Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
3Activity
P. 1
AUTISMO_A propósito del Autismo

AUTISMO_A propósito del Autismo

Ratings: (0)|Views: 309|Likes:
Published by Juan Larbán Vera
A PROPÓSITO DEL AUTISMO Juan Larbán Vera. Psiquiatra y Psicoterapeuta de niños, adolescentes y adultos. E-mail: juan.larban@gmail.com Introducción: autismo y clínica del funcionamiento autista en el bebé Etimológicamente, autismo proviene del griego, “Auto”, de “Autós” que significa, propio, uno mismo. Es curioso ver como su significado etimológico contribuye a darle un sentido metafórico al concepto de autismo. Podemos imaginar al niño (genérico) con autismo como un niño muy suyo, excesivamente
A PROPÓSITO DEL AUTISMO Juan Larbán Vera. Psiquiatra y Psicoterapeuta de niños, adolescentes y adultos. E-mail: juan.larban@gmail.com Introducción: autismo y clínica del funcionamiento autista en el bebé Etimológicamente, autismo proviene del griego, “Auto”, de “Autós” que significa, propio, uno mismo. Es curioso ver como su significado etimológico contribuye a darle un sentido metafórico al concepto de autismo. Podemos imaginar al niño (genérico) con autismo como un niño muy suyo, excesivamente

More info:

Published by: Juan Larbán Vera on Sep 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2013

pdf

text

original

 
1
A PROPÓSITO DEL AUTISMO
Juan Larbán Vera. Psiquiatra y Psicoterapeuta de niños, adolescentes y adultos.
 
E-mail: juan.larban@gmail.com 
Introducción: autismo y clínica del funcionamiento autista en el bebé
Etimológicamente,
autismo proviene del griego,
“Auto”,
de
“Autós” 
que significa,propio, uno mismo. Es curioso ver como su significado etimológico contribuye a darleun sentido metafórico al concepto de autismo. Podemos imaginar al niño (genérico)con autismo como un niño muy suyo, excesivamente suyo, tan suyo, que parece nonecesitar de los demás. Tan metido en lo suyo, en su mundo propio que nos parecemuy difícil y a veces incluso imposible el poder atraerlo al nuestro para podercomunicarnos con él. Podemos verlo también como un niño con unas peculiaridadespropias que lo hacen diferente o muy diferente de los demás niños. Estasconsideraciones así planteadas, nos dan una pista inicial muy valiosa para lacomprensión del niño que padece de autismo.Nos sugieren que estamos ante un trastorno del desarrollo de las bases de lapersonalidad del niño más que ante una enfermedad en el sentido clásico del término.Algo que afecta a la forma de ser de la persona. Por las consecuencias que conllevaese excesivo, intenso y duradero ensimismamiento del niño que lo aísla y desconectade su entorno podemos deducir que el desarrollo de su funcionamiento psíquico vatambién a verse afectado. Sin el otro, sin la relación y comunicación con el otro nopodemos constituirnos como sujetos con psiquismo y personalidad propios.Es a través de las identificaciones, algo mucho más complejo y enriquecedor que lamera imitación, que vamos incorporando a nuestro mundo interno aspectos del otroque vamos haciendo nuestros. Es de esta forma que vamos construyendo nuestraforma de ser, base de nuestra personalidad. Para que un bebé se identifique con quienle cuida necesita sentirse atraído por él y tener la curiosidad que en general tienentodos los niños cuando todo va bien en su desarrollo. Curiosidad para observar yexplorar atentamente su mundo, empezando por su propio cuerpo y el del otro, asícomo el mundo externo que le rodea. Para verse, conocerse, reconocerse y sobretodo comprenderse, el niño necesita que previamente, la persona que le cuida hayasido capaz de ponerse en su lugar, comprendiéndolo en sus manifestaciones ynecesidades, sin confundirse con él. Estamos refiriéndonos ahora a la Empatía, ocapacidad de identificación empática, algo de lo que los niños con funcionamientoautista suelen carecer o poseer como un bien escaso, incluso cuando en algunos casoshacen una evolución considerada como favorable.
El funcionamiento autista del niño
tendría que ver con fallos básicos, invasivos ygeneralizados en la constitución del ser humano como sujeto, (con subjetividad), y portanto, en la vivencia de Inter subjetividad, (experiencia subjetiva compartida).La
“coraza o armadura” 
defensiva con la que intenta protegerse el niño/a confuncionamiento autista es imperfecta y tiene siempre y en determinados momentos,brechas o rendijas por las que se “cuela la luz” de la interacción positiva y evolutivacon su entorno cuidador. Son momentos de apertura a la interacción y en lainteracción con el entorno que representan el acceso, aunque fugaz y transitorio en loscasos más graves, a cierto grado de comunicación Inter subjetiva con el otro.La posibilidad o no, de que estas experiencias compartidas sean realidad en lainteracción padres-bebé depende de múltiples factores imposibles de predecir y
 
