Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Lugar de Los Amigos de Ludd

El Lugar de Los Amigos de Ludd

Ratings: (0)|Views: 387|Likes:
Análisis valorativo del libro "Antología de textos de los Amigos de Ludd".
Análisis valorativo del libro "Antología de textos de los Amigos de Ludd".

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: Juan Gonzalez Hernandez on Jul 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/23/2014

pdf

text

original

 
EL LUGAR DE “LOS AMIGOS DE LUDD” (I)
 El estilo es el hombre. Esta cita nos sitúa (de momento)en la cima de la injuria displicente en el abultado currículum del autor 
.
Javier R.H.
 Dime de que presumes, y te diré de qué careces.
Refranero español
En el apartado de
Ética
(¿?) del libelo de Javier R.H. anti-Félix, nos martiriza con unalarga cita de Félix de casi cuatro páginas, correspondiente a una entrevista publicada por 
 Raíces
”. Todo esto y más para dejar claro su
escasa integridad moral (la de Félix,claro).
Una de las cuestiones que más le preocupa a Javier es, al parecer, el supuesto
 protagonismo
de Félix en cuanto a la
obra
de
 Los Amigos de Ludd.
Esto ya lo quieredejar claro desde la
 Introducción
 
anti-Félix
de la
 Antología de textos
, y más aún, en el
libelo,
en que
 
nos vuelve a contar, en forma cronológica la
historia
de la composiciónde los AdL, y las diferencias
tan grandes
que tenían ya con Félix, etc. Creo que esedebate personalista es absurdo, puesto que, aunque los artículos no están firmados, ya seha encargado Javier de publicitar los que ha hecho Félix, y lo que ha hecho el resto delgrupo (además, los de Félix se han publicado, con su propio nombre, en
 Naturaleza Ruralidad y Civilización
). La impresión que se da, o que se pretende dar, es que Félix pretende
 patrimonializar,
en algo que no le corresponde, el
legado
de los AdL, dando por supuesto que es una obra que casi
culmina
la crítica anti-industrial. Yo creo que yaes hora de que se opine también sobre estos boletines, porque ello puede contribuir aenriquece un necesario debate, para pasar del
mito al logos
, al decir de los filósofosgriegos. Por ser el texto más distribuido y conocido, y porque recoge los artículos clavesdel debate, me ceñiré a la
 Antología de textos de Los Amigos de Ludd 
.Lo primero que debo decir es que, sin duda alguna, es un texto imprescindible paratodos aquellos que deseen iniciarse en la crítica contra el capitalismo desarrollistaindustrial y tecnófilo, y reflexionar sobre la necesidad de superación de los hitosteóricos y prácticos del proletarismo decimonónico. En su conjunto es una obra correctay realiza aportaciones interesantes en la crítica anti-industrial. Eso, para dejarlo claro,desde el principio. Su valor es enorme, sobre todo porque implica un correcto ejerciciode auto-conocimiento, construyendo un ejemplo práctico, muy lido, sobre lamaterialización del desarrollo del conocimiento realizado por gente que no procede delmundo
intelectual 
-
académico-universitario-especialista,
 proveniente de los pedantesaparatos de adoctrinamiento del Estado.Entrando en materia, sobre la
 Introducción
, poco que añadir a lo ya expresado en loscinco artículos anteriores, sobre el
 Anti-Félix
. No obstante, añadir que, salvo paraaquellos que estuvieran en contacto con este mundillo, tal
 Introducción
aportó másconfusión que otra cosa. Las críticas subliminales, los afanes de protagonismo y lasexplicaciones innecesarias, dejan al lector no iniciado bastante confuso y contrariado, preguntándose ¿
Qué me cuentan
? y ¿
de que va esta gente
?
 
Con carácter general, valorando en su conjunto este texto, se constata lo que ya venimosobservando, se van delimitando dos posiciones, todavía no antagónicas, la de Félix, quetiene un claro y marcado planteamiento político radical y revolucionario, que luego se plasma en el primer libro
 Naturaleza, Ruralidad y Civilización
, y el resto de artículos,que también van marcando una línea definida, de temática no monográfica, relacionadacon la cuestión anti-industrial, pero igualmente o más, sobre la experiencia histórica dela sociedad rural popular del pasado en el Estado español. Y por otra parte, las posiciones del resto de los AdL, de marcado carácter anti-industrial. Desde mi punto devista, claro está, se puede apreciar una lucha entre estas dos posiciones, estratégicas ytácticas, en determinados artículos. No obstante, como se trata de hacer una valoraciónde conjunto, haremos un repaso sistemático de todos ellos, y advertiremos en cada cualla presencia de una lucha de líneas.1. Desde las
notas preliminares,
redactadas en formato de
manifiesto,
se quiere dejar sentado los pilares básicos de la crítica anti-industrial, en un estilo
 Kaczynskiano
,rotundo y claro, que al menos es de agradecer. Once tesis que se inician con unallamada a la reflexión crítica orientada al descubrimiento de la falsedad del concepto de
 sociedad tecnológica
, sobre todo, el pretendido carácter 
neutro
de la industria, y la nomenos pretendida
autonomía de la técnica
, etc.2.
Utopía y miseria del mundo industrial 
. En él apreciamos una crítica a la visiónmarxista que concibe al capitalismo industrial como una necesidad histórica, con todassus implicaciones, lo cual estaba siendo ya ampliamente demandado por todos aquellosque desde hace tiempo reclamaban abiertamente, desde opciones radicales, un debidoajuste de cuentas a esta visión economicista y evolucionista vulgar, comenzando por dejar claro que si bien a través de la industria el programa de sometimiento económicodel capitalismo se realiza, sin embargo, no dependió el nacimiento del capitalismo,inicialmente, de la industria. Dentro de las implicaciones que el determinismoeconomicista, sostenido por el proletarismo, está el concepto obrerista del proletariadocomo
clase revolucionaria, inevitable,
 por mediación del
mecanismo necesario
deldesarrollo de las fuerzas productivas, sin prever la posibilidad de encontrarnos en eltiempo con una “
masa sin conciencia que rechaza su propia humanidad”.
3.
Crítica del mundo feliz que se avecina
”, artículo en forma de entrevista, según parece, uno de los textos más leídos, de julio de 2002, tiene el valor de despejar algunasdudas e
incomprensiones
s picas de la gente poco
iniciada
en el manejo de posiciones anti-industriales, en general. Su objetivo, conseguido, es provocar el debate yla crítica severa de nuestra hipertrofiada sociedad industrial, aclarando algunos
mitos
sobre las verdaderas intenciones, sin posibilismos ingenuos, pero lejos también de unutopismo infantil (“
 Nosotros no proponemos una insospechada vuelta al pasado. Loque intentamos poner de manifiesto es que la sociedad industrial con su ideal de progreso ha falseado toda nuestra visión del pasado”
.). Y junto a ello, la critica aleconomicismo proletarista, básicamente marxista con su visión progresista de lahistoria, como herencia del pensamiento liberal capitalista.4. Sin duda alguna, el artículo “
 El antimaquinismo en el Estado español en los siglos XIX y XX” 
, que aparece en el boletín de
 Los AdL
nº 3 de junio de 2002, marca un antesy un después en la visión ideológica de la historia política de la crítica anti-industrial.Como se dice en la
 Introducción
, la “
la aportación de Félix abría un campo dediscusión muy interesante
”, por lo menos en aquellos momentos, en la llamada
 
