Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL BLANCO INVISIBLE - Cuentos y Narraciones_corregido

EL BLANCO INVISIBLE - Cuentos y Narraciones_corregido

Ratings: (0)|Views: 907|Likes:
Published by ArielGraneros

More info:

Published by: ArielGraneros on Aug 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/12/2013

pdf

text

original

 
El Blanco Invisible, Pascal Faulliot 
EL BLANCO INVISIBLE
(CUENTOS Y NARRACIONES)
1
 
El Blanco Invisible, Pascal Faulliot 
2
 
El Blanco Invisible, Pascal Faulliot 
LOS CUENTOS DE LA MARAVILLOSA SABIDUA Y LADANZA DEL VACÍO
Siempre es grato ver aparecer un nuevo libro que, de una manera indirecta, a trav
é
s del cuento o de lapoes
í
a, ense
ñ
a la aut
é
ntica sabidur
í
a. La tradici
ó
n japonesa, como todas las tradiciones antiguas, esextremadamente rica en cuentos y en narraciones de todo tipo. La aportaci
ó
n de cuentos y prodigios dela tradici
ó
n budista no deja de ser menos importante.Pascal Faulliot ha hecho una gran obra de adaptaci
ó
n al reunir estos cuentos y narraciones de las artesmarciales. Hay que ver en los textos que nos presenta s
ó
lo una agradable e inteligente manera de dar aconocer acontecimientos y narraciones a veces aut
é
nticos, como es el caso de los recuerdos de EugenHerrigel sobre el gran Maestro de arco, Awa, o las concernientes al fundador del Aikid
ô
, el MaestroUeshiba. Es dif
í
cil saber d
ó
nde acaba la historia y donde comienza el cuento en este mundo sutil y unpoco m
á
gico, real o maravilloso, de los grandes Maestros. Es evidente que el “
ú
ltimo secreto” nunca esverdaderamente transmisible y que, sin embargo, aquel que quiere puede comprender y ser iniciado, o“robar” el secreto, tal como el joven Yang Lu Chan, del siglo XIX, que consigui
ó
ingresar en la familia delMaestro Chen Chang Hsiang que detentaba el secreto de una forma de combate a mano desnuda,conocido desde entonces con el nombre de tai­chi.Yang consigui
ó
ser empleado como sirviente. Cada d
í
a oculto en un rinc
ó
n. Un d
í
a segu
í
a las leccionesdel Maestro fue sorprendido por el Maestro. Nadie hab
í
a conseguido jam
á
s violar el secreto de unaense
ñ
anza varias veces centenaria. Su vida estaba en juego . Pero el Maestro comprendi
ó
que Yangactuaba impulsado por el deseo real de aprender por lo que accedi
ó
a ense
ñ
arle. M
á
s tarde, convertidoen un gran Maestro, Yang dio a conocer parte de los secretos de la que es sin duda la m
á
s grande detodas las artes marciales.Todos estos cuentos o narraciones poseen una ense
ñ
anza constante: el esp
í
ritu racional, el deseo deeficacia caen presos de sus propias trampas. Subyacente a la realidad, aparece otra realidad, semanifiesta una eficacia casi absoluta, y aquel que cre
í
a actuar o golpear es s
ú
bitamente vencido oalcanzado profundamente. Por ejemplo, esos bribones que tan mal acaban despu
é
s de atacar a unMaestro de tai­chi que apenas se defiende. El Maestro Awa, para ilustrar que lo esencial hab
í
a sidoadquirido, y por supuesto la eficacia, clava una flecha en un blanco que se encuentra en el fondo de unpasillo sin luz. Despu
é
s lanza una segunda flecha que quiebra a la primera. De la misma manera, lafuerza
á
gil de un viejo Maestro vence el ardor impetuoso de un joven samurai. Podr
í
amos multiplicar losejemplos hasta el infinito.Estas historias tienen como meta hacernos comprender que el umbral a alcanzar y la verdad acomprender nunca son evidentes, que la verdadera eficacia es a menudo secreta y oculta, inclusovoluntariamente disimulada, ya que el colmo del verdadero conocimiento es burlarse de
é
l, fingir que nose sabe nada. Personalmente he conocido a varios Maestros verdaderos que en apariencia pod
í
an serconfundidos con las personas m
á
s comunes. Esta viva tradici
ó
n, particularmente en el mundo delsufismo, se ha convertido de hecho en una caracter
í
stica esencial del sufismo mismo. Se dice a menudoque un pir, un Maestro, y sobre todo un Maestro de Maestros, un polo, debe permanecer desconocido,incluso a veces a s
í
mismo.La Humanidad est
á
sembrada de seres cuya calidad interior es un campo de fuerza determinante para elbienestar y la protecci
ó
n de la vida. Estos seres, en s
í
mismos centros espirituales, est
á
n ah
í
para crearalrededor de ellos influencias ben
é
ficas propicias para mantener y transmitir la tradici
ó
n secreta.Este es un punto estable, un centro que existe en cada ser y que es posible realizar, ya que no requierenada que no est
é
en el hombre: una apertura a la sabidur
í
a infinita desde adentro, una apertura a trav
é
sde la cual surge a la luz y florece una sabidur
í
a que como la de estos Maestros fascinantes, hace que losgestos, los dedos, los bastones, las cosas m
á
s insignificantes, se muevan como en la danza del Vac
í
o.MICHEL RANDOM3

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Eliza Romanoc liked this
lipdan liked this
lipdan liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->