con unafrase: “Yo conocí la violencia en Guatemala,de primera mano”.Días después de mi conversación electróni-ca con Carlos contacto a la fotógraafa estado-unidense Donna De Cesare, quien lo conociódurante su adolescencia, mientras fotografia-ba a varios jóvenes y sus contextos violen-tos, como parte de una beca del
Open Socie-ty Institute
de la Fundación Soros, en NuevaYork. “Mi interés en su caso tenía que vercon el entorno de la juventud maya viviendoen las zonas urbanas y aldeas alrededor de laciudad. Muchos eran hijos de padres despla-zados por la guerra, que experimentaban conotras identidades en un ambiente de inseguri-dad callejera”, me cuenta.Según su relato, Donna quedó impresiona-da con el “talento bruto” del joven cuando loconoció, pero también con su amor al arte yel compromiso con su palabra. “De entre to-dos los jóvenes con quienes yo he entabladouna relación como artista –bien sean porqueson protagonistas de las historias que yo foto-grafiaba o porque eran alumnos míos−, él fuedesde el primer día un joven que estuvo aten-to a todo. Cuando teníamos que reunirnos, yosiempre fui puntual, pero Carlos se adelan-taba y siempre estaba esperándome. Es algoque parece mínimo, pero yo lo entendí comouna señal de su responsabilidad con el arte ysu deseo por sobresalir”, recuerda.En su sitio web
 Destiny’s Children (www.destinyschildren.org)
Donna hace un reco-rrido fotográfico por la vida de este artistaguatemalteco. Es hasta entonces cuando locomprendo todo. Carlos nació en Magdale-na, Milpas Altas (Sacatepéquez), junto a ochohermanos. Su madre, al enfrentar problemascon el temperamento agresivo de su padre, loenvía a un orfanato en una iglesia de San Pe-
En agosto, Carlos tendrá una expo-sición individual en Río de Janeiro,Brasil y está invitado a participar enuna colectiva en Berlín. Para 2012tiene invitaciones para hacer algu-nas residencias. El artista también haexpuesto recientemente en China y Alemania. Visite su página
www.carlosperez.at.
PROYECTOS

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->