Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
En la mente de Paola...

En la mente de Paola...

Ratings: (0)|Views: 45|Likes:
Published by Erick Falcón
¿Cuáles factores influyeron
para el éxito de Ana Gabriela
Guevara, María del Rosario
Espinoza, Vanessa Zambotti,
Paola Espinosa y Soraya Jiménez?
Un estudio de los 10
máximos atletas mexicanos
muestra sus características
comunes.
¿Cuáles factores influyeron
para el éxito de Ana Gabriela
Guevara, María del Rosario
Espinoza, Vanessa Zambotti,
Paola Espinosa y Soraya Jiménez?
Un estudio de los 10
máximos atletas mexicanos
muestra sus características
comunes.

More info:

Published by: Erick Falcón on Jul 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2011

pdf

text

original

 
18 19
¿Cuáles factores inuyeron
para el éxito de Ana GabrielaGuevara, María del RosarioEspinoza, Vanessa Zambotti,
Paola Espinosa y Soraya Ji
-ménez? Un estudio de los 10máximos atletas mexicanosmuestra sus característicascomunes. Además de su disci-
plina y conanza, tienen una
alta capacidad escolar, sonoptimistas, creativos, humil-
des y les gusta hacer equipo.Los expertos sugieren que la
política deportiva debe privile-
giar lo que se ha hecho bien,
para repetirlo. 
En la mentede Paola
texto
: 
Erick Falcón
 
