Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Nietzsche en Merleau-Ponty

Nietzsche en Merleau-Ponty

Ratings: (0)|Views: 351|Likes:

More info:

Published by: Gabriela Paula Porta on Sep 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

09/21/2011

pdf

text

original

 
 La presencia de Nietzsche en la primera filosofía merleaupontyana.
Gabriela Paula Porta (UBA)
 
Friedrich Nietzsche, en su obra filosófica capital,
 Así habló Zaratustra
(1883-1885), -conla cual se inicia la última etapa de su producción filosófica, se propone la ardua tarea deotorgar nuevos sentidos y valores a algunos conceptos centrales de la filosofía tradicionalcomo los de cuerpo, mundo y yo. En parte, este propósito del filósofo alemán de asignar otros significados a dichos significantes tradicionales se debe a la influencia que aquelrecibió de las teorías científicas y del materialismo filosófico de su época. Pero, también alinterés de Nietzsche por desprenderse de las concepciones metafísicas y religiosasoccidentales que impedían reconocer, por un lado, el enraizamiento del sujeto en el mundosensible, y, por otro lado, comprender el cuerpo como constituyente de la subjetividadhumana.De este modo, el pensador alemán inicia una transformación en el pensamiento filosóficoque tendrá continuidad en la filosofía postnietzscheana. Y, es curiosamente en la filosofíafenomenológica de Merleau-Ponty donde nosotros encontramos, como nos proponemosdemostrar en la presente comunicación, una verdadera continuidad y profundización de lasconceptualizaciones filosóficas que Nietzsche planteó a fines del siglo diecinueve. Asíobservamos que la cuestión de la corporalidad y su influencia en la constitución del sujeto – entendido éste como cogito o sustancia pensante- como asimismo el anclaje del cuerpo enel escenario del mundo objetual y ya no en un hipotico mundo trascendental osuprasensible son para ambos cuestiones fundamentales de sus respectivas filosofías.
 Nietzsche como precursor de las temáticas merleaupontyanas.
 Entre las escasas referencias que encontramos en la obra merleaupontyana sobre Nietzschey su filosofía hallamos una cita interesante del propio Merleau-Ponty donde éste reconoceal pensador alemán como uno de los iniciadores del camino fenomenológico que él particularmente recorrcon profundo intes. Aquella se encuentra en una obracorrespondiente a la primera etapa de la filosofía merleaupontyana,
 Fenomenología de la percepción
(1945), donde el pensador francés admite que la fenomenología no tiene un
 
origen determinado sino más bien:
“Está en camino desde hace mucho tiempo; susdiscípulos la encuentran en todas partes, en Hegel y Kirkegaard, lo mismo que en Marx, Nietzsche y Freud”
1
.
Ahora, si bien es cierto que luego de estas palabras Merleau-Ponty novuelve hacer mención a Nietzsche
 ,
en el texto citado,
 
las principales temáticas abordadas por el pensador francés nos reconducen a algunos tópicos analizados por el filósofo alemánen su obra capital.
 
