Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
24_Warisata La Escuela Ayllu

24_Warisata La Escuela Ayllu

Ratings: (0)|Views: 423 |Likes:
Published by ecd_80
vV

A R

I

S A T

A

CAPITULO II
GENESIS DE WiilliSATA
1.-

Iktilón l\Irrca do y una frase histórica.

En abril de 1931 f ui nombrado Director de la Escuc:a ~ormal Indígena\ de Miraflores. en sustitución del nonnalista Alfredo Gui llén P into, que lo habia s:do desde enero . Mi t a rea consistía en prepa rar maestros para el campo. El caso es que n ::J pude ocupa1 el cargo más de c;u ince días, por· que descubrí el enr,.ño que la escu?la significaba ~;a¡:a el país. E n co ~ ­ cepto mío, era t
vV

A R

I

S A T

A

CAPITULO II
GENESIS DE WiilliSATA
1.-

Iktilón l\Irrca do y una frase histórica.

En abril de 1931 f ui nombrado Director de la Escuc:a ~ormal Indígena\ de Miraflores. en sustitución del nonnalista Alfredo Gui llén P into, que lo habia s:do desde enero . Mi t a rea consistía en prepa rar maestros para el campo. El caso es que n ::J pude ocupa1 el cargo más de c;u ince días, por· que descubrí el enr,.ño que la escu?la significaba ~;a¡:a el país. E n co ~ ­ cepto mío, era t

More info:

Published by: ecd_80 on Sep 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/30/2013

