Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Para El Camino,Sentidos de La Oración 3443

Para El Camino,Sentidos de La Oración 3443

Ratings: (0)|Views: 2,242|Likes:

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
Para el camino N°1
Guía N° 1
LOS SENTIDOS EN LA ORACIÓN
1
Aprender a orar no es una tarea que dependa exclusivamente decada persona. Orar es una de esas cosas que nos superan. Noaprenderemos a orar más y mejor porque nos esforcemos enaplicar técnicas ni siquiera en “meterle más horas”.Aprender a orar tiene mucho que ver con el gran maestro de laoración que es el Espíritu de Jesús.Pero este Espíritu pide nuestra colaboración y que pongamoslos cinco sentidos en aquello que hacemos para que realmentesea una obra humana consciente, pensada.Se nos va la vida haciendo cosas, sin profundizar las cosas. No sési alguna vez has tenido la suerte de descubrir la profundidad quehay detrás de las cosas sencillas que hacemos todos los días,muchas veces sin darnos cuenta. Es un descubrimiento precioso.Estos siguientes cinco artículos son una invitación a prepararse a laoracn desde los cinco sentidos tradicionales (inicialmenteenviaremos sólo dos). Se trata de una puerta inicial que tenemosque abrir para que pueda pasar toda la riqueza que Dios nos quierecomunicar y para que seamos conscientes de toda la realidad quesomos y a partir de la que tenemos que dirigirnos a Dios.Su estructura es sencilla: una primera parte del artículo estádedicada a una sencilla reflexión sobre cada sentido (mirar,escuchar, tocar, hablar, callar); sigue una segunda parte de losejercicios en donde se pone en práctica la teoría, sea de forma personal o en grupo. Se trata de sugerencias sencillas, perollenas de cercanía y vida que pueden ayudar a los grupos a dar  profundidad y a disponer para un diálogo más fluido. Tambiénaportaremos otras ayudas para la oración diaria
1
 
Tomado del Libro: “Iniciar en la oración”, de Dolores Alexaindre y TeresaBerruela, Edit. CCS, Cuadernos Proyecto Catequista 1
1
 
Para el camino N°1
1. EN LA ORACION: SABER MIRAR
Orar desde nuestro ser 
Estos pretenden ser una «escuela de oración». Nacen delconvencimiento de que nadie es maestro de oración para en-señar a otros: sólo Jesús sabe el Secreto de cómo dirigirse alPadre. Pero los hermanos si podemos empujarnos tímidamenteunos a otros, podemos darnos la mano y acercarnos juntos a El para decirle como los discípulos: “Enséñanos a orar”.• «El reino de los cielos se parece a un hombre que encontró untesoro», decía Jesús. Cuántas veces he imaginado la historia deese hombre que tenía arrendado aquel campo hacía años, ibaallí cada día y lo trabajaba. Sembraba la simiente arrancaba lasmalas hierbas y luego se sentaba en alguna sombra y seenjugaba el sudor. Le era tan familiar aquella tierra tenía tan poco misterio para él aquel paisaje áspero hecho de sol yviento, de piedra y surcos…Y de pronto, un día, inesperadamente, cuando cavaba hondo para arrancar una raíz profunda, el asombro, la sorpresa, eldeslumbramiento: aquel tesoro llevaba años junto a él ¡y él nolo sabía!• Algo parecido nos puede ocurrir con la oración: hemos sentidosu llamada, lo hemos intentado muchas veces y quizás noshemos desanimado. «Es difícil». “no se cómo hacer”, “no tengotiempo”, “no encuentro un lugar tranquilo”, “no consigoconcentrarme”... Y es que buscamos el tesoro lejos de nuestrocampo, lejos de nuestra vida. No acabamos de creer que eltesoro está ahí, en el fondo de nuestro ser, que estamos “habi-tados” por la oración y que bastaría templar nuestros sentidos,como las cuerdas de una guitarra, para empezar a sentir surumor.• Buscamos en los libros cómo aprender a orar, lo consideramosuna «asignatura difícil» del cristianismo y olvidamos lo mássencillo, lo más original: que la oracn es, ante todo, unencuentro de persona a persona y que nos bastaría revivicualquiera de nuestras experiencias profundas de relación parasaber cómo orar.Un encuentro está hecho, de deseo y palabra y ésa si esnuestra tierra. De eso sí sabemos, eso está a nuestro alcance.
2
 
Para el camino N°1
Aquel que es un «experto en humanidad», aquel que sabe mirar,sentir, callar, decir, escuchar, ése es el que puede ser “expertoen oración”• Por eso vamos a intentar aprender a orar sin salir de nuestratierra. Vamos a despertar las posibilidades de orar que estándormidas en nosotros, vamos a meter el hilo de la oración en eltejido de nuestra vida.Vamos a intentar hacer camino en compañía, atentos al ruidoleve de unas pisadas junto a nosotros, al tono de una vozfamiliar, la gesto de unas manos que parten el pan. Solo así seabrirán nuestros ojos, reconoceremos al caminante que nosacompaña y entenderemos por qué nuestro corazón presentía su presencia. Y es que estábamos junto al tesoro secreto que seesconde en nuestra vida y, Jesús mismo dijo, donde está nuestrotesoro allí esta nuestro corazón.
 Aprendemos a orar con la mirada
“Vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno” (Gn1,31). Da un paseo contemplativo por alguno de tus recorridoshabituales o por el campo, haciendo como un rastreo en buscade la bondad y de la belleza ocultas en todo lo que existe. Miraatentamente las personas, las cosas, la naturaleza y repiteinternamente: “Vio Dios que todo era bueno». Fíate más de lamirada de Dios que de la tuya, déjale educar tus ojos y hacerloscreyentes.Lee en Mc 10 46-52 el relato de la curación del ciegoBartimeo como si lo escucharas por primera vez. Párate en cadamomento de la escena, trata de imaginarla, de verlainteriormente. Siéntate como aquel ciego sentado al borde delcamino. Oye el murmullo de la gente, presiente la cercanía deJesús, grítale desde el fondo de tu corazón: “!Ten piedad demi!”. Deja que todo tu ser se ponga a gritar: “!Señor, que vea!”Siente las manos de Jesús sobre tus ojos: déjate curar por lafuerza de esas manos que pueden inundarte de luz. Quédateunos momentos en un silencio lleno de agradecimiento.Toma el Evangelio de Marcos 6, 34. Jesús ha bajado de la barcay al ver a la gente, se ha llenado de compasión porque estáncomo ovejas sin pastor. Mézclate con aquella gente, siénteteenvuelto en la mirada cargada de ternura y de acogida de Jesús. No te hace ningún reproche no te señala nada negativo, no te
3

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->