historia rural 
”. Este trabajo inició una andadura que culminaría con la edición (variasya) de
 Naturaleza, ruralidad y civilización,
donde aparecería ampliado y bajo el títulode
 El antimaquinismo rural y la mecanización de la agricultura bajo el franquismo(1936-1970)
,
 
 junto a una serie de trabajos que guardan entre ellos una evidente relaciónde critica anti industrial, pero desde una nueva perspectiva, digamos, desde su
historicidad y temporalidad,
cuestión que la critica anti-industrial, en general, y en elEstado español no se había planteado. Junto a ello, debe considerarse también uninteresante trabajo de divulgación, efectuado personalmente por Félix, en innumerablescharlas y presentaciones por todo el Estado español. Lo interesante de este texto seencuentra en rescatar, para nuestra memoria y análisis político vigente, algo ocultado por la historia potica moderna y contemporánea, salvo honrosas y limitadasexcepciones de la mano de algunos historiadores. Este artículo de Félix, basado enestudios y análisis concretos
 ,
novedosos en todo caso, nos demuestra que en el Estadoespañol se dió una resistencia, desde sus inicios, a la industrialización, como
“parte dela resistencia general (política, moral, cultural, convivencial y estética) a la imposición por el Estado liberal y el capitalismo de formas perfeccionada, en comparación con lasusadas por el absolutismo, de opresión, degradación, perversión y atomización
”. Y quefue el régimen franquista, luego de la victoria en la guerra civil de 1936-39, el queculminó la obra del liberalismo, en particular, la maquinización general de la sociedad.Como hemos observado lo que en la
 Introducción
de la
 Antología
era “
la aportación de Félix abría un campo de discusión muy interesante
”, ahora, en el
libelo
de Javier, esuna
visión paranoica de la historia
(pág 15 del
libelo
).5. Con el pequeño artículo sobre la “
 Automatización y la lucha final 
” se da un nuevosalto en la crítica al determinismo economicista del proletarismo. Sin prejuicio alguno,se abordan los flancos más vulnerables de la teoría marxista de las
 fuerzas productivas
ysus consecuencias políticas y prácticas, con el cuestionamiento de un elemento centralde la misma: el papel
revolucionario
del proletariado. En particular, se afronta conmucha agudeza el supuesto “
 factor revolucionario
” de la automatización en Marx. Secalifica justamente de “mito patético” que se debe
enviar al basurero de la historia, laecuación marxista ortodoxa por la cual la progresión industrial servía a la agrupaciónde un ejército febril proletario, organizado y disciplinado, dispuesto a barrer al capitalismo.
Considerando, por el contrario, inaceptable esa teoría que, en realidad, se basa en un desarrollo tecnológico que
desposee a los trabajadores y destruye sus saberes prácticos y sus ritmos vitales.
Y sobre todo, que de ello resulte históricamentealgún
despertar revolucionario consciente
.6. Los panfletos sobre desastres ecológicos concretos (números 6, 12 y 13 del índice),dedicados al
 Desastre del Prestige -2002-,
o al
incendio de Guadalajara
-
2003
-, son bien definidos por 
 Los AdL
como “
escritos de circunstancias
”, es decir, con la intencióntáctica de denunciar el reformismo de la izquierda extraparlamentaria, a la vez que dar aconocer la “critica anti-industrial”, por las evidentes expectativas sociales que taleshechos provocaron.A pesar de las
buenas intenciones
, esta línea que aquí se manifiesta representa bastanteel punto de vista reformista ya criticado en el apartado IV. “Política” ya publicado.Resumiendo mucho, consiste en partir de la idea de la teoría critica
tercerista
de que
unir la crítica al Capital y al Estado
, sin
desdeñar las cuestiones reales
, se puede hacer 

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
hiperboreos liked this
bugmenot540 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->