Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Postulados del Racionalismo (Juridico Político)

Postulados del Racionalismo (Juridico Político)

Ratings: (0)|Views: 2,515 |Likes:
El racionalismo jurídico político se fundamenta en la creencia en que todos los hombres tiene la capacidad de distinguir entre los justo y lo injusto, libertad para decidirse a actuar conforme a esa determinación, y son por eso mismo responsables de las consecuencias de sus actos. Este es asimismo el fundamento de la vigencia y obligatoriedad de las leyes.
El racionalismo jurídico político se fundamenta en la creencia en que todos los hombres tiene la capacidad de distinguir entre los justo y lo injusto, libertad para decidirse a actuar conforme a esa determinación, y son por eso mismo responsables de las consecuencias de sus actos. Este es asimismo el fundamento de la vigencia y obligatoriedad de las leyes.

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: César Edmundo Manrique Zegarra on Jul 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/28/2014

pdf

text

original

 
POSTULADOS DEL RACIONALISMO(Racionalismo Jurídico-Político).
César Edmundo Manrique Zegarra
El racionalismo es la expresión más elevada del sentimiento democrático. Sustenta la afirmación deque la razón, es decir la capacidad para distinguir lo verdadero de lo falso y lo justo de lo injusto, pertenece íntegramente a cada uno de los individuos del género humano
i
. El racionalismo asume esaafirmación y las consecuencias de orden lógico que se derivan de esa fundamental igualdad entre loshombres. Esa es
la única igualdad que cabe reivindicar
, pues a partir de ella todo lo demás esdiferencia y diversidad. En ello radica la libertad de hombres y colectividades. Solo a partir delentendimiento de esa única igualdad, encuentran cabal explicación las necesarias y obvias diferenciasque nacen de la libertad y hacen la diversidad de los individuos y la identidad de cada uno de ellos precisamente por su diferencia respecto a los otros. Y, solo a partir del reconocimiento de que lacapacidad de distinguir la verdadero y lo falso y lo justo de lo injusto pertenece íntegramente a cadauno de los individuos del género humano encuentran explicación las no menos obvias diferenciasque
el ejercicio de la libertad produce
y arroja como resultado la diversidad de los sistemas deconocimientos y de las culturas, gracias a lo cual cada una de ellas adquiere identidad propia ydistinta a las demás. No cabe imaginar el error en el género de los humanos, en las civilizaciones, las culturas, los puebloso las colectividades, pues en todos los casos, la escogencia de lo justo y verdadero, que en ejerciciode su libertad hacen, en aquello que les concierne, es efectivamente justo y verdadero. Sobre esascreencias –que no cabe pensar falsas o injustas- las colectividades se integran bien o mal en los pueblos; los pueblos se integran bien o mal en las culturas y las culturas en las civilizaciones quehacen la humanidad toda. Entonces
cada hombre es responsable
de si mismo ante su colectividad;cada colectividad es responsable de si misma ante el pueblo que la comprende; cada pueblo ante lacultura a que se integra; cada cultura ante la civilización de la que forma parte; y cada civilización esresponsable de si misma ante la humanidad.Porque, de no ser así, entonces habría hombres que llevan vidas falsas, injustas e irresponsables de principio a fin; colectividades erradas, pueblos equivocados, culturas descaminadas y civilizaciones perdidas… y hombres, pueblos, culturas, civilizaciones que viven en la lucidez de la verdad y la justicia, son titulares de la libertad y paradigmas de la responsabilidad. Y si tal fuere el caso: ¿Cuál esla libre y responsable parte de la humanidad que alcanza a comprender en la medida adecuada lo justo y lo verdadero, y cuál obscurecida por el error, privada de discernimiento, voluntad yresponsabilidad?, ¿Cuál es la civilización que tiene bajo su administración y dominio la verdad y la justicia y cual el error y la injusticia?, ¿Cuál la cultura que mejor expresa y recrea los valores deverdad y de justicia?, ¿Cuál el pueblo que hace la mas libre y responsable práctica de lo justo yverdadero?, ¿Cuál la colectividad que vive cotidianamente la verdad y la justicia?, ¿Cuál recrea alhombre más libre, justo y verdadero y responsable?.La respuesta unívoca a todas esas preguntas es una sola desde siempre y en todos los lugares: ¡Lanuestra, por supuesto, la que nos toca vivir hoy día mismo¡ ¡Todas las otras civilizaciones, culturas, pueblos, colectividades, distintas a la nuestra viven equivocados¡, ¡Las que nos precedieron solo preparaban el camino¡, ¡Todos los hombres y vidas anteriores se consumieron en el error¡, ¡Laverdad es lo que hoy proclamamos verdadero¡, ¡Lo justo es lo que creemos justo hoy, acá¡ Y, eso esasí y es muy cierto. Muy cierto para todos los hombres de todas las épocas de todas lascivilizaciones, culturas, colectividades y para todos y cada uno de los hombres. Y en saber que estoes así, consiste el racionalismo jurídico político. Allí radica la igualdad entre los individuos delgénero humano, sobre esa igualdad se erige la libertad para actuar, y sobre ambas la responsabilidadde las que nadie puede liberarse. Estas creencias son muy antiguas. Están en las discusiones deSócrates con los Sofistas de las cuales hace vivo relato Platon en sus diálogos.Pero, no cabe más referencia al tema, porque este no un ensayo de historia antigua o de filosofía, sinoun alegato a favor del racionalismo jurídico político. .
1
 
