Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
TEXTO 7-14 2º BACH

TEXTO 7-14 2º BACH

Ratings: (0)|Views: 102|Likes:
Published by jesusentanger24

More info:

Published by: jesusentanger24 on Sep 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2011

pdf

text

original

 
TEXTO 7. LENGUA Y LITERATURA ESPAÑOLA. CURSO 2011-2012
 
 
TEXTO 8. LENGUA Y LITERATURA ESPAÑOLA. 2º BACHILLERATO.
5Nos deslizamos sobre la superficie como los trenes que flotan sobre los raíles, veloces y sin contacto, y nosagobian nuestras ansias y tribulaciones... Y de repente, una catástrofe, una catástrofe grande como una granexplosión. Y como las explosiones, que primero se expanden y destruyen e inmediatamente chupan todo eloxígeno y vacían el aire, la catástrofe nos detiene y suspende el sentido de todo lo que estamos haciendo y nospreocupa. Todo se relativiza tanto que se hace nimio comparado a la catástrofe, comparado a la muerte, a lasmuertes de esos muertos.10Al hacer esa comparación, establecemos a la muerte como medida, comparado a ella, medimos el valor delas cosas y el valor de la vida misma. Todo lo que hacemos mientras estamos vivos es importante y la vidamisma es lo más valioso. Las vidas de los que ahora han muerto eran lo más valioso que tenían y que podíantener, la pérdida es absoluta; las vidas de los que estamos aquí son nuestro tesoro y nuestro milagro, y lasvidas de los que vendrán serán también milagrosas.1520Por eso, aborrecemos el asesinato legitimado intelectualmente como instrumento político, el terrorismo.Comprendemos y nos asombra lo milagrosa que es la vida, porque los seres humanos somos como centauros,hechos de la misma materia que la yerba y, al tiempo, androides rebeldes que nos hemos creado a nosotrosmismos. Nuestra rebelión comienza en nuestra conciencia, que nos separa de todo lo demás, nos hace ver elmundo desde fuera y nos hace escrutarlo y analizarlo en una actividad incesante que puede conducirnos alparoxismo y a la desesperación; sólo nos rescata del extravío una parte de esa misma conciencia nuestra, laque nos recuerda que estamos hechos de lo mismo que el caballo y que al cabo nuestra carne, nuestro carbono,le pertenece a todo lo demás, que nos aguarda de vuelta. Esa parte de la mente nos hace sentirnos relegados,nos hace religiosos de un modo u otro.2530La muerte es el gran misterio, el que tememos y veneramos los humanos, lo que nos funde es lo que nosfunda. Y no existe la muerte colectiva. La muerte es singular y única, sólo la experimenta una persona cadavez, y lo hace estando sola ante ella y para siempre. Los demás, los supervivientes, solamente somos el coro,sólo podemos cantar la pérdida y asistir o compartir el duelo. Y lo hacemos quizá porque no son los muertoslos que necesiten nada de nosotros; somos nosotros los que necesitamos decirle algo a los que ya no viven.Pero cuando la muerte se da al mismo tiempo en un mismo lugar y en gran número de casos se alcanza lamasa crítica necesaria para que explote para nosotros la catástrofe. Y así como una muerte cercana nos detienea unos pocos concernidos, la catástrofe inmoviliza a una comunidad. La catástrofe crea momentáneamente lacomunidad de concernidos, de los que comparten y comulgan ese asombro y consternación (el dolor,seguramente sólo es de sus familiares). Esas comunidades que fundan o refundan las catástrofes necesitanrituales para expresar la consternación. (…)35Tan humana es la piedad de las familias que despiden a los suyos en privado como la de aquellas quedesean un funeral multitudinario con cardenal y en catedral, pero junto a ello parece deseable un ceremonialpúblico por todas las víctimas. Lo que llaman "funerales de Estado" es darle forma institucional a un ritocomunitario, pues las comunidades necesitan darle forma a la consternación por los golpes, y en la celebracióncomunitaria es donde muchas personas encuentran un orden y un sentido a una desgracia.40Al establecer la muerte como medida de la vida y dar así valor a la vida, establecemos la base para unamoral, la que tenemos. De ahí se deriva que quien cause daño o mate deba sentir turbación y vergüenza, y deahí derivamos también que los comportamientos en sociedad de los dueños de los recursos económicos, de lasempresas, deban actuar dentro de unos límites en que no perjudiquen ni pongan en peligro la vida de losciudadanos. Política y economía deben atenerse a límites morales; cuando entramos en una crisis que amenazarecortes sociales y optimización de beneficios a través de la precarización del trabajo y el recorte de calidad demercancías y servicios, debemos recordarlo. Porque las personas compartimos sustancia con el caballo y layerba, y nuestra vida tiene un final, pero no somos mercancías con fecha de caducidad estampada. Suso de Toro, El país, 26-8-2008CUESTIONES:1.
 
Tema, resumen, esquema explicativo de ideas.2.
 
Comentario crítico.3.
 
Análisis sintáctico de los fragmentos subrayados.4.
 
Nexos y marcadores textuales.
 
