Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
65Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
10 Enfermedades Respiratorias Bovinas

10 Enfermedades Respiratorias Bovinas

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 23,473|Likes:
Published by Axoncomunicacion

More info:

Published by: Axoncomunicacion on Sep 21, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/09/2013

pdf

text

original

 
 En su aparición y desarrollo inuyen actores rela-cionados con los microorganismos, pero también otroscondicionantes relacionados con los animales, como laedad o el estatus inmunitario individual, y con el am-biente en el que viven y el manejo al que están someti-dos (hacinamiento, temperatura y humedad ambiental,etc.). Para establecer una estrategia que nos permitaprevenir de manera efcaz el desarrollo de la enerme-dad, debemos implementar medidas para optimizar laalimentación, especialmente los micronutrientes, dismi-nuir el estrés, reducir la entrada de animales, mejorar lascondiciones de transporte y las prácticas de recepciónen cebaderos, establecer procedimientos sanitarios, queincluyan programas vacunales, e incrementar la ventila-ción al mismo tiempo que procuramos disminuir la den-sidad de los animales.Aunque el ganado bovino de cualquier edad y bajoun gran cantidad de circunstancias es susceptible de pa-decer problemas respiratorios, éstos se muestran con másrecuencia y gravedad en animales jóvenes. Las inec-ciones por agentes respiratorios en los terneros puedenpresentarse en orma de enermedad clínica o manies-tarse ocasionando un mal estado general sin que exis-tan síntomas específcos. Sin embargo, en ambos casospueden producirse pérdidas económicas considerables,incluso aunque la mortalidad no sea muy alta, debidoa la disminución de la ganancia de peso diaria, el au-mento del índice de conversión del alimento, el sacrifcioprematuro de animales enermos crónicos y los costesdel tratamiento veterinario. En cebaderos, es crítico elmomento de recepción de los animales. Tanto el grupode nuevos animales, como los que ya están presentes enel cebadero, pueden vehicular diversos microorganismosa los que ambos se verán expuestos.
 Rinotraqueitis Infeiosa Bovina (IBR)
 Las implicaciones económicas de la rinotraqueitisinecciosa bovina van más allá de las que se derivan dela acción patógena del agente causal: participación del virus del IBR en el síndrome respiratorio, disminución
Bajo la denominación de Síndrome Respiratorio Bovino se incluyen unconjunto de enfermedades respiratorias del ganado vacuno provocadaspor diferentes agentes infecciosos: virus y bacterias fundamentalmente.Normalmente los virus inician el proceso, que posteriormente se puedecomplicar con una infección bacteriana, aunque en ocasiones la acciónconjunta de distintos microorganismos desencadena la enfermedad.
 Enfermedades Respiratorias Bovinas
Antonio Jiménez, Veterinario
El primerpaso para elcontrol deenfermedadeses minimizarla mezcla y elmovimientode animalesEn cebaderos, es crítico elmomento de recepción de losanimales. Tanto el grupo denuevos animales, como los que yaestán presentes en el cebadero,pueden vehicular diversosmicroorganismos a los que ambosse verán expuestos.
 Revisión
 
