Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Hegemonía, demanda sexual y heteronormatividad

Hegemonía, demanda sexual y heteronormatividad

Ratings: (0)|Views: 491|Likes:
El diálogo improbable entre los maricones y Laclau:

HEGEMONÍA, DEMANDA SEXUAL Y HETERONORMATIVIDAD
Por Felipe Rivas San Martín Eran cerca de las nueve de la noche y una vez terminada la conferencia de Ernesto Laclau en la Universidad ARCIS, los “colas colados” (1) seguimos la comitiva académica que celebraría en algún lugar del barrio Brasil la presencia del teórico posmarxista en Chile. El espacio central del restaurante de pescados y mariscos fue ocupado por las cerca de 15 personas, gran par
El diálogo improbable entre los maricones y Laclau:

HEGEMONÍA, DEMANDA SEXUAL Y HETERONORMATIVIDAD
Por Felipe Rivas San Martín Eran cerca de las nueve de la noche y una vez terminada la conferencia de Ernesto Laclau en la Universidad ARCIS, los “colas colados” (1) seguimos la comitiva académica que celebraría en algún lugar del barrio Brasil la presencia del teórico posmarxista en Chile. El espacio central del restaurante de pescados y mariscos fue ocupado por las cerca de 15 personas, gran par

More info:

Published by: Felipe Rivas San Martín on Oct 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/05/2013

pdf

text

original

 
El diálogo improbable entre los maricones y Laclau:
HEGEMONÍA, DEMANDA SEXUAL Y HETERONORMATIVIDAD
Por Felipe Rivas San MartínEran cerca de las nueve de la noche y una vez terminada la conferencia de Ernesto Laclauen la Universidad ARCIS, los “colas colados” (1) seguimos la comitiva académica quecelebraría en algún lugar del barrio Brasil la presencia del teórico posmarxista en Chile. Elespacio central del restaurante de pescados y mariscos fue ocupado por las cerca de 15personas, gran parte de ellos activistas, intelectuales y escritores maricones, entre los queLaclau era la estrella indiscutida. Durante la comida llegó a comentar sobre lo fea que era Judith Butler, brindó por las luchas homosexuales y terminamos todos, felices, cantando elhimno de la Internacional.Pero, ¿qué es lo que podría en concreto vincular la productividad crítica de la filosofíapolítica de Laclau con la lucha y la disidencia sexo-genérica? ¿Cómo es posible que seestablezca un diálogo productivo entre las reflexiones y los discursos de la disidencia sexual,que reivindican una política minoritaria y plantean la resistencia constante a las hegemoníasheteronormativas, y un teórico como Laclau que ha insistido en que "no es posible unapolítica desde la diferencia" y de cuyo análisis parece desprenderse que toda política debeser en última instancia “igualitarista”?.Pues bien, más allá de los debates entre Butler y Laclau sobre igualdad (2) o los llevados acabo junto a Zizek (3), me parece que existen al menos dos puntos de gran interés críticoen los que las ideas de Laclau pueden dar luces para las agendas teóricas y políticas sexuales.El primero de ellos es la posibilidad de ilustrar un replateamiento de la relación entre lostérminos del binomio homosexual-heterosexual, a partir de sus reflexiones sobre ladiferencia, la igualdad y la identidad. El segundo eje, puede constituirse a partir de larelectura de la hegemonía que Laclau hace de Gramsci y las posibilidades que ese modelode análisis político tiene, por ejemplo, con relación a la articulación de la demanda actualdel movimiento LGBT mundial, hegemonizada bajo la consigna del “matrimonio gay”. Elprimero de esos aspectos, es parte de un proyecto de reflexión futura. Para el marco de estetexto, me abocaré solamente al segundo de estos ejes.Como sabemos, la filosofía política de Laclau, tiene su base en la concepción gramsciana deHegemonía. El concepto de Hegemonía para la teoría política, proviene del interés deteorización de los procesos de articulación de los órdenes sociales, pero actualmente hasido utilizado también como una herramienta de análisis de los procesos de constitución deidentidad, de diferencia y de las nociones de universalidad.Uno de los aspectos importantes de esta relectura va a ser el alejamiento de una concepciónpolítica que planteaba la posición de clase como la base natural de articulación del sujetohegemónico revolucionario (4). Ya en su libro “Hegemonía y Estrategia Socialista”, junto aMouffe, la crítica de Laclau a "una concepción del socialismo fundada en la centralidad
 
