Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La estetización de la política y la politización de la estética en Derrida

La estetización de la política y la politización de la estética en Derrida

Ratings: (0)|Views: 2,038 |Likes:
La estetización de la política y la politización de la estética enJacques Derrida
Lugo, Hector ArielUNNE(Argentina)
Presentado en las II Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea, Córdoba, UCC, Julio 2011.
Los marcos, los límites-ilimitados, los márgenes, las fronteras, son cuestiones que hanocupado gran parte de los textos de Jacques Derrida. La vinculación de lo estético y lo político no sería extraña, ni lo estético ni lo político, cada uno por su lado, no seocuparían de cuestiones alejadas que no entrarían en relación
La estetización de la política y la politización de la estética enJacques Derrida
Lugo, Hector ArielUNNE(Argentina)
Presentado en las II Jornadas Debates Actuales de la Teoría Política Contemporánea, Córdoba, UCC, Julio 2011.
Los marcos, los límites-ilimitados, los márgenes, las fronteras, son cuestiones que hanocupado gran parte de los textos de Jacques Derrida. La vinculación de lo estético y lo político no sería extraña, ni lo estético ni lo político, cada uno por su lado, no seocuparían de cuestiones alejadas que no entrarían en relación

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial No-derivs

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/29/2014

pdf

text

original

 
La estetización de la política y la politización de la estética enJacques Derrida
Lugo, Hector ArielUNNE(Argentina)Los marcos, los límites-ilimitados, los márgenes, las fronteras, son cuestiones que hanocupado gran parte de los textos de Jacques Derrida. La vinculación de lo estético y lo político no sería extraña, ni lo estético ni lo político, cada uno por su lado, no seocuparían de cuestiones alejadas que no entrarían en relación. Para Derrida, el límiteentre ambos es problemático y cada uno estaría en una profunda relación con el otro. La propuesta filosófica de Derrida es netamente política desde sus inicios, hasta sus últimosescritos, aunque en muchas ocasiones pareciera que tocara temas que se alejan delámbito de lo político.Lo estético no escapa a la estrategia deconstructiva de Derrida pero siempre, desde unamirada política.En el trabajo, se analizará la visión de Mouffe sobre lo político y la vinculación con la propuesta derridiana. Por otro lado, se abordará la teoría lacaniana sobre el sujeto,relacionando con la representación y la identidad.Con todo esto se busca profundizar esta
relación-tensión
entre lo político y lo estético para obtener elementos que permitan hacerla más inteligible y otorgar claves para lacomprensión de ella en la actualidad.
Marcos de la política y la estética
Derrida es un pensador que lleva al extremo los límites, que fuerza las fronteras, queexpande los márgenes, que flexibiliza los marcos. Su pensamiento, de poder situarlo, sesitúa en un
 sin-(sitio)
, en zonas aledañas para pensar la excentricidad. Para deconstruir el discurso hegemónico que se sostiene en una época determinada y por qué son dejadosde lado o acallados otros.
 
