Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La historia después de Hegel o más allá de Edipo

La historia después de Hegel o más allá de Edipo

Ratings: (0)|Views: 136 |Likes:
Este ensayo propone un ejercicio de lectura, busca completar una especie de triángulo conceptual, para después desconstruirlo: Lacan hizo, desde la dialéctica hegeliana (vértice A), una lectura de la formación del sujeto y su inconsciente –en el estadio del espejo y el complejo de Edipo– (vértice B), mientras que Hegel leyó la historia (vértice C) desde la misma dialéctica; ambas lecturas conforman dos segmentos, AB y AC, de lo que se trata ahora es de bosquejar el segmento BC, es decir, una lectura de la Filosofía de la historia de Hegel a partir del estadio del espejo/complejo de Edipo, en otras palabras, entender la formación de la historia como la formación de un sujeto, bajo la misma lógica fractal en la que la parte (sujeto) replica en cierta medida el conjunto (historia) o viceversa.
Este ensayo propone un ejercicio de lectura, busca completar una especie de triángulo conceptual, para después desconstruirlo: Lacan hizo, desde la dialéctica hegeliana (vértice A), una lectura de la formación del sujeto y su inconsciente –en el estadio del espejo y el complejo de Edipo– (vértice B), mientras que Hegel leyó la historia (vértice C) desde la misma dialéctica; ambas lecturas conforman dos segmentos, AB y AC, de lo que se trata ahora es de bosquejar el segmento BC, es decir, una lectura de la Filosofía de la historia de Hegel a partir del estadio del espejo/complejo de Edipo, en otras palabras, entender la formación de la historia como la formación de un sujeto, bajo la misma lógica fractal en la que la parte (sujeto) replica en cierta medida el conjunto (historia) o viceversa.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: César Alberto Pineda Saldaña on Aug 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/19/2013

pdf

text

original

 
La historia después de Hegel o más allá de Edipo
César Alberto Pineda SaldañaUNAM. Facultad de Filosofía y Letrascesar7alberto@comunidad.unam.mx
Sabelio el Africano, el más sutil heresiarca de todas lasbestias del campo, afirmaba que el Padre era Él mismo Su Propio Hijo. El bulldog de Aquino, para quien palabraalguna será imposible, lo refuta. Bueno: si el padre que notiene un hijo no es el padre, ¿puede el hijo que no tiene un padre ser un hijo?
James Joyce,
Ulises
.
 I.La historia en el espejo
¿Qué es ese ente que se niega a sí mismo, que se transforma y tiene posibilidades más allá de lo queinmediatamente le da la naturaleza?, un ente que sabe que va a morir, que marca su cuerpo, el que llevaropa por encima de la piel que la naturaleza le dio, ¿cómo llega ese ente a decir 
 yo
?, el ente que llega asuponer que el mundo existía antes de su nacimiento y que subsistirá después de su muerte. El hombreexiste en la forma de ser del
 para-sí 
, autoconciente y capaz de acción sobre sí mismo y el entornodespués de haber nacido como un ente indefenso,
en-sí 
, sin capacidad de acción e inconsciente de su propia existencia. Llega a esa forma de ser a través de un proceso dialéctico, descrito en toda su potencia por Hegel, pero es una dialéctica cuya lógica se encuentra también en la historia de ese ente,en sus procesos culturales, y más allá de estos, en la forma en que la vida misma se desenvuelve –laoruga cuya esencia es negarse a sí misma para llegar a ser mariposa, mediando entre ambas el capullo.La dialéctica para Hegel no es un método sino la naturaleza misma de las cosas.Hay cierta
lógica fractal 
en este planteamiento, el esquema dialéctico se repite de maneraequivalente en las partes de una totalidad, cada individuo particular replica en sí mismo la estructura desu tiempo histórico, de su sociedad; ello está en juego en el marco epistémico de Hegel, en su manerade pensar el mundo, del cuál él mismo forma parte, “como cada uno de sus contemporáneos, Hegel eraun microcosmo, que integraba en su ser particular la totalidad acabada de la realización espacio-temporal del ser universal. Pero él era el único capaz de comprenderse en tanto que esa integridad”
1
. Yesta dialéctica, en su
lógica fractal 
, se encuentra en todos los ámbitos, incluido el sociopolítico, “cada pueblo expresa en su género la humanidad y lo universal; así como las mónadas de Leibniz expresantodo el universo bajo un modo particular, así debemos encontrar en cada pueblo una realizaciónorgánica del derecho absoluto”
2
. De manera similar, el proceso que sigue la dialéctica de laautoconciencia en un individuo particular es estructuralmente equivalente a la autoconciencia de un pueblo.Hegel
descubre
, o es tal vez el primero en manifestar explícitamente que toda formaciónidentitaria, toda posibilidad de decir “yo”
 ,
de ser 
 para-sí,
está necesariamente mediada por un
otro,
“laautoconciencia es la reflexión, que desde el ser del mundo sensible y percibido, es esencialmente el
1Alexandre Kojève,
 La dialéctica del amo y del esclavo en Hegel 
, p. 175.2Jean Hyppolite,
 Introducción a la filosofía de la Historia de Hegel,
 p. 60.
 
