Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
John Piper-Hambre Por Dios

John Piper-Hambre Por Dios

Ratings: (0)|Views: 92|Likes:
Published by mcano_11_56

More info:

Published by: mcano_11_56 on Sep 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/21/2013

pdf

text

original

 
 1
HAMBREPOR DIOS.
DESEANDO A DIOS POR MEDIO DEL AYUNO Y LA ORACIÓN.
 John Piper.
 A mis compañeros ancianos de La Iglesia Bautista Bethlehemquienes conmigo tuvieron hambre por la llenura de Dios, y festejaron conmigo en su mesa de Gracia.
CONTENIDO
 Prefacio. Introducción: Una nostalgia por Dios.
1 ¿Es Cristiano el ayuno?
 Nuevo Ayuno para el Vino Nuevo.
2 El hombre no deberá de vivir solo de pan.
 La Fiesta del Desierto del Ayuno.
3 Ayuno por la Recompensa del Padre.
 Ayuno de Jesús, Radicalmente Orientado por Dios.
4 Ayunando por la Venida del Rey.
¿Que tanto nos hace Falta?
5 El Ayuno en el Curso de la Historia.
Un Llamado para Discernimiento y Anhelo.
6 Encontrando a Dios en el Jardín del Dolor.
Un Ayuno Diferente a Favor del Pobre.
 7 Ayuno por los Infantes.
 Abortos y la Soberanía de Dios sobre Falsos Enfoques del Mundo.Conclusión: ¿Por qué Recompensa Dios el Ayuno?
 
 2
 Apéndice: Citas y Experiencias. Bibliografía Notas Nota sobre Recursos: Deseando Ministerios de Dios.
PREFACIO.
Tenga cuidado de libros sobre el ayuno. La Biblia es muy cuidadosa al advertirnos de gentes que
“aconsejando abstenernos de alimentos, que Dios ha creado para ser compartidos con gratitud por quienes creen y conocen la verdad” 
(1 Timoteo 4:1/3) El apóstol Pablo pregunta con desánimo:
“¿Por qué... os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques?” 
(Colosenses 2:20/21) Élestá celoso del pleno regocijo de la libertad Cristiana. Como una gran declaración de libertad sobre todolibro de ayuno ondea la bandera de
“Las viandas no nos hacen más aceptos ante Dios; pues ni porquecomamos, seremos mas, ni porque no comamos, seremos menos” 
(1 Corintios 8:8) Hubo una vez doshombres. Uno de ellos dijo:
“Yo ayuno dos veces por semana”; el otro dijo, “Dios ten misericordia de mi  pecador” 
Solamente uno de ellos regresó a su casa justificado. (Lucas 18:12/14)La disciplina de negarse a sí mismo está llena de peligros – posiblemente sobrepasada por los peligrosde la indulgencia. De los tales también somos advertidos:
“Todas las cosas me son lícitas mas no medejaré dominar de ninguna.” 
(1 Corintios 6:12) Aquello que nos domine se ha convertido en nuestro dios;y Pablo nos advierte de
“aquellos cuyo dios son sus apetitos” 
(Filipenses 3:19) Los apetitos marcan ladirección de nuestras vidas. El estómago es soberano. Esto tiene una expresión religiosa y otra irreligiosa.Religiosamente “personas... las que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios” (Judas 4) y otros queinflan el decir que
“Las viandas son para el vientre y el vientre es para las viandas” 
(1 Corintios 6:13)Irreligiosamente, sin un pretexto de la gracia misericordiosa, las personas simplemente ceden a
“las codiciasde otras cosas entran y ahogan la palabra” 
(Marcos 4:19)“Codicias de otras cosas” – allí está el enemigo. Y la única arma que va a triunfar es una profundahambre por Dios.La flaqueza de nuestra hambre por Dios, no es porque él sea insípido, sino porque nos mantenemos saturadoscon “otras cosas”. Posiblemente entonces, la negación al apetito de nuestro estómago por viandas puedaexpresar, o hasta aumentar el apetito de nuestra alma de Dios.Lo que está en juego aquí no es solamente el bien de nuestra alma, sino también la gloria de Dios.Dios es mas glorificado en nosotros cuando somos más glorificados en él. La lucha de la fe es una lucha por deleitarnos en todo lo que Dios es para nosotros en Cristo. Aquello por lo que tenemos mayor hambre es loque adoramos.
 Su bondad resplandece con brillantes rayos,cuando nos deleitamos en todos sus caminos. Su gloria rebasa la copacuando estamos en él satisfechos. Su esplendor llenará la tierra,cuando el pueblo se goce en su excelencia.
 
 3
 La belleza del sagrado fuego de Dios, Arde refulgente en el deseo del corazón
.
Entre los peligros de la negación a sí mismo y la propia indulgencia hay un trecho de dolor agradable. No se trata del dolor patológico de un masoquista, sino la pasión del amante que busca diciendo
“Ciertamente estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús.” 
 (Filipenses 3:8) Tal es el paso que trataremos de seguir en este libro.El que aun trate de emprender la jornada se debe a la gracia de Dios, en la que vivo cada día. Me ha llegadoen Jesús que me amó y se entregó por mi. Me ha llegado en mi esposa Noël, que me apoya en el trabajo de predicar y escribiendo y atendiendo mi manada. Te amo Noël, y gracias por tu compañía en la gran obra.Dios ha sido bueno con nosotros. La gracia ha venido a mí de nuevo en la fiel labor de Carol Steinbach,cuya cuidadosa lectura ha dejado su marca y cuya diligencia crearon los índices. Y la gracia ha venido a mí por medio del grupo de ancianos de la Iglesia Bautista de Bethlehem. Ellos forjaron una frase lapidaria paranuestra iglesia que yo acogí como la misión de mi vida. Y ellos me dieron el encargo y el tiempo paraescribir este libro y convertirlo en parte de mi misión: “Existimos para propagar una pasión por laSupremacía de Dios en todas las cosas para la alegría de toda la gente.” Esta es mi oración para este libro.Cuando Dios es la suprema hambre de nuestros corazones, él será supremo en todo.
 John Piper Mayo 1 de 1997.
¿A quien tengo en el cielo sino a tí?Y no hay nada sobre la tierraque yo desee fuera de tí. Mi carne y mi corazón podrán fallar,mas Dios es la fortaleza de mi corazón, y mi porción por siempre.
-Salmo 71:25/26 RSV.Casi en todas partes en todo tiempo, el ayuno ha tenido un lugar de gran importancia, puesto que estáíntimamente vinculado con el profundo sentido de la religión. Quizás sea esta la razón por la desaparicióndel ayuno en nuestros días. Cuando el sentido de Dios disminuye, el ayuno desparece.
 Edward Farrel.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->