Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
11 - El Espanol, to de Una Cultura, Por Antonio Castro Leal

11 - El Espanol, to de Una Cultura, Por Antonio Castro Leal

Ratings: (0)|Views: 10|Likes:
Published by Miliett Alcántar

More info:

Published by: Miliett Alcántar on Aug 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/13/2013

pdf

text

original

 
EL ESPAÑOL, INSTRUMENTO DE UNA CULTURApor
Antonio CASTRO LEAL
IÁMBITO Y PORVENIRAcabo de regresar de un viaje por la América del Sur. Voló nuestroavión durante ocho horas sobre territorio donde se habla español. Sólotres lenguas más en el mundo pueden soportar una prueba semejante: elinglés, el chino y el ruso. Pero el español tiene una superioridad sobreel ruso y el chino. Cada una de éstas es la lengua de una sola nación,cierto que de vastísimo territorio y enorme población, pero de todas maneras no rebasa sus fronteras: es un instrumento nacional. Mientras queel español, lo mismo que el inglés, es una lengua común a diversas naciones, a pueblos de variados matices étnicos: es un instrumento internacional.El francés, al igual que el español y el inglés, es también un instrumento internacional; pero no por ser la lengua de varias naciones —pormás que se habla en partes de Bélgica y de Suiza, en Haití y en ciertoslugares de África; en el Canadá y la Luisiana se olvida cada vez más—sino por ser el vehículo de la cultura de un gran pueblo, de una culturaque ha tenido y tiene carácter e influencia universales. El porvenir de lalengua francesa depende de que Francia sea capaz de seguir elaborandouna cultura de resonancia universal. El porvenir de la lengua españoladescansa, en cambio, en el desarrollo y la grandeza de los diversos pueblos que la hablan, no sólo de cada uno individualmente, s:no en su con
junto,
como una especie de federación, que tiene —además de una unidad cultural— intereses comunes, tanto económicos como políticos, y~uya unificación es cada vez mayor. El español es la lengua de una gran
 
224
MEMORIA DEL COLEGIO NACIONAL
federación de pueblos, dueños de una importante cultura afín, de unmodo semejante de ver y entender el mundo, y que cada vez tendrán unamayor influencia en la organización de los negocios mundiales."Por mi raza hablará el espíritu" dice el lema de la Universidad deMéxico, y, afortunadamente, para hablar, la raza cuenta con un idiomaeficaz e ilustre: el español.IIPROSAPIA LIMPIA Y BIEN DECIRUn léxico rico y un cierto gusto por la expresión correcta le viene alespañol desde sus orígenes. El latín del que nace es más antiguo y deperfiles más puros que el latín que da nacimiento, por ejemplo, al fran
cés.
Hay en ambos idiomas pruebas elocuentes. Es corriente que palabrasy expresiones españolas vengan de las expresiones que usaban los romanos de las clases cultas, y que palabras y frases francesas provengan delas expresiones vulgares de los romanos de las clases bajas.Así sucede con la palabra española
cabeza
(que viene de
caput,
cuyasignificación en latín es exactamente la misma). La palabra francesa
tete
(que viene de
testa,
significaba en latín literalmente olla de barroy sólo de un modo traslaticio cabeza, y de ella se deriva en español
tiesto).
La palabra latina
caput
ha dado en francés
chef,
que no se usapara designar la cabeza sino en expresiones como
chef d'oeuvre
(obraque va a la cabeza, obra maestra) y
chief lieu
(cabeza de un feudo).Así sucede también con expresiones como la que usamos en españolde "poner la mesa", que viene de la frase latina con que un culto funcionario romano acostumbraba a pedir que las cosas
se.
dispusieran paraprincipiar a comer. Y la expresión francesa "mettre la table", viene dela expresión metafórica y vulgar que podían usar los soldados romanoscuando estaban dispuestos a recibir su pitanza.Puede decirse que existió en España una lengua básica en plena madurez, ya elaborada como instrumento de expresión rica y flexible que,al irse imponiendo, creaba una tendencia hacia el bien decir. Esta tendencia se ha mantenido a lo largo de la historia de España, degenerandoa veces en exageraciones perjudiciales, como en el caso del purismo.
 
EL ESPAÑOL, INSTRUMENTO DE UNA CULTURA
225IIIUNA LENGUA RICA Y FLEXIBLECada pueblo va poniendo en la lengua que habla algo de su propioser. Y las lenguas se prestan mejor al razonamiento, la cortesía y la dulzura, la elocuencia y la conversación, los sentimientos del corazón o elanálisis lógico, según las virtudes y defectos de los pueblos que las crean.Hay pueblos inclinados naturalmente a la claridad, hay pueblos que dicen las cosas a medias, otros que no se toman la molestia de precisar yalgunos que parecen conformarse con fórmulas sintéticas y a vecesoscuras.El hombre español, cuando habla, quiere siempre que lo entiendan.En general no se cuida de explicar su conducta, pero cuando lo hace laspalabras le llegan en abundancia. Es individualista, tiene ideas personales y cuando abraza un partido defiende su posición: discute hasta quelo callan.Ha estado en infinitas batallas, ha recorrido tierras y mares, y siempre está dispuesto a contar sus aventuras. Es católico fervoroso y quiereque los demás participen del paraíso: para convencerlos se pasará añospredicando y escribiendo. Si alguna vez ha visto a Dios ¿cómo no contarsus místicas experiencias? Si está enamorado, canta; si odia, impugna. Siadmira, elogia; si desprecia, insulta. Un pueblo así ha tenido que ir modelando su lengua de manera que diga todo lo que el hombre puededecir de su vida y de su alma.Por esto el español es una lengua de numerosos registros, rica y flexible, capaz de las más diversas entonaciones, lo mismo en la palabramedida que en el párrafo abierto; instrumento eficaz en la narraciónpuntual de la historia, en el ágil forcejeo de la polémica, en la noblepompa del discurso, en la emocionada ascensión del alma, en la fácil ygraciosa relación de la vida, en la revelación familiar del epistolario, enlos gracejos maliciosos de la novela picaresca y en los llantos solemnesde la oración fúnebre; en la conversación de nobles y plebeyos, en el reclamo amoroso, en las plegarias y las súplicas, en las imprecaciones violentas y en las órdenes militares.En su excelsa poesía suenan las más variadas cuerdas: la modulaciónarmoniosa de Garcilaso, la fluidez deliciosa de Fray Luis de León, lacristalina transparencia de San Juan de la Cruz, el deleitoso bien decir

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->