Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
27Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Fisica de La Flauta Travesera

Fisica de La Flauta Travesera

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 2,773 |Likes:
Published by Juan Carlos
La Flauta travesera.
La Flauta travesera.

More info:

Published by: Juan Carlos on Oct 04, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/21/2013

pdf

text

original

 
FÍSICA DE LA FLAUTA TRAVERSA
Alumnos: Garbarz, Alan; Martínez Gazoni, RodrigoDocentes: Iemmi, Claudio; Mazzaferri, Javier; Villarreal, MirtaAsignatura: Laboratorio 2, Depto. Física, FCEN, UBAFecha: Noviembre de 2003RESUMENEn este trabajo se estudia la generación de ondas estacionarias en el caño de una flauta tra-versa comercial; analizando la posición de los nodos de dichas ondas para distintas digitacio-nes convencionales. Se estudia la dependencia frecuencial de las posiciones de los nodos yen consecuencia la longitud de la onda estacionaria. Se establece la frecuencia de corte para elinstrumento analizado.INTRODUCCIÓNLos orificios de los instrumentos de viento brindan laposibilidad de forzar presión atmosférica dentro deltubo del instrumento, y así inducir la formación denodos de presión. La posición de los mencionadosnodos - a condiciones de contorno fijas - determinanla longitud de la onda estacionaria producida, y enconsecuencia la nota musical producida.La flauta traversa es un tubo de diámetro internoconstante en toda su extensión (unos 19 +/- 0.5 mm)excepto en la cabeza, donde presenta una leve coni-cidad, prácticamente despreciable. A lo largo delcuerpo presenta orificios de diámetro constante(unos 15 +/- 1mm) y distribución no uniforme. El ex-tremo alejado de la embocadura está completamenteabierto, mientras que la embocadura en si misma esun orificio mas pequeño que el flautista cubre endistinta proporción al excitar las distintas notas.Es de esperarse, entonces, que la flauta traversa secomporte como un tubo cuyas condiciones de con-torno no están del todo definidas, ya que si bien unode los extremos es indudablemente abierto, el diá-metro del otro es mas pequeño que el diámetro delcaño y su posición es tangencial al mismo y no con-céntrico (Figura 1).
FIGURA 1. Detalle de la cabeza y embocadura de la flauta traver-sa (corte longitudinal).
Por otro lado, algunas consideraciones deben reali-zarse en lo que respecta al extremo de la embocadu-ra: como se muestra en la Figura 1, el orificio deexcitación no se encuentra exactamente en el extre-mo de la flauta sino corrido unos 17 mm hacia elcuerpo de la misma. Esta distancia, utilizada por losflautistas para mantener afinada la flauta en todo suregistro, actúa como un resonador de Helmholtz, querepresenta una impedancia capacitiva en paralelo alcaño, mientras que los orificios abiertos representanuna impedancia inductiva muy baja (shunt). Vemosque es evidente la dependencia frecuencial del com-portamiento de la flauta traversa, ya que a bajasfrecuencias la impedancia de los shunts (orificiosdestapados) es baja, con lo cual los nodos se forma-rán con relativa sencillez, sin embargo cuando seexciten frecuencias elevadas, la impedancia corres-pondiente a los orificios abiertos será mayor, por locual la onda “no notará” los primeros orificios y con-tinuará mas allá de estos.El flautista puede excitar distintos modos de la flauta,variando la dirección y la presión de la columna o jetde aire que envía hacia el filo de la embocadura ycombinando esto con leves rotaciones del instru-mento.Normalmente pueden excitarse sin problemas los 5primeros modos, siendo los modos convencionalesde ejecución, los tres primeros.DESARROLLOPara la realización de esta experiencia se utilizócomo objeto de estudio una flauta traversa comercialYamaha 211 SII, con cola en DO. Se contó con unmicrófono piezoeléctrico montado en una varilla debronce graduada, de unos 75cm de largo y 4mm dediámetro, con el cual se permitieron obtener registrosde presión dentro del instrumento, sin introducir va-riaciones en el sonido producido por el instrumento.La disposición de los elementos fue sencilla y sedescribe en la Figura2.
 