Derrida plantea la cuestión de los marcos
1
,y sostiene que tradicionalmente los marcosson los que delimitan entre el afuera y el adentro de la obra de arte, para saber concerteza, hasta donde se debe ver algo como una obra de arte y donde no. Los marcos brindan seguridad, ya no es necesario que un experto diga dónde comienza una obra odónde termina, sino que ya cada uno puede saberlo por contar con los marcos. Pero ¿elmarco, el encuadre, pertenecen a la obra? ¿Ellos no serían la obra? ¿Y sin ellos se sabríadónde comienza y termina la obra? Pero si son necesarios para saber el lugar dondetermina la obra, ¿estarían dentro o fuera de la obra? Si están por fuera no serían la obray si dentro serían la obra, pero si es la última opción ¿puede un marco ser una obra dearte?Derrida cuestiona a la tradición, que se busca el
querer decir 
de una obra de arte, se busca interpretar el sentido de esa obra. Toda obra tiene que tener un sentido, tiene quedecir algo y se lo tiene que poder interpretar. “
…interrogar el querer decir de toda obraconsiderada de arte, aun cuando su forma no sea el decir.
2
 Los marcos se inscriben un gesto profundamente político, que es la delimitación de loque es algo y lo que ya deja de serlo. Los marcos se relación con el poder de laexclusión. Con el poder del saber, en tanto que diferencia lo que una cosa es y lo que noes. Al decir que hay obras que no son arte, ya se procede desde una supuesto saber quesería saber lo que es arte y lo que no es, y todo esto son gestos políticos. Por ejemplo,cuando desde un gobierno se promulgan la creación de obras de arte, nunca se refieren acualquier forma artística, sino que deben ser determinadas obras de arte que se adecuencon el gusto, las ideologías, la forma de gobierno, etc. Se promueven las produccionesartísticas, pero estas siempre están enmarcadas.Derrida sostiene que si se trata de saber lo que es arte y lo que queda por fuera, lo quemarca el límite entre el interior y el exterior de la obra de arte, entonces se debe dar un
discurso sobre el marco
3
.Lo
 fundamental 
, que demarca el límite preciso entre lo quees arte y lo que no es, según la tradición, ha sido dejado de lado. Derrida adelanta estacrítica que lo que debería ser un límite preciso para excluir o incluir, es algo difuso y notratado. Si con tanto tesón se buscaba o se creía poder diferenciar entre obras de arte ylas que no lo son
4
, se debería haber centrado en los límites, en tratar los marcos, los
1
Cfr. DERRIDA, Jacques.
 La verdad en pintura
. Trad. María Cecilia González y Dardo Scavino. BuenosAires, Paidós, 2001. Especialmente
 Párergon
.
2
Ibíd. p. 33
3
Ibíd. p. 57
4
Cfr. HEIDEGGER, Martin.
Caminos de bosque
. Trads. Helena Cortés y Arturo Leyte. Madrid, Alianza,1995. Especialmente
 El origen de la obra de arte
.
 
márgenes, pero no hay tratamiento adecuado de estos, desde la visión tradicional, porque no hay límites rígidos. Los marcos son accesorios, ornamento, inesenciales, son
 párerga
.
Un
 párergon
se ubica contra, al lado y además del 
ergon
 , del trabajo hecho, del hecho, de la obra, pero no es ajeno, afecta el interior de la operación y cooperacon él desde cierto afuera. Ni simplemente afuera, ni simplemente adentro
.”
5
 Derrida marca la
 paradoja
del
 párergon
que está dentro y fuera a un mismo tiempo, pero también ni dentro ni fuera. Se sitúa en ese límite-ilimitado. Se lo considera comoaccesorio pero sin él la obra carecería de sentido, paradójicamente.
 Lo que los constituye como
 párerga
 , no es simplemente su exterioridad deexcedente, sino el lazo estructural interno que los fija a la falta en el interior del 
ergon
. Y esta falta sería constitutiva de la unidad misma del 
ergon
. Sin esta falta,el 
ergon
no necesitaría del 
 párergon
.
6
 La centralidad de la obra se sustenta en los
 párerga
, en lo dejado al margen, pero quehace a la obra, sin él la obra no se sería lo que es, sin él no se distinguiría, la obra, de loque no es ella.La tradición al intentar dejar al margen, al excluir, busca borrar la preponderancia de loque consideraba aledaño, sin embargo, es imposible que la centralidad, cobre fuerza, sinla
 presencia
de lo externo. Pero la deconstrucción, por un lado, no exalta la importanciade los márgenes para enmarcar, sino que es un gesto político el hecho de prestar atención en lo que se deja al margen; por otro lado, tampoco aspira a la desaparición detodo margen. Esto que podría parecer contradictorio, son un mismo e indisociable gestodeconstructivo.
7
 Trasladando esto al campo de lo político, se puede apreciar la importancia de extender hasta bordes insospechados los límites de las concepciones tradicionales de política, para poder adentrarse realmente en lo político.Para ello se plantea la cuestión desde Chantal Mouffe, que sostiene una postura agonistade lo político, donde lo fundamental es la relación-tensión entre adversarios y es éstarelación la que posibilita la democracia y no como determinados autores, entre ellosJürgen Habermas, que el sostenimiento de la democracia se daría con la eliminación delos adversarios y con ellos los conflictos, que se resolverían con alcanzar el consenso
5
Óp. Cit. DERRIDA, Jacques.
 La verdad en pintura
. p. 65
6
Ibíd. p. 70
7
Cfr. Ibíd. p. 84

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->