Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Estados Unidos y el mundo: ¿Hacia dónde vamos?

Estados Unidos y el mundo: ¿Hacia dónde vamos?

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 3,660|Likes:
Septiembre 2008, Mark Weisbrot
Ésta es la presentación de Mark Weisbrot para el “Seminario sobre Estados Unidos”, patrocinado por la Fundación Alexandre de Gusmão y el Instituto de Relaciones Internacionales (IPRI, por sus siglas en portugués), llevado a cabo en el Palacio Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil), Rio de Janeiro, Brasil, 29 de septiembre, 2008. En la conferencia, Mark Weisbrot estuvo acompañado de funcionarios gubernamentales latinoamericanos, académicos y otros expertos.
Septiembre 2008, Mark Weisbrot
Ésta es la presentación de Mark Weisbrot para el “Seminario sobre Estados Unidos”, patrocinado por la Fundación Alexandre de Gusmão y el Instituto de Relaciones Internacionales (IPRI, por sus siglas en portugués), llevado a cabo en el Palacio Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil), Rio de Janeiro, Brasil, 29 de septiembre, 2008. En la conferencia, Mark Weisbrot estuvo acompañado de funcionarios gubernamentales latinoamericanos, académicos y otros expertos.

More info:

Published by: Center for Economic and Policy Research on Oct 04, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/06/2012

pdf

text

original

 
Presentación
Septiembre 2008
Center for Economic andPolicy Research
1611 Connecticut Ave, NW Suite 400 Washington, DC 20009tel: 202-293-5380fax:: 202-588-1356 www.cepr.net
 
Estados Unidos y el mundo:¿Hacia dónde vamos?
P
OR 
M
 ARK 
 W 
EISBROT
*
Introducción
Estados Unidos parece estarse embarcado en una transición sobre dosimportantes frentes: su propia economía, tanto a nivel financiero como real, y sus relaciones con el resto del mundo. Hay cierta relación entre las dostransiciones. Algunos de esos cambios dependerán del resultado de laselecciones generales de noviembre en Estados Unidos, y otros no. Este textopresentará una breve reseña de las tendencias actuales, poniendo cierta atencióna la política de Estados Unidos en América Latina, así como en otras áreas.
Perspectivas de la economía estadounidense y sus implicaciones.
 Al momento de escribir este texto, todos los ojos están dirigidos hacia la crisisfinanciera que enfrentan actualmente Estados Unidos y los mercadosfinancieros internacionales, ampliamente considerada como la peor crisis deeste tipo desde la Gran Depresión.Efectivamente hay una grave crisis en la esfera financiera, como lo indicaron losacontecimientos de la semana pasada, en particular el congelamiento de losmercados de crédito. Por el lado malo, el gran temor es que podría conducir aun colapso generalizado de partes del sistema financiero. Esto fue ilustrado deuna manera más fehaciente la semana pasada cuando se retiraron unos 224,3mil millones de dólares de los fondos de inversión en activos del mercadomonetario, que los inversionistas habían manejado como si tuvieran la mismasolidez que una cuenta de cheques1. Hay aproximadamente $3,4 billones(millones de millones) de dólares en estas cuentas. Si el pánico se hubieseextendido, habría sido equivalente a algo como una corrida contemporánea delsistema bancario. No obstante, por fortuna, el Departamento del Tesorointervino rápidamente y anunció que aseguraría estos fondos, queanteriormente estaban fuera de sistema del seguro de los depósitos federales.
* Mark Weisbrot es codirector del Centro de Investigación Económica y de Políticas (Center for Economic and Policy Research) en Washington, D.C.Este informe fue presentado durante el “Seminario sobre Estados Unidos”, patrocinado por la Fundación Alexandre deGusmão y el Instituto de Investigación de Relaciones Internacionales (IPRI por sus siglas en portugués), en el Palacio deItamaraty (Ministerio de Relaciones Externas de Brasil), Río de Janeiro, Brasil, el 29 de septiembre de 2008.
 
