Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Protestantismo y Educación

Protestantismo y Educación

Ratings: (0)|Views: 169 |Likes:
Published by Pentecostalismo
Protestantismo mexicano
Protestantismo mexicano

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Pentecostalismo on Jul 08, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2012

pdf

text

original

 
Volumen 2 ; Número 1
Los avatares del proyecto educativo protestante.Educación metodista, los pastores-maestros y Revolución en México.Deyssy Jael de la Luz García
(Posgrado en Historia, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM)
César Avendaño Amador
(División de Psicología social de laFacultad de Estudios Superiores, Iztacala, UNAM)
Resumen
Este artículo trata sobre los cambios y continuidades del proyecto educativo protestante representadoen la Iglesia Metodista Episcopal (IME) en México a finales del siglo XIX y las primeras décadas de1900, justo cuando la Revolución Mexicana se institucionaliza con el grupo de Sonora en el poder enlos años 20´s. Es nuestro interés analizar cómo el proyecto de ciudadanía pensado desde la educaciónmetodista y realizado durante el régimen de Porfirio Díaz, llevó a diversos actores protestantes a un
liberalismo radical
como apunta Jean-Pierre Bastian, a la Revolución. Haciendo una lectura desde laprensa protestante del momento, se ubica cómo algunos revolucionarios se caracterizaron por serpastores-maestros. De ahí que su labor desempeñada en la misión y la escuela protestante determinó,en gran parte, su visión de transformar la sociedad mediante el proceso revolucionario. Al analizar lafigura de un pastor-protestante, Sixto Ávila, entre 1884 y 1939, se aprecia como las posturas y lecturassobre el México revolucionario con sus caudillos y procesos políticos educativos, llevó a la renunciade ese proyecto educativo participativo y autónomo que caracterizó a los protestantes de finales delXIX, mudó a uno corporativista y silencioso, cuando los interlocutores protestantes fueron extintos enlas administraciones que siguieron al proceso revolucionario.
Palabras Claves: educación, protestantes, pastores, Iglesia MetodistaResumen
The present article deals with the changes and continuities of the protestant educational projectrepresented in the Episcopal Methodist Church (EMC) in Mexico by the end of the 19
th
century andthe early 1900’s, just when the Mexican Revolution was institutionalized with the Sonora group in thepower in the 1920’s. It is of our interest to analize how the project of citizenship thought from themethodist education perspective and conducted during the government of Porfirio Díaz, led differentprotestant actors into a
radical liberalism
to the Revolution, as stated by Jean-Pierre Bastian. Readingsrelated to the protestant press of the time, prove how some of the revolutionaries werecharacteristically pastors – teachers. That is the reason why the work they did in the mission and theprotestant school was the trigger in determining their vision of transforming society through theprocess of the revolution. By analizing the profile of a protestant pastor, Sixto Ávila, between theyears 1884 and 1939, we can notice how the positions and lectures about the revolutionary Mexicoand its leaders and political educational processes, was the basis for the resignation to the participativeand autonomous eduactional project which was the characteristic of the protestants of the end of the19
th
century, moving on to a corporatist and silent one, when the protestant interlocutors were extinctin the administrations that followed after the revolutionary process.
Keywords: education, Protestant pastors, Methodist Church
45
 
