Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
20Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los efectos inmediatos y remotos de la guerra

Los efectos inmediatos y remotos de la guerra

Ratings:

4.0

(2)
|Views: 4,776 |Likes:
Trata sobre los estragos emocionales de las guerras en los seres humanos,impresionante...
Trata sobre los estragos emocionales de las guerras en los seres humanos,impresionante...

More info:

Published by: Dr.Wilfredo Santa Gomez on Sep 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/01/2013

pdf

text

original

 
La guerra una síntesis de antinomias
Por: Wilfredo g. SantaEspecial para Escenario—3-18-2003 
Todo hombre tiene ciertas posibilidades para desenvolver reacciones anormales,que serían consideradas patológicas en tiempos de paz. Creo que durante la guerra todo elmundo está trastornado, nervioso y quizás levemente fuera de la realidad. La tarea quedebe ejecutar el psiquiatra durante la guerra aumenta en importancia más bien quedisminuye.Según la Enciclopedia Británica, "La guerra es una lucha entre sociedades humanas- primitivamente entre tribus salvajes; en el mundo civilizado, entre naciones. La enormeinfluencia de los factores psicológicos en los motivos, incidencias y resultados de la guerrasólo ha sido bien reconocida en los últimos años. Contrario al pasado, ahora las guerrasson de vital e inmediato interés para todo la humanidad además de las naciones en lucha,
 
estas se han transformado en un total y global acontecimiento, nuestro país ya tieneenlistados 5 mil combatientes en esa casi inminente guerra. La lucha ya no está confinada ala línea de fuego, sino que se extiende a todos los sectores de la vida; ya no es sostenida por soldados profesionales, sino por todos los ciudadanos, especialmente los familiares yamigos que esperan en casa. Además de los combatientes, hay legiones de espías, agentessecretos, guerrilleros, quintacolumnistas, etc., que emplean invisibles y sutiles armas psicológicas, que influyen en todos nosotros.Los profesionales de la salud deberían empezar una campaña de orientación al pueblo tan pronto como una guerra se declare, para prevenir desórdenes mentales,maldaptaciones, delincuencia y otros contratiempos. Los líderes políticos y militaresconsideran que el soldado es normal y, por lo tanto, pertenece a la esfera de la psicologíanormal. Aun suponiendo esto, olvidan que este hombre va a ser sumergido en situacionesanormales a través de toda la guerra, para las cuales sus formas habituales de reacción soninadecuadas. Hasta podríamos afirmar que en la medida en que una guerra es mássangrienta y fieramente conducida, la percepción se distorsiona y nos parece más normalconducirse anormalmente.Según Freud, la guerra puede ser considerada como "una especie de neurosiscolectiva" o como "una tentativa para descargar periódicamente el exceso de impulsoslibidinosos reprimidos". Estas interpretaciones presuponen que la represión tiene undoble significado, puesto que es al mismo tiempo fuente y efecto de la civilización. Freudafirma textualmente "la conciencia es el resultado del renunciamiento intelectual". A suvez, sin embargo, la conciencia pide nuevas renunciaciones, y así se forma un círculovicioso que conduce a la Humanidad más bien a sufrir que a aprovechar su cultura ycivilización. Freud escribe con pesimismo que nuestra llamada civilización es la culpablede una gran parte de nuestra miseria y que seríamos mucho más felices si pudiéramosvolver a las condiciones primitivas. Interesantemente hace más de dos mil años Plutinusdijo: "E1 amor insatisfecho se trueca en rabia". Ambos autores coincidirían en afirmar quela guerra no significa la ausencia, sino más bien la privación del amor.La guerra es un período durante el cual la vida humana es completamenterevolucionada. Las relaciones morales, legales, espirituales, económicas, sociales y hastamateriales son alteradas de acuerdo con las nuevas necesidades. Durante la guerra nuestroshábitos, afectos y credos dejan de ser validos y efectivos. Durante la guerra, la violencia, lafuerza y hasta la brutalidad, prevalecen sobre la persuasión y la razón. Lo mismo ocurreen la locura. Como consecuencia, los psiquiatras, si fueran simples observadores profesionales, contemplarían la guerra como una psicosis nacional que afecta la mentecolectiva. Pero los psiquiatras no somos meramente observadores curiosos, sino más bienciudadanos que deben cumplir una tarea más fundamental. Como médicos, su obligación esaliviar los sufrimientos.Durante la guerra la gente debe repetir el proceso de su aprendizaje infantilrespecto a los ajustes básicos de la vida. El cambio se torna más difícil en los paísesdemocráticos, especialmente en aquellos cuyo nivel de vida es elevado y confortable. Lanecesidad y la desesperación, según una antigua ley psicológica, impulsan al pueblo aluchar; la autosatisfacción, el "confort" y el lujo lo hacen conservador y pacífico. Esto
 
