Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
De los ilustres oradores

De los ilustres oradores

Ratings: (0)|Views: 69 |Likes:
Published by Filosofía en pdf

More info:

Published by: Filosofía en pdf on Aug 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/13/2013

pdf

text

original

 
BRUTO,O DE LOS ILUSTRES ORADORES.MARCO TULIO CICERON
 
2Editado por
el
aleph
.com
©
2000 – Copyright www.el
aleph
.comTodos los Derechos Reservados
 
www.el
aleph
.com
 Bruto o de los ilustres oradores
donde los libros son gratis
3
DE LOS ILUSTRES ORADORES.
Cuando volví de
 
Cilicia a Rodas, y supe la muerte de Quinto Hor-tensio, sentí más grave dolor que lo que nadie puede imaginarse. Por-que con la pérdida de tal amigo, no sólo me veía privado de sudulcísima comunicación y trato, sino que me parecía menoscabada ladignidad de nuestro colegio de los augures. Recordaba yo que él mehabía recibido en aquel colegio y hecho la ceremonia de la inau-guración, y prestado juramento en favor mío, por todo lo cual, según lacostumbre de los augures, debía yo considerarle como padre. Aumen-taba mi aflicción el observar que en tanta penuria de sabios y buenosciudadanos, en tiempo tan calamitoso para la república, hubiera venidoa morir aquel varón egregio, partícipe de todos mis propósitos y delibe-raciones, haciéndonos sentir tanto la falta de su autoridad y prudencia.Y dolíame por haber perdido en él no a un adversario (como muchoscreían), ni a un émulo de mi fama, sino a un compañero y hermano enel trabajo y en la gloria. Si de otros artífices en materia más leve, de lospoetas, vg., se cuenta que lloraron la muerte de sus iguales, ¿cuánto nodebí sentir yo la de aquel con quien era más glorioso pelear que dejarde tenerle por contrario?. Cuanto más que nunca puso él estorbos en micarrera, ni yo en la suya, sino que mutuamente nos ayudamos, comu-nicándonos y favoreciéndonos. Pero ya que vivió en perpetua felicidad,y pasó de esta vida, oportunamente para él ya que no para los ciudada-nos, en tiempo en que más bien hubiera debido llorar la suerte de larepública que aliviarla; y puesto que vivió tan largo tiempo cuanto sepudo vivir quieta y pacíficamente, en nuestra ciudad, lloremos, si esnecesario, nuestra propia pérdida y detrimento, y recordemos con be-nevolencia antes que con misericordia lo oportuno de su muerte, comosi le amáramos a él más que a nosotros mismos. Porque si nos dolemosde no poder disfrutar ya de su palabra, desgracia nuestra es que de-bemos tolerar con resignación, para que no parezca que vence en no-sotros a la amistad el interés privado. Y lejos de compadecernos deHortensio envidiemos su extraordinaria felicidad.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->