Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Orwell, George - Nota Sobre Salvador Dali y Otros Ensayos

Orwell, George - Nota Sobre Salvador Dali y Otros Ensayos

Ratings: (0)|Views: 84 |Likes:
Published by María

More info:

Published by: María on Jun 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/22/2012

pdf

text

original

 
 
Nota sobre Salvador Dalí y otros ensayosGeorge Orwell
Recopilación y edición de Morphynoman (2004)Nota sobre Salvador Dalí Por qué escriboRudyard KiplingLos escritores y LeviatánMatar un elefanteLa política y el lenguaje inglésCharles Dickens
 
Nota sobre Salvador Dalí 
La autobiografía sólo es de confiar cuando revela algo vergonzoso. El hombre que saleairoso probablemente está mintiendo, pues cualquier vida vista desde adentro no esmás que una serie de derrotas. Sin embargo, hasta el libro más notoriamente falso (laspáginas autobiográficas de Frank Harris sirven de ejemplo) pueden, sin proponérselo,dar una pintura fiel de su autor. La
Vida 
[The Secret Life of Salvador Dalí (La vidasecreta de Salvador Dalí)] de Dalí, recientemente publicada, entra bajo este membrete.Algunos de los episodios que relata son manifiestamente increíbles, otros han sidoretocados y vestidos de fantasía, y se ha quitado no sólo la humillación sino también lavulgaridad permanente de la vida cotidiana. Dalí es, hasta por su propio diagnóstico,narcisista, y su autobiografía es tan sólo un acto de teatro de variedades en el cual seva despojando de sus ropas, una por una, a la vista del público. Pero posee gran valorcomo documento de la fantasía, de la perversión de los instintos que ha hecho posiblela era de la máquina.Aquí, pues, se ven algunos de los episodios de la vida de Dalí, desde sus primerosaños en adelante. Poco importa cuáles son ciertos y cuáles imaginarios; sí interesa quesea precisamente esto lo que a Dalí le hubiese gustado hacer.A los seis años el ambiente está excitado por la aparición del cometa de Halley:"De pronto apareció en la puerta de la sala uno de los empleados de la oficina de mipadre y anunció que el cometa podía verse de la azotea... Mientras cruzaba elvestíbulo alcancé a ver a mi hermanita de tres años que gateaba sin molestar a nadie através del vano de la puerta. Me detuve, titubeé un segundo, y luego le dí una patadaferoz en la cabeza, como si fuese una pelota, y seguí corriendo, llevado por una"alegría delirante" causada por este acto salvaje. Pero mi padre, que estaba tras de mí,me cogió y me llevó a su escritorio, donde permanecí en castigo hasta la hora decenar."Un año antes Dalí, "de repente, como me vienen la mayoría de mis ideas", habíaarrojado de un puente colgante a otro niñito de su edad. Refiere varios lances de igualsuerte inclusive (y esto fue cuando tenía veintinueve años) derribar y pisotear a unamuchacha "hasta que lograron sacarla, sangrante, de mi alcance".A los cinco años de edad, aproximadamente, se apodera de un murciélago herido quemete en una lata. A la mañana siguiente encuentra al murciélago casi muerto y cubiertode hormigas que lo están devorando. Se lo mete en la boca, con hormigas y todo, y deuna dentellada lo parte por la mitad.Cuando adolesrente una muchacha se enamora desesperadamente de él. El la besa yla acaricia para excitarla todo lo posible, pero se niega a ir más adelante. Resuelvemantener esta situación durante cinco años (lo llama su "plan quinquenal"), gozándoseen humillarla y en la sensación de poder que ello le depara. Con frecuencia le dice queal término de los cinco años la abandonará, y cuando llega el momento lo hace.Hasta pasada la adolescencia conserva la costumbre de masturbarse, y le agradahacerlo, según parece, ante un espejo. Con las mujeres es impotente hasta los treintaaños de edad, más o menos. Cuando se encuentra por primera vez con su futura
 
mujer, Gala, siente violentos deseos de arrojarla a un precipicio. Comprende que ellaquiere que él le haga algo, y tras su primer beso viene la confesión:"Eché hacia atrás la cabeza de Gala, tirándole de los pelos, y temblando de histeria, leordené:-¡Dime ahora qué quierea que haga contigo! ¡Pero dímelo lentamente, mirándome enlos ojos con las palabras más crudas, más ferozmente eróticas, las que puedanhacernos sentir a los dos la vergüenza más grande!"... Entonces Gala, transformando el último destello de su expresión de placer en ladura luz de su tiranía, me respondió: -¡Quiero que me mates!"Este pedido lo desilusiona un poco, pues no es más que lo que deseaba hacer deantemano. Tiene la intención de arrojarla del campanario de la Catedral de Toledo,pero se contiene.Durante la Revolución Española elude astutamente el tomar partido y hace un viaje aItalia. Se siente cada vez más atraído hacia la ariscocracia, frecuenta saloneselegantes, busca protectores adinerados y lo retratan junto al rollizo vizconde deNoailles, a quien describe como su "Mecenas". Cuando se acerca la Guerra Europeasólo tiene una preocupación: cómo hallar un lugar con buena cocina y desde el cualpueda huir rápidamente si el peligro se aproxima demasiado. Se decide por Burdeos ya su tiempo vuela a España durante la Bátalla de Francia. Permanece en España eltiempo suficiente para recoger algunos relatos de atrocidades cometidas por los rojos, ydespués cruza a Norteamérica. La historia concluye en una aureola de respetabilidad.Dalí, a los treinta y ocho años de edad, se ha convertido en marido devoto, está curadode sus extravíos, o al menos de algunos, y se halla totalmente reconciliado con laIglesia católica. También, según se infiere, está ganando bastante dinero.Sin embargo, no ha dejado en modo alguno de enorgullecerse de los cuadros de superíodo surrealista, que llevan títulos como "El gran masturbador", "Sodomía de uncráneo con un piano de cola", etcétera. Hay reproducciones de ellos a lo largo de todoel libro. Muchos dibujos de Dalí son simplemente representativos y tienen unacaracterística común en la cual ya repararemos. Pero las dos cosas que resaltan desus pinturas y fotografías surrealistas son la perversidad sexual y la necrofilia. Objetosy símbolos sexuales -algunos de ellos muy conocidos, como nuestra vieja amiga lachinela de taco alto, otros, como la muleta y la taza de leche caliente, patentados por elpropio Dalí- se repiten vez tras vez y también se advierte un motivo excretorio bastantemarcado. El mismo Dalí dice que en su cuadro
Le jeu lugubre 
"los calzones manchadosde excrementos estaban pintados con complacencia tan minuciosa y realista que todoel grupito surrealista se sentía angustiado por un problema: ¿es coprofágico o no?" Dalíañade firmemente que
no 
, y que considera "repugnante" tal aberración, pero pareceque su interés por el excremento sólo se detiene en ese punto. Hasta cuando refiere laexperiencia de ver orinar de pie a una mujer tiene que añadir el detalle de que ellayerra su objetivo y se mancha los zapatos. A ninguna persona le es dado tener todoslos vicios, y Dalí se jacta además de no ser homosexual, pero por otra parte pareceposeer el mejor equipo de perversiones que cualquiera podría desear.Sin embargo, su característica más notable es la necrofilia. El mismo lo admitefrancamente y sostiene haberse curado de ella. En sus cuadros surgen con bastante

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->