Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
328Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Jose Ferrater Mora - Diccionario de Filosofia Tomo II

Jose Ferrater Mora - Diccionario de Filosofia Tomo II

Ratings:

4.83

(6)
|Views: 61,353|Likes:
Published by api-3707787

More info:

Published by: api-3707787 on Oct 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
JOSE FERRATER MORA
DICCIONARIO DE
FILOSOFÍA
TOMO II
L -
Ζ
EDITORIAL SUDAMERICANA 
BUENOS AIRES
 
LA
METTRIE
[o LAMETTRIE](JULIEN-OFFROY DE) (1709-1751),nac. en Saint-Malo (Bretaña), estu-dió medicina en Reims y Leyden.Siendo médico militar en el Ejércitofrancés durante las guerras de Silesiacontra María Teresa, La
Mettrie
ob-servó la estrecha relación entre las fa-cultades mentales y los fenómenos
corporales,
concluyendo que las pri-meras dependían de los segundos. Susideas al respecto suscitaron gran opo-
sición,
teniendo que salir de Fran-cia y refugiarse en Leyden. Pero tam-bién en Holanda fue perseguido porsus ideas, refugiándose en la corte deFederico II de
Prusia,
el cual escri-bió un "Éloge de Julien
Offray
dela Mettrie"
(Oeuvres
de Frédéric II, Roi de Prusse, publiées du
vivant
del'auteur
[1789, vol.
III,
págs. 159 ysigs.] ) y ofreció a La Mettrie unapensión. Le nombró, además, miem-bro de la Academia de Berlín, ciudaden la cual La Mettrie falleció cuandoestaba a punto de trasladarse a París.En sus primeras obras La Mettrieinsistió en la unión estrecha del almacon el cuerpo y en la idea de que laprimera no existe sin el segundo, peroa la vez el segundo
—siendo
pura-mente materia
y,
por tanto, puramen-te
pasivo—
no puede moverse sin laprimera. La Mettrie se manifestó en-tonces (según indica Vartanian) par-tidario del mecanicismo cartesiano, pe-ro sólo hasta cierto punto, ya que seopuso al dualismo cartesiano en nom-
bre de una completa correlación psí-
quico-física. Al elaborar más sistemá-ticamente sus ideas sobre esta correla-ción, La Mettrie se fue inclinando ha-cia el materialismo y, como indicare-mos luego, hacia una especie de
hilo-
zoísmo (VÉASE).
En su obra capital
L'Homme Ma- chine,
La
Mettrie destacó fuertementela dependencia del "espíritu" de la"materia", de acuerdo con los versosde Voltaire que figuraban en la por-tada:
 Est-ce là ce Raison de
TEssence
 [suprême,Que Ton nous peint si lumineux? Est-ce là cet Esprit
survivant
à [nous même? Il naît avec nos sens, croit,
[s'affloibit
comme eux.
 Hélas! il périra de même.
Según La Mettrie, hay dos siste-mas sobre el alma: uno
(el
más an-tiguo), materialista; el otro, espiritua-lista. La Mettrie propugna el sistemamaterialista contra muchos filósofosmodernos
(cartesianos,
malebranchis-
tas, leibnizianos; a veces también
Locke).
Los fenómenos corporales ylos fenómenos psíquicos están rela-cionados entre sí de modo completo;así, "el alma no puede dormir" cuan-do la circulación de la
sangre
es de-masiado rápida. "Los diversos esta-dos del alma son siempre correlativosa los de los cuerpos."Sin embargo, la citada correlaciónno es un mero paralelismo; es conse-cuencia del hecho de que la materia
está "animada" y da origen al "espí-
ritu". Si el cuerpo es una máquina,lo es en tanto que "se da cuerda así misma: imagen viviente del movi-miento perpetuo". Es comparable auna vela cuya luz se reanima en
el
momento de extinguirse.La única realidad existente es laNaturaleza, la cual tiene posibilida-des infinitas. De los animales al hom-bre no hay transición brusca; tampo-co la hay de la Naturaleza al Arte. Elespíritu humano es como "un dia-mante en bruto" que ha sido pulido
por las lenguas, las
leyes,
las ciencias
y las bellas artes.De acuerdo con
Locke,
La Mettrierechaza las ideas innatas y afirma
que
el origen de todo conocimiento se ha-lla en las sensaciones. La Naturalezano es enemiga del hombre y de sucultura: "el
peso del Universo
no
 aplasta a
un verdadero ateo", el cualreconoce que la fuente de todo sehalla en la Naturaleza y en
"la
má-
7
quina de la Naturaleza". "Ser máqui-na, sentir, pensar, saber distinguir en-tre el bien y el mal, así como
entre
el azul y el amarillo; en una palabra,haber nacido con inteligencia y un
instinto seguro de la
moral,
y a la vez
no ser más que un animal, no son,pues, cosas más contradictorias de loque son ser un mono o un loro y sa-ber darse placer a sí mismo."En su moral, La Mettrie se mani-fiesta hedonista; la finalidad del hom-bre es buscar "goce" y la "vida
fe-
liz" consiste en saber gozar. El goce,sin embargo, no es incompatible conla virtud, y especialmente con el amoral prójimo al servicio de la Humani-dad; por el contrario, el verdaderoplacer incluye el amor. Como las re-ligiones y sus dogmas infunden temory éste impide la felicidad, La
Mettrie
rechaza todas las religiones y sus dog-mas. De este modo se manifiesta "epi-cúreo" y
"lucreciano"—materialista
y
ateo—
aunque confiesa con frecuen-cia ser un "pirrónico".Obras:
L'histoire naturelle de
famé,
1745 [apareció como escrita por M.
Charp
y "traducida del inglés por M.
H.";
en la edición de
Obras
de 1751lleva el título de
Traité de
l'âme].
·—
 L'Homme Machine,
1748 (Trad. esp.:
 El hombre
máquina,
1861, con
int.
ynotas por Ángel
J.
Cappelletti).
 L'Homme plante,
1748. —
Traité dela vie heureuse de
Sénèque
avec
l'An-
 ti-Sénêque, ou Discours sur le
bon-
 heur,
1750 [llamado
l'Anti-Sénèque;
trad. del
De vita beata,
de Séneca,con el
Discours
indicado].
L
 animaux plus que machines,
1750. —
 L'art de jouir,
1751. —
Vénus
méta-
 physique, ou Essai sur
l'origine
de
rame
humaine,
1751.Ediciones de obras:
Oeuvres
philo-
sophiques,
Londres, 1751;
Oeuvres philosophiques de Monsieur de la
 Mettrie,
Amsterdam, 1764 [incluye
Traité de l'âme; L'Homme Machine; L'Homme
plante·,
Les animaux plusque machines,
L'Anti-Sénèque;
L'art de jouir;
además:
Abrégé
des systè- mes y Système
d'Êpicure],
reimp.,
1796. — Ediciones de
L'Homme ma-