pdf

text

original

 
CAPIT
UL
O
II
GENESIS
DE WiilliSATA
1.-
Iktilón
l\I
rrca
do
y
unafrasehist
ór
ica
.
En
abr
il
de
1931 f
ui
n
ombradoDirector
de
la
Escuc:a
~ormal
Indígena\
de
Miraflores.
en
sustitución
del
nonnalista
Alfred
oGuilnPinto,
que
lo
habia
s:dodesde
enero
.
Mi
ta
rea
consistíaen pre
pa
r
ar
maestros
para
el campo.
El
casoes quen
::J
pude
ocupa
1 
el
cargo
m
ás
de
c;u
incedía
s,
por
quedesc
ubrí
el
enr,<>
.
ño
que
la
escu?la
significaba
~;a¡:a
el país.En
co
~
­
cepto
mío,
era
tansólo
un
aobra de
simu
laciónp
orq
ue
estaba
ul)!
-
cada
en un
a
zona
residencial,
completam
enteaj
ena
alindi
o,
y
porqueen su alumnado
no
había
un
solo
muchach
o
camp
esino.
La
enseñanzaque
se
im
pa
rtía
a
los
fu~uros
maestros para
con
sagra
rlos
al
mag
isterioindíg
em
.l
era
absolutamente
teór
ica,
libre
s
~
:::1
e
intclcctuailsta
,vlos
alumnos
recluta
dosen las
aldeas
seguramente
que
saldrían
dispuestos
a
cu
al
quie
r
empresa
men
osalaens
eñanza
enel
camp
o. Así,
desde
s
us
comienzos,
quedaban
d
ef
raudad
8slos
pro
pósitos,ci
ertamente sin
ceros,
de
donDanielS
ánchez
Bustamante,
y
yaenton
cesse
manifestaba
,
enlas
escue!as
destinadas
alin
dio,_
la
monstruosa
farsa.del
"n
ormal
ismo",
enfermedad que
ha
con·om;;
idO
a
toda
u
nageneració
n
de
mac::;trosbolivianos. Cuo.ndo
l7le
p
erc
at
é
de que
lo que
enrealidad
se
montabaera
un
semillero
de
burócratas
,
y
nada
dispuestoa
complicarme
en
tan
lJur
da
comedia,
me dirigí
al
Ministro
Mercadodiciéndolecon
toda
c
1
:t
ridad
y
franqueza que
renunciab
aal
cargo po
r
que aquella
no
erauna
escu
ela
indígena!ni
nada por
el
estilo,
constituyendo unengaüo
nl
que noiba
a
contr
i
buir
_
Pcrdóncsemelasref
er
enci
as
pe:rsona!es.No
teng
o
s
r
e
rn~dio
que
h
acerlo
,
porque
lahistoria
de \Vari2ata es,
asim
ismo,
b
~uta­
biografíade
mi
vida
.
Por
e!lc,sin
falsas
modestia~,
hed?spnalar
cuantotuve
que
hacer
y
decir
erielprocesode
laescuelacampesinade
Bolivia.
--
80-
vV
A R ISAT
A
l
u_s
b_ien,
Bailón Mercado,
sorprendido
p
or
mi
actitud
,repuso:
-¿,Que.
es
lo
que entonces
piensausted,
Pérez?
-
Yo
pwnso
-le
dije-
que
la
escuela delindio
debe
estar
ubi-
cada
l'n
el
ambiente ind
io,
allá
dondeéll
ucha
para
no
desaparecer;que
nodebe co
ntraerse
únicamente
al
alfabeto
sino
quesu
funcióndebe
ser
emi
nentemente
activa
y
hallar
se
dotada
de
un evidente
contenido
::::ocial
y
económico;
que
los pa
dres
de
familia deben
coope
rar
a
.,s
u
constr
uccióncon
su
propio
tr
abaj
o
y
cediendoti
erras
comoun
trwuto
a
la
obra
de
su
cultura·
que
la
esc
uela
debe
irradiar
suacción_a la
vida
de
la comunidad
:/
at
end
er
al
desarrollo
a
rm
ónicoySllnultaneode
todaslasaptitudes
del niño en
su
procesoe
ducati
v
o.
V_éa~e
cómo,
hace
treinta
años,
ya
estaban
planteados
losptmtos
pnnctpales
de
aq
uelloquese
ha
dado en
llamar
"educ
ación
fun
clame!ltal", queahora seaplicaenBolivia como
una
im
portació~
del
extenor
en
cuya génesis
no
hubiéram
ostenido
parte
.
..
Probablemente
i
mpr
esionado
por
el
calorque
pu
se
en
mi
res
puesta,
Bai
lónMe
rcado contestó
apuntándcme
coneldedo:
-Eso,
esoque
está
ustedpens
ando,
e.:;o
\·aya
usted
a
hacer
.
r v
En
esta
épocade
mi
vida, re!!lemoro es
taspalabras
·
y
veo
m
ouna
s i
mp
~e
fra
se p
uede
tener
uncontenido
histó
riC'o;
porque
e!
!?e
choes quefueenese
instant
eque
([1Jedó
c
re
a
da
la
escuela
ca
resma
deBolivia.
Rec
ila
respuesta
del
Mi
nistro
con
extraña
un
~-ión
Y
1~espeto,
yalgose
ccnmovió en
miespí
rit
u
al
sentirme,
porlll!,
destmado
a
cumplir
un
mandato
tal
vez
ancest
ralque dormía
en
m1
sa
ngre
.
_In
me_
di
ata
mente
partí
a
laaltiplanicie
an
dina en busca
de
la
re;;10n
mas
apropiad
a
para
l
evantar
la
escuela.Me
embarqué
en un
~'.mn
i
ón,_e~1
clireccióna
Santiago
de
Huata
,
y
en
med
iode
indios
y cho
!l_tas
med
_
taba
en
las
palabras
deMercado,
que
ac
ada
in
s
tante
vol\·Jana
m1
memoria:"Eso,
eso
que
está
u·ted
pensando,
eso
\·ayaus
t~~
<:-
hace1
~
:
:'-
Quería decir que
ahora
yo
era
el
responsablede
una
a!tiS!ma mts1onhi
stórica,
yque
era
el
depositario de
la
confianza
el
e:
un
hombre
enquien, a
treinta
afws de
distancia
he
dereconocer
una
~xcep~ional
ponder
ación
deespíritu.
Ahora,
tod~
dependía
demí,
d
~
m1
apti!Ud
creadora
,de
micap
acidadde tJ·abajo.
Sin
embargo
,
aun
1_10
tema
proyecto
al
guno""i
nmente",y
únicamentemeguiaba
!']
afa¡~
de ub1carl
as
escuelas
de indiosenpleno
ambiente
indio; la que_
mastarde
fue
una
doctrina,
un
ap
ortecrig
in
al
a
la
educac
iónde1
~
;
rJdtgena
america
n
o,
se
fue
edificando paul;:;tinamente, a
medida
qne:namosc
aptand
o
enseñanzas
de lavidami
sma
del indio
desus
tra-
rli
riones
y de
sucultu
ra
.'Lleguéa
Santiago
de
Huata,
a orillas del lago
Ti
ti
caca
donde
·:r
S
é\
berse
mi
propósito, muchos personajes de
la
región me'
buscarnn
parapedirme
que
ubi
ca
ra
la
escuela
precisamente
en
eso.loc:1l
i-
-8
1-
 
