Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Pukara-59

Pukara-59

Ratings: (0)|Views: 26|Likes:
Published by Eduardo Sadier
Vocero Movimiento Katarista boliviano
Vocero Movimiento Katarista boliviano

More info:

Published by: Eduardo Sadier on Oct 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/06/2011

pdf

text

original

 
La Paz, mayo de 2011
Página
 
La Paz, mayo de 2011
PáginaDepósito legal 4-3-116-05e-mail:info@periodicopukara.comwww.periodicopukara.comTeléfonos:7151904871280141Calle México Nº 1554, Of. 5La Paz, Bolivia
Director
:Pedro Portugal Mollinedo
Comité de redacción
:Nora Ramos SalazarDaniel Sirpa TamboPaúl Coca Suárez.Carlos GuillénFélix Chambi
Colaboran en este número
:Aureliano TurpoChoquehuanca.Ayar Quispe.Alberto Samuel Soria.Pepo
«De julio, el grandía...»
Portada
: Montaje en base a recursos internet
2
Se acerca otro 16 de julio,día aniversario de la «gestaheroica» de Pedro DomingoMurillo.Esa fecha es ocasión pararesaltar la identidad paceña.Este año el gobierno municipalde La Paz ha declarado el 15de julio «día del orgullopaceño», ocasión en la que seconvocará a los habitantes deLa Paz a desarrollar actividadesque reivindiquen los «valoresque identifican la cualidadpaceña».En realidad, el 16 de julio (ytoda actividad afín alrededorde esta fecha), es solamente «civismo» con funcionalidadpolítica. Ese utilitarismo político se manifiesta, por ejemplo,en la pugna de los diversos poderes para beneficiarse de esesimbolismo, aspecto que adquiere en nuestros días un relieveespecial debido al enfrentamiento entre los partidos
MSM
quecontrola el gobierno municipal y el
MAS
que tiene el gobiernonacional y departamental.Pero esa manipulación emblemática tiene significados másprofundos. El 16 de julio es el festejo del proyecto político —el proyecto criollo— que triunfó en desmedro y sobre elproyecto indígena de liberación. De esta manera, las«efemérides» paceñas adquieren un tinte colonial que semuestra incoherente en un contexto político de aparentecambio y descolonización.El gobierno nacional, el departamental y el municipal, a pesarde sus antagonismos políticos, se muestran unánimes parasoslayar este significado. Ambos serán unánimes para, esteaño como los anteriores, tratar de embutir en losdescendientes de los históricamente colonizados los valoresy la sumisión a los héroes de los colonizadores.Si se quiere espectacularizar una supuesta descolonización,esta tiene efecto y sentido si se la efectúa en lo concreto delo económico, social e histórico. Y en los simbolismos que lasacompañan y representan. Descolonización no es, por ejemplo,«años nuevos aymaras», rituales y matrimonios colectivos.Si lo sería reemplazar la estatua de Murillo, en la plaza principalde La Paz, por la de Tupak Katari, por ejemplo.
   L  o  s  a  r   t   í  c  u   l  o  s   f   i  r  m  a   d  o  s  n  o  r  e  p  r  e  s  e  n   t  a  n  n  e  c  e  s  a  -  r   i  a  m  e  n   t  e   l  a  o  p   i   ó  n   d  e   P  u   k  a  r  a .   T  o   d  o  a  r   t   í  c  u   l  o   d  e   P  u   k  a  r  a  p  u  e   d  e  s  e  r  r  e  p  r  o   d  u  c   i   d  o  c   i   t  a  n   d  o  s  u   f  u  e  n   t  e
El 16 de julio esel festejo delproyecto políticoque triunfó endesmedro ysobre elproyecto políticooriginario
La Madre Tierrao la Revolución Productiva
Alicia Tejada Soruco 
Quienes de una u otra forma se han vinculado con espacios quearrastran siglos de colonización a sus espaldas, saben que laausencia de conocimiento para decidir sobre políticas de Estado,es una de sus más funestas herencias.La madre tierra de los bolivianos que aspiran a “vivir bien” (concepto que se debate desde 1914) sin destruirla-se y no porla voluntad de ningún gobierno de turno sino gracias a gigantescasmovilizaciones ciudadanas urbanas y rurales, debe ser una de lasmás afectadas por la crisis que no deja que muera un pasadoindividualista, extractivista y capitalista de quinientos años, en elque los enemigos no son los personajes políticos de turno sinolos modelos de “desarrollo y progreso” que adeudan la destrucciónde vasta regiones del país. (Ejemplo, la minería).El año 2006, el presidente de los bolivianos declaró públicamenteel rechazo a los transgénico, postura que se expresó además enla Constitución Política del Estado, CPE. La misma postura seconstituye en impostura cuando se lee el Art. 409 (de la CPE),modificado a espaldas de los pueblos para abrir el paso a lostransgénicos.Cinco años después, la impostura también, anuncia la Ley de laRevolución Productiva que abre la producción, importación ycomercialización de organismos genéticamente modificados(transgénicos)* violando la Ley de Derechos de la Madre Tierraque establece el derecho: a)
...a la preservación de la diferenciacióny la variedad de los seres que componen la Madre Tierra, sin seralterados genéticamente ni modificados en su estructura demanera artificial, de tal forma que amenace su existencia,funcionamiento y potencial futuro
(Art. 7, inciso I, 2 de la Ley deDerechos de la Madre Tierra)
y el derecho al mantenimiento de laintegridad de los sistemas de vida
(Art. 7, inciso I, 1 de la Ley deDerechos de la Madre Tierra)
y b) los procesos naturales que lossustentan, así como las capacidades y condiciones para suregeneración
(Art. 7, inciso I, 1 de la Ley de Derechos de la MadreTierra)
.
No hay ninguna novedad en el tema de los transgénicos; setrata de una estrategia de poder, muy antigua: Quien tiene lasemilla tiene el alimento y por tanto tiene el poder. Las semillastransgénicas vienen con todo el paquete tecnológico, fertilizantes,agroquímicos, maquinarias, poderosas empresas transnacionalesse enriquecen con el negocio. Estas semillas están patentadas yno se re-producen, generando dependencia a quien las vende.Al adquirirlas, como política de gobierno, dejamos de lado milesde semillas (valores genéticos) que sustentan la autonomíaalimentaria de los pueblos y la base de la diversidad genética denuestros ecosistemas. Hace algunas semanas una transnacionalya patentó la quinua chilena para modificarla genéticamente yvenderla en esta condición, con exclusivos derechos. Perú haprohibido los transgénicos por diez años.El modelo agro industrial no está interesado en la soberaníaalimentaria del país sino en sus exportaciones. Importamos papay casi el 40% de lo que comemos. Se suma el anuncio de laampliación de la frontera agrícola como otra revolucionaria medida.
* Se trata de la Ley de Revolución Productiva Comunitaria Agropecuariaque fue sancionada por la Cámara de Senadores la madrugada delsábado 18 de junio 2011. Esta ley motivó el rechazo de importantessectores de la población por autorizar y legitimar la producción devegetales genéticamente modificados (transgénicos). Finalmente, elgobierno boliviano hizo caso omiso de esa oposición; la ley citadasiendo promulgada por el presidente Evo Morales el domingo 26 de junio de 2011 (n.d.r.).
 
