Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La caída de la casa Lynch

La caída de la casa Lynch

Ratings: (0)|Views: 443|Likes:
Published by tryingtolauramodeon

More info:

Published by: tryingtolauramodeon on Aug 08, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/08/2013

pdf

text

original

 
 La caída de la casa Lynch1
Historia 1: La caída de la casa Lynch
La historia hasta ahora….
 
El despacho está inundado por humo de tabaco. Hay varios ficheros alineados en las paredes, ycalzando la pata de un escritorio de madera barata asoma un montón de revistas apiladas. Tras elescritorio hay un hombre calvo y rollizo en estado de incontenible nerviosismo.
 
Ya iba siendo hora
Dice mientras tamborilea con los dedos sobre la mesa.
 
El tiempo es oro, y lo estamos perdiendo a espuertas. Nuestro socio ha desaparecido, y necesito vuestra ayuda paraencontrarlo.
 
El hombre arroja a un joven investigador una carpeta de papel manila bastante sucia.
 
Su nombre es Walter Lynch. Siempre ha sido el cerebro de esta empresa, y sin él no tardaremos enirnos a pique. Hace mucho que no responde nuestras cartas, y todas nuestras investigaciones han
resultado…
hace una pausa, como buscando la palabra adecuada
–…
infructuosas. Este informecontiene todo lo que sabemos del tema
 
continúa, señalando a la carpeta con la mirada.
 
 Averiguad qué ha sido de él y traedlo de vuelta. Aquí hay mucho más en juego de lo que osimagináis.
 Más tarde, ya en el coche, el chico abre con cuidado la mugrienta carpeta. En su interior hallan unmapa dibujado con indicaciones para llegar a una mansión situada en las afueras de Arkham,Massachusetts. El dibujo es bastante rudimentario, como si lo hubiese hecho un niño. Además delmapa, encuentran una página arrancada de lo que parece ser un diario.
8 de junio de 1928. Ha pasado casi un año desde que la enfermedad se llevó a mi hijo. Losmédicos estaban desconcertados y no alcanzaban a entender qué era aquello que consumíapaulatinamente su carne. Yo siempre he sido hombre de acción, y me negué a quedarme debrazos cruzados mientras mi único heredero se marchitaba.Pasé nueve meses recorriendo el mundo en busca de una cura, indagué por todas partes, desde elcorazón de las selvas hasta la sabiduría del lejano oriente, más no hallé nada. Proseguí labúsqueda, adentrándome en parajes cada vez más ignotos y aún más allá.Presencié numerosos misterios y horrores, pero la cura me eludía constantemente.Poco podía yo sospechar que ya era demasiado tarde; mi pobre hijo falleció mientras yoexploraba los rincones del mundo. Murió, y su padre no estuvo junto a él para consolarle en susúltimos momentos.Regresé a casa, junto a mi esposa Edith, con la intención de quedarme en ella para siempre.Lloramos a nuestro hijo. Poco a poco la vida volvió a su cauce y yo me reincorporé al trabajo.Emprendí un nuevo negocio, y mi fortuna aumentó a medida que mi alma languidecía.No fue fácil superar la pérdida de mi hijo, pero descubrí que consolar a mi pobre Edith me
ayudaba a ignorar mi propio dolor”
 En la otra cara de la página hay una anotación, más breve.
“21 de enero de 1919. ¿Cómo ha podido pasar? ¿Por qué a mí?
 Intenté protegerme. Intenté proteger a mi familia, pero no había nada que hacer.Oh, Edith, tú eres todo lo que me queda. ¿Por qué te ha tenido que pasar a ti?Debo profundizar aún más. No dejaré piedra sin remover, por graves que sean las consecuencias.
¡Debo hallar una respuesta!”
 
 
 La caída de la casa Lynch2
Prólogo
Una suave lluvia acaricia el rostro de Joe Diamond al salir del coche que se encuentra frente a lafinca. Joe es un detective privado de bastante renombre, su gabardina y sombrero púrpura es sinduda su distintivo más notorio. Por la otra puerta aparece Jenny Barnes una diletante de la modasocia de Joe, desde fuera parecerían una pareja de las que se visten igual, ese día se habíadecidido por un vestido ligeramente ajustado, una pamela púrpura y unos tacones con los quenadie se atrevería a correr con ellos.La mansión es inmensa y no parece que nadie se encargue de su mantenimiento. Reina un silenciosepulcral, roto únicamente por las pisadas de los investigadores al aproximarse. Llaman a lapuerta y no obtienen respuesta.
 
Parece que nos lo quieren poner difícil 
.
Dice Joe con mala cara.
 
Un instante después se abre con un chirrido, como por voluntad propia, y entran en el vestíbulodel majestuoso caserón.
 
Parece que el famoso detective se vuelve a equivocar 
.
Contesta Jenny en tono burlón.
 