nº 10
transitoria de la producción láctea durantela inección aguda y problemas reproduc-tivos. Los países o regiones europeas, conpresencia de IBR en sus rebaños, tienenrestricciones de comercio e intercambiode animales vivos con aquellas zonas li-bres del virus en el seno de la Comunidad Europea. Asimismo, esta enermedad estásujeta a control y/o erradicación en mu-chos de estos países. La vacunación con vacunas marcadas y las medidas de biose-guridad eectivas contribuyen a conseguirel estatus de libre de IBR. En la actualidad, el 70% del censo deganado vacuno de la Unión Europea está enpaíses libres de IBR o que están llevando acabo planes de erradicación. En nuestro paísla inección está ampliamente distribuida.Aproximadamente un 30 % de los rebañosson seropositivos, en los que la seropreva-lencia individual oscila entre el 10 y el 40%.Sólo el Principado de Asturias ha estableci-do acciones para intentar la erradicación dela enermedad, prohibiendo la aplicación de vacunas convencionales de IBR a los anima-les que estén incluidos dentro de cualquierAsociación de Deensa Sanitaria. En el restode España existen distintas iniciativas priva-das, promovidas desde asociaciones de raza,ADSs, etc. El IBR es una enermedad inecciosaproducida por el Herpesvirus bovino tipo 1.Aunque existen dierentes ormas clínicasde presentación, los síntomas respiratorios y las lesiones en las vías altas (febre, con- juntivitis, tos, lagrimeo y descarga nasal)son las maniestaciones más típicas, juntocon la disminución de la producción leche-ra y la pérdida de peso. Existe una gran variación en cuanto a la severidad de lossignos clínicos en unción, undamental-mente, de la edad del animal –en ganadobovino adulto el IBR normalmente cursacon procesos leves e inaparentes, sin em-bargo, pueden observarse signos clínicosmás severos en terneros mayores de seismeses- y de las complicaciones bacteria-nas secundarias. Tras la ase aguda de laenermedad, que normalmente persistedurante 5 a 10 días, la mayor parte delos animales se recuperan, pero si existencomplicaciones bacterianas secundarias elcurso del proceso puede prolongarse en eltiempo, ocasionando graves neumonías eincluso en un 10% de los casos la muertedel animal.Cuando la presentación es genital apare-cen lesiones locales en la vagina y el pene a los2 ó 3 días de la monta. También son habituales
Enfermedades respiratorias Bovinas
Factores predisponentes en el Síndrome Respiratorio BovinoHOSPEDADORAMBIENTE
1. Las características fisiopatológicas, histológicas e inmunológicas del aparatorespiratorio de los bóvidos determinan la existencia de una cierta propensión deespecie al desarrollo de cuadros respiratorios.2. El Síndrome Respiratorio Bovino se presenta con más frecuencia y gravedad en losanimales jóvenes.3. Ciertas razas productoras de carne, sobre todo razas culonas, se encuentranespecialmente predispuestas.4. El estatus inmunitario individual. La inmunidad es adquirida individualmente,específica y dependiente de la antigenicidad y virulencia del agente infeccioso.5. El estatus inmunitario de la explotación determina qué proporción de los efectivosson, en un determinado momento, susceptibles a la infección por un determinadoagente infeccioso. El status inmunitario colectivo estará condicionado por las prácticasde entrada/ salida de animales de la explotación, así como por la magnitud y duraciónde la inmunidad individual.1. El papel desempeñado por el entorno depende en gran medida de la virulencia delagente primario.2. El mantenimiento de una excesiva densidad de animales favorece la presentación delsíndrome, especialmente las infecciones bacterianas secundarias.3. El alojamiento de los terneros en las proximidades de las vacas adultas contribuye a ladiseminación de la infección.4. La existencia de abrevaderos y comederos compartidos constituye otro factor deriesgo.5. Las variaciones de temperatura o una excesiva humedad o sequedad del airepredisponen al desarrollo de cuadros respiratorios.6. Una ventilación insuficiente afecta al control de la temperatura y la humedad, perosobre todo implica una mala eliminación de los aerosoles que vehiculan los agentesinfecciosos. También condiciona la mayor o menor presencia de distintos gasesnocivos.7. La no realización de vaciados sanitarios periódicos y la continua introducción en laexplotación de animales de procedencia diversa aumentan la incidencia de diversosprocesos infecciosos.8. Factores estacionales, como cambios climáticos y cambios en la alimentación de losanimales, pueden condicionar un brote de esta enfermedad.9. También son determinantes ciertos factores nutricionales: un encalostrado deficiente,los estados de malnutrición y el estrés generado si existe competencia por la comida.
Factores de riesgo parala seropositividad aherpesvirus bovino 1:
La reposición con animales ex-ternos. Las compras siempre su-ponen un actor de riesgo inde-pendientemente del tamaño dela ganadería, aunque parece queson más determinantes en gana-derías de hasta 50 animales.El tamaño del rebaño. Si éste espequeño, el riesgo se reduce yaque el número de animales sus-ceptibles durante el año es menor y la inección puede no persistir. La ropa y calzado del personal,que trabaja o visita la granja.Los toros tienen más riesgo deser seropositivos que las vacas ylos animales de más edad que los jóvenes.
 