retorno desde el ser otro”
3
. Este razonamiento dialéctico sería aplicado por el mismo Hegel a la historiade la humanidad, en ello consiste su Filosofía de la historia, la que busca indagar cómo un pueblo llegaa ser lo que es después de un proceso en el que se niega y suprime conservando – 
 Aufhebung 
 – unestado particular de cosas para pasar a uno nuevo, siempre mediado por una otredad que luego esincorporada o asimilada en alguna manera. Desde el psicoanálisis, Lacan llevaría este mismo esquemaa la explicación de la construcción del sujeto –un proceso en el que entre otras cosas se accede allenguaje, se forma el inconsciente y se puede formar parte de la sociedad a partir de la represión deldeseo unilateral, individualísimo–, esto es posible a partir de considerar al deseo como ordenado de lamisma manera que la dialéctica de la conciencia; en la dialéctica de Hegel la conciencia se planteafuera de sí misma como objeto independiente de ella, pero hay una contradicción pues también esdependiente (al ser la conciencia sujeto), la conciencia sólo es conciencia de sí en el reflejo de eseobjeto (en tanto que otro) en ella misma. Así también, “la
esencia del deseo
sólo surge gracias a estacontradicción”
4
.Dicho lo anterior, este ensayo se propone como un ejercicio de lectura, busca completar unaespecie de
triángulo
conceptual –para después
desconstruirlo
 –: Lacan hizo, desde la dialécticahegeliana (vértice A), una lectura de la formación del sujeto y su inconsciente –en el
estadio del espejo
y el
complejo de Edipo
 – (vértice B), mientras que Hegel leyó la historia (vértice C) desde la mismadialéctica; ambas lecturas conforman dos segmentos, AB y AC, de lo que se trata ahora es de bosquejar el segmento BC, es decir, una lectura de la Filosofía de la historia de Hegel a partir del estadio delespejo/complejo de Edipo, en otras palabras, entender la formación de la historia como la formación deun sujeto, bajo la misma
lógica fractal 
en la que la parte (sujeto) replica en cierta medida el conjunto(historia) o viceversa. Por lo anterior, este ensayo está escrito al menos de inicio en
clave triple,
habráque leer de manera paralela,
al mismo tiempo
, tres líneas conceptuales, cada una correspondiente a losvértices señalados. Antes de avanzar será necesario establecer una mínima caracterización del ánguloB, la formación del sujeto en Lacan, para luego aplicarlo a una lectura del ángulo C.El
estadio del espejo
es un peculiar momento en que, en palabras de Lacan, la cría de hombre,superada en inteligencia por un chimpancé, es capaz de reconocer su imagen en un espejo; iniciacuando aún está poco desarrollada su motricidad y depende de otro para ser alimentado –primerasanalogías: en los pueblos establecidos primitivos habría que pensar en las dificultades para eldesplazamiento, impensable cruzar el mar, y son dependientes de la naturaleza. Este proceso se vive“como una dialéctica temporal que proyecta decisivamente en historia la formación del individuo”
5
,elniño se precipita de la insuficiencia orgánica a la
anticipación,
la función del yo consistirá en unaespecie de ortopédica ante esa insuficiencia y fragilidad –un pueblo que sale de la precariedad einmediatez natural a la formación cultural que implica una mínima conciencia de pasado y futurocolectivo como estrategia para sobrevivir. El momento de conclusión del estadio del espejo inaugura“la dialéctica que desde entonces liga al yo [je] con situaciones socialmente elaboradas”
6
, sale de suegocentrismo inicial para situarse en sociedad, y sólo entonces puede hablarse propiamente de sujeto.Es un proceso análogo al Edipo y se realiza en tres tiempos
7
: al principio hay confusión entre unomismo y el otro, el niño vive y se localiza en el otro; luego descubre que el otro en el espejo no es unser real sino una imagen, con lo que la imagen queda distinguida del otro, de la realidad del otro;
3Georg Hegel,
 Fenomenología del espíritu
, p. 108.4Joël Dor, “Dialéctica de la conciencia y dialéctica del deseo”, en
 Introducción a la lectura de Lacan. El inconscienteestructurado como lenguaje,
 p. 151.5Jacques Lacan, “El estadio del espejo como formador de la función del yo [je]”, en
 Escritos 1
, p. 90.6
 Ibid 
., p. 91.7
Cfr 
. Joël Dor, “Estadio del espejo y Edipo”, en
 Introducción a la lectura de Lacan. El inconsciente estructurado comolenguaje
.
 
