Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Antimonumento a Julio A. Roca

Antimonumento a Julio A. Roca

Ratings: (0)|Views: 81|Likes:
Published by Matias Bailone

More info:

Published by: Matias Bailone on Oct 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/24/2012

pdf

text

original

 
299
 
A N T I
 M O N U M E N T O
 
 
300301
 Resignificacion
 
DE LA MEMORIA HISTÓRICA. FORMAS DE REPRESENTACIÓN DEL PODERY MODOS DE APROPIACIÓN COLECTIVA SOBRE EL ESPACIO URBANO.LA IDENTIDAD DEL ESTADO ARGENTINO SE SUSTENTA EN BASE A GENOCIDIOS PERIÓDICOS.DESDE SU FUNDACIÓN, EN LOS PRIMEROS AÑOS DE LA DÉCADA DEL 80 DE SIGLO XIXHASTA NUESTROS DÍAS LA FÓRMULA DE SU EXISTENCIA ES LA DE LA IMPOSICIÓN DEL ORDENPOR LA FUERZA Y LA COACCIÓN. DE AHÍ QUE LA FÓRMULA DE COEXISTENCIA SOCIAL FUEY ES LA DE LA CULTURA DEL MIEDO. INTENTAREMOS ENCONTRAR CUÁLES SON LOS ARQUETIPOS,EL EDIFICIO SIMBÓLICO, LA ESTRUCTURA, QUE SUSTENTA ESTA SITUACIÓN, PARA DESCUBRIR–Y OJALÁ NOS ACERQUEMOS– A LA MANERA EN LA CUAL ESTE “MIEDO CULTURAL” SE TRANSMUTAEN PLENO Y PURO TERROR DE ESTADO.
¿ARTE POliTICO?
Muchas veces se dice que los artistas o productores culturales que se en-cuentran comprometidos con la realidad hacen “arte político”. Sin embargo, alobservar bien las ciudades que transitamos, vamos descubriendo que los mensa- jes estéticos políticos no siempre provienen de una comunidad que decide pro-ducir sus propios símbolos. Todo lo contrario, la mayoría de las esculturas y edif-cios que observamos son ormas visuales que se corresponden más bien con unaexaltación del genocidio y/o de la complicidad entre Estado y poder económico.Vivimos rodeados de imágenes y símbolos provenientes del poder. El poder pro-duce arte político, crea relatos históricos que se constituyen como “verdad” ab-soluta para imponerse sobre las verdades de los vencidos. El arte del poder nosexhibe ormas monumentales que corporizan una representación (la mirada úni-ca) de la historia. Estos símbolos instituyen modelos que rigen la vida y defnennuestra identidad.Nos movemos en la ciudad de los monumentos, identifcamos lugares, nombra-mos los espacios que habitamos citando el rótulo impuesto. El poder proponeuna versión del pasado donde no hay lugar para el disenso. Se unde el broncepara dar orma al héroe (la mayoría de las veces se trata de personajes siniestros)y de esa manera cerrar la discusión sobre la posibilidad de apropiarnos de nuestrahistoria, y de elegir por nuestra cuenta a quiénes queremos recordar o reivindicar.El modelo de memoria que nos orece el poder es el de la memoria etichizada:toda una vasta iconograía recortada como fguritas escolares de su contextooriginal, despojada de toda conexión con el presente.
 