POSTULADOS RACIONALISTAS.Guthrie anota que la aparición de la filosofía racional solo fue posible cuando la creencia en que lafuerza de la naturaleza obedece a incomprensibles designios de la divinidad en la que había que tener fe, fue sustituida por 
“la fe en que el mundo visible esconde un orden inteligible, en que las causasdel mundo natural tienen que buscarse dentro de sus propios límites y en que la razón humanaautónoma es nuestro único y suficiente instrumento para la investigación”
.
1
 El racionalismo se sustenta en algunas pocas creencias cuya verdad no suele ponerse en duda,creencias que, por otra parte, ordinariamente se admiten como ciertas y están, además, implícitas enlos razonamientos teóricos y prácticos, tanto científicos como jurídicos.Las creencias en que se fundamenta el racionalismo son las siguientes:
(i)
la creencia en que hay unorden, cósmico, natural, mental, formal, lingüístico, matemático etc;
(ii)
la creencia en que es posibleaprender intelectualmente ese orden,
(iii)
la creencia en que todo ello puede comunicarse a través dellenguaje, puede compartirse, y por último
(iv)
la creencia en que todo lo anterior es común a todoslos hombres, sin excepción. Estos son los postulados o axiomas del credo racionalista.
 RAZON (teorema)En armonía con esas creencias o, dicho de otro modo, una consecuencia lógica de esas postulaciones,es decir, un teorema del racionalismo indica que la razón, -de la cual participarían todos loshombres-, es la capacidad intelectual de identificar las distintas clases de orden y, saber, entonces,cómo se ordena el cosmos, cómo se ordena la naturaleza, cómo se ordena la sociedad, etc. La razón,entonces, es la capacidad de describir el orden que se percibe, intuye o entiende. La razón a menudose equivoca, porque la manera como se ordenan las cosas es distinta o más compleja de lo que se percibe, intuye o entiende. Una parte muy importante del ejercicio racional consiste en mejorar la percepción, hacer más fina la intuición y más amplio el entendimiento.VERDADCuando la identificación de la manera cómo se ordenan las cosas conduce a una conclusión que seestima correcta, (evidentes para Descartes
2
), (correspondientes, Russell
3
) se dice entonces que la proposición que lo declara, es verdadera, en caso contrario es falsa
. Esto concuerda con ladefinición de verdad de Aristóteles
“Decir que lo que es, es o que lo que no es, no es, es verdadero;decir que lo que es, no es o que lo que no es, es, es falso”
4
CONOCIMIENTO.El conjunto de las proposiciones verdaderas constituyen el conocimiento.UNIVERSALIDAD.La universalidad del conocimiento (individual o colectivo) radicaría en que entendiéndose que lacapacidad de comprender el orden –cósmico, natural, social, lingüístico, matemático, etc.-, es comúna todos los individuos del género humano y común es a todos los hombres el dominio del lenguaje através del cual se expresan las conclusiones, entonces: el conocimiento (el conjunto de conclusionesverdaderas) está al alcance y disposición de todos los hombres. En el famoso diálogo “Menón”,Sócrates, en su charla con Menón, el joven aristócrata, aducirá:
“Estando , pues, toda la naturalezatoda emparentada consigo misma, y habiendo el alma aprendido todo, nada impide que quienrecuerde una sola cosa –eso que los hombres llaman aprender-, encuentre él mismo todas lasdemás, si es valeroso e infatigable. Pues, en efecto, el buscar y el aprender no son otra cosa, en suma, que una reminiscencia”
5
.
En esa misma línea de pensamiento, entiende Descartes que:
“la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres, y por lo tanto, la diversidad de
1
Guthrie W.K.C. “Historia de la Filosofía Griega. Editorial Gredos. Madrid 1984. Traducción Alberto MedinaGonzales. T I, pag 40.
2
Descartes. Meditaciones Metafísicas. Traducción García Morente. Anota que: “las cosas que concebimosclara y distintamente, son verdaderas”, p. 85.
3
Russell, Bertrand. “El conocimiento humano”.
4
Tarski, Alfred. Verdad y Prueba. En Piscoya Hermosa, Luis. Tópicos en Epistemología. Universidd Sanmartín de Porras.
5
Platon. Diálogos. “Menon”. Traducción F.J. Olivieri. Editorial Gredos S.A. Madrid 1999., pag. 284
2
 
