Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Koch- Retorno Al Micro-relato Algunas Consideraciones

Koch- Retorno Al Micro-relato Algunas Consideraciones

Ratings: (0)|Views: 34 |Likes:
Published by Miliett Alcántar

More info:

Published by: Miliett Alcántar on Jul 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2013

pdf

text

original

 
revista electrónica de teoría de la ficción breve
20
http://cuentoenred.xoc.uam.mx
Derechos Reservados
Retorno al micro-relato: algunas consideraciones
Dolores M. Koch
Carente de sanción crítica, la minicción es un sub-género experimental del cuento quese ha extendido agrestemente y, casi pudiéramos decir, alegremente por los campos literariosdurante el siglo XX, practicado aun por escritores que se han hecho de nombre en otros géneros.La lista de adeptos es extensa. La tendencia al cuento corto no es precisamente una novedad en laliteratura mundial, dado su origen oral, pero por razones que no es fácil precisar, en este sigloorece con más vigor en países hispanoamericanos.Conviene recordar que los estudios críticos no crean las pautas: más bien observan laproducción literaria, estudian sus rasgos, y la clasican para facilitar su estudio. La variedad quehay de minicciones y su abundante producción, a pesar de una existencia que pudiéramoscalicar de bastarda, demandan una mayor atención crítica. Considero todavía completamenteválida mi propuesta original de hace casi veinte años y también las que le siguieron. Es miintención ahora dar una ojeada un poco más amplia a la minicción en general con el propósitode aclarar las diferencias entre dos de sus variantes, el minicuento y el micro-relato, diferenciasque me pareció percibir entonces y que motivaron mi primera propuesta.A pesar de los numerosos estudios y antologías publicadas desde entonces, lo cual mecomplace muchísimo, convendría aclarar algunos puntos, pues parece que los estudiosos de lamateria no han podido lograr un consenso al respecto, y la confusión se repite y perpetúa.Además, si consideramos el minicuento como un cuento muy corto, ¿qué son el resto de
D. Koch El Cuento en Red
Retorno al micro-relato...
No1: Primavera, 20002las minicciones? No intento contestar esta pregunta, pero un repaso básico de las miniccionesnos pudiera llevar a una mejor denición del micro-relato y de las diferencias que lo distinguen.Debido a la popularidad del minicuento, trataremos también de puntualizar las características quelo diferencian del micro-relato.Hacia una breve tipología de las prosas brevesAlgunas minicciones simples pueden identicarse con relativa facilidad: el poema enprosa, la anécdota, la viñeta, la parábola, el aforismo, el epigrama—aunque no hay rigidez en suslímites. ¿Quién puede negarle carácter narrativo de minicción al que ha llegado el siguienteaforismo, independientemente de su origen:
 
revista electrónica de teoría de la ficción breve
21
http://cuentoenred.xoc.uam.mx
Derechos Reservados
 
El amor y el interés se fueron al campo un día, y pudo más el interés que el amor que le
tenía
En general, tanto el poema en prosa como la viñeta carecen de verdadero nudo ydesenlace, y aunque se los presente a veces como minicuentos, no lo son. Pintan un cuadroemotivo o pintoresco, como una pincelada impresionista, sin esa tensión y golpe de gracia nalque esperamos de un cuento. La anécdota y el chiste poseen menos literariedad y con frecuenciaincluyen el diálogo como recurso estilístico. Por utilizar los mismos elementos estructurales y de
El Cuento en Red D. KochNo1: Primavera, 2000 Retorno al micro-relato...
 3
estilo, grupos de minicciones pueden aparecer en serie, aunque sean autosucientes. Estosson los denominados fractales por el crítico mexicano Lauro Zavala (1998).Existen también unas prosas breves que no cumplen con los parámetros establecidos parael cuento, pero que en conjunto se iluminan y amplían sus signicados unas a otras. Son prosasbreves concatenadas o articuladas. Gabriela Mora las llama cuentos cíclicos o integrados(1994).Como ejemplo de estos relatos relacionados entre sí tenemos la conocida Historia de cronopios yde famas (1962) de Julio Cortázar. Otro ejemplo es Rajatabla (1970) de Luis Britto García. Portener el mismo ambiente o personajes comunes, integran una totalidad como un mosaico ypueden llegar a formar novelas fragmentadas, para seguir la nomenclatura de Juan ArmandoEpple. Rayuela (1963), también de Cortázar, puede servir de ejemplo.Como en todo subgénero experimental no denido, hay minicciones que resultaninclasicables. Hay además cierta tónica subversiva y un afán de originalidad en este desacato delas formas literarias convencionales. Pudiéramos llamar a estas prosas o narraciones brevesminitextos, o textículos. No son cuentos propiamente dichos; cabalgan de un lado y otro de lasfronteras de los géneros tradicionales. A veces hay en ellos acción y personajes, a veces diálogo,o se asemejan al ensayo, creando un ambiente poético o una expresión personal. Como ejemplopodríamos considerar algunos relatos breves de Carlos Díaz Dufoo (hijo), Conrado Nalé Roxlo,José Pedro Díaz, o Julio Miranda. La lista es extensa.
D. Koch El Cuento en Red
Retorno al micro-relato...
No1: Primavera, 20004Otros minitextos se acercan más a la semblanza, el cuadro, la estampa de la época, oemprenden un juego atrevido de palabras, como los del escritor venezolano Oswaldo Trejo. Hade estudiarse cada relato breve en particular, pues aun los recogidos en un volumen por su autorpresentan gran variedad. No sólo no hay parámetros establecidos, ni siquiera tienen un nombre
 
