Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
4Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LECTURA 3. Del Geocentrismo Al Heliocentrismo

LECTURA 3. Del Geocentrismo Al Heliocentrismo

Ratings: (0)|Views: 2,818|Likes:

More info:

Published by: Zaret Gisella Nuñez Raad on Aug 17, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

04/13/2012

pdf

text

original

 
98
El Hombre y la Máquina No. 22 • Enero - Junio de 2004
El paso del geocentrismo alheliocentrismo
Resumen
En la presente exposición se quiere trazar de manera muy gruesa las grandes directri-ces que llevan de la concepción geocéntricadel universo a la heliocéntrica sacrificando he-chos históricos —sin duda importantes— parauna mejor comprensión de la tesis principalque se defiende. Por ello me detengo básica-mente en mostrar la transformación y el de-bilitamiento de los principios básicos sobrelos cuales se montó el geocentrismo, de modoque al mismo tiempo esto me permite desta-car el proceso de consolidación de los presu-puestos sobre los que va a descansar el helio-centrismo. Por tanto, de este complejo proce-so, se analiza principalmente los aspectos as-tronómicos sin profundizar en los físicos, ma-temáticos y socioculturales correspondientes.
Abstract
In this paper I show an analysis of theprincipal guidelines that lead to geocentricastronomy to heliocentric astronomy. I makethis sacrificing important historical fact for abest understanding the main thesis that I pre-sent. In this way I show the development of the basic principles that support geocentricastronomy, both its transformation and itsbreakdown. This same analysis allows meshow the consolidation of the main assumptio-ns that supports heliocentric astronomy. The-refore, of this complex process, I show thematters belong to astronomy alone, withoutstudy in depth the physical, mathematical,social and cultural aspects.
*Versiones anteriores de éste escrito las he presentado en Jairo Roldán, Yoav Ben-Dov y Germán Guerrero, L
A
 
COMPLEMENTARIEDAD
:
UNA
 
FILOSOFÍA
 
PARA
 
EL
 
SIGLO
 
XXI
, Programa Editorial Universidad del Valle,2004.**Ph.D Departamento de FilosofíaUniversidad del Valle
G
ERMÁN
G
UERRERO
P
INO
**
*
 
99
El Hombre y la Máquina No. 22 • Enero - Junio de 2004
1. Introducción
La aparición de la ciencia mo-derna es uno de aquellos fenóme-nos que ha interesado tanto a cien-tíficos como a historiadores de laciencia, filósofos de la ciencia yactualmente a los sociólogos de laciencia. El número de estudios entorno a la transición del pensamien-to aristotélico al pensamiento mo-derno cada vez se acrecienta más,existiendo tantos enfoques del temacomo intereses profesionales se sus-citan en torno suyo. Esto no quieredecir que no se hayan logrado acuer-dos significativos en la caracteriza-ción de la ciencia moderna, en con-traposición con las formas como elmundo griego pensó la ciencia y ladesarrolló. El proceso de consoli-dación de la ciencia moderna —como, en particular, el de cual-quier teoría— se torna suprema-mente rico puesto que en él no sólointervienen elementos internos de ladisciplina —que en el caso de laciencia moderna serían la matemá-tica, la física y la astronomía, queya de por sí lo hacen complejo— sino que también se encuentra em-parentado con elementos externos:filosóficos, religiosos, sociológicosy culturales.De tal manera que abordar eltema de la aparición de la cienciamoderna requeriría de un mayor espacio del que estamos dispuestosa destinarle en el presente escrito.Aquí nos concentramos sólo en unaspecto de este fenómeno: el pasode la teoría geocéntrica a la teoríaheliocéntrica. Se quiere trazar demanera muy gruesa las grandes di-rectrices que llevan del pensamien-to geocéntrico al heliocéntrico sa-crificando hechos históricos, sinduda importantes, para una mejor comprensión de la tesis principalque se defiende. Por ello nos dete-nemos básicamente en mostrar eldebilitamiento y transformación delos principios básicos sobre los cua-les se montó el geocentrismo, demodo que al mismo tiempo esto nospermite destacar el proceso de con-solidación de los presupuestos so-bre los que va a descansar el helio-centrismo. Por tanto, se analizará,sin dejar de lado cierto instrumen-tal técnico, los cambios que se die-ron al pasar de una concepcióngeocéntrica del mundo a una con-cepción heliocéntrica, atendiendoprincipalmente a aspectos astronó-micos sin profundizar en los físicos,matemáticos y socioculturales co-rrespondientes. A su vez, como sedijo, el mismo análisis y recorridopermitirá mostrar de alguna formala modificación en la manera de tra-tar el estudio de la naturaleza: engeneral, se destacará cómo la físicaaristotélica dominada por la obser-vación directa, por la negación dela importancia de las matemáticasen la investigación física y por unareflexión cualitativa y especulativaes sustituida gradualmente por unpensamiento que pretende, prime-ro, encontrar leyes matemáticas quegobiernen los cielos —pues la na-turaleza es matemática— y, segun-do, trascender la observación inme-diata a través de instrumentos.Debemos comenzar aclarandoque lo que vamos a llamar 
geocen-trismo
no se circunscribe propia-mente a la teoría astronómica desa-rrollada por Ptolomeo (s. II d.c.) enel
Almagesto
. Este término englo-ba la astronomía aristotélica, la pto-lemaica y la interpretación que laescolástica hizo de los textos de laantigüedad fusionando en formaejemplar la cosmología y física aris-totélica con la explicación celeste oastronómica que alcanzó su máxi-mo grado de precisión con Ptolo-meo. Por su parte, para efectos dela reflexión general presente pode-mos considerar que el pensamientocosmológico y físico griego se en-cuentra sistematizado en algunos delos escritos de Aristóteles (384-322a.C.) y que además éste tiene pecu-liaridades que lo distinguen del pen-
El paso del geocentrismo al heliocentrismoGermán Guerrero Pino
 
