Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
22Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
2.-Cerebro-evolucion

2.-Cerebro-evolucion

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 4,352|Likes:
Published by api-3719539

More info:

Published by: api-3719539 on Oct 15, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
C
APÍTULO
5
SOBRE LA EVOLUCION DEL CEREBRO HUMANO (1)
F
RANCISCO
M
ORA
T
ERUEL
 Departamento de Fisiología. Facultad de Medicina
Universidad Complutense. Madrid 
1
El origen del cerebro podría verse en la tendencia creciente de los ganglioso agrupamientos neuronales de los invertebrados hacia una única concentra-ción de los mismos en posiciones más anteriores o cefálicas del or
ganismo.
Junto a ello se especula que el verdadero origen del cerebro y sus dos mitades(cerebro derecho y cerebro izquierdo) pudo estar en la necesidad de coordi-nar perfectamente las dos partes simétricas del cuerpo, arrancando ya en losprimitivos cordados y continuando con los vertebrados. Serían los albores dela aparición del cerebro y el origen de la cefalización creciente.
2
Los primeros registros fósiles de un animal con cerebro datan de hace unos500 millones de años. Se trata de un pez sin mandíbulas (primeros vertebra-dos) con un patrón en su construcción que va a seguir como modelo a lo lar-go de toda la evolución, desde los vertebrados inferiores (peces, anfibios yreptiles), siguiendo por los vertebrados superiores (aves y mamíferos), hastallegar al hombre. Este modelo está constituido por la médula espinal seguidadel tronco del encéfalo, diencéfalo y eventualmente corteza cerebral. Porejemplo, en todos los vertebrados el origen de los pares craneales es el mis-
(1)Este artículo es un amplio resumen del capítulo 2 (“El Cerebro Humano: casi mil millo-
nes de años de historia evolutiva”) del libr
o “El Reloj de la Sabiduría. Tiempos y Espacios en elCerebr
oHumano”, de Francisco Mora, publicado por Alizanza Editorial. Madrid, 2001.
 
mo: nacen en el tronco del encéfalo con un patrón común a su topografía e in-dependientemente del desarrollo particular que estos nervios hayan tenidoen las diferentes especies o de las particulares hipertrofias que haya desarro-llado este tronco del encéfalo (particularmente en peces) (Jerison, 1973).
3
Este cerebro primitivo se ha seguido como modelo a lo largo de toda la es-cala evolutiva, tanto en la gran diversidad anatómica de cerebros encontrados(formas y tamaños) como en los cerebros de peces actuales (algunos reminis-centes o descendientes de esos peces primitivos, como por ejemplo la lam-prea). Esta diversidad de cerebros parece deberse a que, partiendo de ese pa-trón básico y fundamental que hemos señalado, se han derivado “especiali-zaciones” del mismo adaptadas a nichos ecológicos diferentes. En todos estoscerebros, y a pesar de su diversidad, hay una regla general inflexible: el ma-yor o menor peso del cerebro se corresponde con un mayor o menor peso decuerpo. Hoy, además, sabemos que, al menos para los vertebrados inferioresy de un modo general, el aumento o desarrollo de una parte del cerebro seacompaña, de modo general, de un detrimento en el desarrollo de otras par-tes de ese mismo cerebro.
4
El desarrollo de “especializaciones” del cerebro, algunas de ellas muy es-pectaculares, como las que se dan en los grandes lóbulos ópticos de muchospeces que viven en ambientes marinos profundos con poca luz, ha sido el me-canismo por el que diferentes especies se han tornado enormemente eficien-tes para sobrevivir en nuevos nichos ecológicos. Paradójicamente, sin embar-go, estas mismas especializaciones parecen haber sido la trampa o el “caminode no retorno” que ha llevado a estas especies a su eventual estancamientoadaptativo e incluso extinción, ya que les ha alejado de la línea central que hallevado el propio proceso evolutivo. Al parecer, es de esta manera como hanaparecido las ramas de ese tronco central que es el árbol de la evolución.
5
Desde hace mucho tiempo se han distinguido los conceptos de adaptacióny adaptabilidad como inversamente proporcionales. Es decir, a mayor adap-
54S
IGLO
XXI: D
ESAFÍOS
CIENTÍFICOSYSOCIALES
 
tación de un animal a su medio ambiente, menor es la capacidad plástica evo-lutiva que retiene para poder adaptarse a un nuevo ambiente en el supuestode que el suyo original cambiase. En definitiva, la línea central evolutiva hapartido siempre de cerebros “no especializados”, más indiferenciados y sindesarrollos particulares de ese patrón básico del cerebro que hemos descritoanteriormente.
6
Existe una correspondencia muy estrecha entre el peso o volumen del ce-rebro y el peso del cuerpo al cual gobierna.En 1973, Jerison representó el peso del cuerpo y el peso del cerebro de 198 especies de vertebrados. En la muestra se incluían peces, reptiles, pájaros ymamí eros en general (entre estos últimos, algunos primates y el propio hom- bre). Al representar estos datos encontró que toda la población de especies me- dida podía dividirse claramente en dos grupos diferentes: por un lado, los pá- jaros y los mamíferos (vertebrados superiores) y, por otro, los peces y reptiles (vertebrados inferiores). Ello llevaba a dos conclusiones: primera, en cualquierespecie, un determinado peso de cuerpo se corresponde con un determinadopeso de cerebro; segunda, para un mismo peso de cuerpo es mayor el peso delcerebro de los vertebrados superiores que el peso del cerebro de los vertebra- dos inferiores. Esto último nos indica que peces, anfibios y reptiles mantuvie-ron una relación cerebro-cuerpo lineal a lo largo del proceso evolutivo y queesta relación cambió con la aparición de los mamíferos (y pájaros), dando lu-gar a un cerebro más grande (siempre relativo al peso del cuerpo).
7
En el caso concreto de los mamíferos y a lo largo del proceso evolutivo, elpeso del cerebro ha ido aumentando progresivamente respecto al peso delcuerpo. Para estimar adecuadamente esta observación se ha utilizado unamedida objetiva, que es el cociente de encefalización. Apliquemos este coefi-ciente alcaso de cuatro mamíferos: el perro, el tapir, el mono y el hombre. Enel caso del perro, el cociente de encefalización es 1, es decir, el peso real desucerebro coincide con el peso de cerebro esperado con respecto al peso de sucuerpo. El mono y el tapir representan respectivamente dos casos de cocien-te de encefalización por encima (cociente=4) y por debajo (cociente=0,5) de loesperado respectivamente. El caso extremo es el del hombre, con un cociente
S
OBRELA
EVOLUCIÓN
DELCEREBROHUMANO
55

Activity (22)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
me gusta buena pagina :)
pilifelix769969 liked this
Katherine Arros liked this
pilifelix769969 liked this
Roberto Pineda liked this
Lupita Arcos liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->