Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
21Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La epopeya de Tarapacá, Tacna y Arica. Por Hugo Vallenas y Luis Zaldívar

La epopeya de Tarapacá, Tacna y Arica. Por Hugo Vallenas y Luis Zaldívar

Ratings: (0)|Views: 728|Likes:

More info:

Published by: Luis Zaldivar Schrader on Oct 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2013

pdf

text

original

 
 
LA EPOPEYA DE TARAPACÁ, TACNA Y ARICA
Recordando al héroe de Arica: 7 de junio de 1880Hugo Vallenas y Luis Zaldívar
Del libro:
Tacna: 200 años de peruanidad 1811-2011
(Banco de la Nación, 2011)
PARA LA DEFENSA de Moquegua, Tacna, Arica, Tarapacá e Iquique, el alto mandoperuano formó el “I Ejército del Sur”, con unos 7.500 efectivos. Su comandantegeneral fue el general Juan Buendía, al mando de seis divisiones, cada una de 1.250hombres como promedio. La II División tuvo como jefe al coronel Andrés AvelinoCáceres; la III División tuvo como jefe al coronel Francisco Bolognesi. A dicho ejércitose sumó el contingente, de unos 4.500 hombres, del ejército boliviano aliado. Estafuerza de tierra mantuvo durante la campaña naval un esquema estrictamentedefensivo y no entró en combate.Mientras tanto, el ejército chileno, en los seis meses que duró la campaña naval,entrenó para la invasión del sur del Perú una fuerza expedicionaria no menor de15.000 efectivos, haciéndola diestra en operaciones ofensivas. Varios batallones comoel Buin, el 2do de Línea, el 3ro, el 4to y el Santiago, fueron elevados a la categoría deregimientos, con unos 900 hombres cada uno. Cada regimiento chileno constaba dedos batallones, cada cual con cuatro compañías de 200 soldados cada una. El generalJusto Arteaga era comandante en jefe; con el general de brigada Erasmo Escala almando de la infantería; el general de brigada Manuel Baquedano al mando de lacaballería; y el coronel Emilio Sotomayor como jefe de las reservas.
De Pisagua a Tarapacá
Tres semanas después de la derrota de Grau en Angamos, el 2 de noviembre de 1879,desembarcaron en Pisagua unos 10 mil soldados chilenos, apoyados por toda laescuadra de guerra y diez transportes. Condujo el desembarco el general ErasmoEscala. La guarnición peruana de Pisagua ofreció resistencia, que costó 330 víctimas alejército de ocupación. Un fuerte contingente partió hacia el norte y otro hacia Iquique.El 19 de noviembre las fuerzas aliadas de Perú y Bolivia se enfrentaron al ejércitochileno en las alturas del cerro de San Francisco. Si bien la infantería aliada erasuperior en número (7.400 peruanos y bolivianos contra 6.000 chilenos), los primeroscontaban sólo con 18 cañones contra 34 modernas piezas de artillería del adversario,que además había logrado ocupar la cima del cerro San Francisco.En este combate destacó la acción valerosa del batallón Zepita, al mando del coronelAndrés Avelino Cáceres, que logró alcanzar la cumbre del cerro y apoderarse de dos
 
cañones adversarios. Hubo durante varias horas una esforzada disputa cuerpo acuerpo por el dominio del cerro, en la que Cáceres recibió el apoyo del batallón delcoronel Leoncio Prado. A las 17:00 horas, extenuada y falta de refuerzos, la avanzadaaliada se replegó sin poder concluir la toma del cerro.
Arriba: Francisco Bolognesi en 1864 y soldado de infantería peruano. Debajo:Soldado de infatería boliviano y soldado de infatería chileno.
 
 Las fuerzas aliadas se replegaron hasta Tarapacá, con el fin de aprovisionarse e iniciaruna contraofensiva. El comandante chileno, el general Escala, envió a presentar batallauna expedición de 3.900 hombres, al mando del coronel Luis Arteaga. En horas de lamadrugada del 27 de noviembre de 1879, la fuerza chilena tomó posición ofensiva enlas colinas al oeste de la ciudad de Tarapacá, con la intención de cortar la salida a losaliados y evitar toda comunicación con Arica.El coronel Andrés A. Cáceres, jefe de la II División peruana, dividió los 3.000 hombresbajo su mando en tres columnas, con orden de actuar enérgicamente en grupos deguerrilla hasta desplazar de las alturas a los chilenos. La batalla se inició alrededor delas 9:15 de la mañana. Luego de una carga con bayoneta el batallón Zepita alcanzó lacima de una de las colinas, logrando capturar cuatro cañones y todas las municionesde los adversarios. Desde esta ubicación, los aliados infligieron un daño severo a lainfantería chilena, hasta que el intenso asedio la obligó a retroceder en desorden tresmillas atrás de las colinas. Ante la llegada de refuerzos peruanos, entre ellos elbatallón Iquique Nº 1, cuyo jefe era Alfonso Ugarte, Cáceres ordenó perseguir a loschilenos.Los aliados atacaron con fuerza a los invasores por el sudeste de Tarapacá. Unacolumna chilena se apartó y entró sorpresivamente en la ciudad, pero fue vencida porlos defensores aliados luego de una cruenta lucha casa por casa. Los batallones de la IIDivisión, al mando del coronel Bolognesi, tuvieron un papel decisivo en este tramo dela batalla, distribuyéndose entre la defensa de la ciudad y la parte más dura de lalucha cuerpo a cuerpo en la primera línea. Luego de casi 8 horas de enfrentamiento,las fuerzas peruanas y bolivianas lograron imponerse. Los chilenos sufrieron 800 bajasy los aliados cerca de 500.Sin embargo, por falta de recursos, los peruanos no pudieron consolidar la victoria entérminos de una mayor recuperación territorial. Los chilenos mantuvieron el controlsobre Pisagua e Iquique, hostilizaron los puertos de Ilo e Islay y reconcentraron susfuerzas para una ofensiva más efectiva.Mientras tanto, en Lima, magnificadas las noticias de la ocupación chilena del sur,cundía el desgobierno, acrecentado el 18 de diciembre por la inexplicable partida delpaís del presidente Mariano Ignacio Prado. Hubo sublevaciones en Lima y Callao quefinalmente impusieron en el poder, el 22 de diciembre, al caudillo civil Nicolás dePiérola, que a la larga tampoco aportó una mejor administración ni una superiorconducción militar. En Bolivia también fue reemplazado el presidente Hilarión Daza porel general Narciso Campero.
Campaña de Tacna
El 25 de febrero de 1880, el alto mando chileno dio inicio a su segunda campañainvasora, desembarcando en Moquegua un ejército de 12.000 hombres al mando delgeneral Manuel Baquedano. El plan chileno era asegurar un rápido dominio del vastoescenario comprendido entre el puerto de Ilo y los ríos Azapa y Azufre por el sur. Paratal efecto, Baquedano decidió consolidar posiciones en Moquegua, con el fin de cercarTacna y tomarla con más facilidad. Mientras tanto, en el mando supremo del Ejércitoperuano del Sur había sido reemplazado el general Buendía por el contraalmiranteLizardo Montero. Las condiciones de suministros y armamentos del ejército aliado erancríticas y no permitían resistir con éxito la ofensiva chilena en Tacna y Arica.

Activity (21)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Juan Velásquez liked this
Gustavo Seclen liked this
Juan Velásquez liked this
Juan Velásquez liked this
Juan Velásquez liked this
Juan Velásquez liked this
Juan Velásquez liked this
Juan Velásquez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->