 puede explicar por qué Francia y Holanda fueron mucho más rápidamente vencidas queGrecia y Yugoslavia. Esta ley también explica por qué las masas de los países de la Tierra,que han vivido bajo circunstancias adversas durante muchos años, se adaptan tanrápidamente a las condiciones de guerra. Nadie se puede sentir libre hasta que adquiere elcontrol de sus deseos corporales; a través de toda la historia humana, el
Derecho de laFuerza
ha sido lentamente reemplazado por 
la Fuerza del Derecho
.El hombre ha sido descrito como "una perpetua oscilante e inestable síntesis deantinomias". Su vida es la expresión de fuerzas en conflicto y su conducta el inevitableresultado. En el hombre, siempre hay algo más que una lucha por la vida; hay también unalucha dentro de su vida. Los seres humanos no estamos simplemente en conflicto con losdemás; estamos paralelamente en conflicto con nosotros mismos. La guerra es un modo deconducta que altera, en cada individuo, la proporción relativa de los problemas internos yexternos; durante ella, algunas personas cambian para mejorar y otras para empeorar. Lacaracterística más destructiva de la guerra consiste en privar al hombre de susdimensiones espirituales y trascendentales, y limitarlo solamente a la vida natural mássalvaje, en la que el único fin es asegurar la supervivencia.La guerra significaría entonces solamente un daño para la Humanidad si no tuvieracomo finalidad una promesa de mejora en el estado de vida. Los dirigentes de las naciones beligerantes, por tanto, se ven forzados a prometer grandes cambios culturales,económicos y sociales como premió a la victoria, promesa que sirve de camuflaje paraencubrir el daño a la humanidad. La gente quiere saber no solamente contra qué estánluchando, sino para qué luchan. Desde el punto de vista común la guerra es unacontecimiento crucial y central en la historia de la humanidad; un suceso del cual dependeel destino de pueblos y naciones durante siglos y del que surgen cambios progresivos oregresivos. La forma de vida anterior a ella históricamente nunca ha podido ser restaurada,lo que nos obliga a jamás esperar hermosas rosas en la punta de los misiles.La psiquiatría debe desenvolver su máxima eficiencia para alcanzar el mejor ajustede los recursos humanos con el mínimo sufrimiento, tanto en la zona de guerra como en laretaguardia. La mayor parte de los objetivos de la psiquiatría en la guerra deben lograrse por el trabajo en equipo, de parte de los psiquiatras y otros profesionales, tales como los psicólogos, psicoanalistas, sociólogos, jefes militares, etc.
Influencias remotas e inmediatas de la guerra sobre la vida.
Igual que existen muchas clases de guerras, son distintas las personas involucradasen ellas. Las diferencias de origen, raza, cultura, temperamento, inteligencia, posicióneconómica y social son las responsables de las distintas actitudes, puesto que no se puedenegar que, una vez juntos, el pobre no reaccionará como el rico, el joven y sano como elviejo y enfermo, ni el afortunado como el desgraciado. No obstante, para cada ciudadano,la guerra implica un cambio de deberes y derechos, una dislocación de propósitos y unaruptura de hábitos, afectos y creencias.En tiempos de paz, las relaciones interpersonales se desenvuelven en un ambiente deconfianza, amabilidad y amistad, mientras en tiempo de guerra están impregnadas dedesconfianza y dureza. En tiempo de paz un hombre está raramente enojado y, todavía

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->