Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Analisis Critico de Frankenstein Educador Con Correcciones

Analisis Critico de Frankenstein Educador Con Correcciones

Ratings: (0)|Views: 3,034 |Likes:
Published by Juampi Raganato

More info:

Published by: Juampi Raganato on Aug 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2013

pdf

text

original

 
Ciencias de la educaciónEstrategias del aprendizaje universitarioMarcos Roca
Análisis crítico
FRANKENSTEIN EDUCADOR Philippe Meirieu
 
El texto
Frankenstein Educador,
escrito por Philippe Meirieu, resultainteresante para toda persona que se dedique a la educación, seadirectivo, investigador o maestro. Esto se debe a que no solo realiza unacrítica a los modelos educacionales sino que, a su vez, propone unanueva perspectiva pedagógica concreta, que puede ser puesta enpráctica por cualquier educador.No nos interesa la apreciación.La primera parte del texto,
 
relaciona el mito de Frankenstein con laeducación tradicional. Se sostiene que la fabricación de un hombre queintenta Victor Frankenstein no difiere mucho de la insensata intenciónde la pedagoa predominante de “construir un sujeto sumandoconocimientos” (página 18). Esta perspectiva pedagógica reduce elproceso educativo a mera poiesis, a una actividad que se detiene encuanto alcanza su objetivo. El educando sería, entonces, un resultadodefinitivo logrado a partir de la obtención de ciertos saberes.Meirieu afirma que educar es, ante todo, introducir a un universocultural. No reniega de la tradicional definición que reduce la educaciónal desarrollo de una inteligencia formal capaz de resolver problemas,sino que la supera. La criatura del mito de Frankenstein tuvo acceso, de
 
manera casual, a una cierta educación que le permitió desarrollarcapacidades tales como el habla y la lectura, pero no fue correctamenteintroducida en una cultura por nadie. Desprovista de sus raíces y, enconsecuencia, de respuestas a preguntas esenciales tales como dedónde viene y a dónde va (Génesis 16, 8), la motivación para vivir de lacriatura pasa a ser la venganza.Asimismo el autor sostiene que si bien dependemos de la educaciónpara poder desarrollarnos como seres humanos, esta no nos determina,pues somos seres libres. La libertad es, a su vez, esencial al mismoproceso educacional. Esto mismo asegura Quiles en su libro
Filosofía dela educación personalista,
en el que sostiene que en el hombre se hablade educación y no de adiestramiento porque hay una interioridad quepermite asumir el conocimiento, interioridad marcada por la conciencia yla libertad.Meirieu señala que solo cuando el educando puede “situarse en el yo”,cuando puede ejercer su voluntad, es capaz de ser libre y realizar “ungesto que no ha hecho nunca y que no sabe hacer, pero que debe hacerprecisamente para aprender a hacerlo” (páginas 39 y 40), es decir, escapaz de educarse. Sin embargo, “situarse en el yo” no es una tareasencilla, pues muchas veces el educando fluctúa entre la satisfacción delos intereses de otros y la de sus propios impulsos. Impulsos que,cuando dominan a la criatura de Frankenstein, lo convierten en el“monstruo”, aunque las causas que desencadenan este cambio son másprofundas.La criatura comienza a gestarse cuando su creador confunde, al igualque muchos educadores, la fabricación con la educación. Si bien la obrade Frankenstein nace profundamente “buena”, tal como el hombre enestado de naturaleza imaginado por Rousseau, la primera causa de superdición la encontramos en el momento mismo en que es pensada por
 
el científico, pues busca crearla con el fin de autocomplacerse. Cuandoel científico “termina” su obra, esta no lo complace sino que le causahorror, y, descartando la posibilidad de seguir formándola por medio dela educación, la abandona. A esto se debe la fatalidad del destino deambos personajes.El autor concluye la primera parte de este texto proponiendo dejar delado la perspectiva de la educación como mera poiesis para empezar aconcebirla como una praxis, es decir, como una acción que no tiene másfinalidad que ella misma, como un acto que nunca termina sino que serealiza en su continuidad. Pues, tal como afirma Quiles, el hombresiempre podrá educarse porque siempre será perfectible. Esta corrientepedagógica implica, a su vez, grandes dificultades antes las cuales unopuede: huir hasta el fin, tal como hizo el Doctor Frankenstein, o aceptarla tarea.Por otro lado, en la segunda parte del texto, se señala la necesidad deuna “verdadera revolución copernicana en pedagoa”, tal comoproponía Claparéde en el año 1892. Pero esta revolución no se limitará aponer en el centro de la educación al alumno, sino que a la relación deeste con el mundo. De esta manera el educando secapaz de“construirse a sí mismo como `sujeto en el mundo´” (página 70). Paraello seindispensable situar los conocimientos que los alumnosadquieren en el contexto en el que fueron elaborados de manera que seconecten con todo aquello que les da sentido. Debe resaltarse que esosconocimientos son, ante todo, respuestas de ciertos pensadores ainterrogantes que plantea la cultura, interrogantes humanos esenciales.En la última parte, el autor argumenta que es posible poner en prácticalas teorías esbozadas por medio de “la pedagogía de las condiciones”,según la cual, el niño debe aprender “libremente” en una situaciónelaborada y controlada por el educador. Este no debe actuar sobre el

Activity (16)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
martinadan liked this
Rodrigo Loayza liked this
Nancy Beltrami liked this
Marcela Baez liked this
Ida Kristek liked this
Vanesa Garcia liked this
Norida Vargas liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->