los trastornos de tipo reproductivo, como abortos y proble-mas de inertilidad, caracterizada por repeticiones de celo. Elaborto puede producirse en cualquier ase de la gestación,pero es más recuente en el último trimestre. En la orma respiratoria, el virus se elimina con lassecreciones respiratorias y conjuntivales, y se transmite di-rectamente por aerosoles o contacto, o indirectamente,mediante agua o alimentos contaminados. En la presenta-ción genital la transmisión tiene lugar en el momento de lamonta, este aspecto de la enermedad se manifesta, sobretodo, en los rebaños con monta natural y en extensivo. Elsemen congelado proveniente de toros inectados puedeser también un medio de diusión de la enermedad. Después de la replicación vírica en las células epi-teliales de las mucosas respiratoria o genital, el virus seestablece en las neuronas sensoriales. Todo animal quehaya surido una inección, o que haya sido vacunadocon cepas vivas, puede quedar como portador latente del virus, en ocasiones de por vida. Cualquier situación deestrés -como el transporte, el parto o el hacinamiento-,las inecciones por otros virus y bacterias, y el tratamientocon corticoides, pueden reactivar la inección y restablecerla excreción del virus. En estas recidivas, muchas veces, losanimales se muestran asintomáticos. Los terneros que son inectados por el virus ma-terno y reciben anticuerpos calostrales no manifestansintomatología clínica ni seroconvierten debido al eec-to de enmascaramiento de la inmunidad pasiva, pero escomún que experimenten inección latente y perma-nezcan seronegativos cuando los anticuerpos materna-les se agoten.
 
 Vaunaión en ebaderos:
 Primera dosis a los 4-6 días de la recepción (si los animales llegan con síntomas respiratorios instaura-remos un tratamiento adecuado y procederemos a su vacunación a los 7-10 días).Segunda dosis a los 21 días.Si los terneros se quedan en la explotación revacunaremos cada 4-6 meses, en unción del estadoepidemiológico del cebadero.
Control y profilaxis Rinotraqueitis InfecciosaBovina:
1) No introducir en la explotación animales sin la previa comprobaciónde que son seronegativos o gE negativos (han sido vacunados con vacuna marcada). Puesto que la inección origina una respuesta enanticuerpos de larga duración, todo animal seropositivo es un pro-bable hospedador latente del virus. No obstante algunos portadoreslatentes del virus pueden ser seronegativos.2) Si no podemos garantizar que los animales provengan de un rebañolibre de IBR, realizaremos una serología en origen y estableceremosun periodo de cuarentena para los animales de nuevo ingreso. Trasdos semanas y antes de fnalizar la cuarentena realizaremos un nue- vo análisis por si los animales estuvieran seroconvirtiendo.3) Separar los animales en producción de los animales de reposición.4) La vacunación es el método más efcaz para controlar el IBR. En losprogramas de erradicación se están utilizando vacunas marcadas quenos posibilitan distinguir entre anticuerpos vacunales y los genera-dos por una inección natural. Los animales que se introduzcan enun rebaño procedente de otro en el que se hayan empleado vacunasmarcadas tienen que ser gE seronegativos (si son gE seropositivossignifcaría que habrían sido inectados con cepas de campo), sinembargo, pueden presentar serología positiva en anticuerpos totaleso por seroneutralización.5) Utilizar semen previamente testado mediante PCR.
 
 Existen en el mercado vacunas inactivadas (no producen inección latente y no se recombinan con cepas decampo) y vivas atenuadas (producen una mayor reducción de la circulación vírica en el rebaño y permitensu aplicación intranasal), convencionales y marcadas. Con las vacunas inactivadas la primovacunación sebasa en aplicar dos dosis separadas con un intervalo de 3-4 semanas y, posteriormente, revacunar semestralo anualmente. Con las vacunas vivas atenuadas se administra una única dosis y se revacuna anualmentecon vacuna viva atenuada o con inactivada. Si se establece un protocolo de erradicación con vacunasmarcadas, la revacunación debe tener siempre una periodicidad semestral.
 Revisión

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->