E
r.
r
7
,,
J(
n o
1'
r~
r.
¡:;
t.
c
~
;H._;
,
h<.
,
f.¡(
;nrlomc-\
f'l'
las
fa\·0r;tb]e
...
condicionesdel
clima
la
bc-
l:cza
del
l'
<t;.-
,!
jf'.
Pr·¡·cataclos:le que
el
!'ro:,ecto no
disponía·de
fonc
hs,
oir
cc
irrongr<t1ui1amentc ;¡na
l1cc1
.
úrca
de
tierras
en
el pueblo,
::·.
d
'ri;
.!
es
el
o
lt
rc;::ión
~-
trai¡
;_,jo
grat
uit
o.
¡:;
,,·
t]mcntc,
toda
lél.
zona
de
...
an
ti;:¡g
ode
Huataera
de
graneles
at
r
<!c
ti
·:os;;
Jc
ro
hube
dedec;ccllar
1
ofrecimi2nto,
porque
yo no bus
<
~
liJa
ia
alele
~
.
hereditaria
delos\·icioscoloniales y republ
ican
os, sino
1·!
ll
l
'ilu
donde
tc;~d¡·ia
palpitante
larealidad
indígena.
Además,
yo
sa-
l
;i
a
que ,fundando ia escuelaen
Jo.
aldea,
habrían
de
ser
losindios
r¡ui
e1es
la
le\·aJ.tariancon
su
esfuerzo
y
sudor
,
para
que
a
contínua-
cic
)~!
la
apr
\·
echaran
únic<Jmente
lo<:
hijcs
dela localidad
y
ot
rospue
hl
.'"'s
r.-:
c
:::tizo
..
Hubiera
sido
caer
en
el
;;1ismopecado de !\Iiraflores,
cl
o
:1dc
iosu5
ufructuarios
dela .0Jormal
eran
los
hijos
de los
gamona
J
c,..
de
prodncia,
que ma
vez e;;re.
;ados
se
com·ertirían en
nuevosexplotadoresdel
indio
agregc::dosa
la
ya
numerosa
fauna
que
vivía
delp
ongueaje
y
la
servidumbre.
Yo
quería una
escuela
levantada
enmed1ode los indios, a
la
que
el
autóctono
iep
resta
ra
su
desinteresado
ccmcurso,
que
pudiera
ll
a
mars
e
efect
i
vamente
escuela
indígena!
y
cuya
misión
fuera
beneficiar
directamente
alosindiosya
sus
hijos.
1
2.-
Cómo
lle;;amosa
Warisab.
y
ftmclaciónde
la
Escuela.
Dejando
Santiago
de
Huata,
continuémis
exploraciones
en
den
sas
pobbciones
como
Kalaque,Tiquina,
Copacabana
y
otra..,.
En
todas
ellas
encontré
dudas,\'8.Cilaciones
y
desconfianza.
¡N
opodía
ser
de
de
otra
manera!
Elgran engaíbdo
de
siempre,
elindio, nopo a
aceptar
de
primera
i;1tención la
propuesta
de
levantar
un
aescuela no
sobmcnte
con
su
trabajo
i~crsona
l
sino
ad
e
más
con
la
con
tribuc
ión
ele
adob
e
s,
ladrillos
y
o
tm
sm
;:;tc
riales de
la
zona,
y
sobre
todo,conla
dotación
de
tierras.
1\Ie
dirigíen
tonces
a
\V
a
risata,
donde,como
he
dicho, conocí aAvelino
Siñani
en
1917.
A
1
pasar
por
Acha
cachi,c
apital
de
la
Pro
Yincia
Omasuy0
s,
me
recibieron
las
autorid
ades yvecinos
más
des
tacad
o
s,
ha
;ér:c1o
meigual
solicitud
que
Jos
de
Santiago
de
Huata.
Respondíqueyo
buscaba
el
ayllu,
la
comunidadi
nd
ígena,
para
edi
ficar
laesc
ue
la;
que
elGobierno
!!O
disponíade unsoloc
entavo
para
tal obra
y
que
buscábamos
de
mem
en
to
la
cCJoperación del
ind
io
en
tierras
y
ti·
abajo
.
Expliqué
que con
tales
mi
r
as me
dirigía
a
Warisa-
ta,
situada
adoce
ki
1
óm
etro
s de
distancia
.
L1
vecindario me expresó
su
plena conformidad
con
el
ulanex
puesto,
o
fr
eci~ndome
su
am;>:
iacolaboración
entodo
sentid
o
para
poneren
marcha
1a
obra
.
En
cuanto
al
as
tierr
as,se com
prometie-ron
a
adquirirlas
por
c
uenta
de
la
1\~unicil)alidad,
enel
lugar
y
exten
siónque
se indicada
npor
t
unament
e. Como
es
natural,
acepté
los
-82
 
