Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Beatriz Preciado Gigantas Casas Ciudades

Beatriz Preciado Gigantas Casas Ciudades

Ratings: (0)|Views: 65|Likes:
Published by Roberto Kruz

More info:

Published by: Roberto Kruz on Aug 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/11/2012

pdf

text

original

 
8 ·
ARTECONTEXTO · DOSSIER
La historia de la ciudad norteamericana moderna podría narrarse a tra-vés de un relato audiovisual inspirado al mismo tiempo por los cuentosde viajes y por las películas de horror y ciencia ficción, un relato de ida yvuelta entre
Attack of the Puppet People
(1958) y
Village of the Giants
(1965). Como Rem Koolhaas sugiere en
Delirous New York 
, a finales delsiglo XIX, el desarrollo de Coney Island funciona simultáneamente comolaboratorio político y como alter-topos de Manhattan, siguiendo una lógi-ca de miniaturización y agigantamiento. Por una parte, las torres
Centenial
y
Beacon
permiten por primera vez a las masas observar latotalidad de la isla de Manhattan a vista de pájaro. Por otra, en un gestoanálogo pero inverso, Coney Island acoge la construcción de
MidgetCity 
, “la ciudad de los enanos”, una ciudad a media escala situada en
Dreamland
, donde “trescientos enanos que estaban dispersos en el con-tinente como atracciones en las ferias locales se ofrecen ahora a la vistacomo una comunidad experimental.”
1
Laboratorio-espectáculo reputadopor su “promiscuidad, homosexualidad y ninfomanía”
2
, Midget City, anti-cipación de los “
 reality shows
” de finales del siglo XX, opera como unespacio fantasmático de retorno de lo reprimido por la moral victorianacuyo
decorum
domina la ciudad de Manhattan. En poco tiempo, esta fic-ción arquitectónico-política será reducida a cenizas por el fuego. A partir de ese momento, Manhattan mismo se convierte en el nuevocentro de invención arquitectónica y de experimentación con la escala
3
.El rascacielos, aspirando a multiplicarse en cada cuadrícula de la retícu-la urbana, asciende como un gigante “irresistiblemente sintético”
4
que sealimenta de flujos de capital. Desde los años 50, la industria cinemato-gráfica hollywoodiense, tomando el perfil urbano de Manhattan comodecorado, despliega de nuevo el juego con la escala en un segundo nivelde representación. El naciente género cinematográfico de la ciencia fic-ción utilizará la confrontación de escalas y tallas como un metalenguajea través del cual representar no sólo las contradicciones internas delnuevo paisaje urbano, sino también el choque político entre los sexos,los géneros, las clases y las razas que el rascacielos pretende escondertras su fachada homogénea.
Gigantismo doméstico
La resistencia política a la reestructuración de los espacios de género yel temor de una invasión por parte de las mujeres del espacio público,considerado hasta entonces como un espacio de producción de mascu-linidad, va a dar lugar en los años 50 a dos representaciones del cuerpoblanco heterosexual y de la arquitectura en términos de escala. Asistimosasí a una miniaturización cinematográfica de los hombres y un agiganta-miento paralelo del cuerpo de las mujeres blancas.
The Incredible Shrinking Man
(1957), ofrece por primera vez en la cul-tura popular americana una reacción en términos de escala frente a lacreciente visibilidad de las mujeres blancas en el espacio público des-pués de la Segunda Guerra Mundial
5
. Invirtiendo la tradicional segrega-ción de género en “separación de esferas”, que definía la feminidadcomo naturalmente interior y doméstica y la masculinidad como tecno-lógica y predestinada al exterior y al intercambio público, la película des-cribe las desventuras de un hombre minimizado encerrado en el espacio
8 ·
ARTECONTEXTO
PorBeatriz Preciado*
GIGANTAS / CASAS / CIUDADES 
Apuntes para un topografía política del género y de la raza 
 
