Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
5Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Miguelito Online 2 - Julio 2011

El Miguelito Online 2 - Julio 2011

Ratings: (0)|Views: 1,281|Likes:

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/16/2011

pdf

text

original

 
JRME
Edición
Online
N° 2 - 2a quincena de Julio 2011
 
Director
Carlos M.
Colaboradores
SimónJRME Santiago
Publicación ocial de la
 Juventud Rebelde Miguel Enríquez 
- JRME 
Contacto
:
elmiguelito@mir-chile.cl jrme@mir-chile.cl
www.mir-chile.cl
EdiciónOnline
Online
“Queremos una Universidad nueva que haga en el campo de la cultura l que en el de la producción harán las fábricas del mañana..” 
 Julio Antonio Mella
Julio
Número 2
 Julio 2011Año 1
Las últimas semanas de movilizaciones tuvieroncomo protagonistas a la CONFECH y los rectores delCRUCH. Estos últimos, por haberse adelantado a laCONFECH y entablar negociaciones con el gobiernoacerca de algún acuerdo mínimo que hubiese bene-ciado sólo a las universidades tradicionales. O másbien a sus rectores y administrativos.Esta jugada tenía como objetivo, por parte del gobier-no, atacar un anco débil del movimiento estudiantil,que es el saber buscar las alianzas necesarias parafortalecer la movilización. El tiempo claramente nosha demostrado que los rectores no son de ar, porqueno están comprometidos con una educación estatal ygratuita, y al primer ofrecimiento se rinden de rodillas.El error desde los estudiantes fue el no haber presio-nado desde el inicio al CRUCH y haber amarrado a losrectores a algún acuerdo antes de que se sentaran anegociar unilateralmente. Este error fue aprovechadopor el gobierno que, sabiendo que la CONFECH inten-taría por todos los medios bajar al CRUCH de las nego-ciaciones (cuestión que ocurrió tardíamente), mostróa la prensa el acuerdo como un triunfo de losestudiantes, con los rectores intercediendo.Finalmente, gracias a presiones internas, el CRUCHrmó un acuerdo mínimo con la CONFECH quecontempla algunos puntos que cualquier progrequisiera implementar.A comienzos de la semana todos fuimos sorprendidoscon el cambio de gabinete que dejó fuera de su cargode ministro a Joaquín Lavín, que durante las moviliza-ciones se caracterizó por un pobre manejo mediáticoy una nula comprensión del movimiento estudiantil,acusando de ideologización, violentismo y demasesadjetivos de baja calidad argumentativa. Esto le sirvióal gobierno (y sobre todo a Piñera) para limpiar suimagen y reforzar el gabinete con pesos pesados de laderecha. Pero también descomprimió la presión quetenía desde los estudiantes. Sobre todo después deque se levantaba desde diversos sectores, incluso dela izquierda, que un objetivo del moivmientoestudiantil era calicar a Lavín como interlocutor noválido. De esta manera se logró que muchos estudian-tes bajaran la capacidad de lucha creyendo que lasalida del ministro fue un triunfo. ¡Nada más alejadode la realidad! Esos mismos sectores del movimientoestudiantil son los que se llenan la boca sobre elcarácter empresarial del gobierno. ¿Acaso esperabanque saliendo Lavín pusieran a un dirigente estudian-til? ¿O tal vez un renombrado progre, de esos queahora presentan proyectos para renacionalizar elcobre, para hacer plebiscitos y estatizar la educación,luego de haber parasitado 20 años en el gobierno?Este aparente triunfo debe mantenernos cautelosos.La capacidad que tienen los oportunistas de arrogar-se triunfos ajenos es la cualidad perfecta que en estosmomentos les sirve para aniquilar políticamente alcandidato presidencial de la derecha (Lavín) ycatapultar a sus candidatos para las próximas eleccio-nes municipales utilizando el descontento que handirigido los estudiantes contra la educación demercado.Las actuales discusiones, tanto entre secundarioscomo universitarios, giran alrededor de cómo reagru-par fuerzas, mantener la movilización activamente yseguir avanzando. Ese avance debe necesariamentecontemplar la unión de todos los sectores socialesposibles, de acuerdo a las capacidades de cada uno,para golpear unitariamente a un gobierno que dejarastros de desesperación. El desgaste no sólo losufren los estudiantes, también el gobierno que no hapodido frenar efectivamente las movilizaciones.Como contrapropuesta al GANE, se comienza ahablar, desde las dirigencias de la CONFECH, Colegiode Profesores y secundarios (CONES) de un “AcuerdoSocial por la Educación”, buscando sumar a otrosactores sociales a las movilizaciones. Esperemos quela pelea por lograr ese acuerdo realmente involucre ala sociedad entera, que pueda expresarse con unplebiscito vinculante, y que no sea una herramientamás de los burócratas de siempre para utilizar lamovilización para dejar bien parados a sus partidos ynegociar migajas como nos tienen acostumbrados.
LAS PRETENDIDAS SALIDAS DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL
 
