Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Guía de Supervivencia Zombie

Guía de Supervivencia Zombie

Ratings: (0)|Views: 80 |Likes:
Published by Alejandro
Magnífica guía que nos enseña las técnicas y conceptos básicos que debemos conocer en caso de que una epidemia Zombie se expanda.
Magnífica guía que nos enseña las técnicas y conceptos básicos que debemos conocer en caso de que una epidemia Zombie se expanda.

More info:

Published by: Alejandro on Sep 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/20/2013

pdf

text

original

 
Max Brooks
20
ZOMBIE – GUIA DE SUPERVIVENCIAINTRODUCCIÓN
Los muertos están entre nosotros. Zombis, gules -sinimportar su etiqueta-, estos sonámbulos suponen lamayor amenaza para la humanidad, aparte de lahumanidad en sí misma. Llamarlos a ellosdepredadores y a nosotros presas sería impreciso. Sonuna plaga, y la raza humana su huésped. Las víctimasafortunadas son devoradas: sus huesos roídos hastaquedar limpios, su carne consumida. Los que no sontan afortunados pasan a formar parte del grupo de losatacantes, transformándose en monstruos pútridos ycarnívoros. Como todos pensamos, una guerraconvencional resultaría inútil con estas criaturas. Laciencia para acabar con la vida, desarrollada yperfeccionada desde el principio de nuestra existencia,no puede protegernos de un enemigo cuya
vida
nopuede terminar. ¿Significa esto que los muertosvivientes son invencibles? No. ¿Se puede acabar conestas criaturas? Sí. La ignorancia es el aliado másfuerte de los no muertos; el conocimiento, su enemigomás mortal. Por eso se ha escrito este libro: paraproporcionar el conocimiento necesario parasobrevivir a estas bestias infrahumanas.Sobrevivir es la palabra clave que hay que recordar-nila victoria, ni la conquista-, únicamente sobrevivir.Con este libro no vas a aprender a ser un cazador dezombis profesional. Aquel que desee dedicar su vida atal profesión debería buscar en otra parte. Este libro noestá escrito para la policía, los militares o cualquierotra corporación gubernamental. Estas organizaciones,si deciden admitirlo y prepararse para la amenaza,tendrán acceso a recursos mucho más sofisticados delos que utilizarán los particulares. Por ellos se haescrito esta guía de supervivencia: particulares, perso-nas que no disponen de mucho tiempo y recursos peroque, sin embargo, se niegan a convertirse en víctimas.Por supuesto, se necesitarán otras muchas habilidades(instinto de supervivencia, liderazgo, incluso primerosauxilios) en cualquier encuentro con un muertoviviente. No se incluyen en este trabajo porque sepueden encontrar en textos convencionales. El sentidocomún te dirá lo que debes estudiar comocomplemento a este manual. Además, se han omitidotodas las materias que no se refieren directamente a losmuertos vivientes.Con este libro aprenderás a reconocer a tu enemigo, aelegir las armas adecuadas, las técnicas para acabarcon ellos y todo sobre la preparación y laimprovisación cuando estés defendiendo, huyendo yatacando. También se hablará de la posibilidad de quellegue el Día del Juicio Final, en el que los muertosvivientes reemplazarían a la humanidad como especiedominante del planeta.No descartes ningún apartado de este libro por suponerque se trata de un drama hipotético. Cada mínimodetalle de conocimiento ha sido reunido con granesfuerzo y experiencia. Los datos históricos, losexperimentos en laboratorios, la investigación decampo y los relatos de los testigos oculares (entre losque se incluye el autor) han servido para crear estelibro. Incluso el escenario del Día del Juicio Final esuna extrapolación de los acontecimientos ocurridos enla vida real. Muchos de los casos reales están recogidosen el capítulo de brotes registrados. Estudiándolosprobaremos que cada lección que aprendemos con estelibro se basa en hechos históricos.Dicho esto, el conocimiento es sólo una parte de lalucha por la supervivencia. El resto depende de ti. Tuelección personal y tus ganas de vivir resultaránprimordiales cuando los muertos comiencen aatacarnos. Si no cuentas con eso, nada te protegerá. Enla última página de este libro, hazte una pregunta:¿Qué harías? ¿Terminar tu existencia con actitudpasiva o levantarte y gritar: «¡No acabarás conmigo!¡Sobreviviré!»? Eso depende de ti.
NOTA DEL AUTOR
Como este libro lo ha escrito un ciudadano de EstadosUnidos, las páginas contienen referencias específicas aaspectos muy americanos. No cabe duda de queejemplos que reflejan la adoración cultural hacia losautomóviles o las pistolas resultarán extraños, inclusoinútiles en relación a la crisis internacional. Es ciertoque algunos ejemplos estadounidenses no podránaplicarse, pero las lecciones que esconden tras ellos ¡sí!La filosofía de este libro nunca ha sido estrictamenteestadounidense. Las tácticas y estrategias se aplican aaquellos humanos preocupados por sobrevivir encualquier lugar, independientemente de la nacionalidado el emplazamiento.La amenaza zombi es en verdad una amenazainternacional. Los ciudadanos de Europa occidental yde las islas británicas cuentan con una densa población,carecen de crímenes violentos (relativamente) y hanvivido casi dos generaciones de paz, estabilidad yprosperidad económica; pero quizá ahora son másvulnerables a los muertos vivientes que en cualquierotro momento de la historia. El que crea que elParlamento Europeo puede resolver un ataque zombicon la misma facilidad que soluciona una huelga decamioneros haría bien en estudiar la última vez que unaplaga llegó a aquellas tierras. Un brote podría empezarcon cinco zombis en Andalucía y en tres semanashaber llegado a miles en el Distrito de los Lagos enInglaterra.Asimismo, ciudadanos de países geográficamente tanaislados como Australia y Nueva Zelanda están engrave peligro de dejarse llevar por un falso sentimientode seguridad. Como veremos en posteriores temas, queincluyen una colección de ataques registrados, ladistancia física nunca supone un impedimento. Losresidentes de estos países deberían velar por la segu-ridad de las zonas extensas con baja densidad depoblación. En teoría esto es correcto, ya que la zonaaustral y meridional de los Alpes podría proporcionaruna protección adecuada, pero: ¿Cómo llegar allí?¿Cómo vivir? ¿Qué harías si te encontraras allí conzombis?Este libro lo puedes aplicar tanto si eres de Glasgowcomo de Ciudad del Cabo, de Dublín o de Hobart. Hallegado la hora de dejar aparte nuestras fronterasartificiales y unirnos contra la amenaza común de laextinción. Este no es tiempo para el estéril y obsoleto
 
