Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
15Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Causahabientes - Rafael Caldera

Los Causahabientes - Rafael Caldera

Ratings:

4.8

(5)
|Views: 6,490 |Likes:
Published by api-3700826

More info:

Published by: api-3700826 on Oct 14, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
 1 
Rafael Caldera
LOS CAUSAHABIENTES
De Carabobo a Puntofijo
 
 2 Los Causahabientes1 Haciendo Camino2 Una ilusión perdida3 Dios y Federación4 El “Ilustre Americano”5 Derrumbe liberal amarillo6 ¿Nuevos procedimientos?7 “La de Pozo Salado”8 Empieza el siglo XX9 López y Medina10 “La Revolución de Octubre”11 “El nuevo ideal nacional”12 El 23 de Enero13 El Pacto de Puntofijo14 La Constitución15 EpílogoApéndices
 
 3
Los Causahabientes
Muchos venezolanos nacidos hace cincuenta años o menos, en general, no tienen lamás ligera idea del proceso político que precedió a la firma del Pacto de Puntofijo y a la promulgación de la Constitución de 1961.Es, en gran parte, culpa nuestra. Afanados en la consideración de los problemas detoda índole que confronta el país, preocupados por ejercer a plenitud el derecho de críticaque la democracia garantiza, y entregados mayormente a las confrontaciones tendientes a laconquista del poder, nos fuimos yendo hacia las posiciones negativas y, dando por sentadoque lo positivo construido se demostraba por sí mismo y no era otra cosa que el cumpli-miento de un deber, le dimos ancho cauce a una literatura dirigida a magnificar todo lo ma-lo, y, lo que es peor, tolerar que se atribuyera, no a fallas humanas sino a defectos inheren-tes al propio sistema democrático.Largo y accidentado fue el proceso político que comenzó el 24 de junio de 1821,cuando en Carabobo, el Libertador “en nombre del Congreso, le ofreció en el campo de batalla”, a José Antonio Páez el grado de General en Jefe, y lo dejó prácticamente encarga-do del poder. Él tenía que seguir de inmediato a trazar la ruta esplendorosa que lo llevóhasta el Alto Perú, donde una nación agradecida le aseguró el mayor timbre de inmortalidadal adoptar su nombre como gentilicio orgullosamente proclamado para todos los tiempos.La literatura antidemocrática llega hasta el punto de sugerir implícitamente que loque precedió inmediatamente al 23 de enero de 1958 fue mejor. Al propio tiempo que secondena sin análisis el más largo y positivo período de disfrute de las libertades ciudadanasy de impulso al desarrollo que conoce la historia de nuestro país, se señala prácticamentecomo un modelo a seguir la dictadura, que estuvo consustancializada con eldesconocimiento de los derechos humanos y descaradamente nutrida con el robo de losdineros públicos.Una mirada inquisidora sobre lo ocurrido en el país desde 1821 hasta 1958 es indis- pensable para comprender lo que significó para Venezuela demostrar en los hechos que su pueblo puede vivir y quiere vivir sin estar bajo la bota humillante de un tirano. La tesis del“gendarme necesario”, según la cual nuestro país para marchar necesita la opresión de ungobierno dictatorial, no fue un invento de Laureano Vallenilla Lanz sino una idea que veníaarraigando en la conciencia colectiva a través del accidentado camino de nuestro acontecer republicano.En los días que siguieron al 23 de enero de 1958, a propósito de la recuperación delvivir en democracia, Rómulo Betancourt, líder del partido político que en aquel momentotenía el respaldo de una gran mayoría nacional, solía repetir, recordando una frase de Leti-cia Ramolino, madre del Emperador Bonaparte, que al expresar su admiración por el es- plendor del Imperio observaba en forma admonitoria: “pourvu que dure” (“con tal que du-re”). Porque en el fondo de nuestros pensamientos estaba en todos la preocupación de que pudiéramos estar viviendo otra eclosión fugaz de libertad, positiva pero transitoria, comolas habíamos experimentado en diversas ocasiones de nuestra vida institucional.Las páginas que aquí presento llevan el propósito de invitar a las nuevas generacio-nes a analizar a fondo la realidad venezolana, a través de los hechos. Esos hechos han teni-do actores de primera magnitud. Personalidades descollantes han transitado durante siglo ymedio por anchas avenidas y por estrechos vericuetos. Tenemos que admirar sus esclareci-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->