Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Hermann Hesse Ruta Interior

Hermann Hesse Ruta Interior

Ratings: (0)|Views: 12 |Likes:

More info:

Published by: Amenhotep Übermensch on Sep 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/24/2014

pdf

text

original

 
 HERMANN HESSE
La Ruta Interior
1
 
ALMA DE NIÑOHay momentos en que nuestras acciones -el ir de aquí paraallá, el hacer esto o aquello se desenvuelven de modo tan fácily libre que nos parece como si todo pudiera ser de otro modo.En otros momentos, en cambio, todo aparece como rígido einmutable, como si nada fuera libre o fácil
 y 
hasta nuestrarespiración parece determinada por poderes extraños y por undestino fatal.Las acciones llamadas "buenas" y de las cuales hablamoscon placer, corresponden en general a ese tipo "fácil" y son lasque olvidamos rápidamente. En cambio, los actos cu yaevocación nos molesta, nunca llegamos a olvidarlos. En ciertosentido, son más nuestros que los otros y llegan a proyectarsombras que se prolongan sobre todos los días de nuestra vida.En la casa paterna -grande y luminosa, situada en una calletambn luminosa- se entraba por un alto portal. Apenasentrado, nos envolvía una penumbra y un frescor, un húmedoaire a piedras; luego nos acogía en su silencio un vestíbulo altoy lúgubre, cu yo piso de losas rojas subía ligeramente hasta laescalinata que empezaba muy atrás, en la semioscuridad. Milesde veces transponíamos el enorme portal sin reparar jamás enla puerta ni en el umbral, ni en las baldosas ni en la escalera;pero siempre se trataba de un tránsito a otro mundo: a"nuestro" mundo. El vestíbulo olía a piedra, era alto y oscuro, yla escalinata en el fondo llevaba desde las frescas tinieblashacia la claridad y el luminoso bienestar. Pero siempre sechocaba primero en la sombría penumbra del vestíbulo con unaatmósfera de dignidad y poder paternal, de castigo y concienciaculpable. ¡Cuántas veces la atravesaba riendo! Pero días habíaen que apenas entrado, uno se sentía en el acto oprimido yquebrantado y buscaba, embargado de miedo, la escaleralibertadora.Contaba yo once años y regresaba de la escuela en uno deesos días en los cuales el destino acecha en las esquinas, y enque a cada momento nos puede ocurrir algo. Es como si eldesorden y desequilibrio de nuestra alma se reflejaran en elmundo que nos rodea, deformándolo. El desasosiego y laangustia nos oprimen y buscamos y hallamos sus causas fuera
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->