Las películas de Serie Btrasladaron a la pantallael clima de la Guerra Fría
 
doméstico (que ahora representa para él un territorio peligroso) dondeespera su transformación en molécula y su final evaporación, es decir supaso a la invisibilidad material y política.En 1958 el reajuste técnicamente asistido de la escala cuerpo-arqui-tectura cambia de género.
The Attack of the 50-foot Woman
(NathanHertz) narra la historia de Nancy Acher, un ama de casa, solitaria y abu-rrida, que crece desproporcionadamente tras un encuentro con una naveespacial. Efecto de su exponencial corpulencia, Nancy estalla primerolos muros de su casa suburbana destruyéndola, para aplastar despuéscada casa que encuentra a su paso. Recluida como una enferma mentaly perseguida por el ejército como un animal salvaje, la anti-heroína esfinalmente ajusticiada.Mientras que desde presupuestos psicoanalíticos Linda Hart interpre-ta el crecimiento de Nancy como una re p resentación grotesca e histéricade la feminidad en la que “la totalidad del cuerpo se convierte en sínto-m a
6
, Barbara Creed la entiende como un trasunto de la temible “madref á l i c a ”
7
y Ann Kaplan cree ver en ella el re t o rnode lam a d re castradora, al mismo tiempo objeto fóbico ylibidinal, que posibilita y destruye la erección (sexualy arquitectónica) masculina
8
. Me interesaaquí explo-rar esta transformación corporal en relación única-mente con la construcción política de los espaciosdomésticos y urbanos, privados y públicos. A dife-renciade estos análisis, elpresentetexto avanzaunab reve
gigantología política
que pretende interro g a rlas construcciones de género, sexualidad, raza yespacio público a partir del análisis de la re p re s e n t a-ción reciente del cuerpo femenino gigante. Se trataaquí de elaborar una cierta topología del género y dela raza a través de la descodificación del modo enque los signos cuerpo-arquitectura se despliegan yse entrelazan discursivamente.Si desde un punto devista marxista Lefebvre analiza en 1974 la “pro d u c-ción social del espacio”
9
, la aportación de los estu-dios feministas,
q u e e r 
y postcoloniales nos fuerza hoy a pensar en la
 p ro-ducción de género, sexual y racial del e s p a c i o
10
. Por tanto conviene aquí hablar de espacio privado y público como de categorías políticas cons-t ruidas transversalmente a través de relaciones de género, clase, sexuali-dad y raza.Desde este punto de vista, no hay monstruosidad alguna en el cuer-po de Nancy, que guarda sus formas y proporciones. Su gigantismo noderiva, como quisiera Creed, de una patología femenina (histérica u otra),sino más bien de una
enfermedad de lo doméstico
: una reacción corpo-ral y política al confinamiento de la casa unifamiliar suburbana (en conti-nuidad con otras arquitecturas disciplinarias de encierro institucionalmoderno descritas por Foucault, como el hospital, la caserna, la escue-la, la prisión) y a las restricciones propias de la institución del matrimonioy de la heterosexualidad
11
. Angela Davis entiende la producción de lo doméstico y de la figura del“ama de casa” como efectos de una transformación de la estructura delcapital: “Debido a que el trabajo doméstico no generaba beneficios,necesariamente fue definido como una forma inferior de trabajo frente altrabajo asalariado capitalista. Un importante subproducto ideológico deesta radical transformación económica fue el nacimiento de la “ama decasa”
12
. En esta ideología del “ama de casa”, el dispositivo doméstico (suarquitectura, pero también sus reglas de confinación y encierro) funcionacomo un regulador de la visibilidad, como un
velo
13
destinado a controlarla presencia activa y sexual de las mujeres en el espacio público. En esterégimen de espacialización política del género, el abandono femenino delhogar implica la ruptura del espacio doméstico y de la célula hetero-fami-liar, del mismo modo que la entrada de la mujer en el espacio públicosupone una amenaza para la distribución espacial del género en la ciu-dad, una visibilidad excesiva y monstruosa. La emancipación de lasmujeres blancas, en tanto que proceso de des-domesticación, es pre-sentado aquí como una desviación que debe ser contenida jurídica ymédicamente: a través de estrictas leyes anti-divor-cio, de la patologización y del tratamiento de la mas-turbación y de la homosexualidad y de la sedaciónnarcótica del ama de casa
14
. La anti-heroína es vio-lentamente ejecutada porque su crítica de la domes-ticidad pone en peligro las bases que regulan el fun-cionamiento del capital y de la nación durante losaños 50. Frente a la progresiva des-domesticaciónde la mujer blanca, América responde con un aumen-to de la disciplina, de la vigilancia y del control en elespacio público, rearticulando así la relación tradicio-nal entre género y visibilidad.El agigantamiento funciona aquí como alegoríavisual de la crisis de la estructura unifamiliar hetero-sexual y de la arquitectura doméstica en el contextode la ciudad suburbana americana. En esta represen-tación, el devenir-público
15
de la mujer blanca declase media no parece amenazar el tejido urbano,sino simplemente la configuración del espacio doméstico que, comomás tarde pondrán de manifiesto los proyectos feministas de
WomanHouse Project
, Martha Rosler, Ilene Segalove o Louise Bourgeois, seconvierte progresivamente en un espacio de confrontación y resistenciapolítica. Paralelamente, diversas autoras feministas y lesbianas utilizaránla
performance
como instrumento crítico de re-politización del espaciopúblico, así como la re-significación del cuerpo monstruoso (comoSteckel, Sue Williams, Alice Neel o Betsy Damon) como nueva figura delo político.Sin duda influenciada por este nuevo lenguaje visual, pero aún dentrode los cánones normativos de la re p resentación dominante, la trama del
 re m a k e
de
Attack of the 50 Ft. Wo m a n
de 1993 (Christopher Guest y Dary lHannah) se ve ligeramente alterada en términos cruciales para la investi-gación de la relaciónentre domesticidad, espacio público y visibilidad delcuerpo de las mujeres. Antes de comenzar su proceso de cre c i m i e n t o ,
10 ·
ARTECONTEXTO · DOSSIER
¿Cristalización de un deseo o de un temor?

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->