La Paz, mayo de 2011
Página
3
 Equipo Pukara
En Ayra, periódico de publicaciónirregular auto identificado como«voz libertaria», José LuísSaavedra publicó un artículoindignante para personas yorganizaciones indianistas.Nos han solicitando el pronuncia-miento de Pukara al respecto (veren esta página carta del dirigenteindianista Constantino Lima) yrecibido varios artículos sobreeste tema; por razones de espaciono podemos publicarlas todas yreproducimos en este número dosde ellas.El artículo ventilado es, en nues-tra opinión, inútilmente provoca-dor. José Luis Saavedra arremetecontra Constantino Lima por haberpresentado su candidatura a laspróximas elecciones de magistra-dos. Ello puede ser motivo deanálisis y de crítica; pero la dimen-sión y orientación de esa observa-ción es la que hace la diferenciaentre el debate y la difamación.Y Saavedra parece haberescogido la segunda opción.Esa candidatura es, paraSaavedra, «la culminación de lasistemática claudicación: some-timiento y sumisión de los ideó-logos y activistas del indianismo».¿De dónde proviene esa«constatación»? ¿Cuál el apoyopara tamaña aseveración?Para dar consistencia a su afir-mación Saavedra arremete contraConstantino Lima, y contra unconjunto disímil de personalidadesindianistas, kataristas, políticos eintelectuales bolivianos, en la quese ven infelizmente revueltosFausto Reinaga, Evo Morales,Carlos Mamani, Silvia Rivera (a laque, satírica y paradojalmente,trata de misti q’ara), EstebanTicona, Carlos Mesa, Xavier Albó,el «amigo Illapa» y el cancillerChoquehuanca. En esa lista deignominia, quien sale felicitado esel abuelo Luciano Saavedra, quienle habría transmitido el mensajede «nada de izquierda, ni derecha,de frente carajo» (¡¡!!).Esa redacción aparenta ser sóloanecdótica o chocante por lafanfarronería e inmodestia de quehace gala (indica, por ejemplo: «adiferencia de los indianistas, en
A propósito de un polémico artículo:
Evitar el artificial conflictoentre indianistas y kataristas
Carta a Pukara del jefe histórico del Movimiento IndioTupak Katari, MITKA-1, Constantino Lima Chávez
Hermanos de PUKARAEn el panfleto AYRA de junio de 2011 que se publica una notafirmada por José Luis Saavedra. Este misti q’ara se atreve a difamara varios luchadores e intelectuales indianistas, entre ellos mi persona.Se atreve a cuestionar mi postulación para las futuras elecciones demagistrados, antes de cuestionarme algo debería de cuestionar elaccionar de su actual jefe Untoja que llegó al parlamento de la manodel dictador Hugo Banzer.No debemos dejar de pasar el hecho de fondo de este caso que nosolamente se insulta a personas sino que se vapulea a toda unaposición política ideológica que es el INDIANISMO.Los argumentos que utiliza este misti q’ara son bajos y tendenciososy al único que descalifican es a su autor, yo no comprendo comopuede hablar alguien de inconsecuencia cuando uno mismo es unllunk’u de todos nuestros hermanos líderes indianistas kataristasincluso fue parte de este gobierno siendo Viceministro del hno. FélixPatzi al que también dio la patada en el trasero.Como todos sabemos Pukara está identificado con la tendenciaindianista katarista, debe, por tanto, pronunciarse sobre ese ataque.Y además exijo que PUKARA no permita más colaboraciones deeste misti q’ara y asuma la responsabilidad de no publicar más susartículos.Chguquiagu marka junio de 2011.Constantino Lima Ch.
