Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Fallo Ventura. C.S.J.N. (2004)

Fallo Ventura. C.S.J.N. (2004)

Ratings: (0)|Views: 1,697 |Likes:
Published by c-carneva
V. 208. XXXVI. RECURSO DE HECHO Ventura, Vicente Salvador contrabando Ccausa n? 9255C.

y

otro

s/

Procuración General de la Nación
S u p r e m a C o r t e :

La Sala "A" de la Cá mara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico, decidió -por mayoría- rechazar el planteo de nulidad formulado por la defensa y confirmar la sentencia del juez de primera instancia que condenó a Vicente Salvador Ventura y a Antonio Gregorio Nicolini po r el delito de con trabando. Contra ese fallo, la asistencia
V. 208. XXXVI. RECURSO DE HECHO Ventura, Vicente Salvador contrabando Ccausa n? 9255C.

y

otro

s/

Procuración General de la Nación
S u p r e m a C o r t e :

La Sala "A" de la Cá mara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico, decidió -por mayoría- rechazar el planteo de nulidad formulado por la defensa y confirmar la sentencia del juez de primera instancia que condenó a Vicente Salvador Ventura y a Antonio Gregorio Nicolini po r el delito de con trabando. Contra ese fallo, la asistencia

More info:

Published by: c-carneva on Aug 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/01/2013

pdf

text

original

 
 
V. 208. XXXVI.RECURSO DE HECHOVentura, Vicente Salvador y otro s/contrabando
C
causa n
?
9255
C
.
Procuracn General de la Nacn
-1-
S u p r e m a C o r t e :La Sala "A" de la Cámara Nacional de Apelaciones enlo Penal Económico, decidió -por mayoría- rechazar el planteode nulidad formulado por la defensa y confirmar la sentenciadel juez de primera instancia que condenó a Vicente SalvadorVentura y a Antonio Gregorio Nicolini por el delito de con-trabando. Contra ese fallo, la asistencia oficial de Venturainterpuso recurso extraordinario, cuya denegatoria -resueltatambién por mayoría- motivó la presentación de esta queja (verfs. 62/67, 68/85, 86 y 87/108).El recurso se apoya en la afectación de la inviola-bilidad del domicilio consagrada por el artículo 18 de laConstitución Nacional, que fue el fundamento del planteo denulidad rechazado por el a quo, y en la arbitrariedad en lavaloración de las pruebas.IEl primer agravio se vincula con el secuestro rea-lizado en la oficina de la calle Maipú 464, piso 6
1
"608" deesta ciudad, el 9 de noviembre de 1984, a las 15.30 horas,durante el cual se incautó una factura emitida por MarcaboS.R.L. a nombre de Convercod S.A. por el traslado de un con-tenedor (ver copia fs. 10/11 de los autos principales). Esadiligencia fue practicada por personal de la AdministraciónNacional de Aduanas sin contar con orden de allanamiento.Tal como surge del acta labrada en esa ocasión, lostres inspectores fueron atendidos por Francisco Eladio Taus,quien manifestó no tener impedimento para que accedieran allugar. Se dejó constancia que estaban allí otras cuatro per-sonas, entre las que se encontraban Vicente S. Ventura, quedijo estar a cargo de la oficina, y Antonio G. Nicolini. Al
 
 -2-
finalizar el procedimiento, todos los presentes ratificaron loactuado y firmaron.Es pertinente agregar que en oportunidad de prestardeclaración indagatoria en la causa n
1
934 del Juzgado en loPenal Económico n
1
7, Secretaría n
1
14, Ventura ratificó anteel juez esa diligencia (conf. referencia en el considerandoIII del primer voto del fallo apelado -fs. 62 vta. de la que-ja- y sentencia dictada en ese proceso, cuya pena resultócomprendida por la unificación practicada en autos, obrante afs. 985/97 del principal -ver en especial fs. 986 vta.-).Así reseñados los antecedentes del caso, adviertoque el agravio de la esmerada defensa pública no puede pros-perar, pues la ausencia de orden de allanamiento no importaper se la afectación de la garantía que asegura la inviolabi-lidad del domicilio cuando, como en el caso, no existen -nihan sido invocados por la recurrente- elementos que permitaninferir que la autorización para ingresar fue prestada bajoalguna clase de coacción y, además, la diligencia fue ratifi-cada en sede judicial.V.E. ha admitido que cuando existe consentimientoprestado sin vicio alguno de la voluntad, es posible que losfuncionarios de la autoridad pública ingresen a un domicilio yefectúen una pesquisa aún sin contar con la orden judicial deallanamiento, sin que ello afecte la legalidad de la dili-gencia (Fallos: 306:1752, considerando 6
1
). Este criterio fuereiterado, en lo esencial, en Fallos: 307:440; 308:733, 853 y2447; 310:85, entre otros.En tal sentido, también resulta ilustrativo observarque la inspección se efectuó en una oficina comercial, en díay horario hábiles, y que en el lugar había cinco personas quela ratificaron y firmaron el acta. Estas circunstancias, delas que no se hizo cargo la recurrente y que deben ser
 
 
V. 208. XXXVI.RECURSO DE HECHOVentura, Vicente Salvador y otro s/contrabando
C
causa n
?
9255
C
.
Procuracn General de la Nacn
-3-
valoradas exhaustivamente a fin de determinar si en el casoconcreto hubo afectación de la garantía, abonan el criterioadverso anticipado, pues lo contrario importaría acudir a unaregla abstracta que conduzca inevitablemente a tachar de nu-lidad el consentimiento dado para una diligencia como la deautos, lo que ha sido desestimado por V.E. en Fallos: 311:2507y 313:1305.En estas condiciones, estimo que el planteo de ladefensa es sustancialmente análogo al que fue objeto de aná-lisis en el precedente de Fallos: 324:3764, en el cual re-cientemente V.E., con remisión a los fundamentos y conclusio-nes del dictamen de la Procuración General, sostuvo la validezdel procedimiento policial allí cuestionado y de la pruebaincriminatoria incautada sin desconocimiento de garantíasconstitucionales. En beneficio de la brevedad, me remito -enlo pertinente- a las consideraciones entonces vertidas.Por lo tanto, opino que el recurso extraordinario,en cuanto se refiere a este aspecto de la cuestión, resultaimprocedente por carecer del requisito de sustancialidad (Fa-llos: 194:220; 226:462 y 303:907).IIEn relación a la causal de arbitrariedad, consideroque tampoco puede prosperar desde que las objeciones en que sesustenta, constituyen clara reiteración de las expresadas anteel a quo en ocasión de apelar la sentencia de primerainstancia para pedir la absolución con base en la alegadainsuficiencia probatoria. Similar criterio pienso que cabeadoptar respecto del cuestionamiento que nuevamente aquí sedirige hacia la pena impuesta.En ese sentido, creo oportuno señalar que el a quojuzgó acreditada la responsabilidad de Ventura en el contra-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->