Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Suplemento Variedades

Suplemento Variedades

Ratings: (0)|Views: 983|Likes:
Crónica sobre Palpa con fuga de nostalgia y gratitud al maestro MJO, publicada hoy en el suplemento Variedades de El Peruano (pag. 8 al 10).
Crónica sobre Palpa con fuga de nostalgia y gratitud al maestro MJO, publicada hoy en el suplemento Variedades de El Peruano (pag. 8 al 10).

More info:

Published by: Rolly Valdivia Chávez on Sep 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

12/11/2012

pdf

text

original

 
 ARTE BURILADO
HERMOSAS CREACIONES ENMATE DE SIXTO SEGUIL
MJO:Maestro delperiodismo
Retornode unluthierclásico
                                                                                                                                                                                     
   D    I    S    T    R    I    B    U    C    I    Ó    N     G    R    A    T    U    I    T    A
Semanario del Diario Oficial El Peruano| Año 104 | 3a etapa | N° 243
 
2

 VARIEDADES
CUERDAS
2008 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Variedades
es una publicación del Diario Oficial
D
IRECTOR
 
FUNDADOR
: C
LEMENTE
P
ALMA
D
IRECTOR
(
E
) : J
ORGE
S
ANDOVAL
C
ÓRDOVA
E
DITOR
: M
OISÉS
A
YLAS
O
RTIZ
E
DITOR
 
DE
 
FOTOGRAFÍA
: J
EAN
P. V
ARGAS
G
IANELLA
 E
DITOR
 
DE
 
DISEÑO
: J
ULIO
R
IVADENEYRA
U
SURÍN
D
IAGRAMACIÓN
: C
ÉSAR
F
ERNÁNDEZ
F
ERNÁNDEZ
T
ELÉFONO
: 315-0400,
ANEXO
2030C
ORREOS
:
VARIEDADES
@
EDITORAPERU
.
COM
.
PE
 
MAYLAS
@
EDITORAPERU
.
COM
.
PE
RESUMEN
MANUEL BACA, CONSTRUCTOR DE INSTRUMENTOS
Retorno alas cuerdas
CREACIÓN.
Los trabajos enmate burilado del maestro SixtoSeguil destacan por su belleza yoriginalidad.FOTO: Jack Ramón Morales
4 | CRÓNICA
Ser discapacitados no impide a tres jóvenesexpresar su talento creador.
6 | ARTE POPULAR
El reconocido maestro del mate buriladoSixto Seguil cuenta su historia.
8 | TURISMO
Los múltiples atractivos turísticos de laprovincia de Palpa, en Ica.
12 | PERFIL
Un sentido homenaje al desaparecidoperiodista Manuel Jesús Orbegozo.
16 | EL OTRO YO
Mitsuharu Tsumura afirmaque la paciencia y la humildadson las mayores virtudes quedebe tener un cocinero.
PORTADA
ESCRIBE/FOTOS: JOSÉ VADILLO
A
quí, cualquier artesano que está aprendiendoa hacer guitarras se hace llamar
luthier 
".Manuel Baca está indignado; sube lentamentelas escaleras de su casa, aquí en el kilómetro 14 y mediode la Túpac Amaru, apoyándose sobre un bastón. Bacalleva algunos unos meses reencontrándose con su taller,en el tercer piso de su casa; con sus herramientas; conlas virutas que quedan en este ejercicio de arrancarle alos maderos formas de sirenas cantoras; de guitarras,charangos, mandolinas...
Luthier 
no es cualquiera –continúa cuando llegamosal segundo piso–, es un término que define a quienes tienenla capacidad y conocen la técnica para construir cualquierinstrumento de cuerda, no solo guitarras. Y este artesanoabancaíno se ha ganado, a puro golpe de trabajo, el título de
luthier 
, de maestro constructor de instrumentos de cuerda.Se sienta sobre un poyo e ironiza: "Algunos me dabanpor muerto". Cerca de unquinquenio de ausencia paraun constructor de guitarrases una eternidad en estostiempos del mercado y de lacompetencia. Casi un suicidiolaboral. Cinco años en que susinstrumentos se llenaron depolvo y también su fama.Ese silencio laboral se lodebe a la diabetes, comenta.Cinco años también que vivesolo y sus hijos lo visitan cada
Una enfermedad lo mantuvo alejado cincoaños y hoy, el
luthier 
abancaíno Manuel Baca,considerado uno de los mejores constructores deguitarra del país, retoma su actividad buscando elequilibro entre graves, medios y agudos.
fin de semana. Baca ha perdido varios kilogramos, sí, ya noluce vigoroso, como en la foto que cuelga sobre la pared, y sela tomaron para la sesión de una revista ya desaparecida.