Online
Edición N° 2
Por JRME Santiago
Las tareas de los estudiantes secundariosy la importancia de laorganización
Tan importante como la movilizaciónefectiva y de propuestas radicales, es laorganización. Esta frase casi de cliché, quese podría encontrar en cualquier manual deizquierda, es la que hoy le pesa a losestudiantes secundarios, por lo menos acáen Santiago. Aunque a veces reproducir lafrase puede ser más fácil que ponerla enpráctica. Y eso es lo que ha quedado enevidencia, luego que tras semanas de paroy tomas, los secundarios todavía no apare-cen organizadamente agitando sus deman-das, pese a que son el sector social que enlos últimos años ha demostrado ser el quemás masivamente se vuelca a las calles conunos niveles de agitación y conciencia queno se ven en los universitarios.Las últimas apariciones mediáticas quetratan sobre el movimiento estudiantil hantenido como principales actores a universi-tarios (especícamente la CONFECH),rectores y al gobierno. Hasta el Colegio deProfesores (aunque lo correcto sería hablarsólo de sus dirigentes) se ha mostrado másque los secundarios que, como siempre haocurrido, parecen ser la carne de cañón delos politiqueros y no los que realmenteguían sus propios procesos. Gran culpa deello tienen los burócratas con los que lossecundarios deben convivir y los operado-res que a lo largo de años han domesticadoa los secundarios para salir a las calles, paraterminar negociando por ellos. Perotambién debe haber autocrítica, y en eseplano el movimiento secundario ha pecadode espontaneísmo y voluntarismo. Estoquiere decir que ha antepuesto la efectivi-dad de sus métodos y la efectividadmediática (algo que los medios de comuni-cación también explotan) por sobrecuestiones de importancia trascendentalpara el movimiento, como lo son las quereeren a la organización. No la organiza-ción para salir a una marcha o tomarse unliceo, cosas que este año se han hechohasta por Facebook, sino una organizaciónpermanente en el tiempo, que reúna todoslos esfuerzos aislados y centralice la luchapara lograr una mayor efectividad políticaque logre enfrentar al gobierno y lospartidos dominantes unitariamente.
Es lo que hay 
A nivel metropolitano la cosa no anda bien.A la falta de organización se le suma la faltade unidad y la presencia de “enemistades”entre las diversas organizaciones queexisten. Todas ellas se han caracterizado porla poca inclusión, representatividad o comose le llame, y por lo mismo cada vez más segenera un rechazo hacia las mismas. Lo quesus dirigentes todavía no han entendido, esque ese rechazo se convierte fácilmente enuna adversión hacia la organización engeneral, cuestión fatal para los objetivosque hoy se plantea el movmiento.Aquellas organizaciones, con todos susdefectos y virtudes, que han “liderado” (lascomillas van porque ya dejamos sentadoque lo que hace falta es justamente eso,liderazgo y conducción de las movilizacio-nes) el movimiento secundario en Santiagoson la ACES y la Asamblea Metropolitanaque pertenece a la CONES (CoordinadoraMetropolitana de Estudiantes Secundarios).La notoria falta de conducción y organiza-ción ha provocado la débil inserción quehoy tienen las organizaciones de lossecundarios dentro del movimientoestudiantil en general.
La otra cara de la organización secundaria
Por otro lado, de manera mucho másinvisible para los medios que necesitancaras visibles no importando su representa-tividad, han surgido en toda la regiónorganizaciones comunales al calor de lasmovilizaciones, aunque algunas existíandesde antes como es el caso de Maipú y laOEM (Organización de Estudiantes deMaipú) y la FES -D en Peñalolén, Macul, laReina y Ñuñoa.La necesidad urgente de organizarse paraenfrentar la movilización ha sido asumidapor los estudiantes que se organizancomunalmente, para darle una proyecciónpermanente en el tiempo y un trabajoterritorial, más directo y democrático, a susorganizaciones. Cabe mencionar tambiénque la falta de experiencia en esta forma detrabajo también ha producido que secometan errores y retrasos, todos ellosesperables y que sirven para ir recogiendola experiencia necesaria que fortalezca estasorganizaciones.La complejidad del movimiento secundarioestará en cómo organizar la fuerza acumu-lada luego de las movilizaciones y darlepermanencia en el tiempo y una orgánicademocrática. Por su forma de organización,el gran desafío de las organizacionescomunales en la actualidad es efectivamen-te lograr un trabajo representativo de todala comuna y agrupar a todas las comunalesde la región, logrando la unidad y lademocratización que tanta falta le hace almovimiento secundario para triunfar.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->