Zombi. Guía de supervivencia 2
nacionalismo. Los muertos vivientes se ciernen sobrenosotros en todo el mundo y como un solo mundopodremos sobrevivir.
LOS NO MUERTOS: MITO Y REALIDAD
 Nace de la tumba. Su cuerpo es el hogar de losgusanos y la mugre. No hay vida en sus ojos, no haycalidez en su piel, su pecho no se mueve. Su alma, tanvacía y oscura como el cielo nocturno. Se ríe de laespada, escupe a la flecha, porque no dañarán sucarne. Hasta la eternidad caminará por la Tierra,olisqueando la dulce sangre de los vivos,obsequiándose con los huesos de los condenados.Cuidado, porque es el muerto viviente.
-TEXTO HINDÚ DESCONOCIDO, CIRCA 1000 A.C.
 ZOM-BI:
[Góm.bi] sust.
también ZOM-BIS
pl. /.
Uncadáver viviente que se alimenta de la carne de loshumanos. 2. Un hechizo vudú para revivir a losmuertos. 3. Un dios serpiente vudú. 4. Alguien que semueve y actúa con aturdimiento, «como un zombi».[Palabra originaria del Africa occidental.]
¿Qué es un zombi? ¿Cómo se crean? ¿Cuáles son suspuntos fuertes y cuáles sus puntos débiles? ¿Quénecesitan? ¿Cuáles son sus deseos? ¿Por qué son tanhostiles con los humanos? Antes de hablar sobre lastécnicas de supervivencia, debes conocer aquello a loque intentas sobrevivir.Debemos empezar separando los hechos reales de laficción. Los muertos andantes no son ni obra de lamagia negra, ni tampoco de una fuerza sobrenatural.Tienen su origen en un virus conocido como Solanum,palabra latina utilizada por Jan Vanderhaven, elprimero en
descubrir 
esta enfermedad.
SOLANUM:
 
