Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CRISTO, SACERDOTE Y VÍCTIMA - CARDENAL JOHN HENRRY NEWMAN

CRISTO, SACERDOTE Y VÍCTIMA - CARDENAL JOHN HENRRY NEWMAN

Ratings: (0)|Views: 412|Likes:
Published by AngelSainz

More info:

Published by: AngelSainz on Sep 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/15/2013

pdf

text

original

 
SERMÓN DEL CARDENAL JOHN HENRRY NEWMAN“CRISTO, SACERDOTE Y VÍCTIMA”
-1-
 
 Hallándose en la condición de hombre se humilló a sí mismo,haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de Cruz. Fil. II:8
Aquel que se humilló de tal modo―haciéndose hombre primero, luego muriendo, y eso sobre la vergonzosa y agonizantecruz―fue el mismo que desde toda la eternidad, “siendo sunaturaleza la de Dios” era “igual a Dios”, tal como lo declara elApóstol en el versículo precedente. “En el principio era el Verbo, yel Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios; Él era en el principio, junto a Dios” (Jn. I:1,2); así habla San Juan, un segundotestigo de la misma gran y tremenda verdad. Y él también añade,“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (I:14). Y sobreel final de su evangelio, como sabemos, nos suministra una relaciónde la muerte de Nuestro Señor sobre la cruz. Nos aproximamos a ese día, el más sagrado de todos, cuandoconmemoramos la pasión y muerte de Cristo. Tratemos de fijar nuestras mentes sobre este pensamiento tan grande. Intentemostambién, lo que es tan difícil, dejar de lado otros pensamientos,despejar nuestras mentes de cosas transitorias, temporales ymundanas, y ocupémonos exclusivamente de contemplar alSacerdote Eterno y su sacrificio único y perenne―ese sacrificioque, aunque completado de una vez y para siempre en el Calvario,sin embargo permanece siempre y que con su poder y gracia podamos tenerlo siempre presente, puesto que en todo tiempo debe
-2-
 
ser conmemorado con gratitud y reverente temor, bien que ahoramás especialmente, cuando llega el tiempo del año en que sucedió.Contemplemos a Aquel que fue levantado para atraernos hacia Sí; yque merced a que fuimos atraídos hacia Él, resultemos atraídos losunos hacia los otros, de tal modo que podamos comprender y sentir que nos ha redimido a cada uno de nosotros y a todos, yrecordemos que a menos que nos amemos, en verdad no podemosamar a Quién dio su vida por nosotros.Por tanto, con la esperanza de sugerir algunos pensamientosgraves para la semana que empieza con este día, haré algunasobservaciones que sugiere el texto acerca de aquel acontecimientotan terrible y a la vez tan gozoso, como lo es la pasión y muerte de Nuestro Señor.Y en primer lugar, no debería hacer falta decirlo, aunque a lomejor sí lo es de tan obvio que resulta (pues a veces se dan por sobreentendidas ciertas nociones que así nunca llegan a ser conocidas por quiénes las ignoran), como digo, en primer lugar,siempre deberá recordarse que la muerte de Cristo no constituyó unmero martirio. Mártir es uno que muere por la Iglesia, que esmuerto por predicar y sostener la verdad. En verdad, Cristo fuemuerto por predicar el Evangelio; y con todo no fue un mero mártir,sino mucho más que eso. Si hubiese sido un hombre solamente, bien podríamos llamarlo mártir, pero no era un hombre solamente,de modo que no es un mero mártir El hombre muere como unmártir, pero el Hijo de Dios muere como sacrificio reparador.
-3-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->