Pese a la antigüedad de la casa, no se escucha ni un solo crujido de la madera. Es como si lamansión estuviese conteniendo el aliento, a la espera de que suceda algo terrible. De repente, unalarido escalofriante rompe el silencio; parece provenir de una de las habitaciones de arriba. Lacasa entera se sacude como si se produjera un terremoto, y varios cuadros polvorientos sedescuelgan de las paredes.
Capítulo 1 El reloj marca las 10
El vestíbulo es amplio y lujoso, con dos grandes escaleras de marfil que llevaban a algunahabitación y otra más que debería conducir a lo que Joe intuye que es la cocina.Movido por la curiosidad investiga en el vestíbulo pero no encuentra nada de interés, así quedecide ir hacia una de las habitaciones de la primera planta.
 Jenny no creo que aquí abajo encontremos pistas, vayamos arriba, yo por la izquierda y tú por laderecha a ver que encontramos.
 
La puerta de Joe da a una escalera carcomida que conduce al sótano iluminada por una pequeñabombilla al final de las escaleras hay otra puerta y justo apoyada en ésta hay una botella deWhisky, Duton Courage que Joe decide quedarse para celebrar su éxito más tarde. Apunto deentrar en la habitación contigua, escucha una maldición a voz de grito y decide salir al vestíbulo aver qué es lo que sucede.Por su parte Jenny va a la otra habitación superior que conduce a lo que se le antoja como unlaboratorio, sobre una mesa larga hay un microscopio binocular, una balanza analítica; en unaestantería pipetas, placas Petri, probetas, un rotador serológico; al lado de otra puerta estaba loque parecía un autoclave en miniatura y un horno.Intrigada por ver que se esconde detrás de la otra puerta camina entre todo el aparataje paraacceder a la siguiente habitación que está completamente a oscuras, las luces de la habitación seniegan a encenderse, al intentar hacer un empalme improvisado recibe una pequeña descarga.
¡
Maldita luz!
 
Grita en un tono más agudo de lo normal.
 
De una de las habitaciones se escucha un murmullo...
Qué coj…
Intenta decir Joe
 
Sin previo aviso detrás de Joe la puerta por la que acababa de salir salta en pedazos y un psicópata
 
 La caída de la casa Lynch3
rabioso entra en el vestíbulo al lado de Joe al que tumba y le arranca un mechón de pelo paradespués alejarse de él.Horrorizado por la escena se levanta no sin esfuerzo y entra por la siguiente puerta buscando aJenny.De repente la luz vuelve a iluminar la sala de operaciones dejando al descubierto una cruentaescena. Sobre la mesa de operaciones yace el cuerpo ensangrentado de un hombre. A sualrededor hay dispuesto instrumental quirúrgico oxidado y herramientas rudimentarias.El hombre está desollado, y de su boca sin labios brota una horrorizada advertencia.
 – 
 
Dios mío... quería mi piel, quería mi carne... yo sólo buscaba un sitio donde pasar la noche
 – 
 masculla, le entrega una llavecita plateada antes de exhalar su último suspiro.
 
En ese momento a Jenny le viene un amargo recuerdo de la infancia, ella había vivido en el senode la familia más poderosa del cártel en Boston. A su tierna infancia, ella tuvo que presenciar unaescena similar cuando un pordiosero penetró en un almacén de su familia en el quedesafortunadamente estaba de visita acompañando a su padre.Intuye que el pobre desgraciado quería ir a una habitación para descansar, apartando la vista delpobre hombre, se dirige hacia los dormitorios, quizá allí podría encontrar al autor de esta obra de
“justicia”.
 Joe avanza por un pasillo largo, en el suelo hay una fantástica alfombra pero que a causa de lasacudida anterior, estaba llena de trozos de porcelana de probablemente un jarrón caro, lasmesitas donde presumiblemente estuvieron los jarrones no habían caído, por lo cual, alguien lasdebió poner de nuevo al sitio o alguien tiró los jarrones. La iluminación era ligeramente tenue, unabombilla había estallado, y el ambiente estaba bastante cargado.Se escucha un sonido como si alguien se hubiera puesto a dar portazos, pero Joe sabe que nodebe distraerse, es imperativo reunirse con Jenny para saber que está bien, así que se concentrade nuevo en la habitación.Había tres puertas, indeciso y lleno de preocupación intenta acceder a una habitación pero, lapuerta que da a esta habitación está cerrada, le llamó la atención el hecho de que la cerradurafuera como de plata. Quedándose con ese dato, dio media vuelta a ver si había suerte con otrapuerta.El maníaco se dirige al sótano lentamente como poseído, totalmente ajeno a nuestrosinvestigadores, persiguiendo un murmullo que le insta a avanzar.Aún con los fantasmas del pasando asolando su mente, Jenny sale del laboratorio agradecida deno necesitar nada más de allí. De pronto, da un respingo cuando todas las puertas del vestíbulo secierran al unísono dando sonoros portazos, desesperada, intenta abrir la que da al pasillo peroésta se abre sin problemas.Al verse a Joe en el pasillo jugando con las puertas, se llevó otro susto.
 – 
¡
 Joe!, me has dado un susto de muerte.
 
 – 
Por fin te encuentro, esto parece ser algo más que una desaparición, creo haber visto a Walter perode ser él, está más que desquiciado.
 
 – 
Ese tío tiene a un pobre hombre completamente desollado en una especie de laboratorio, mira, meha dado esta llave.
 
 – 
Vale, es perfecta
 – 
dice Joe probándola con la puerta de la cerradura homóloga
 – 
 
quédate aquí,voy a ver que encuentro y nos pondremos a buscar a Walter pero esta vez sin separarnos.
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->