EL
 
VIRUS
El Solanum funciona viajando dentro del sistemasanguíneo, desde el punto de entrada inicial hasta elcerebro. De un modo que aún no se ha llegado acomprender del todo, el virus usa las células del lóbulofrontal para la replicación y las destruye en el proceso.Durante este periodo, cesan todas las funciones delcuerpo. Cuando se para el corazón, se da por
muerto
alsujeto infectado. El cerebro, sin embargo, continúavivo pero inactivo, mientras el virus muta las células ylas convierte en un órgano completamente nuevo. Laparticularidad más decisiva de este nuevo órgano es suindependencia del oxígeno. Si eliminamos la necesidadde este elemento tan importante, el cerebro de los nomuertos puede utilizar, pero no depende de él enninguna medida, el complejo mecanismo de apoyo delcuerpo humano. Una vez completada la mutación, estenuevo órgano reanima el cuerpo convirtiéndolo en unaforma que guarda poco parecido (fisiológicamentehablando) con el cadáver original. Algunas de lasfunciones corporales continúan siendo constantes, otrasoperan de manera diferente y las restantes seinhabilitan para siempre. Este nuevo organismo es unzombi, un miembro de los muertos vivientes.
1.
 
O
RIGEN
 
Desgraciadamente, las investigaciones intensivas aúnno han encontrado ningún ejemplo aislado de Solanumen la naturaleza. Los resultados obtenidos al analizar latierra, el agua y el aire de todos los ecosistemas en todoel mundo, incluyendo la fauna y la flora, han sidonegativos. Mientras escribo este libro, la investigacióncontinúa.
2.
 
S
ÍNTOMAS
 
La relación de horas que aparece a continuación esbozael proceso de conversión de un humano infectado(varias horas arriba o abajo, dependiendo de lapersona):Hora 1: Dolor y decoloración (marrón-morado) de lazona infectada. La herida se coagula inmediatamente(dado que la infección proviene de una herida).Hora 5: Fiebre (37-39° C), convulsiones, demencialeve, vómitos, dolor intenso en las articulaciones.Hora 8: Entumecimiento de las extremidades y del áreainfectada, aumento de la fiebre (39-41° C), aumento dela demencia, pérdida de la coordinación muscular.Hora 11: Parálisis de la zona inferior del cuerpo,entumecimiento general, disminución de la frecuenciacardiaca.Hora 16: Coma.Hora 20: Parada cardiaca. Actividad cerebral nula.Hora 23: Resurrección.
3.
 
T
RANSFERENCIA
 
El Solanum es cien por cien contagioso y cien por cienletal. Afortunadamente para la raza humana, el virus nose transmite ni por el agua ni por el aire. No se conoceningún contagio del virus en humanos por medio de loselementos de la naturaleza. La infección sólo puededarse a través del contacto directo de fluidos. Lamordedura de un zombi, a pesar de que es la forma detransferencia más conocida, no es, en absoluto, laúnica. Hay humanos que se han infectado por rozar unaherida abierta contra otra de un zombi o al sersalpicados con sus restos después de una explosión. El
 
Zombi. Guía de supervivencia 3
desenlace que conlleva la ingesta de carne infectada(suponiendo que la persona no tenga ninguna llagaabierta en la boca), más que la infección, suele ser lamuerte permanente. Se ha comprobado que la carneinfectada es altamente tóxica.No existe información alguna (histórica, experimentalo cualquier otra) sobre las consecuencias de mantenerrelaciones sexuales con una especie no muerta, pero,como apuntamos anteriormente, la naturaleza delSolanum indica un alto riesgo de infección. Advertir deun caso como este resultaría inútil, puesto que unapersona lo suficientemente irracional para intentarloestaría tomando una actitud pasiva para con su propiaseguridad. Muchos afirman que, dada la coaguladanaturaleza de los fluidos corporales de los no muertos,las posibilidades de infectarse por un contacto que nofuera un mordisco deberían ser pocas. Sin embargo,debemos recordar que un único organismo essuficiente para empezar el ciclo.
4.
 
I
NFECCIÓN DE LAS OTRAS ESPECIES
 
El Solanum es letal para todas las criaturas vivas, sintener en cuenta el tamaño, la especie o el ecosistema alque pertenezcan. Sin embargo, sólo los humanosresucitan. Los estudios demuestran que cuando elSolanum infecta un cerebro que no es humano, estemuere horas después de la muerte de su huésped, loque demuestra que el cadáver del animal puede comba-tirlo. Los animales infectados expiran antes de que elvirus pueda replicarse completamente en sus cuerpos.La infección por la picadura de insecto, como la de losmosquitos, también puede descartarse. Losexperimentos han demostrado que todos los insectosparásitos perciben el virus y rechazan a un huéspedinfectado el cien por cien de las veces.
5.
 
