Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
P. 1
El Sistema Solar

El Sistema Solar

Ratings: (0)|Views: 40|Likes:
la tierra , solo es uno mas en el sistema solar
la tierra , solo es uno mas en el sistema solar

More info:

Published by: Guerrerasolar Uni Cornio on Jul 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/28/2012

pdf

text

original

 
EL SISTEMA SOLAR 
Arthur Powell
INTRODUCCIÓN
Antes de la publicación, en 1893, de La Doctrina Secreta, de H. P. Blavatsky, hubo alalcance de los estudiosos del ocultismo una gran cantidad de información sobre elSistema Solar y las corrientes de la vida -entre las que se cuenta nuestra propiahumanidad- que evolucionan en ese Sistema. En 1883 apareció
 Esoteric Buddhism
, deA. P . Sinnett, seguido en 1896 por 
The Growth of the Soul,
del mismo autor.En 1897 fue publicado
The Ancient Wisdom,
de Annie Besant, y en 1903 esta granestudiosa del ocultismo ofreció una importante serie de disertaciones, después editadasen forma de libro, bajo el título
The Pedigree of Man
, donde encaró más detalladamenteque en cualquier publicación anterior el Sistema Solar, sus Cadenas, Rondas, Globos,Razas, Subrazas, etc. A esto C. W. Leadbeater sumó otros trabajos detallados endiversos libros, notablemente en
The Inner Life
tomos I y II, y
 A Textbook of Theosophy.
En 1913 apareció
Man: Whence, How and Whither?.
Además de esto, en 1896 y 1904,respectivamente, aparecieron dos tomos fascinantes, titulados
The Story of Atlantis
y
 Lost Lemuria
, con mapas de esos continentes, merced a la pluma de W. Scott-Elliot,describiendo muy detalladamente las razas que habitaron esas tierras, y su civilización.Sin embargo, hasta el presente no apareció libro alguno que abarcase toda esta vastatemática, describiendo el campo evolutivo y las corrientes vitales que se desarrollan enaquél a medida que pasan las edades.Por tanto, la presente obra es un intento de satisfacer esta necesidad. Toda lainformación que contiene se hallará en los libros ya mencionados, o en algunos otros; lalista completa se presenta en la página anterior.Para conveniencia del estudiante, las referencias marginales le permitirán remitirse a lasfuentes originales de información, si así lo desea.En vista de la complejidad del tema, y de sus muchos detalles, se ha incluido en el textouna gran cantidad de diagramas (anexos a este documento), originales en su mayoría,con la esperanza de que facilitarán la labor del estudiante en el dominio de las múltiplesdificultades del sistema al que pertenecemos y del método bajo el cual avanza nuestraevolución. Se ha agregado algunas tablas y sinopsis, con la misma finalidad en vista.A fin de mantener las razonables dimensiones del libro, se ha omitido, por ejemplo,muchos detalles, como los referidos a las civilizaciones de las diversas razas de lasépocas atlántica y lemuriana. Sin embargo, estos detalles el estudiante puede reunirloscon facilidad; invariablemente se ofrece en el texto los lugares donde podrá hallarlos, puesto que aquél sólo contiene un resumen de sus características principales.Tales omisiones de ningún modo interfieren ni quiebran la continuidad del relato, comose lo expone en este libro. De hecho, su inclusión probablemente habría convertido a ladescripción en algo demasiado complicado y minucioso como para abarcarlo en un solotomo, y entonces el estudiante habría corrido el peligro de perder de vista el “bosque”debido a la cantidad de “árboles”.
1
 
La finalidad del presente volumen es ofrecer un panorama coordinado y coherente del“bosque”, más bien que describir detalladamente cada “árbol” en particular. Por ello elestudiante puede (si su tiempo se lo permite y sus apetencias lo impulsan a ello) estudiar  por sí las historias de los árboles, arbustos y matas separadamente, los cuales, en formacolectiva, constituyen el gigantesco bosque de vidas que pueblan el asombroso mundo,o más bien la serie de mundos, donde tenemos nuestro ser y evolucionamos.La obra fue planificada en tres partes principales. La primera incluye la descripción delcampo en el que tiene lugar la evolución. Esto implica un estudio de los diversosglobos, sus sucesivos períodos de actividad y oscurecimiento, las cadenas y losesquemas evolutivos. Se trata del aspecto formal de nuestro tema, y de una descripciónde los lugares donde evoluciona la vida.La segunda parte trata sobre las diversas corrientes vitales que se derraman dentro delcampo preparado, y el método por el cual esas corrientes evolucionan con firmeza yatraviesan las distintas etapas o niveles del logro o el crecimiento. Estos procesos sóloson encarados grosso modo, brindando al estudiante un panorama a vuelo de pájarode la majestuosa marcha total de los sucesos.La tercera parte describe mucho más detalladamente el progreso de las partescomponentes de los reinos de la vida, y más en especial de las razas y subrazashumanas. Sin embargo, en esta parte, como ya se dijo, se evita una elaboracióndetallista completa, pues el objeto consiste no tanto en ofrecer al estudiante una masainformativa enciclopédica sino en capacitarlo para que perciba y entienda los principiosque determinan el poderoso plan sujeto al cual todo se halla soberbiamente ordenado eneste universo, en el que “ni un gorrión cae al suelo” salvo por voluntad del Padre delSistema al cual tenemos el honor de pertenecer.
Capítulo ILOS GLOBOS
Comenzaremos nuestro estudio del "campo" en el que tiene lugar la evolución, con la pequeña unidad, y procederemos a construir las unidades mayores partiendo de lasmenores, i. e., pasaremos de lo particucular a lo general. Consideramos que para elestudiante, esto será más fácil que el método inverso de comenzar con unidad grande yluego dividirla en sus unidades componentes más pequeñas. Sin embargo después,cuando comencemos a investigar la vida que evoluciona en el "campo", encontraremosmás fácil de adoptar el método inverso y, al empezar con las grandes corrientes vitales, procederemos a dividirlas en sus unidades componentes más pequeñas. De esa maneraadaptamos nuestro método a la naturaleza de nuestro tópico.(IB 121-122:22-23. MW 4-5. IL II 274-275. DP 3) La tierra y los demás planetas seconocen como globos. Nuestra tierra es uno de una serie de 7 globos: esa serie seconoce como cadena, y la Tierra es el más denso de los 7 globos de su cadena.Los 7 globos de la cadena terrestre consisten en:2 globos mentales inferiores;2 globos astrales; y3 globos físicos.Los globos de cada cadena no están constituidos así forzosamente, pero ahoraencararemos eso muy detalladamente.Por ejemplo, cuando hablamos de un globo mental inferior, nos referimos a uno en elcual el tipo muy denso de materia que contiene es mental inferior: i. e., carece de
2
 
