Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
HERCULES_CACO

HERCULES_CACO

Ratings: (0)|Views: 1,971 |Likes:
Published by Diego de Praves
CACO, EL LADRÓN Y ASESINO (MATERIAL GRUPO "NIHIL NOVUM")
CACO, EL LADRÓN Y ASESINO (MATERIAL GRUPO "NIHIL NOVUM")

More info:

Published by: Diego de Praves on Jul 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/05/2013

pdf

text

original

 
113
 
HÉRCULES 
 
 
CACO
 
El
 
Hércules
 
romano
 
tiene
 
algunas
 
de
 
las
 
cualidades
 
del
 
Heracles
 
griego,
 
siendo
 
también
 
un
 
personaje
 
musculoso,
 
codicioso
 
y
 
no
 
demasiado
 
brillante,
 
que
 
tenía
 
un
 
carácter
 
irascible.
 
Caco,
 
hijo
 
de
 
Vulcano,
 
vivía
 
en
 
una
 
gruta
 
del
 
monte
 
Aventino,
 
en
 
Roma,
 
aterrorizando
 
al
 
país.
 
Llegó
 
un
 
día
 
Hércules,
 
que
 
regresaba
 
de
 
cumplir
 
con
 
su
 
décimo
 
trabajo
 
conduciendo
 
al
 
ganado
 
que
 
le
 
había
 
robado
 
a
 
Gerión,
 
y
 
se
 
detuvo
 
a
 
descansar.
 
Harto
 
de
 
comer
 
y
 
beber,
 
se
 
quedó
 
dormido.
 
Caco
 
le
 
robó
 
parte
 
de
 
la
 
manada
 
y
 
para
 
disimular
 
sus
 
huellas,
 
llevó
 
a
 
los
 
animales
 
hasta
 
su
 
cueva
 
haciéndoles
 
andar
 
hacia
 
atrás
 
arrastrándoles
 
por
 
la
 
cola.
 
Pero
 
una
 
vez
 
escondidos
 
en
 
su
 
gruta,
 
uno
 
de
 
los
 
bueyes
 
empezó
 
a
 
mugir.
 
Hércules
 
descubrió
 
la
 
trampa
 
y
 
golpeó
 
a
 
Caco
 
con
 
su
 
maza
 
hasta
 
matarle.
 
De
 
acuerdo
 
con
 
la
 
mitología
 
romana,
 
fundó
 
un
 
altar
 
en
 
el
 
lugar
 
donde
 
el
 
Forum
 
Boarium
,
 
el
 
mercado
 
de
 
ganado,
 
se
 
celebraría
 
posteriormente.
 
1.
 
¿Por
 
qué
 
crees
 
que
 
el
 
mercado
 
de
 
ganado
 
se
 
celebraba
 
en
 
el
 
lugar
 
dónde
 
había
 
ocurrido
 
este
 
episodio?
 
 
114
 
TEXTOS
 
CLÁSICOS:
 
Evandro
 
narra
 
cómo
 
Hércules
 
mató
 
a
 
Caco:
 
 
mira
 
ese
 
 peñasco
 
suspendido
 
entre
 
rocas
 
 
las
 
 peñas
 
dispersas
 
 
el 
 
antro
 
abandonado
 
 
los
 
riscos
 
que
 
muestran
 
una
 
inmensa
 
catástrofe.
 
Este
 
 fue
 
la
 
caverna,
 
socavada
 
en
 
abismo,
 
del 
 
semihumano
 
Caco,
 
lugar 
 
inaccesible
 
al 
 
sol,
 
en
 
cuyo
 
suelo
 
yacían
 
siempre
 
víctimas
 
 
en
 
cuyas
 
altas
 
 puertas
 
 pendían
 
tristes
 
rostros
 
de
 
varones,
 
Vulcano
 
 fue
 
el 
 
 padre
 
de
 
este
 
monstruo:
 
 por 
 
ello
 
caminaba
 
vomitando
 
candela.
 
 Al 
 
 fin
 
un
 
dios
 
nos
 
trajo
 
la
 
ayuda
 
que
 
 pedíamos,
 
ese
 
dios,
 
 Justiciero
 
máximo,
 
que
 
al 
 
trescuerpos
 
Gerión
 
venció,
 
matándolo.
 
Vino,
 
 pues,
 
el 
 
 Alcida,
 
conduciendo
 
sus
 
toros,
 
vencedor,
 
 
el 
 
rebaño
 
se
 
esparcía
 
en
 
los
 
valles
 
 
en
 
las
 
vegas
 
del 
 
río.
 