opiniones no proviene de que unos sean mas razonables que otros, sino tan solo que dirigimosnuestros pensamientos por derroteros diferentes y no consideramos las mismas cosas”
6
ACTITUD RACIONALISTA.El racionalismo no es natural, ni general, ni común sino extraordinario. Lo natural, general, común yordinario es suponer que la razón pertenece de manera íntegra y exclusiva a quien razona. Y comocada cual piensa que es así respecto a sí mismo y
“no es verosímil que todos se engañen”
, estoúltimo demuestra que
“la razón es igual en todos los hombres”
(Descarte. Discurso del Método.Primera Parte). La actitud racionalista consiste en reconocer que la razón que se sabe propia,exclusiva e íntegra en cada uno de los individuos, es por sobre toda otra consideración un patrimoniocomún del genero humano que todos, sin excepción, poseen íntegramente, hacen uso y participan.Hay tantas afirmaciones verdaderas como hombres convencidos de que lo que afirman respecto a lasocurrencias que perciben, es en efecto verdadero, cada vez que lo hacen. Hay tantas afirmacionesfalsas como afirmaciones verdaderas, en efecto, basta con negar una afirmación verdadera paraobtener una falsa y basta con negar una falsa para obtener una verdadera. Esto es válido tanto para lalógica silogística de Aristóteles
7
y para la lógica simbólica o lógica matemática tal como la concibenlógicos tan modernos como Quine.
8
 Lo mismo cabe asegurar respecto los criterios de justicia. “Justas” son las declaraciones de loshombres respecto al orden que estiman justo. Hay, en consecuencia, tantas afirmaciones justas comohombres convencidos de que lo que afirman es justo, y tantas afirmaciones justas cuantas veces lohacen. Y cierto es asimismo que hay tantas afirmaciones justas como afirmaciones injustas, puestoque en efecto, basta con negar una afirmación justa para obtener una injusta y viceversa.Verdad y justicia, son valores lingüísticos. No hay ningún misterio en ello. No hay nada, ningunaentidad, a la que pueda llamarse “la verdad” y nada, ninguna entidad a la que pueda denominarse“la justicia”. Una y otra están en la mente de los hombres, y como están en la mente de los hombres,“verdad” y “justicia” son entonces criterios: criterios de verdad y criterios de justicia, de los cuales podemos dar razón, y como siempre ocurre, al dar razón, acertamos una veces y nos equivocamosotras, porque ello está en nuestra naturaleza, puesto que somos parte de ella. Esto no significa afirmar la imposibilidad de alcanzar a constituir un cuerpo de conocimientos que correctamente declaren loverdadero y justo, sino que tal conocimiento no es eterno, ni absoluto, ni definitivo, sino que se dadentro de los humanos límites que fijan los estrechos alcances de la percepción, aquellos otrosdeterminados por intereses que atraen atención y voluntad hacia ellos y, finalmente, por laslimitaciones del lenguaje, que resulta vago cuando es universal y comprensivo, y estrecho y cuandoalcanza a ser riguroso, resulta estrecho y limitado.Si adherimos a esas creencias, adherimos, entonces, al pensamiento racional, consensual, sencillo,ordenado, accesible y exitoso, según bien se sabe. Nada obliga a reconocer que esto es así y muy bien podemos pasarnos la vida pensando que la razón es íntegra y exclusivamente nuestra, de nuestrosamigos y de nadie más. Y esto seguramente estará muy bien para el uso y contentamiento personal dequien así decida creerlo. Ese beneficio, sin embargo, está excluido para quienes forman parte de laorganización jurídico política y participan de sus actividades, y estás proscrito para quienes ejercen lafunción pública aquí, porque las normas constitucionales en que se sustenta todo pensamiento yactividad jurídico política se fundamentan en los postulado racionalistas precedentemente indicados.RACIONALISMO JURÍDICO POLITICO.Los orígenes del racionalismo jurídico político y de la democracia se encuentran en la Atenas delSiglo V ac
9
., para quienes vivimos aq, ahora, aq, su fuente esen las prescripciones
6
René Descartes. Discurso del Método. Primera parte. Editorial Boreal 1998. Madrid. Traducción ManuelGarcía Morente. p. 13
7
Organon
8
Metodos de la Lógica
9
Protágoras asegura que el hombre es la medida de todas las cosas, del ser de las que son y de no ser de las queno son y en orden a esa creencia afirma que, justo es lo que los hombres en el ágora declaran qué es justo,cuando lo afirman y en la medida en que lo afirman; recurre a un relato mítico para exponer la universalidadde los criterios de justicia en que se sustentan las creencias democráticas dice así: "….cuando los hombres sereunían, se atacaban unos a otros, al no poseer la ciencia política... Zeus, entonces temió que sucumbiera todanuestra raza, y envió a Hermes que trajera a los hombres el sentido moral y la justicia, para que hubiera orden
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->