T
RATAMIENTO
 
Una vez que un humano se infecta, no se puede hacergran cosa por salvarlo. Esto se debe a que el Solanumes un virus y no una bacteria, por lo que losantibióticos no hacen efecto. La inmunización, la únicaforma de combatir el virus, es igualmente inútil, ya queincluso la dosis más pequeña provocaría la infeccióncompleta. Se está llevando a cabo la investigacióngenética. Los objetivos van desde formar anticuerposhumanos más potentes hasta una estructura celularresistente o un antivirus diseñado para identificar ydestruir el Solanum. Estos y otros tratamientos másresistentes se encuentran por el momento en las etapasmás iniciales, sin ningún éxito previsible en un futurocercano. Las experiencias vividas en la vida real hanllevado a la inmediata escisión del miembro infectado(suponiendo que ese sea el lugar de la mordedura),pero tales tratamientos son poco seguros, con menos deun diez por ciento de índice de éxito. En general, elhumano infectado está condenado desde el momentoen que el virus entra en su sistema. Debería suicidarsey debería también recordar que el cerebro es lo primeroque debe eliminarse. Se han registrado casos en quesujetos que acaban de infectarse, y que mueren porcircunstancias ajenas al virus, pueden, aun así,resucitar. Estos casos suelen ocurrir cuando el sujetoexpira cinco horas después de la infección. Noobstante, la persona que muere tras ser mordida o quese infecta de algún otro modo, debería serinmediatamente eliminada. (Véase «Deshacerse delcuerpo», p. 42.)
6.
 
R
ESUCITAR A LOS MUERTOS
 
Se ha llegado a sugerir que los cadáveres humanos aúnfrescos podían resucitar si se les introducía Solanumdespués de la defunción. Esto es una falacia. Loszombis ignoran la carne necrótica y, por consiguiente,no puede transferirse el virus. Los experimentosllevados a cabo durante la Segunda Guerra Mundial(véase «Ataques registrados», p. 265 y ss.) han demos-trado que inyectar Solanum en un cadáver resultaríafútil porque un sistema sanguíneo paralizado no podríatransportar el virus al cerebro. Inyectarlo directamenteen un cerebro muerto tampoco serviría de nada, ya quelas células muertas no podrían responder al virus.Solanum
no
da la vida: la altera.
CUALIDADES
 
DE
 
LOS
 
ZOMBIS1.
 
H
ABILIDADES FÍSICAS
 
Con demasiada frecuencia se dice que los no muertosposeen unos poderes sobrehumanos: fuerza inusual,velocidad del rayo, telepatía, etc. Las historias vandesde zombis que vuelan por los aires a zombis queescalan superficies verticales como arañas. Mientras seinventan esas características para darle másdramatismo a la situación, el gul se aleja bastante deeste demonio mágico y omnipotente. Nunca olvidesque el cuerpo de un no muerto es, antes que otra cosa,humano. Los cambios se observan en la manera en queun cerebro recién infectado usa el cuerpo resucitado.No habría forma de que un zombi pudiera volar amenos que los humanos pudieran volar. Pasa lo mismocon el dominio de la fuerza, la teletransportación, eltraspaso de objetos sólidos, la transformación en lobo,la respiración del fuego o una amalgama de diferentestalentos místicos atribuidos a los muertos andantes.Imagina que el cuerpo humano es un juego deherramientas. El cerebro sonámbulo posee estasherramientas y,
únicamente
esas herramientas, están asu disposición. No puede crear nuevas como de lanada. Pero puede, como comprobarás, usar estasherramientas en combinaciones poco convencionales, ohacer que duren más allá de los límites humanosnormales.
 A. Vista
Los ojos de un zombi no son diferentes de los de unhumano corriente. Aunque aún son capaces (dado elíndice de descomposición) de transmitir señalesvisuales al cerebro, la forma en que el cerebrointerpreta dichas señales es otro asunto. Los estudiosson inconcluyentes en lo que concierne a las

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->