 
302303
Hoy el Estado comienza a revisar y condenar los crímenes y las violaciones a losderechos humanos de la última dictadura, a la par que propone la construcciónde espacios para la memoria.Pero, ¿qué tipo de memoria puede emanar de un Estado que se consolidó sobrela base de un exterminio? ¿De un Estado que se organizó aplastando a otrospueblos y que aún sigue lustrando los bronces de sus más obedientes asesinos?¿Qué cosas tienen en común el Estado de 1880 y el de ahora?
CoMO SE LEGITIMA UN EXTERMINIO?
Criminalizando al otro, a la disidencia, a la oposición, al que resiste en sucultura y tiene otra imagen, otras ormas de representarse.- El aborigen, como imagen de lo peligroso, del otro que atemoriza.- El pobre, el pibe chorro, el piquetero, como imagen del peligro.El miedo se transmite a través de imágenes que construyen relaciones unívocasentre supuestos buenos y supuestos malos, construcciones mentirosas, que anu-lan los procesos entre discursos y nos llevan a repetir (como si ueran novedad),todo tipo de estigmatizaciones.Imágenes de los que quedan marginados, que –manipuladas por el sistema– sonlas representaciones ofciales del delito, promovidas tanto por Sarmiento comopor Grondona, colgadas en el Museo Nacional de Bellas Artes o vistas por latelevisión de las corporaciones.
DISCURSOS DE SEGURIDAD Y NUEVOS MONUMENTOS DEL SISTEMA
El discurso de la seguridad es el que se utiliza para promover la mano dura.Así como también para controlar. ¿Pero qué es lo que se protege y de quiénes?¿Cómo se controla y quiénes lo hacen?A los genocidas muertos, magnifcados sobre sus esculturas ecuestres, los pro-tegen las instituciones que los avalan, las rejas y la pintura antigrafti. Las vallaspoliciales con policías y cámaras protegen a los genocidas vivos rente a un ba-rrio que los repudia escrachándolos.A los ricos se los protege de los pobres, con la construcción de la desigualdad, elacceso a tener o no tener “a un Roca”
1
en tu bolsillo hace a la dierencia.
1
El billete de máxima denominación lleva el retrato del más cruel de los “próceres”: Julio Argentino Roca.
Los barrios cerrados, los shoppings, la privatización de los espacios públicos, laidea de la seguridad como un enjaulamiento masivo. El discurso mediático –pro-motor de la inmovilidad del ser humano– y el marketing del autocontrol nosorecen una amplia gama de productos para satisacer nuestra necesidad de con-sumo sin culpas, protegidos por sofsticados dispositivos de encierro domiciliario.Jaulas para los que acceden a estar dentro de ellas, o ganan ese privilegio.Idea que no supera la imagen del acceso al paraíso con disciplinamiento, endonde, por homologación, San Pedro sería un empleado de seguridad privada.Entonces el nuevo espacio arquitectónico no es tan nuevo, tiene sus cimientosen el adoctrinamiento de siempre. Que sólo se ejecuta a través de un diálogodisciplinado, compuesto de miedo y silencio, como elementos indispensablespara la sumisión. Que sumados a la reverberancia de la tradición, constituyen lasúnicas ormas de relacionarse que promueve todo elemento jerárquico.
LA DESOBEDIENCIA CASTIGADA
Estar en desacuerdo, no colaborar, no ser parte ni cómplice, no obedecerlos mandatos normalizadores… todas variantes de un disenso activo que llamaa cuestionar las bases de un discurso totalizador. Frente a la unicidad, multipli-cidad. Frente a la obediencia abrumadora del rebaño, rebeldía. A lo largo deltiempo nos tocará ser testigos o protagonistas de algún acto de desobedienciaque oportunamente será repelido a través de diversas instituciones, sean educa-tivas o represivas. No importa si se trata de una revuelta popular o de un actode autodeterminación personal, el mecanismo en que la institución opera esbastante parecido.En la escuela existen imágenes residuales de la disciplina que se yuxtaponen connuevos discursos que las reafrman.Quién dice qué cosa, a quiénes les dice, cómo les dice. La distribución de la in-ormación en estos ámbitos comporta la aceptación incuestionable por parte delos receptores.Formamos parte de ese disciplinamiento que obliga a seguir estructuras y nor-mas burocráticas, lo que ayuda a la construcción de un deber ser dentro delsistema de opresión.Éstos
deber ser 
son los roles establecidos como jerarquías, que convierten nues-tra orma de vivir cotidiana en parodias de ejércitos, que trasladados a todas lasinstituciones como la enseñanza, el trabajo y la amilia, hacen de nosotras seressin ánimo de vivir uera de esos dogmas patriarcales.

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Rafael Cabilla added this note
VIVA EL GENERAL ROCA...DESPRECIO A LOS ANTI PATRIA DE ESTE PAIS..HAY MUCHOS VENDE PATRIA!!
Rafael Cabilla liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->