Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
fabula de computacion

fabula de computacion

Ratings: (0)|Views: 208|Likes:
Published by susiLaguna

More info:

Published by: susiLaguna on Sep 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as ODT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2011

pdf

text

original

 
Susana Vianey Laguna Barcenas 3a ComputacionManuel DuránPágina 1
 
Susana Vianey Laguna Barcenas 3a Computacion
TRES FÁBULAS MEXICANAS
n octubre comenzó a inquietarse. Una vagadesazón, sin motivo aparente. Detenía su trabajode vez en cuando y oía cantar la cigarra a lo lejos.En noviembre empeoro bruscamente. “Tienes losnervios destrozados”, se dijo a misma en voz baja.“Exceso de trabajo. Es lo que las hormigas francesas llamanescarmenare. Las hormigas gringas le dan el nombre denervous breakdown.
E
Claro, con dos empleos: toda la noche abriendo galerías,acarreando semillas, pepitas, pedacitos de hojassuculentas. Y durante el día haciendo de portera, cuidandola entrada, limpiando el zaguán, recibiendo visitas. . ” 
En diciembre acabó por descubrir la verdad, después de unaprolongada introspección. Se sentía mucho peor durante el díaque por la noche. Claro estaba que el trabajo de buscar comida, abrir aquellas largas galerías en compañía de sussilenciosas hermanas, e ir depositando ordenadamente lacomida en las amplias bodegas al final de cada galería, ladistraía de su angustia. Llevar las cuentas, ver comoaumentaban los tesoros, era incluso tranquilizador y hastadivertido.
 
Si se sentía mal durante el día era precisamente por falta deocupa c ión. Después de limpiar el piso solía sentarse a laentrada y esperar. Espera r visitas que no llegaban. Mejor dicho: una visita, una visita muy especial, la de la cigarra. Se
Página 2
 
Susana Vianey Laguna Barcenas 3a Computacion
 pasaba horas a l espejo ensayando la sonrisa de expectativa,irónica, superior, falsamente a cogedora - con que recibiría a lacigarra, y tras escuchar su petición de ayuda llegaría el momentosublime en que le diría que se fuera “con la música a otra parte”(¿o emplearía una frase más hiriente? pero ¿ cuál? ) Y lo maloera que la cigarra no llegaba. Así, pues, el problema no residía ensus nervios; había algo que no marchaba bien en el mundoexterno, lo cual, por otra parte, no era tampoco tranquilizador.
Una modesta crisis de nervios se estaba convirtiendo en angustiafilosófica, existencial, cósmica. “Esperando a la cigarra”, sedijo. “Si no fue r a porque estoy tan cansada quizá escribiríaalgo sobre mi situación. Unas memorias, o quizá una obra deteatro.”
 
La cigarra llegó hacia mediados de enero, cuando lahormiga ya desesperaba casi de su llegada.Inmediatamente la hormiga se sintió feliz y en perfectasalud. La sonrisa le salió t a l como la había ensayadotantas veces. Hizo pasar a la cigarra y le preguntó quédeseaba. L a cigarra entró tarareando una canción demoda y moviendo las patitas con agilidad al ritmo dealgo que parecía un son jarocho. Mientras hablaba ibaexaminando la sala, los muebles, y el librero con sumodesta biblioteca.
 
“La verdad es que no tengo nada que pedirte.” La hormigadio un paso atrás; no consiguió disimular su asombro,primero, y después, casi al mismo tiempo, su amargadecepción. “No, no te pido nada,” prosiguió la cigarra,“porque nada necesito. Tú creías, sin duda, que te iba apedir algo de comida para sobrevivir durante el invierno. Laverdad es que cualquiera que pase revista a tu biblioteca,como acabo de hacerlo, puede darse cuenta del origen de
Página 3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->