La
 
insensatez
 
de
 
Caco,
 
 para
 
que
 
no
 
existiese
 
ni 
 
dolo,
 
ni 
 
 perfidia
 
que
 
no
 
se
 
cometiera,
 
rapto
 
cuatro
 
magníficos
 
toros
 
 
cuatro
 
hermosas
 
novillas,
 
arrastrándolas
 
 para
 
atrás
 
 por 
 
la
 
cola,
 
de
 
modo
 
que
 
dejasen,
 
en
 
ruta
 
a
 
la
 
caverna,
 
huellas
 
en
 
el 
 
sentido
 
de
 
salir.
 
Ocultolas
 
allí 
 
en
 
el 
 
antro
 
oscuro.
 
Mientras
 
tanto
 
ya
 
Hércules
 
se
 
aprestaba
 
a
 
marcharse
 
después
 
que
 
los
 
rebaños
 
se
 
hubieron
 
saturado;
 
 pero
 
al 
 
irse,
 
las
 
reses
 
mugieron
 
inundando
 
los
 
bosques
 
 
colinas
 
con
 
su
 
triste
 
mugido.
 
Respondió
 
una
 
novilla,
 
 
mugió
 
bajo
 
el 
 
antro
 
de
 
Caco,
 
traicionándolo.
 
Entonces
 
el 
 
 Alcida
 
se
 
enardeció
 
en
 
un
 
tétrico
 
dolor,
 
cogió
 
las
 
armas,
 
su
 
 fiel 
 
maza
 
nudosa
 
 
subió
 
 por 
 
la
 
cuesta
 
del 
 
empinado
 
monte.
 
Nuestra
 
gente
 
vio
 
entonces
 
a
 
Caco
 
tembloroso
 
de
 
miedo,
 
refugiarse
 
más
 
rápido
 
que
 
el 
 
Euro
 
en
 
su
 
cueva,
 
corriendo
 
con
 
alas
 
en
 
las
 
 piernas.
 
Se
 
encerró,
 
soltó
 
 pronto
 
las
 
cadenas
 
a
 
inmensa
 
roca
 
que
 
cayo
 
al 
 
 punto
 
clausurando
 
la
 
entrada.
 
Entretanto
 
el 
 
Tirintio
 
 pesquisó
 
las
 
 posibles
 
accesos,
 
apretando
 
los
 
dientes,
 
atisbando
 
aquí 
 
 
allá,
 
 furioso
 
la
 
colina
 
 Aventina,
 
tres
 
veces
 
intentando
 
romper 
 
la
 
roca:
 
en
 
vano,
 
 fatigado,
 
tres
 
veces
 
se
 
sentó
 
descansando
 
sobre
 
el 
 
torso
 
 preciso
 
de
 
la
 
cueva.
 
Surgía
 
un
 
agudo
 
 peñasco
 
incrustado
 
entre
 
rocas,
 
eminente,
 
grandiosa
 
morada
 
 para
 
buitres,
 
 
que
 
sobre
 
la
 
izquierda
 
se
 
inclinaba
 
hacia
 
el 
 
río.
 
Hércules
 
le
 
hizo
 
 fuerza
 
 por 
 
el 
 
lado
 
contrario,
 
 
logró
 
desgajarlo
 
 
lo
 
arrojó
 
al 
 
vacío,
 
 
115
 
con
 
tan
 
tamaño
 
impulso
 
que
 
cimbraron
 
los
 
aires
 
 
el 
 
río
 
amedrentado
 
reflujo.
 
Sin
 
su
 
techo
 
quedó
 
la
 
inmensa
 
umbrosa
 
caverna
 
del 
 
bandido,
 
tal 
 
como
 
si 
 
en
 
la
 
tierra
 
se
 
abriesen
 
los
 
dominios
 
infernales,
 
horrendos
 
 
colosal 
 
abismo
 
descubriera,
 
ante
 
el 
 
golpe
 
de
 
luz,
 
manes
 
 fantásticos.
 
 Atrapado
 
entre
 
súbita
 
claridad,
 
encerrado
 
en
 
su
 
cueva,
 
rugía
 
Caco
 
 
con
 
 proyectiles,
 
 pedrancos,
 
ramas,
 
 palos
 
 Alcides
 
lo
 
asediaba.
 
Viendo
 
Caco
 
imposible
 
su
 
 fuga,
 
con
 
sus
 
 fauces
 
vomitó
 
un
 
humo
 
grueso
 
que
 
ensombreció
 
la
 
cueva,
 
hurtándolo
 
a
 
miradas,
 
atrayendo
 
una
 
noche
 
de
 
tinieblas
 
 
 fuego.
 
No
 
tolerando
 
 Alcides
 
la
 
treta,
 
brincó
 
al 
 
hondo
 
centro
 
donde
 
las
 
ondas
 
del 
 
humo
 
se
 
encendían
 
en
 
atroz
 
remolino.
 