WARI
S
ATA
ofrecimientos,
quehabí
an des
er
mat-:riaiizados, segúnes
o,
inmedia
tamente
después de
la
ina
ugura
cn oficialdelaescuela.Hay que decir que sin
tardanza
, seto
mar
ontodas lasmedidas p
ar
a que alasiguientenos
esperara
laindiJda
el
e
\V
aris
at
a.Así sucedió.Asistimosa
lo.
ci
ta
..
. De en
tre
la
gran
multitud
ele
indios surgió
un
hombre,de regular estatura, de evidenteascendenc
ia
kolla:
era
Avelino
Siñani
.Nosconfundimos enabrazo fr
at
e
rn
o y
so
lidario.
Estábamos
sellandonu
cstr0
común des
tino
...
Hablé ala
multitud
en
aym
arél, después de que l
as
aut
oridadeshicieronconocer el
objeto
de mi\'i
sita
.Siñani,a
nombre
de lacomunidad, aceptó
tod
aslascondiciones, que
eran
las
mismas que
había propuesto en Kalaque
y
otros lugares. Señalé el sitio enque se edifica
ría
la escuela,
y
poniéndome de pies
obr
e
un
muro
que
había
a
la
v
er
a d
el
camino, indiquélaextensión de
ti
erras
quedebían
ser
donadas porla :Municipa
li
dad.Todos estu \'ieronde perfectoacuerdo. Volvía
la
ciudad parain
formar
el
::-
Iinistro,
qu
ien exclamó:
-Pérez
havueltocon
lo
sbolsillosrepletos. Corría el tiempo
y
ya nos hallábamos amediados demayo sin disponer de
un
centavo
.Tod
él
s l
as tenta
tivas
para
financ
iar
recursosresulta
ron
itiles,
hasta
que
por
finBailónMercado consiguió,no cómo,
la
suma
decinco m
il
bo!i\·ianos destinada
en
sutotalidad al
pago
de
habere
sdelper
so!13.
l.
Para
entonces
ya
estábam
osa finesdejulio.
El
2de agostode
1931
tuvo
lugar
lafundación de
la
escuela,fe cha,sinduda, deg
rave
recordación
para
elpaís.
Fue
en
hom
ena
jeatalaconte
ci
miento que, aüos
más
t
ar
d
e,
el
Presidente
Busch
oís-
pusoque el 2de agostof
uera
el
''Día
del Indio",
actitud
seguida
por
or
ga
nismos educacionales
panameric
anosque
señalaron
la mismafecha
co
mo
adelindio am
er
icano. Poste:riormente,seeligió el mis mo día
pa
ra dec
re
t
ar
la reforma
agraria
en Bolivia
(2
de agostode
1953),
con lacual
se
daba
fin al
régimen
feudal, e tmpliendo as!
una
de las proyecciones de
War
i
sata.
Yaque nues
tro
propósitoes
hacer
historia,
transcribo
aquíelAc
ta
de-
Fu
ndación de
la
Escuela, talcomo sepublicó en
"E
lDiario",de LaPa
z,
el 2 de agostode
1936:
"H
uarizat
aalos di
e7
ki
me
tro
sdela Villa delaLi
bertad
(ciu
da
dde
Achaca
chi), c
ap
ide
laProvincia
Omasuyos, consti
tu
i
do
seldos deagosto de
1931,
ano
ras
once dela
mañana
,el
señor
Prefecto
y
C
omanda
n
te
Generaldel D
epartamento
de
La
Paz
,
Dr
.
Enriq
ueHertzog, el subprefecto de
la
Provincia
don
Juan
Silva V., el sei10rdoctor
Víctor
Anclrade, Oficial
Mayor
del Ministerio de
Inst
rucciónPública,el
Pre
si
dentedela
H.
Junta
Municipalde Achacachi,
señor
-85
-

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Un Cronopio liked this
Jose Osco Yujra liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->