foto
:
afp
 
20 21
Hay historias exageradas dequienes para entrenar en marchahuyen de un elefante durante ho-ras, como los marchistas kenianos.Otros hablan de un físico y resis-tencia sobresaliente. Pero en Méxi-co se ha hecho costumbre hablarde lo que está mal, en lugar deanalizar lo que se ha hecho bien.En cada evento deportivoimportante, millones de “críticos”cuestionan cualquier cosa que nosea medalla, desprecian a losque no cumplen las expectativas y exigen toda una reorganizaciónde un aparato político-deportivo-empresarial-mediático al que le buscan todo lo malo. Pero pocosanalizan lo que sí ha funcionado.Cada cuatro años, Méxicoespera la llegada de una nuevaSoraya Jiménez, un nuevo Fer-nando Platas, otra Ana GabrielaGuevara. Muchos opinan lo mis-mo que el columnista de ESPN,Rafa Ramos: que esa apariciónes “un accidente en un hábitatde estructuras frágiles que lejosde fomentar, termina consumien-do lo que se desarrolla de ma-nera independiente y silvestre”.Pero el secreto del éxito depor-tivo no está en un accidente. Haymás que eso. Pero no depende deuna persona: un sólo atleta no pue-de contra todo un aparato, comolo mostró el penoso retiro de AnaGabriela Guevara, víctima de su in-conformidad con El Sistema.Es cierto que los númerosno son muy benévolos. Según
los datos ociales, en 100 años el
país ha producido un medallistaolímpico por cada dos millones
de mexicanos. O sea, 55 para 103
millones de mexicanos. Muy infe-rior a Cuba, que ha producido unamedalla por cada 58 mil personas.
Es decir, 194 preseas para una po
-
 blación de arriba de 11 millones.
Todo mundo critica el presu-puesto, que si las instalaciones,que si la mentalidad de ganador.Casi nadie se pregunta cuálesson los factores detrás del éxi-to de un deportista mexicano,ni cómo se pueden recrear lascondiciones para producir másespecímenes de este tipo.
Explicar la eciencia del sis
-tema deportivo mexicano en pro-ducir atletas de alto rendimientoexitosos a nivel internacional esalgo que ni los atletas ni los direc-tivos ni los periodistas, ni siquie-
ra los cientícos del país tienen
claro. Pero hay algunas pistas.
La personaLidad
No es sólo genes, constancia, prác-tica, intelecto o talento, sino uncompuesto homogéneo de todosestos. Desde una inteligencia agu-da y una capacidad de pensamien-to abstracto mayor hasta una ac-titud despreocupada, aspiracionesno tan precisas y un desprecio porla mediocridad. Un estudio de lapsicóloga deportiva Claudia GarcíaBautista asegura que hay factorespredominantes de personalidadque comparten entre sí ciertoscampeones deportivos mexicanos.García estudió los rasgosde personalidad característicos
de 10 campeones nacionales del
deporte en México, aplicando unaprueba llamada Test de Cattell,aunque no menciona nombres.Sin hacer a un lado el físico o el
talento, la especialista arma que
la personalidad puede hacer ladiferencia entre dos atletas consimilar capacidad física y dones.En general, varios estudiossobre psicología deportiva con-cluyen que los atletas campeo-
nes gozan de conanza en sí
mismos, son inteligentes y au-
tosucientes, poseen estabilidad
emocional y son dominantes y astutos. Pero cuando se tratade deportistas mexicanos, hay al-gunos rasgos extra excepcionales.
Por ejemplo, los 10 campeones
deportivos a los que García Bautistaanónimamente estudió compartíanuna tendencia a tener una altacapacidad intelectual escolar, ser
impetuosos y desconados, muy
activos y tensos. Para la psicóloga,el deportista mexicano exitoso sedesenvuelve en un ambiente másfácil, menos duro o más optimis-tamente creativo, además de ser“escrupulosamente correcto en suconducta, y le molesta la gente quese da aires de superioridad”.
También son inuenciados
por puntos de vista de genteprominente, son poco afectos alliderazgo y consideran pobre launidad del grupo y las cualida-des del liderazgo existentes, peromuestran perseverancia y cumplensatisfactoriamente su cometido enun grupo altamente reglamentadou organizado. Y si de mal trabajo en equi-po se trata: los marchistas, asegura Juan Luis Barrios, quien hace poco
criticó la desunión y desconan
-za entre compañeros de discipli-na. “A diferencia de los kenianos,que buscan hacer el uno-dos-tres,ningún mexicano quiso reunirsesiquiera para tomarnos una fotojuntos previo al Medio Maratónde Guadalajara”, declaró en marzo.En su libro
Outliers 
, el céle- bre escritor neoyorkino MalcolmGladwell se plantea preguntas y respuestas sobre los “pequeñosdetalles” que distinguen a las per-sonas más sobresalientes en todaslas disciplinas humanas. La conclu-
sión: la regla de las 10 mil horas
de práctica. Y nacer en el momentoadecuado. Para Gladwell, la prácti-ca sí hace al maestro, y la regla
de las 10 mil horas es la llave del
éxito en cualquier disciplina.Los Beatles tocaron más de
mil 200 veces en los tuguriosde Hamburgo entre 1960 y 1964
antes de saltar al éxito; Bill Ga-
tes pasó más de 10 mil horas a
lo largo de una década apren-diendo programación antes dedesarrollar Windows.
Pero eso no es suciente.
A eso se agrega la suerte y el en-torno adecuado: Gladwell expli-ca que el acceso de Gates a unacomputadora de la preparatoria
en 1963, en tiempos cuando casi
nadie las conocía, tuvo que vercon el éxito de su futura carreracomo fundador de Microsoft.En sombrío contraste, expo-ne cómo crecer en un entornode pobreza y abuso familiar enla zona rural de Montana le im-pidió a Chris Langan, un nor-
teamericano con un coecientede más de 200, “quizá el hombre
más inteligente de América”, ha- ber desarrollado las habilidades y estatus necesario para destacaren la sociedad estadounidense.¿Qué tiene que ver esto conatletas mexicanos exitosos? ¿En-tonces de dónde se explican queuna chica que jugó basquetboltoda su vida haya dejado todopor seguir un consejo de un casidesconocido y se haya convertidoen menos de tres años en una delas mejores velocistas del mundo?Es la aritmética de las mejoreseventualidades posibles (AMEP).Establecer la práctica y a lasuerte como un dueto que formaun criterio crucial para el éxitode un deportista mexicano sue-na ilógico… pero considerando lairregularidad del deporte nacional y el que los atletas mexicanoshan destacado en disciplinas tandisímiles entre sí como marcha,clavados o taekwondo, la ideacomienza a tomar forma.Al tomar una medalla olím-pica como una prueba del éxitodeportivo total, aparecen tenden-cias extrañas que fortalecen la
teoría. De 1972 a la fecha, México
sólo ha obtenido más de una pre-sea en seis disciplinas: marcha (8) box (5), taekwondo (5), clavados
(4), equitación (3 en Moscú 1980)
 y ciclismo (2). Las que rompentodos los esquemas son Ana Ga- briela Guevara y Soraya Jiménez,
en atletismo y halterolia.
Fuera de ellas, parecería quelos mexicanos somos buenospara dar golpes y salir corriendola milla hasta echarse un clavadoen el mar.Pero la realidad es otra: enel caso del taekwondo, existe untrabajo de promoción de más
de 40 años que comenzó con la
introducción de la disciplina en
México a nales de 1968 por el
maestro Dae Won Moon.La popularidad del deporteen el Distrito Federal y en todoslos estados creció casi de for-ma viral: para principios de lossetenta, los taekwondines mexi-canos habían destacado en uncampeonato mundial celebrado
en Corea, y para 1994, el tae
-
kwondo ya era uno de los 10
deportes básicos de la ComisiónNacional del Deporte, con supropio programa de Campeona-tos Nacionales, según la Federa-ción Mexicana de Taekwondo.
En menos de 20 años, el
engranaje nacional del taekwon-do ya había descubierto la piedra
losofal: basta ilustrar el caso de
una joven llamada María del Ro-sario Espinoza.
La psicóloga depor-tiva Claudia Garcíaestudió sus rasgosde personalidad,aplicando una prue-ba llamada Test deCattell... Sin hacera un lado lo ísicoo el talento, la espe-cialista afrma que lapersonalidad puedehacer la dierenciaentre dos atletascon similar capaci-dad ísica y dones
En el deporte hay momentos de inspiración y segundos de des-concentración. Genes benévolos y administraciones deportivasmalévolas. Una determinación sobrehumana por salir adelante y un miedo súbito a la victoria cuando se le tiene enfrente.
fotos
:
afp
 
 y
 
efe

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->