De aquí, que el análisis de una obra estilística y conceptualmentecompleja como
 Así habló Zaratustra
, nos permitirá demostrar la vinculación entre los pensadores que nos ocupan.En dicha obra, Nietzsche plantea, por un lado, la superación del sujeto o yo tradicional – que para él ya tiene su aparición en la metafísica platónica pero que, sin embargo, en lamodernidad adquiere sus rasgos definitivos en la concepción cartesiana del cogito o lasustancia pensante- por el
Ultrahombre
. Éste último es concebido por Nietzsche, en su obrafilosófica capital, como
“(…) cuerpo, (…) y ninguna otra cosa; y alma es sólo una palabra para designar algo en el cuerpo”
2. 
De este modo, el pensador alemán resignifica la nocióndel sujeto o yo tradicional al restituirle a éste la corporalidad que le fuera negada desde lametafísica clásica hasta la filosofía racionalista cartesiana. Lo que implicar situar alUltrahombre en el mundo sensible o aparente –que en sentido estricto es, para Nietzsche,el único mundo real o verdadero
3
- porque es el único mundo dado a las vivencias oexperiencias reales para aquel. Esto produce el abandono de la antigua creencia metafísicay religiosa acerca de la realidad de un mundo suprasensible o supraterreno, como el postulado respectivamente por el platonismo y el cristianismo. De modo, que como señalaK. Löwith:
“la comprensión del superhombre como hombre renaturalizado, o sea, comoindividuo que asume y afirma su vinculacn esencial al mundo, representa una perspectiva de la interpretación del superhombre que ya no es posible en adelantedescuidar”
4
.En el mismo sentido, Merleau-Ponty redefine en la
 Fenomenología de la percepción
la
1
Merleau-Ponty, Maurice;
 Fenomenología de la percepción,
Barcelona, Ediciones Península, 1994, p. 8.
2
Nietzsche, F.,
 Así habló Zaratustra,
Madrid, Alianza, 1995, p. 60.
3
Aquí puede recordarse la crítica que realizó Nietzsche a la distinción mundo verdadero-mundo aparente en elapartado “Cómo el “mundo verdadero” acabó convirtiéndose en una fábula” de su obra tardía
Crepúsculo delos ídolos.
Ver: Nietzsche, F.,
Crepúsculo de los ídolos
. Madrid, Alianza, 1992, pp. 51-52.
4
Sánchez Meca, Diego., “Perspectivas actuales de interpretación del Übermensch nietzscheano”,
 Er Revistade filosofía Sevilla,
1992 (14), pp. 111-153.
 
concepción del sujeto o yo cartesiano como un
“(…) cuerpo que se eleva hacia el mundo” ,
5
o, como él mismo lo aclara:
“El propio cuerpo está en el mundo como el corazónen el organismo”
.
Y aquí no solo podemos establecer una interesante vinculación entre lacrítica nietzscheana al sujeto moderno y la redefinición merleaupontyana del mismo sinotambién señalar que para ambos la vida del “cuerpo-sujeto” o del “sujeto-cuerpo” solo tienesu darse en el mundo aprendido corporalmente o, como lo ha expresado el propio Merleau-Ponty, en el mundo
“(… )como el horizonte permanente de todas mis cogitationes y comouna dimensión a la cual o ceso de situarme”
.
 
Esto nos permite advertir, que tanto para Nietzsche como para Merleau-Ponty el mundo no es el resultado de las operacionesobjetivantes de la conciencia o del yo trascendental, al modo que lo planteaba lafenomenología kantiana. Sino más bien muestra que el mundo adquiere configuración entanto el cuerpo-yo pueda tener experiencia de él. Pero no se trata tampoco de unaexperiencia objetiva, es decir, el mundo no es aprendido como un mero sustrato natural omaterial al modo que fue concebido por las teorías materialistas o positivistas de las que Nietzsche, como señalamos en la primera parte del trabajo, tuvo una importante influenciaen la última etapa de su filosofía sino en tanto estamos imbricados en él tenemos acceso.Esto ha sido claramente explicitado por el propio Merleau-Ponty al señalar que
“El mundoes aquello mismo que nos representamos, no en cuanto hombres o en cuanto sujetosemricos, sino en cuanto somos, todos, una sola luz y participamos del Uno sindividirlo”
.
8
 Por otra parte, la disolución o superación nietzscheana del sujeto o yo tradicional por el
Ultrahombre
, quien es concebido por Nietzsche, como señalamos en líneas anteriores,como “cuerpo” y ninguna otra cosa, podría analogarse con el concepto de “carne” queaparece en la última filosofía de Merleau-Ponty. Dicho concepto mostraría la consumaciónde la disolución del yo moderno en la última filosofía merleaupontyana lo que a su vezdaría cuenta, como acuerdan algunos intérpretes en señalar, de la absoluta ruptura entre el primer momento del pensamiento filosófico del pensador francés y el último. Pero sininmiscuirnos en el debate sobre si existe o no tal irrupción entre ambos momentos de lafilosofía merleaupontyana lo cierto es que tanto Nietzsche como Merleau-Ponty han
5
Merleau-Ponty, Maurice;
 Fenomenología de la percepción
, Barcelona, Ediciones Península, 1994, p. 94.
6
Idem, p. 219.
7
Idem, p. 13
8
Idem, p. 11

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->