TEXTO 9. LENGUA Y LITERATURA ESPAÑOLA. 2º BACHILLERATO.
510152025303540Lo que las personas más o menos normales somos capaces de llegar a creer es tan asombroso como lo quepodemos empeñarnos en no creer o en no aceptar, aunque la evidencia más irrefutable nos salte delante de losojos. Cuanto más racional es una idea, más posibilidades hay de que resulte inverosímil, o de que cueste siglos ysufrimientos enormes su aceptación. Que una cosa sea absurda no suele ser obstáculo para que se convierta enuna verdad establecida. Durante siglos se creyó que las mujeres tenían menos dientes que los hombres, y noparece que nadie se molestara en la simple refutación de ese disparate, ya que procedía de la autoridad deAristóteles. A principios del siglo XX científicos de mucha solvencia aceptaban la patraña de que lasinclinaciones criminales de una persona podían deducirse de ciertas peculiaridades en la curvatura de su cráneo, yotros demostraban irrebatiblemente que un artefacto más pesado que el aire nunca podría volar. A los primeroscirujanos que defendieron que había una relación directa entre la limpieza de los instrumentos quirúrgicos y lasupervivencia de los enfermos operados se les tomaba por idiotas o excéntricos, por aquella manía de lavarse lasmanos antes de una operación, hervir los bisturís o ponerse mandiles no manchados de sangre.Por algún motivo, por alguna ley física o psicológica que nadie ha descubierto todavía, las tonterías sedifunden con mayor eficacia y rapidez que las ideas sensatas, quizá porque el cerebro humano no es un buenconductor de la inteligencia, en el mismo sentido en que la madera o la porcelana no son buenos conductores dela electricidad. En el reverso de la página del periódico en la que se cuenta algún avance espléndido de la cienciavienen anuncios de consultorios de quiromancia o de tarot, y no muy lejos de la sección de meteorología puedeencontrarse la de astrología: en menos de un minuto, y con la misma comodidad, se informa uno de laspredicciones sobre el calor o la lluvia basadas en los datos de un satélite de tecnología prodigiosa y sobre elporvenir sentimental que las estrellas le reservan a su signo del zodiaco. Hay peregrinos antiguos que viajan aFátima o a Lourdes y también los hay mucho más modernizados que van devotamente a ese lugar del desierto deNuevo México en el que los expertos en ufología o en ovnilogía aseguran que una nave extraterrestre se estrellóen el verano de 1947. El conocimiento racional y científico se basa en la transparencia, en la circulación de lasideas, en el carácter universalmente comprobable de los experimentos. La irracionalidad prefiere el secreto, laatracción de lo oculto, la paranoia de las conspiraciones y las sectas. En la primera página del periódico, cada díadel verano, vienen titulares gradualmente más escandalosos sobre una gran estafa de capitales bursátiles, pero enlos rincones interiores, y en un tipo de letra más pequeño, se cuentan las reclamaciones de un grupo de estafadospor una red que practicaba la magia negra, el candombe o la santería con tal falta de profesionalidad que jamásllegaban a cumplirse los hechizos por los que se pagaron cuantiosos honorarios. ¿Para qué hace falta un acto de femás entregado e insensato, para confiarle nuestra felicidad matrimonial a un brujo o nuestros ahorros a unindividuo vestido de Armani que se declara experto en esa otra brujería de los pelotazos y las especulacionesfinancieras? En los semanarios de sucesos que leía mi padre cuando yo era niño salía siempre alguien que habíasucumbido tontamente al timo de la estampita, que a lo largo de los años fue adquiriendo un aire cada vez másrancio, de arqueología delictiva, con su reparto de paleto incauto y codicioso y tonto de boina y baba conentrecejo hispánico: pero este mismo verano se ha sabido que empresarios solventes, aunque algo propensos a laestafa, se dejaron engañar por un timo que repetía casi exactamente el de la olvidada estampita, por la promesa deun líquido misterioso que duplicaba o triplicaba en billetes falsos los billetes verdaderos con los que se le untaba.Retrospectivamente, lo más increíble es la misma credulidad, la cabezonería obtusa de no querer ver lo que alcabo del tiempo parece tan claro como para que cualquiera lo hubiese advertido. ¿Cómo es posible que hasta elprincipio de los años ochenta no se creyera oficialmente en España que los hombres y las mujeres son igualesante la ley, o que durante siglos se creyera que el color un poco más oscuro de la piel de un ser humanoautorizaba a esclavizarlo? Decía Buñuel que después de muerto le gustaría salir de vez en cuando de la tumbapara echarles una ojeada a los periódicos. Quién sabe cuánto durarán todavía algunas creencias bárbaras quesiguen asolando el mundo, que se repiten como verdades indiscutibles en los titulares.Antonio Muñoz Molina, El país internacional, diciembre de 2005.CUESTIONES:1.
 
Tema, resumen, esquema explicativo de ideas.2.
 
Comentario crítico.3.
 
Análisis sintáctico del fragmento subrayado.4.
 
Nexos y marcadores discursivos en el texto.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->