2
detectar en un
“corte” 
trasversal de la situación existencial del bebé pero son másdifíciles de pasar desapercibidos cuando la observación y evaluación del riesgoevolutivo del bebé se hace en un continuo evolutivo que incluye la interacción entrebebé y entorno cuidador.El también llamado proceso autístico, puede verse como un funcionamiento defensivo,no evolutivo, no relacional ni comunicativo con el que intenta protegerse activa yprecozmente el bebé en su interacción con el entorno. Estas defensas, que protegen ala vez que impiden el desarrollo del niño/a, a medida que se van estableciendo yconsolidando, van generando y aumentando toda una serie de deficiencias, cognitivas,relacionales, emocionales, sociales y conductuales en el funcionamiento psíquico delniño al mismo tiempo que van constituyendo y formando parte de su personalidad.
Proceso autístico
Dicho proceso “autístico” que puede manifestarse clínicamente de forma progresiva,regresiva y/o fluctuante entre ambos, se va desarrollando con el aumento progresivoen el niño de un funcionamiento que se manifiesta con las siguientes modalidadesdefensivas:
Defensas
1- Defensas anti-relación-comunicación con el otro, (repliegue sobre si mismo yretirada relacional duradera con desconexión emocional, aislamiento relacional y
“ausencia” 
autísticos).El niño/a que evolucionaría hacia un proceso autístico lo haría pasando de la actitudde ensimismamiento hacia una actitud de retirada relacional duradera con aislamientoy desconexión tanto en el plano emocional y cognitivo como en la comunicación yrelación con el otro, lo que daría como resultado la imagen del “bebé mentalmenteausente”. Sin olvidar la evitación de la relación y comunicación con el otro a través dela mirada como signo característico de dicho funcionamiento defensivo autístico.Además, hay que tener en cuenta que la evitación de la relación y comunicación con elotro puede evolucionar hacia el rechazo, caso de persistir los factores de riesgo en lainteracción. Este funcionamiento defensivo y no evolutivo impide en el bebé, eldesarrollo de la inter-subjetividad y por tanto, el desarrollo de la capacidad decompartir la experiencia vivida con el otro. También podemos decir que dicho procesoautístico disminuye considerablemente la resiliencia del niño/a que lo padece debido ala negación de la necesidad de la interacción con el otro, interacción que es la que enel niño sano permite el despliegue de todo su potencial evolutivo.2- Defensas anti-integración de los diferentes estímulos sensoriales percibidos,(desmantelamiento sensorial). (Meltzer D. 1975).En situaciones repetidas, vividas como estresantes y amenazantes por el bebé, ésteutiliza precozmente un mecanismo de defensa basado en una dificultad inicial quepadece y que es la dificultad de integrar los estímulos que le llegan por los diferentescanales sensoriales. El bebé
“se protege” 
del efecto amenazante y desorganizador delos estímulos tanto internos como externos que no puede contener, ni asimilar, nielaborar, desarrollando actitudes y conductas contrarias a la integración de esosestímulos que sería lo que se produciría en un bebé con un desarrollo sano. Actitudesque tienen como objetivo en el bebé con funcionamiento autista, el desmantelamientosensorial de los estímulos percibidos, privilegiando su recepción a través de un solocanal sensorial para no integrarlos.
 