FIGURA 2. Disposición de los instrumentos para al medición denodos.
Como primer objetivo se determinaron las condicio-nes de contorno del instrumento. Para esto se excitóel modo fundamental con una digitación tal que todoslos orificios estaban tapados mientras que con elmicrófono en el interior del instrumento se hacia un“barrido” en busca de nodos. Posteriormente se repi-tió el procedimiento, excitando ahora el segundomodo de la misma digitación y nuevamente se bus-caron nodos.Determinadas las condiciones de contorno, se buscóexcitar los tres primeros modos, con las nueve prime-ras digitaciones convencionales, analizando la posi-ción de los nodos para cada combinación modo –digitación, con el fin de hallar alguna relación entreéstas.La configuración de la experiencia fue la misma queen el caso anterior: el micrófono, conectado al osci-loscopio fue desplazado a lo largo del interior de laflauta, mientras ésta era excitada en un modo y di-gitación particular y se media mediante la graduaciónde la varilla las posiciones del micrófono donde seobservaban nodos de presión en el osciloscopio. Elerror en la medición de la longitud fue estimado apartir del mínimo desplazamiento necesario paraobservar un cambio evidente en la presión registradaen el osciloscopio. Dicho error fue de +/-1cm.Este procedimiento se repitió para cada una de lasnueve primeras digitaciones convencionales. Esimportante tener en cuenta que las digitaciones encuestión son secuenciales, es decir cuando se des-tapa un nuevo orificio, todos los orificios por debajode éste (es decir, entre el primero destapado y elextremo no excitado) ya se encuentran destapados ytodos los que se encuentran encima (entre la embo-cadura y el primer orificio destapado) están tapados.Con esta forma de digitación de eliminan las digita-ciones cruzadas y es la usada tradicionalmente parala primer octava de la flauta traversa.RESULTADOSLos resultados del análisis de las condiciones decontorno se observan en la Figura 3.
FIGURA 3. Caracterización de las condiciones de contorno de laflauta traversa, excitando modo fundamental y primer armónico.Las posiciones de los nodos y de los orificios del instrumentoestán a escala. En la parte superior se agrega el esquema de laflauta con el sistema de llaves (para identificar las posiciones delos dedos) y abajo sólo con los orificios. Los círculos oscuroscorresponden a orificios tapados y los círculos claros correspon-den a orificios destapados
Se observa de la Figura 3 que la embocadura en elprimer modo parece comportarse como un extremocerrado, debido a que se observa un máximo depresión. Esto no es así ya que, como se observa enel segundo modo, hay un vientre comprendido entreel nodo correspondiente al extremo abierto y el nodocentral, y este nodo central se encuentra justo en lamitad de la distancia entre los dos extremos. De todoesto podemos asegurar que la embocadura es unextremo abierto, pero que alli hallamos un máximode presión debido a que está siendo excitada cons-tantemente por el flautista, por lo que no se puedeesperar otra cosa.Este mismo comportamiento se observó en todas lasdigitaciones y todos los modos excitados, excep-tuando el tercer modo, donde el micrófono en la em-bocadura no permitía su excitación.Una vez determinadas las condiciones de contorno,que fueron coincidentes con las obtenidas por Simthy Wolfe [1], se apuntó a obtener las posiciones de losnodos al excitar los tres primeros modos, con lasnueve primeras digitaciones convencionales.En la Figura 4 se presentan los resultados obtenidospara las nueve digitaciones en el primer modo deexcitación. Se agregan los esquemas de la flauta concada digitación y su nomenclatura usual.
 
FIGURA 4. Resultados obtenidos para la medición de la posiciónde nodos en las nueve digitaciones, excitando el modo funda-mental. En la parte superior se agrega el esquema de la flauta conel sistema de llaves (para identificar las posiciones de los dedos) yabajo sólo con los orificios. Los círculos oscuros corresponden aorificios tapados y los círculos claros corresponden a orificiosdestapados
Cabe aclarar que, si bien los esquemas de la flauta ylas posiciones de los nodos de las figuras están aescala, los vientres de las ondas fueron estimadosmediante programas de computación a partir de laposición de los nodos, ya que su medición se tornóprácticamente imposible dada la importante variaciónde la amplitud de la onda. Sin embargo en la expe-riencia se observaba un aumento y disminución de laamplitud registrada por el micrófono que se ajustamuy bien a los gráficos aproximados.Por otro lado es importante aclarar que los nodosque encontramos no fueron verdaderos nodos deamplitud nula, sino importantes caídas de presión,donde ésta casi se anulaba.En la Figura 4 podemos observar como los nodosque determinan el fin de la onda estacionaria “secorren” a medida que se destapan los orificios y quesi bien su posición no coincide con la posición delprimer orificio destapado, todos coinciden con laposición del primer orificio por debajo del orificiodestapado. Dicho en otras palabras, para el modofundamental, los nodos “saltan” un orificio.A continuación se presentan los resultados corres-pondientes a la medición de las posiciones de losnodos al excitar el segundo modo. (Figura 5)
FIGURA 5. Resultados obtenidos para la medición de la posiciónde nodos en las nueve digitaciones, excitando el segundo modo.En la parte superior se agrega el esquema de la flauta con elsistema de llaves (para identificar las posiciones de los dedos) yabajo sólo con los orificios. Los círculos oscuros corresponden aorificios tapados y los círculos claros corresponden a orificiosdestapados
En la excitación del segundo modo (Figura 5) puedeverse también el corrimiento de los nodos a medidaque se destapan los orificios, acercándose cada vezmas a la embocadura. Esto puede verse como quese acorta la longitud efectiva de la flauta, puesto queal medir por debajo del último nodo, la presión esracasi constantemente nula.En el caso del segundo modo puede verse que aho-ra el corrimiento del último nodo respecto al primerorificio destapado corresponde a un salto de dosorificios, y no de uno como sucedió para el modofundamental.Podemos ver también que la ubicación del nodocentral es exactamente la mitad de la distancia entrelos nodos de los extremos en cada una de las digita-ciones.Finalmente presentamos el caso del tercer modo(Figura 6)

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->