Nació "en la tierra de Tulio Loza", Abancay. Llegó a Limamuy niño, un día que se escapó de su pueblo junto con suprimo. Recuerda que le decían cholito, que solo sabía hablarquechua, y se le abren los ojos cuando recuerda que se tirabaa un costado de la pista cada vez que veía un automóvil pasara toda velocidad. Pero Manuel Baca ya estaba enamorado delas formas de las guitarras. Porque lo suyo es genético. EnAbancay, había aprendido a hacer charangos solo viendo asu abuelo, Feliciano Escalante, que hacía de todo, violines,sombreros, chicotes.A los siete años de edad se hizo un "hualaichito", un cha-rango pequeño y chillador que empezó a alquilarlo a un solcon cincuenta centavos. Su padre era herrero y en sus ratoslibres sacaba su guitarra para cantar a dúo con la mamá deManuel, que también tocaba elrondín y hacía llorar y reír consus huainos. Y en el colegio,antes de huir rumbo a Lima,a Manuel Baca ya le llamabancientífico, porque siempre erainquieto, tratando de hacer co-sas, moldeando su futuro.

En Lima, Baca empezóayudando en una casa, perono le gustaba esa labor y se
 
Lunes 19 de setiembre de 2011

3
PERSONAJE
De uno de los dos desvencijados estantes, el
luthier 
sacavarios planos, porque para Baca el constructor profesional deinstrumentos de cuerda debe de trabajar con planos. Si biendice que la guitarra perfecta solo es facultad de Dios, explicaque uno se puede acercar a ella basándose en el estudio. Esde los que creen que las mejores guitarras se hacen a basede las maderas de palisandro, caoba, nogal. "Los europeoshan logrado destilar muy bien esas maderas, y por eso selogran dulces sonidos", comenta Baca, quien considera queel desaparecido fabricante de guitarras Alejandro Huertas, unprovinciano como él, es uno de los constructores de los quemás aprendió y al que menos crédito se le dio en vida.Baca ha tenido algunos ayudantes, "pero los chicos se vanrápido, es lo común, creen que lo saben todo y se van. No seperfeccionan y no avanzan". Me dice que de sus cinco hijos, elque tiene "excelente mano" para la construcción de guitarrases el arquitecto. A veces lo ayuda cuando lo visita, pero nolo toma como un oficio. Tal vez su oficio se vaya con él, peroquedarán como muestras sus guitarras y charangos que havuelto a hacer, para felicidad de los conocedores.hizo ayudante de una carpintería en el Callao. Como era de laSierra, le pusieron por chapa "Machaguay", y a los 14 años nosolo lijaba: sabía encharolar y a escondidas hizo de una patade ropero una voluta de violín. Después, pasó a una empresadonde, cada noche, también aprendió a manejar a escondidaslos carros. Se hizo técnico de cocinas; pasó el tiempo y conun brevete llegó a ser chofer de la Línea 40, pero siempre lellamaba su vocación por las guitarras.Ya vivía en un lotecito que invadió con su esposa enCollique, Comas, y tenía hijos, pero un buen día se asoció conun constructor piurano, "que hacía guitarras a base de clavo",y empezó en el negocio para el que estaba signado. "¿Cómo,ya no trabajas como chofer?", le preguntó su mujer. "Mientrasno te falte un pan en tu mesa, tú no te preocupes", recuerdaque le dijo a ella y empezó a construir guitarras.Primero, como el piurano, hacía guitarras clavando latapa y la base con clavos. Luego, aprendió que así no eranlas cosas. Su búsqueda de una mejor guitarra con un sonidoperfecto lo llevó a buscar a los maestros constructores, "perocasi todos son celosos y no enseñan nada, solo desde la puertame decían cualquier cosa cuando les preguntaba"; tambiénse relacionó con los concertistas (en uno de los dos estantesde su segundo piso hay un póster desvencijado con el rostrodel guitarrista clásico español Andrés Segovia). Ahorraba sudinero para ir a los conciertos de los guitarristas extranjerosen los teatros. Trabajó con mucho ahínco con una guitarra yse atrevió a llevarla a un maestro del Conservatorio Nacionalde Música. Lo miró despectivamente hasta que, para echarlo,probó la guitarra que le alcanzaba el constructor y se quedósorprendido, ¿tú has hecho esta guitarra? Ahí empezaron areconocerlo, a tratarlo distinto."La gente no sabe lo que es la música", me dice mientrasrecuerda el sonido de los violines Stradivarius que ha tenido elplacer de escuchar en su vida. El segundo piso es casi desolado.En una pared cuelga un diploma, un rostro de Jesús. En estamisma banca se sentó Manuelcha Prado para probar y llevarseuna guitarra igual que muchos alumnos del Conservatorio;Pedro Arriola, del grupo Yawar, llegó muchas veces para probary llevarse charangos. Y ahora, ni bien se enteró de que Bacaha vuelto, los ha encargado nuevamente.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->