Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Noche de La Gallina de Francisco Tario

La Noche de La Gallina de Francisco Tario

Ratings: (0)|Views: 1,563 |Likes:
Published by Eduardo Sánchez
Francisco Tario;
De la noche.
Francisco Tario;
De la noche.

More info:

Published by: Eduardo Sánchez on Sep 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2013

pdf

text

original

 
 
Puedes encontrar más libros y cuentospara tu dispositivo móvil o en formato .pdfvisitando el blog 
L
 A NOCHE DE LA GALLINA 
 
 Francisco Tario
 
L
 A NOCHE DE LA GALLINA 
 
LOS HOMBRES SON VANOS Y CRUELEScomo no tienes idea —me decía hace casiun siglo una gallina amiga, cuando todavíaera yo joven y virgen, y habitaba un corralindescriptiblemente suntuoso, poblado deárboles frutales.—Lo que ocurre —objeté yo, sacudiendo micola blanca— es que tú no los comprendes;ni siquiera te has cuidado de observarlosadecuadamente. ¡Confiesa! ¿Qué hashecho durante la mayor parte de tuexistencia, sino corretear como una locueladetrás de tus cien maridos y empollar igualque una señora burguesa? ¡El hombre esun ser admirable, caritativo y muy sabio, aquien debemos estar agradecidasprofundamente!Esto decía yo hace tiempo; no sé cuántosmeses. Cuando aún me dejaba sorprenderpor las apariencias, rendía culto a lospoetas y llevaba minuciosamente
 
 Francisco Tario 3
clasificadas en un cuaderno lascaracterísticas de los petimetres que meperseguían. Cuando mi cresta era voluptuosa cual un seno de mujer, y micola, artística, poblada. Cuando dormía enposturas graciosas y, al crepúsculo,languidecía bajo la influencia inefable delas encinas. Decía esto —entre otrosmotivos más graves— porque mi amo eramuy cordial conmigo y solía conducirme alos rincones más apartados de la finca, conobjeto de obsequiarme los residuos de los banquetes y otras golosinas menosimportantes.Hoy no. Hoy pienso de otro modo.Heme aquí confinada en una celdatenebrosa, condenada a muerte. ¿Creenque no lo adivino? ¿Creen los hombres quepor ser diminutas y estar cubiertas deplumas, no tenemos las gallinas nuestrocorazoncito, nuestra sensibilidad y nuestroentendimiento?

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->