finalmente dialectiza los momentos precedentes y adquiere la convicción de que la imagen es suya,con lo que se preforma el
 yo
.El Edipo tambn tiene tres momentos: a) al inicio el niño esprácticamente en unaindiferenciación con la madre, se concibe a sí mismo como lo que supone le falta a la madre –el objetoque satisface la falta del otro, lo cual compone el concepto de
 falo
 –, identificación que elude aún lamediación de la castración; b) aparece la mediación paterna, vivida como prohibición, frustración y privación, con lo cual tiene una función de castrador –la falta de objeto puede ser, en todo momento dela vida, de tres modos: frustración (falta imaginaria de un objeto real), privación (falta real de un objetosimbólico) y castración (falta simbólica de un objeto imaginario)–, el padre surge como un otro, un posible objeto de deseo de la madre,
objeto fálico
, hay una rivalidad imaginaria con él, pero aldesplazar este objeto fálico el niño encuentra la ley del padre, de la cual también depende la madre para satisfacer las demandas del niño. “La dirección del deseo del niño remite inevitablemente a la leydel otro a través de la madre”
8
,somete su deseo a la ley del deseo del otro, de manera que el deseo dela madre depende de un objeto que supuestamente el otro (el padre) tiene o no tiene –esto es el
 falo
 –;el niño promueve al padre al lugar de depositario del falo, este es un padre simbólico que tiene unafunción significante:
 Nombre del Padre
. El niño acepta que él mismo no es el falo y que no lo tiene.Finalmente, c) una vez que el padre es investido con el atributo fálico debe demostrarlo, al ser elsupuesto depositario del falo, lo restablece en el único lugar donde puede desearlo la madre, el niño pasa de la dialéctica del
 ser 
(el falo) a la del
tener 
, ahora podrá codiciarlo donde se encuentra, lo queconduce a un juego de identificación con el padre, a través de las mediaciones anteriores terminadeseando ser como él, como el portador del falo. Es preciso dejar en claro que el falo no es un objetofísico, sino un elemento significante de algo que supuestamente falta, y se le asigna el único lugar  posible, el registro imaginario; de igual manera, el padre no es el padre físico, es eso otro, un tercero, alo que el niño atribuye el deseo de la madre, lo que está en juego son funciones simbólicas, no presencias reales.Establecidos estos pequeños rasgos del estadio del espejo y el Edipo, el siguiente paso esrastrearlos en la Filosofía de la historia de Hegel, desde los pueblos primitivos hasta la realización del
 Absoluto
. En el primer estadio del
 Espíritu
–identificado con África–, “en su primer despertar, elhombre es conciencia natural inmediata, en relación con la naturaleza. Por tanto, prodúcese unarelación entre ambos. Toda evolución supone una reflexión del espíritu sobre sí mismo y frente a lanaturaleza”
9
. Este primer momento equivaldría a la relación de inmediatez con la madre, antes de todo proceso de castración y metáfora paterna, la relación con la Naturaleza se podría leer como proyecciónde la relación con la madre, y toda
evolución
implica, en ambos casos, una separación frente a ella.Los pueblos del
 Espíritu
africano dependen de la naturaleza, cuyos poderes son temidos, pero“estos poderes naturales, el sol, la luna, los árboles, los animales, si bien son para ellos efectivamente poderes, no son poderes que obedezcan a una ley interna, a una Providencia”
. Esta
ley de la Naturaleza
que obedece a un orden misterioso – 
 falo
 – o a la Providencia dictada por Dios sería una proyección posterior de la ley del Padre que no se podría dar aún en este estadio del
Geist 
. En el estadode inmediatez que Hegel adjudica a los pueblos africanos no es posible buscar o considerar que existauna ley detrás de los poderes de la Naturaleza, pues todavía, en esa inmediatez, no se considera que aésta le pueda faltar algo que se adjudique a otro, al padre –Dios. La forma de responder y actuar es lamagia primitiva, “el hombre es señor sobre estos poderes naturales. No hay que pensar aquí en una
8
 Ibid 
., p. 98.9Georg Hegel,
 Lecciones sobre la filosofía de la historia universal 
, p. 163.10
Ibid 
., p. 184.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->