revista electrónica de teoría de la ficción breve
22
http://cuentoenred.xoc.uam.mx
Derechos Reservados
denido. Recordemos la famosa frase de Jorge Luis Borges al respecto de que un soldado nuncasabe el nombre de la batalla en que muere. En general, pudiera añadirse que los autores de estasy otras minicciones no tratan conscientemente de establecer un nuevo subgénero. Al contrario.Su intención parece originarse precisamente en un impulso opuesto: el de no acatar lastradiciones literarias en un afán subversivo de originalidad, resistiéndose a todo tipo declasicación y encasillamiento.Violeta Rojo le adscribe a la minicción un carácter proteico que lo inscribe como géneroexperimental (1998:116). Hay otras minicciones que carecen de carnet de identidad. Esnecesaria una taxonomía que revalide su existencia y sus méritos, y haga posible realizar suestudio sistemático. En mis trabajos anteriores sólo me dediqué a estudiar una variedad, la quellamé micro-relato para distinguirla del cuento. Creí innecesario ahondar en la denición delminicuento, pues era obvia la diferencia primordial, su extensión, entre cuento, minicuento ymicrocuento—o cuento, cuento corto y cuento ultracorto, si seguimos la nomenclatura de LauroZavala (1996). Sus estructuras abreviadas parecen responder a las deniciones ya establecidaspara el cuento que nos han provisto, hace ya mucho tiempo, maestros del cuento como EdgarAllan Poe, y para nuestras literaturas, Horacio Quiroga y Julio Cortázar.
El Cuento en Red D. KochNo1: Primavera, 2000 Retorno al micro-relato...
 5
A través de la historia, el cuento ha sido la narrativa más elemental, cuyo origen oraltradicional le permite pasearse de una cultura a otra, de un idioma a otro, de un siglo a otro. Cadaépoca lo colorea según su visión del mundo y lo arma de los recursos literarios en voga. Pero suestructura básica no ha cambiado.Un problema a resolver es comprobar si la estructura del minicuento sigue o no las pautasestablecidas por el cuento. Otro asunto a dilucidar es la diferencia entre cuentoy relato. Esto esnecesario si queremos decantar el cuento del llamado micro-relato. Por breve que sea, elminicuento consta, al igual que el cuento, de una exposición o introducción, un nudo o situaciónconictiva, y una acción o suceso concreto que constituye el desenlace. Debido a los recursosestilísticos empleados para lograr la brevedad, algunas de estas etapas sólo se sugieren. Laexposición nos dará una idea de la ubicación del narrador o del personaje, esto es, su identidad,localidad y tiempo histórico. El nudo o conicto apuntará a su situación o disyuntiva, y eldesenlace resolverá esa situación por medio de un suceso o acción concreta.Como ejemplo podríamos mencionar “El juicio”, de Gabriel Jiménez Emán:Se encontraba en medio del tribunal, todas las miradas de los jueces clavadas negramenteen él. Esperaba la sentencia. —Lo condeno a vivir para siempre —dijo uno de losesqueletos (1993:27).

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->