materia astral o física. De modo parecido, un globo astral no tiene materia más densaque la astral, i. e., no alberga materia física.Sin embargo, cada globo posee "contrapartes" (así se llaman) de los diversos grados demateria más fina que ella misma: así, un globo físico posee sus contrapartes de materiaastral, mental inferior, mental superior, búddhica y átmica: un globo astral posee unacontraparte mental inferior y todas las contrapartes materiales superiores. Estos hechos pueden simbolizarse de esta manera (Diagrama I) .Sin embargo, no ha de imaginarse que cualquier globo ocupe una posición en elespacio, separado y distinto de sus contrapartes, pues éste no es el caso. Lascontrapartes de un globo ocupan idénticamente la misma posición en el espacio que elglobo mismo, con esta reserva: las esferas de materia superior o más fina son másgrandes que las de la materia inferior, pues se interpenetran y extienden más allá de la periferia de las esferas materiales inferiores, así como el cuerpo astral humano seinterpenetra y extiende más allá de éste, y así sucesivamente. Por tanto, unarepresentación más veraz de los globos sería la expuesta en el Diagrama II.Los estudiantes de física saben bien que las partículas de materia jamás se tocanrealmente, ni siquiera en las sustancias más densas. Además, los espacios entre las partículas son siempre mucho mayores que el tamaño de las partículas mismas. De ahíque haya un amplio espacio, en cualquier porción dada del espacio, para cualquier gradode átomo, no sólo para hallarse entre los átomos de la materia más densa, sino también para desplazarse muy libremente entre ellos y en torno a ellos.Consiguientemente, un globo físico, tal como la Tierra, no es un solo mundo, sino 7mundos que se interpenetran, ocupando todos el mismo espacio, salvo que, como sedijo, los tipos más finos de materia se extienden más allá del centro que los tipos másdensos. Los 7 globos de una cadena, por convención aceptada, se conocenrespectivamente, como los Globos A, B, C, D, E, F y G.En la cadena terrestre, los Globos A y G son mentales inferiores; los B y F son astrales;los C, D y E son físicos; C es el planeta Marte, D es la Tierra, y E es el planetaMercurio. A, B, F y G carecen de nombres en la actualidad, salvo las letras que losdesignan.El Diagrama III representa los 7 globos de la cadena terrestre.(PM 20-21.) Los Puranas hindúes hablan de los globos de nuestra cadena como Dvípas,y la Tierra se llama Jambudvípa.(IL II 276. DP 4-5.) Cada uno de los 7 globos, al ser un planeta separado y distinto, puede considerarse que tiene una ubicación definida en el espacio, girando en torno alsol, o dependiendo, en algún sentido de éste.El estudioso deberá observar y advertir las diversas clases de matices utilizados paradesignar los diferentes órdenes de materia, pues aquéllos serán empleados en todo estelibro, donde sea conveniente, a los fines en cuestión.Debido a que el ser físico es el más denso, se lo representa con líneas cruzadas. Como el'astral está entre el físico y el mental, se refleja con líneas inclinadas a 45 gradosrespecto del horizontal; el mental inferior está representado por líneas verticales; elmental superior por líneas similares aunque más separadas.La materia búddhica es indicada por líneas horizontales punteadas, y la materia átmica por líneas verticales punteadas.( IL II 275:.276. ) No nos resulta fácil asignar significado alguno a la idea de un planetaubicado sobre planos tan elevados como el nirvánico (átmico) o búddhico, y quizásestemos escasamente justificados en la utilización del término. Todo cuanto se quieresignificar es que hay cierta ubicación en el espacio donde la evolución de ciertos gruposde entidades tiene lugar a través de medios que operan en aquellos elevados niveles.
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->