3
 3- Defensas anti-separación del otro, (identificación adhesiva con el objeto).De la misma forma que el niño en estos casos utiliza la mirada de forma periférica(percepción de contornos) y no central ni profunda, (espacio bidimensional), así serelaciona también con los objetos y personas; con una investidura superficial yadherente hacia ellos. Esta modalidad defensiva tiene por objeto, entre otros, evitar laseparación y diferenciación con el
“objeto” 
, con el otro.Meltzer, D, que ha acuñado el término de identificación adhesiva, desarrollando labase del concepto de identidad adhesiva de su maestra y supervisora, Esther Bick,dice a propósito de la
“Identificación adhesiva” 
(Meltzer D. 1974, comunicaciónpersonal, 14 de septiembre 2000).
“En este estado, el bebé se apega a la superficie del objeto, adhiriéndose a él para obtener un grado rudimentario de seguridad, para combatir ansiedades masivas de rupturas catastróficas en la coherencia del self corporal que se teme podrían resultar en un derramamiento del self corporal en el espacio infinito”.
(Meltzer D. 1974).La identificación adhesiva se sitúa en el origen del funcionamiento mental y en laconstrucción de la organización narcisista.Se relaciona con los fenómenos de imitación que toman en consideración elementosformales y superficiales de los objetos. El funcionamiento mental opera en labidimensionalidad. La identificación adhesiva se relaciona con dificultades en laconstrucción de la fantasía de un espacio interno o mental, y de su equivalente en losobjetos, que carecerían así de interioridad.Se relaciona también con la construcción de un objeto continente de las distintasexperiencias y con un objeto registrado sensorialmente, tomándose como modelo lasexperiencias de la piel tanto en su función de registro como de límite. Se relacionaademás, tanto con un momento en la constitución psíquica del espacio interno,(dimensión evolutiva), como con una modalidad defensiva ante estados dedesmembramiento, de disolución, (angustia catastrófica) o de desmantelamientopasivo ante el fracaso de la función continente del objeto. Se refiere también a lasexperiencias de pasaje del plano sensorio-perceptivo (biológico) al psicológico.Este tipo de mecanismo de defensa produce una dependencia absoluta del objeto,adhiriéndose a él, sin ningún tipo de existencia separada y sin ningún límite entre elobjeto y la persona. Comporta la dependencia extrema a la superficialidad de losobjetos, a su apariencia, mostrando quien la padece, gran sensibilidad hacia losagujeros y roturas, ignorando al mismo tiempo el interior y el estado afectivo interno. Elcoger la mano del otro para utilizarla como una prolongación de si mismo puedeconsiderarse como un ejemplo de identificación adhesiva.Cuando el niño autista pasa del funcionamiento defensivo con utilización de laidentificación adhesiva a la utilización de la identificación proyectiva estácomunicando-se con nosotros aunque de forma primitiva como lo haría un bebé conquien le cuida. “
Nos hace sentir para hacernos saber lo que le pasa”.
(Torras E. 2006).En este artículo, Eulalia nos muestra lo importante que es en el trabajopsicoterapéutico con estos niños, el prestar sumo cuidado y atención a lo quedespiertan en nosotros para saber, a través de lo que sentimos, cómo se puedensentir ellos sin saberlo y sin poder comunicarlo verbalmente.La identificación proyectiva es un mecanismo, mediante el cual el sujeto atribuye alobjeto un aspecto del sí-mismo y los afectos consiguientes. Es la manera mediante

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->