 
La educación como eje transformador
Uno de los proyectos más importantes de la modernidad fue la educación. Ésta, fue concebida como elmedio para formar ciudadanos y gentes útiles en la construcción de los Estado-nación. En AméricaLatina, a lo largo del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX, sobre todo durante los regímenesliberales, la cuestión educativa fue pensada como un espacio de superación individual para elengrandecimiento de la nación. Para lograr ese ideal, era necesario crear los espacios, las instituciones,el profesorado y curriculas que hicieran esto posible. Y no sólo eso, sino también la voluntad de lasociedad para emprender el camino. Más aún, el Estado en un carácter centralista debía promover quese llegara a tal meta.En el caso del México decimonónico fueron escritores, periodistas y estadistas como Benito Juárez(1867-1872) y Sebastián Lerdo de Tejada (1872-1876), quienes decían que si la sociedad debíaregenerarse e ilustrarse, debía ser a través de la educación y la cultura
1
. Ello implicaba crear unmodelo educativo-cultural lo suficientemente fuerte para transformar la mentalidad y valores de unasociedad impregnada por las enseñanzas, preceptos y visiones del mundo transmitidas por lainstitución más arraigada en suelo nacional: la Iglesia católica. No era una casualidad que gran partede las leyes de 1857 tuvieron por objetivo, quitar privilegios a la Iglesia y a sus instituciones, siendo laenseñanza uno de ellos; quizá el principal.Pensar en una educación laica gratuita en donde el Estado asumiera el compromiso y tutela de educaral pueblo, sobre todo a la niñez rural, fue un proceso que dio frutos hasta el gobierno de Porfirio Díaz,ya muy entrada la década de los ochenta del XIX. Intelectuales formados en el positivismo, comoJusto Sierra (Promotor de la fundación de la Universidad Nacional) y Gabino Barreda (Primer directorde la Escuela Nacional Preparatoria), veían en la educación el medio para reforzar la ideologíanacional entre los niños y adolescentes, y el medio por el cual se alcanzaría el estatus de ciudadano enel México moderno
2
. Sin embargo, entre el profesorado porfirista, todavía no se planteaba el acceso ydifusión de la cultura más allá de las prácticas elitistas: la ópera, el teatro, la música sacra occidental ylas tertulias literarias. Aún con las medidas secularizadoras y leyes liberales, la sociedad mexicanaestaba impregnada por una cultura católica.El mismo Porfirio Díaz decía que el fin de la educación al pueblo, además de reforzar la ideologíanacionalista era para dejar “la condición de pobreza”. Fue así que cuando en 1896 anunció la reformaeducativa para uniformar la enseñanza primaria en todo México, expresó:El problema de la educación pública presentaba entre nosotros, una dificultad doble y exigíauna doble solución. Por una parte, urgía difundirla para hacerla llegar al mayor número deciudadanos y multiplicar las escuelas para dar en ellas hospitalidad a los innumerablesdesheredados del saber; por la otra era indispensable mejorarla en calidad, desterrar losprocedimientos rutinarios, rehacer los programas y los métodos, acabar con la anarquíadocente unificando a la vez materia y formas de la enseñanza
3
.En uno de sus periodos de gobierno, en 1888, se celebró el Primer Congreso Nacional de InstrucciónPública. Ello no implicó que su gobierno asumiera toda la tarea de educar a nivel nacional, ya quecomo menciona Arnaldo Córdoba, ese Estado nacional decimonónico era débil y no tuvo un controlefectivo sobre la población y el territorio
4
. La postura discursiva de Díaz no implicó que se terminaracon la idea de que la educación era para las élites y que la cultura sólo era accesible mediante losespectáculos y desarrollo de las Bellas Artes muy vinculadas a lo europeo. En tal contexto las
1
Carlos Martínez Assad, “Apuntes sobre la cultura” en,
Los universitarios. Revista de la Universidad Nacional Autónomade México
, nueva época, núm.13, octubre de 2001, pp. 15-21.
2
Martínez Assad,
Op. cit 
., p. 16.
3
“Mensaje del presidente de México Porfirio Díaz al Congreso, 30 de noviembre de 1896”. Citado en, Martínez Assad,en,
Op. cit.
, p. 16.
4
Arnaldo Córdoba,
La formación del poder político en México
, México, Edit. Era, Serie popular, 1978, p.9-10.
Volumen 2 ; Número 1
46
 