En
 
vano
 
vomitaba
 
Caco
 
negros
 
incendios;
 
 Alcides,
 
anudándolo
 
con
 
el 
 
brazo,
 
le
 
hizo
 
saltar 
 
los
 
grandes
 
ojos
 
 
escupir 
 
el 
 
aliento.
 
 Al 
 
abrirse
 
las
 
 puertas,
 
salieron
 
los
 
ganados
 
 
las
 
demás
 
rapiñas.
 
 Arrastrado
 
el 
 
cadáver 
 
 por 
 
las
 
 piernas
 
mostraba
 
ojos
 
 
cara
 
hórridos,
 
el 
 
 pecho
 
 pelambroso,
 
la
 
 fauce
 
chamuscada.
 
Desde
 
entonces
 
 proviene
 
la
 
 fiesta
 
 jubilosa
 
 para
 
Hércules...
 
Virgilio,
 
Eneida,
 
VIII,
 
190 
268 
 
Cuentan
 
que
 
Hércules,
 
después
 
de
 
matar 
 
a
 
Gerión,
 
le
 
había
 
arrebatado
 
los
 
bueyes
 
de
 
manera
 
asombrosa,
 
 
que,
 
cerca
 
del 
 
río
 
Tiber,
 
tras
 
atravesarlo
 
a
 
nado
 
conduciendo
 
el 
 
rebaño
 
ostensiblemente,
 
en
 
un
 
lugar 
 
cubierto
 
de
 
hierba,
 
se
 
había
 
echado
 
con
 
su
 
ganado,
 
cansado
 
 por 
 
el 
 
viaje
 
 para
 
descansar 
 
tranquilamente
 
 
con
 
abundante
 
 pasto.
 
 Allí,
 
 pesado
 
tras
 
comer 
 
 
beber 
 
vino,
 
sucumbió
 
al 
 
sueño.
 
Un
 
 pastor 
 
de
 
asombrosa
 
 fuerza
 
 
vecino
 
de
 
aquel 
 
lugar,
 
llamado
 
Caco,
 
capturado
 
 por 
 
la
 
belleza
 
de
 
los
 
animales,
 
quiso
 
robarle
 
este
 
botín
 
 
arrastrando
 
a
 
cada
 
uno
 
de
 
los
 
bueyes
 
 por 
 
la
 
cola
 
los
 
introdujo
 
en
 
su
 
cueva
 
con
 
cuidado,
 
 pues
 
si 
 
hubiera
 
empujado
 
al 
 
ganado
 
hacia
 
la
 
cueva
 
las
 
huellas
 
habrían
 
conducido
 
a
 
su
 
dueño
 
hasta
 
allí.
 
Hércules,
 
al 
 
despertarse
 
miró
 
al 
 
ganado,
 
 
dándose
 
cuenta
 
de
 
que
 
 faltaba
 
una
 
 parte
 
se
 
dirigió
 
hacia
 
una
 
cueva
 
 próxima.
 
Cuando
 
vio
 
que
 
las
 
huellas
 
salían
 
de
 
allí 
 
 
no
 
llevaban
 
a
 
ninguna
 
otra
 
 parte,
 
confundido,
 
avanzó
 
hacia
 
delante
 
con
 
el 
 
ganado.
 
Pero
 
los
 
bueyes
 
robados
 
comenzaron
 
entonces
 
a
 
mugir 
 
al 
 
escuchar 
 
a
 
los
 
demás
 
 
la
 
voz
 
de
 
éstos
 
desde
 
la
 
cueva
 
hizo
 
volver 
 
a
 
Hércules
 
hacia
 
allí.
 
Caco
 
intentó
 
apartarlo
 
viendo
 
que
 
se
 
dirigía
 
a
 
la
 
cueva,
 
e
 
implorando
 
en
 
vano
 
la
 
ayuda
 
de
 
los
 
 pastores,
 
sucumbió
 
golpeado
 
 por 
 
su
 
maza.
 
Evandro
 
 ,
 
que
 
había
 
huido
 
del 
 
Peloponeso,
 
reinaba
 
entonces
 
sobre
 
aquellos
 
lugares
 
con
 
más
 
autoridad 
 
que
 
 poder,
 
hombre
 
venerable
 
en
 
el 
 
arte
 
de
 
las
 
letras,
 
algo
 
novedoso
 
entre
 
hombres
 
más
 
bien
 
rudos
 
 para
 
las
 
artes,
 
 
más
 
venerable
 
aún
 
 por 
 
la
 
consideración
 
divina
 
de
 
su
 
madre
 
Carmenta,
 
a
 
la
 
que
 
aquella
 
gente
 
había
 
admirado
 
como
 
 profetisa
 
antes
 
de
 
la
 
llegada
 
de
 
la
 
sibila
 
a
 
Italia.
 

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
jmolinaleon liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->