100
El Hombre y la Máquina No. 22 • Enero - Junio de 2004
samiento astronómico alejandrinoconsumado en la obra de Ptolomeo(estas diferencias se mostrarán enlo que viene a continuación).Considero que básicamente sondos los principios que sustentan lateoría geocéntrica; en pocas palabras,estos son: el principio de circulari-dad y uniformidad, y el principio dediferencia entre mundo terrestre yceleste. La tesis es, entonces, queromper con estos dos principios con-lleva la caída del geocentrismo y lainstauración del heliocentrismo endonde el mundo se hace infinito, nohay una distinción entre mundo te-rrestre y celeste, y no se privilegia elmovimiento circular uniforme.
2. Teoría geocéntrica
La forma del mundo para elgriego no se aleja mucho del senti-do común o de la impresión que selleva una persona al observar la no-che estrellada por un tiempo prolon-gado. El firmamento se nos presen-ta como una gran bóveda o semies-fera en la que se encuentran encla-vadas las estrellas y los planetas. Altranscurrir los minutos detectamosque el conjunto de estrellas se mue-ven al unísono manteniendo la con-figuración existente entre ellas des-cribiendo semicircunferencias quetienen como centro nuestro punto deobservación, la Tierra. Esta cortaobservación nos permite compren-der por qué las civilizaciones babi-lónica y egipcia, desde aproxima-damente el siglo VIII antes de nues-tra era, para orientarse en este mar de estrellas convinieron en agrupar-las en constelaciones y darles nom-bres de acuerdo con formas muyfamiliares. Es así que los babiloniosy egipcios hicieron un mapa de loscielos definiendo las constelacionesy dando su ubicación relativa.Si continuamos nuestras obser-vaciones nocturnas durante variosdías llega un momento en que nues-tra mirada se hace más aguda y po-dremos detectar que no todo en elcielo se mueve de la misma forma.Hay puntos luminosos que a sim-ple vista no se distinguen de las es-trellas y que si bien se mueven nolo hacen con todo el conjunto deestrellas. Es precisamente esta di-ferencia de movimientos la que per-mite distinguir entre planetas y es-trellas. En ocasiones estos puntosluminosos especiales se retrasan yadelantan en relación con la cons-telación en donde se encuentran,describiendo una especie de buclepara continuar su travesía a lo largode un grupo de constelaciones es-peciales, las constelaciones del zo-diaco. A este número reducido depuntos luminosos, que no pasan decinco observables a simple vista, seles dio el nombre de planetas (Mer-curio, Venus, Marte, Júpiter, Satur-no); queriendo decir con ello queson cuerpos vagabundos o errantesrespecto al movimiento ordenado delas estrellas, de las estrellas fijascomo se les decía. Las estrellas sedice que son fijas precisamente por-que no hay movimiento relativoentre ellas, sino que todas en con- junto se mueven (Figura 1).Por otra parte, aunque los pla-netas no tienen el movimiento re-gular observado en las estrellas, es-tos poseen cierta regularidad en sumovimiento a través de las conste-laciones del zodiaco, tardando untiempo determinado, fijo, para ubi-carse de nuevo en la constelaciónde partida. Este tiempo es el que seconoce como año del planeta res-pectivo. De tal forma que de todaslas observaciones precedentes no esdifícil concluir que los cielos tienenla forma de una gran esfera que girauniformemente y que el grupo deestrellas que desaparecen en el ho-rizonte durante la noche completanel círculo de su recorrido viajandocon un movimiento igualmente uni-forme sobre la otra cara que no ob-servamos de la Tierra y que a lanoche siguiente podremos encontrar 
El paso del geocentrismo al heliocentrismoGermán Guerrero Pino

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Ericka Malarin added this note|
hola, gracias x la info

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->