propuestas de educación privada también alternaban en este escenario. De manera especial laeducación impartida por religiosos; algunos enfatizando la enseñanza religiosa y apoyo al régimen delmomento, y otros proyectos apostando por una sociedad más participativa en las transformaciones delpaís.Romper con esos esquemas y promover la participación activa en la vida política, social y cívica yademás ofrecer una visión cultural integral donde el cuidado del cuerpo y la apreciación de las artesestuvieran al acceso del pueblo, fue una de las metas que tuvieron las misiones protestantes a través desus redes escolares, las cuales tuvieron un gran impacto durante el régimen porfirista y los primerosaños del proceso revolucionario.
Educación y protestantismo en México
Ya en otras investigaciones se ha señalado el papel fundamental que jugaron las escuelas protestantesen México entre 1872 y 1930 como proyecto social y cultural distintivo a lo que ofrecía el modeloeducativo privado católico e incluso público estatal en la formación de la niñez, la juventud y la vidaactiva de la temprana madurez
5
. Caracterizado por lo que Jean-Pierre Bastian califica como un
liberalismo radical
, las escuelas protestantes kínder, primarias, primarias superiores y normalestuvieron su crecimiento durante el régimen porfirista, sobre todo en regiones rurales y semiurbanas dedifícil acceso. La libertad que se permitió a la instrucción privada entre 1888 y 1905, fue aprovechadapor los educadores protestantes, primero misioneros y después conversos de primera generación, pararealizar el proyecto de construcción de ciudadanía moderna.Las escuelas primarias y superiores siguieron desde sus inicios los programas de las escuelasoficiales y, en este sentido, no se distinguieron mucho de ellas. Lo que si las diferenció, fue,sobre todo, el doble acento puesto, por una parte en la necesaria inculcación de las prácticasigualitarias y de valores democráticos; lo cual se tradujo, a su vez, en la búsqueda de unapedagogía activa que no solamente exigía la participación de los alumnos en las clases sinoque trataba de desarrollar una educación permanente a través del deporte y de las asociacionesliterarias y de otro tipo que cada colegio estimuló
6
.En la literatura sobre el tema, se ha destacado cómo la creación de redes escolares ofrecía diversosniveles educativos para preparar a la niñez, teniendo curriculas diferenciadas para niñas y niños,formación de maestros normalistas y maestros rurales. Todo ello tuvo un impacto real en losestudiantes, pues muchos de ellos eran de escasos recursos y la misión tenía que seguir con elproyecto, aún si los recursos humanos y materiales eran insuficientes
7
. Puntualmente, se hasobrevalorado la participación de varios protestantes que llegaron a ser pastores-maestros
8
; algunos deellos, tuvieron un papel determinante en la caída del régimen de Porfirio Díaz al enlistarse, ya fuesecon armas o a través de la pluma, en las filas revolucionarias al lado de Pascual Orozco, Francisco I.Madero, Emiliano Zapata, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón. No será casualidad que algunos jóvenes educados en escuelas protestantes como el metodista Andrés Osuna fuera Director deEducación Primaria durante el gobierno de Venustiano Carranza entre 1916 y 1918, y el presbiterianoMoisés Sáenz fuera el Subsecretario de Educación Pública durante los gobiernos de Álvaro Obregón yPlutarco Elías Calles, entre 1924 y 1928, años de gran complejidad política por el conflicto de laCristiada
9
.
5
Jean-Pierre Bastian,
Los disidentes. Sociedades protestantes y revolución en México, 1872-1911
, México, Fondo deCultura Económica- El Colegio de México, 1993; Rubén Ruiz Guerra, “Las Escuelas” en
Hombres Nuevos. Metodismo y modernización en México
(1873-1930), México, CUPSA, 1992.
6
Bastian,
Op. cit 
, p. 153.
7
Ruiz Guerra,
Op. cit.,
pp. 89-90.
8
En regiones apartadas de los centros urbanos y de desarrollo económico, algunos personajes liberales escribían a lasjuntas misioneras en México para que les mandaran a sus pueblos a alguien que fuera pastor y maestro a la vez. Lapetición podía traer explicita la oferta: si mandaban a un pastor-maestro, el pueblo o alguien importante del pueblopodía donar un terreno para construir la misión y la escuela, e incluso un hospital. Véase Bastian,
Op. cit.,
p.144.
9
Tanto Álvaro Obregón como Plutarco Elías Calles iniciaron una serie de reformas en materia religiosa que implicabael registro de templos e inmobiliario dedicados al culto público, el registro de ministros religiosos, no injerencia deministros extranjeros en las actividades cotidianas de culto, e informar al Estado todo lo relacionado a lasmanifestaciones públicas de la devoción religiosa. Los efectos drásticos de la aplicación de esas leyes fueron durante
Volumen 2 ; Número 1
47

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->