Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Justas y Torneos

Justas y Torneos

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 1,696|Likes:
Published by asele
completa informacion sobre la diferencia entre justas y torneos
completa informacion sobre la diferencia entre justas y torneos

More info:

Published by: asele on Oct 05, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/01/2012

pdf

text

original

 
Cuando se habla de justas y torneos, para aquellos no demasiadoconocedores del tema, se puede caer en el error de creer que unas y otros constituían la misma cosa. No es así: entre ambos existíandiferencias muy apreciables que resulta interesante destacar. Lo quesí es cierto es que tanto justas como torneos parece ser que en suorigen fueron una especie de juegos bélicos derivados de otros demayor antigüedad, por ejemplo, los combates de gladiadores en laRoma imperial. Y es cierto también que, con anterioridad a la EdadMedia, los pueblos escandinavos y germánicos practicaban tambiéncierta clase de juegos bélicos que, en resumidas cuentas, no eran otracosa que torneos; y muestras de ello pueden encontrarse no sólo enla Mitología escandinava sino en las Sagas germánicas.Retrocediendo n s en el tiempo, y dejando aparte lascompeticiones deportivas de Olimpia, los griegos ya conocían losdesafíos de hombre a hombre. Basta con recordar la guerra de Troya y el duelo mantenido entre Aquiles y Héctor. La influencia que, eneste tipo de juegos, justas y torneos, sobre ellos ejercieron ciertascostumbres similares en los tiempos más antiguos se ve con todaclaridad en ciertas normas. Cuando en Grecia se decia lacelebración de unos juegos teniendo como escenario la ciudad deOlimpia, a partir del momento en que estos quedaban convocados,se producía un paréntesis entre cuantas guerras pudieran, en aquelmomento, desarrollarse. Y algo similar ocurría en la Edad Media conlas denominadas "treguas de Dios". Si el torneo se celebraba entrecaballeros de distintos bandos enzarzados en un conflicto bélico deinmediato se producía la tregua, es decir, descansaban las armashasta que el torneo no finalizara.En justas y torneos existían ciertas reglas y variantes. La justa se basaba en un combate de hombre contra hombre, mientras que en eltorneo se enfrentaban hasta varias cuadrillas de caballeros. Esteúltimo juego soa consistir en tres tiempos: en el primero, seenfrentaban los dos grupos adversarios de jinetes; en el segundo,aquellos que no haan sido descabalgados luchaban a pie finalmente, todos sostenían un último enfrentamiento formado porcuadrillas. Dos caballeros en una justa, en la cual previamente han utilizado laslanzas que ambos utilizaron para derribarse y no consiguieron.En el combate a caballo, los caballeros iban recibiendo unapuntuación correspondiente al número de adversarios que
 
derribaban y, al finalizar el torneo recibían el premio de manos de sudama. Así, todos los ideales caballerescos de la Edad Media teníancabida en los torneos y de ahí la inmensa popularidad de quegozaron. Pero como juego en el que entran las armas, muchas veceslo que se haa organizado tan lo como una diversn y unentretenimiento, producía efectos lamentables. Carlos V organizó en Valladolid en el o 1.518 un torneo entre nobles flamencos castellanos y la fiesta finalizó arrojando un gran número de muertos y heridos. Pero esto no desanimaba a los organizadores de este tipode juegos; era un riesgo que había que correr y que era aceptado portodos.Eran muchos los caballeros que iban de corte en corte en busca deocasiones en las que lucirse en el manejo de las armas. Cuando seenteraban de un determinado lugar en donde se iban a celebrar estetipo de fiestas, allí acudían, cruzándose desafíos entre ellos.Una variante de los torneos eran las justas combate singular queenfrentaba a los caballeros, en este caso armados con hachas(manuscrito del siglo XV) El caballero que vencía en el torneo recibía el premio, generalmenteuna joya, de manos de su dama o de la anfitriona.Los naturales del país o la ciudad, donde se iba a llevar a cabo eltorneo, ponían todo su empeño en derrotar a aquellos otros llegadosde otras tierras, era como una honra nacional derrotar a loscaballeros extranjeros.Reyes y príncipes participaban tambn en estas fiestas,rompiendo lanzas en ellas. El torneo se anunciaba con muchaantelación, preparando un espacio cerrado donde se colocaba unatribuna en la cual se acomodaban los nobles y las damas que iban apresenciarlo.En las justas, dos caballeros cubiertos con sus armaduras y dotados de todas sus armas, montados en briosos caballos, seembestían, lanza en ristre como en un combate particular, aunquelas lanzas que utilizaban eran de las llamadas "de cortesía"; es decir,en realidad, eran lanzas sin hoja de acero en la punta.En cuanto a las espadas, sus filos habían sido previamenteembotados. Por lo general, en las justas, la costumbre era romper
 
tres lanzas, intentando hacer caer al adversario, en cuyo caso, éste sedeclaraba vencido y la cosa no pasaba a más.En ocasiones, las justas duraban varios días y eran acompañadasde cenas y bailes nocturnos en los castillos o palacios. Eso sí, en lamayoría de los casos el caballero que vencía en el torneo recibía elpremio, generalmente una joya, de manos de su dama o de laanfitriona. En lo que se refiere a los torneos, ya lo hemos indicado, erancombates de un grupo de jinetes contra otro grupo asimismomontado. Pero, al igual que en las justas, todos los caballerosutilizaban armas "corteses". A pesar de estas precauciones, no eranraros los casos en que, al menos uno o varios caballeros, quedabanheridos o muertos, por lo que la Iglesia acabó por condenar estosejercicios militares.El mayor auge de justas y torneos se alcanzó durante la EdadMedia, después se fueron espaciando, tendiendo a evitar accidentes,pero el entusiasmo y la pasión por este tipo de fiestas fue muy grande en todas las capas sociales. Se llegaban a apostar sumascuantiosas en favor de uno u otro contendiente y habrá que decir quelas damas no eran ajenas a la organización de las justas, al contrario,sin combatir ponían en ellas tanto entusiasmo como los hombres,llevando, a grandísimo orgullo, el que "su caballero" resultara eltriunfador. Los torneos se hicieron sumamente populares en todoslos reinos de la Edad Media. Se establecieron incluso Fueros a ellosdestinados, como el de Soria o las Partidas. Se escribieron, además,numerosos tratados sobre estos hechos de armas, a los que seconsideraba como fiel espejo de la Caballería.Un papel destacado en justas y torneos lo tenían los "heraldos", alos que habría que considerar como "maestros de ceremonia". Elloseran los encargados de anunciar oficialmente los torneos, indicandola fecha de celebración de los mismos y publicando los nombres delos caballeros que iban a tomar parte en los juegos. Eran losdepositarios de las reglas de torneos y justas, a los que había queconsultar en los casos difíciles y cuyas decisiones eran inapelables.Muy pronto, se comenzó a escribir las normas de los torneos y justasen pergamino, con lo que se produjo su entrada en la Historia aldejar constancia de cuanto había sucedido en determinado torneo,anotando cuidadosamente todas las incidencias del mismo. El

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Santi Suarez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->