mi caso personal, nadie, absoluta-mente nadie, que sea q’ara o mes-tizo, puede reclamar habermeprotegido, consentido o favoreci-do; jamás he tenido patrones, niizquierdistas ni derechistas, nuncahe tenido espíritu sumiso...). Sinembargo, la intención se precisacuando leemos que, para él, elindianismo «nunca constituyó unpensamiento político, menos unateoría política, mucho menos unmovimiento emergente de lasluchas de los aymaras y que-chuas». Estamos, pues, ante unprocedimiento tortuoso para des-calificar una idea política. Enten-demos así la «lista de Saavedra»y creemos que si no la alargó conotros nombres, fue seguramentepor un cálculo de prudencia,quizás transmitida también por suabuelo Luciano Saavedra.Decimos que ese intento de des-calificar el indianismo es tortuosoporque bien podía haberse elegidoel debate claro, directo y derecho.Tan embarazoso nos parece eseartículo que, habiendo Pukarapublicado textos del mismo autorcon otro estilo y procedimiento,pensamos en primera instanciaque ese artículo era un caso deusurpación de nombre.Quisiéramos opinar sobre lo quese desprenden de dicho artículo.Ese texto reproduce los estereo-tipos coloniales. En ese esquema,el indio debe corresponder a laidea que de él se hace el coloni-zador. Los indios para ser bientratados tienen que reproducir laidea política de quien se sientesu patrón. No se tolera iniciativapolítica diferente ni se soportapensamiento ajeno. Para elderechista, el indio tienen que serde derecha: para el izquierdista,necesariamente de izquierda.Ahora Saavedra es opositor alMAS y juzga a los indios de acuer-do a su postura. Sin embargo, élfue funcionario del gobierno queahora aborrece. En ese entoncessus criterios debieron ser —por laintegridad que se auto atribuye—forzosamente diferentes.Para la mentalidad colonizadorael criollo es el único que puedeanalizar la coyuntura y actuar enconsecuencia. Puede él reclamarun alma impoluta katarista o india-nista e integrar gobiernos dederecha o de izquierda. Puedeproclamar una pureza conceptualindigenista y trabajar, por conve-niencia o necesidad, en institucio-nes, organismo internacionales ocentros de enseñanza de lasociedad que él dice combatir. Élpuede, pero no los indios.El colonialismo aísla a los colo-nizados de los centros de podery decisión. Descolonizar es romperesa lógica. Ese proceso se lo hacedesde diversas posiciones y pos-turas. Lo relevante no es si Cons-tantino se postula o no como can-didato, sino cuál sería su desem-peño en caso de ser elegido.Hay hermanos que están en elaprendizaje del poder. Pueden sercuadros que coadyuven un proce-so descolonizador; también pue-den ser obstáculo en ese objetivo.Su actual trabajo no los acreditao descredita en sí políticamente;pero es innegable que sí loscalifica para poder ejercer ade-cuadamente los roles administra-tivos del poder. Son, pues, poten-cialmente valiosos los EstebanTicona y los Carlos Mamani queJosé Luis Saavedra apresura-damente desacredita e invalida.Finalmente, si el ataque va diri-gido al indianismo es porque eneste momento de vacío descoloni-zador, el indianismo se proyectacomo referencia conceptual y polí-tica. Lo mismo que el katarismo.Históricamente, ambas aproxima-ciones estuvieron contrapuestaspor la manipulación de los criollos.El katarismo representó la necesi-dad de la coyuntura y de la inter-acción con los otros componentesde la sociedad boliviana. El india-nismo, el imperativo de la identidady de la finalidad descolonizadora.Esas facetas deberían ser partesde una misma entidad política, peropor acción de los criollos fueronantagonizadas en dos formasdiferentes. Ahora, por esfuerzo deindianistas y katarista, ambastendencias ven la necesidad deincluirse o, por lo menos, dedesarrollar cada una la dimensiónque le faltaba. Que ese procesono sea estorbando por iniciativas—así sean involuntarias einconscientes— que tiendan aenfrentar artificialmente aindianistas y kataristas.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->