Center for Economic and Policy Research, Septiembre 2008
2
Éstas y otras intervenciones masivas y no ortodoxas indican que las autoridades de EstadosUnidos, incluida la Reserva Federal (en conjunto con otros bancos centrales como el BancoCentral Europeo y el Banco de Japón) y el Departamento del Tesoro, están dispuestas ahacer lo que sea necesario para prevenir una quiebra importante en la esfera financiera. Hanllevado a cabo las más grandes nacionalizaciones y la transferencia más cuantiosa de deudade la historia mundial (la nacionalización de Fannie Mae y de Freddie Mac), así como en lanacionalización de la aseguradora más grande del país (AIG) y han bombeado cientos demillones de dólares en el sistema bancario como respuesta a la falta de liquidez.Dada esta disposición de las autoridades a realizar lo que sea necesario para evitar unacorrida en los depósitos (que ahora incluye a los fondos de inversión en mercados de dinero)y al congelamiento del crédito, la amenaza de un colapso generalizado del sistema financieroparece exagerada.Lo más probable es que haya más presiones en el sistema a medida que las institucionesinsolventes se vayan hundiendo – de la misma forma en la que el turbulento colapso deLehman Brothers precipitó la actual crisis – y otros eventos inesperados ocurran en unproceso de “saneamiento de deudas” y contracción del inflado y sobre endeudado sectorfinanciero. Este sector se multiplicó más de tres veces en relación al PIB a lo largo delperiodo de la posguerra y, antes del reciente desliz, era equivalente a más del 30 por cientode las utilidades corporativas. Gran parte de estas ganancias fueron ilusorias y desdeentonces han desaparecido, tal y como estamos viendo ahora.La actual batalla provocada por las condiciones que la administración Bush impuso a supropuesta de rescate de 700 mil millones de dólares constituye un indicador más probable delas batallas por venir. Será una lucha por la distribución de las pérdidas – los contribuyentesal fisco y dueños de casas por un lado contra accionistas, presidentes de corporaciones einversionistas financieros por el otro. La semana pasada la administración nos puso ante lasiguiente disyuntiva: "o nos dan un cheque en blanco o correrán el riesgo de un colapsofinanciero".Esta vía fue rechazada por una revuelta populista en ambos partidos, aunque todo indica quede todos modos se impondrán algunas condiciones al rescate. Pero si se toma en cuenta elpoder que el sector financiero ejerce sobre el sistema político de Estados Unidos, estascondiciones quedarán muy lejos de cualquier reforma práctica y factible que brindeprotección a los propietarios de casas, que obligue a los inversionistas y a los ejecutivos quetomaron malas decisiones a absorber la parte que les corresponde de las pérdidas y aimplementar las reformas a la regulación, necesarias para evitar que esto se vuelva a repetiren el futuro. (Para tener una idea general de dichas reformas y lineamientos necesarios paraun rescate adecuado, consultar, Dean Baker (2008), “Condiciones progresistas para unrescate financiero”)
1
. Sin embargo, es probable que estas batallas políticas continúen a lolargo de los próximos dos años.Existe cierta confusión entre la mayor parte del público con respecto a las condiciones en las
1
 
Dean Baker (2008), “Progressive Conditions for a Bailout”, Center for Economic and Policy Research: Washington, D.C.
 
Estados Unidos y el mundo: ¿Hacia dónde vamos? • 3
que se encuentra la economía de Estados Unidos. Los problemas económicos actuales sonampliamente percibidos como una crisis financiera, cuando la realidad es que hay gravesproblemas en la economía real que están arrastrándonos hacia una grave recesión. Es decirque, aún si se resuelven los problemas financieros, no se podrá evitar la profundización de larecesión. Hoy en día, estamos viviendo una recesión que fue generada por el estallido deuna masiva burbuja hipotecaria; una burbuja que creó unos 8 billones (millones de millones)de dólares en riqueza ficticia, antes de que empezara a reventarse a mediados del año 2006.Esta burbuja apenas se ha desinflado en un 60 por ciento, y eso suponiendo que no sedispare en la dirección contraria (a territorio negativo) cuando toque fondo. La aritmética esbastante sencilla
2
: de 1996 a 2006, los precios de las casas en Estados Unidos se dispararonun 70 por ciento por encima de la tasa de inflación. Pero anteriormente, los precios de lascasas a largo plazo no crecieron a un ritmo más rápido que la inflación. Esto significa que losprecios de las casas tendrán que caer un 40 por ciento para que vuelvan a niveles acordes conla tendencia. Hasta ahora, en términos reales (incluyendo la inflación), han caído en un 25por ciento.Pero todavía queda una gran sobreoferta de casas en Estados Unidos, y los propietarios decasas están recibiendo notificaciones sobre la ejecución de sus hipotecas (es decir, perdiendosus propiedades) a un ritmo aproximado de 3,6 millones cada año. Además del impacto deuna contracción en los sectores de la construcción y otros sectores relacionados a losinmuebles residenciales, un impacto sobre la economía que surgirá a raíz del colapso de laburbuja inmobiliaria se dará a través del efecto de riqueza. Los hogares estadounidensestípicamente adquieren préstamos respaldados por el valor de sus casas, y la expansión de laeconomía estadounidense desde el final de la última recesión (noviembre de 2001) hasta elaño pasado, obedeció principalmente a este endeudamiento. Cuando la burbuja habíaalcanzado su punto más elevado en el año 2006, los consumidores estaban utilizando unos780 mil millones de dólares al año en créditos respaldados por el valor de sus casas (que enese entonces se elevaba rápidamente). En gran parte, estos niveles de endeudamiento y gastohan llegado a su fin. En el próximo informe trimestral del PIB (tercer trimestre) es posibleque veamos una caída en el gasto de los consumidores, que hasta ahora se había mantenido apesar del colapso de la burbuja financiera.En los datos de los últimos cuatro trimestres se puede apreciar que el principal contribuyenteal crecimiento económico fue un mejor resultado en la balanza comercial, derivado delconsiderable desliz en la cotización del dólar (un 25 por ciento contra una canasta de divisasponderadas por el intercambio comercial) que comenzó en el año 2002
3
. Pero el comerciosólo representa un 26 por ciento de la economía estadounidense, mientras que el consumorepresenta un 70 por ciento. Sin olvidar que el mercado laboral se ha debilitado hastaalcanzar niveles de recesión: el desempleo ha llegado al 6,1 por ciento, casi alcanzando elnivel más alto, en septiembre de 2003, durante la última recesión, mientras que el nivel deempleo, como porcentaje de la población, está a punto de alcanzar los niveles más bajos dela última recesión. La economía ha perdido empleos a un ritmo de 81,000 por mes durante el
2
 
 Veáse Baker (2007).
3
 
US BEA (2008).

You're Reading a Free Preview

Download