ontológica de la clase obrera" (5), abrirá la posibilidad de pensar de una nueva manera laarticulación de sujetos políticos subversivos.Para Laclau, un sistema de identidades diferenciales, necesita de la universalización paraadquirir coherencia interna. Lo universal, es entendido por él como una totalidad ausente,es decir, un espacio vacío, algo así como una aspiración u horizonte que aunque nunca esposible alcanzarlo del todo, es el prerrequisito de la estabilidad contingente de ese sistema.Como lo universal es esencialmente vacío, no existe un contenido que sea a priori el másadecuado para llenar ese vacío, y los mecanismos que determinarán qué contenido ocuparáese lugar en un momento determinado, corresponder para Laclau, justamente al momentode “la política”. En el esquema de Laclau de constitución de hegemonías, la identidad de unelemento "x" dentro de un sistema, se "despoja de su propia particularidad", para poderrepresentar a toda la comunidad. Esto significa por una parte que lo universal siempre es lahegemonización de un particular determinado y que lo particular hegemónico, pierde sucarácter particular, se vacía de su contenido específico (adquiriendo el carácter de unsignificante vacío), para representar esa totalidad. Este proceso de hegemonización delparticular es detonado por la aparición de un elemento externo al sistema, una fuerzaantagónica, que significa un peligro o amenaza para ese mismo sistema.La amenaza externa provocada por la fuerza antagónica, unifica los elementos internos delsistema -estas “identidades diferenciales”-, a través de la universalización hegemónica de unparticular. Así, lo universal "introduce cadenas de equivalencia en lo que hubiera sido deotro modo un mundo puramente diferencial" (6). A través de ese proceso equivalencial, seestabiliza de manera contingente la coherencia misma del sistema.El antagonismo, parece implicar para Laclau una suerte de mecanismo constituyente, apartir del cual se configuran las identidades antagónicas. En tanto antagónicas, "yo nopuedo ser una presencia plena para mí mismo" (7), ya que estoy definido no a partir de mímismo, sino del otro antagónico. Al mismo tiempo, ese otro tampoco es el resultado deuna plenitud en sí mismo. Las identidades políticas no son entidades estables, esenciales oidénticas a sí mismas, sino el simple resultado de esa relación antagónica. Es por esta razónque el antagonismo implica para Laclau un "fracaso de la diferencia", cuando entendemosla diferencia entre unidades "idénticas a sí mismas". Es por eso también el antagonismo noes objetivo, sino parcial y precario. Lo que une a esas "identidades" no es algo positivo,sino la pura negatividad.¿Cuáles serían entonces las posibilidades de lectura que éste modelo de Laclau nos podríabrindar para comprender la articulación local de las demandas de lo que se ha llamado el“movimiento LGBT chileno”? ¿Cómo se enmarca o (des)enmarca esa lectura política de lasreflexiones teóricas llevadas a cabo en Chile con relación a la demanda que mayor visibilidad y trascendencia ha tenido en el discurso público, esto es la lucha por elreconocimiento estatal del “matrimonio gay”? ¿Cuáles son los límites que tiene su teoríapara pensar posibilidades de lectura de las políticas verdaderamente críticas de lashegemonías heterosexuales?Hace poco más de un año, y antes de conocer mayormente la obra de Laclau, en un ensayoen el que me acercaba críticamente al tema, señalaba a propósito de la crecientedemocratización institucional de los significantes "familia" y "matrimonio", que éstos:"comienzan a volverse vacíos,... pudiendo significar cualquier cosa" y por lo tanto resultaba
 
bastante lógico preguntarse ¿qué sentido tenía seguir usando esos significantes? (8). Enresumen, mi pregunta surgía de una paradoja :¿Qué hacía que esos términos cada vez másobsoletos y reaccionarios en cuanto a su capacidad de representar las formas de vidaactuales, se vuelvan al mismo tiempo el objeto de una lucha por su ampliación y reconocimiento para grupos que antes habían estado excluidos de su ámbito designificación? Y luego afirmaba que "En estos momentos, la negación de acceso a la institución delmatrimonio junto con la negación del reconocimiento simbólico de familia, ha llegado aconstituirse en el gran significante de la desigualdad social de gays y lesbianas en relacióncon los heterosexuales”. Y que el discurso público ha llegado a ser consciente de ladiscriminación hacia las minorías sexuales, justamente “porque la sociedad les niegaconstantemente el acceso” al matrimonio y la familia. Y agregaba que “la negación porparte del Estado del acceso al matrimonio y a ser simbolizados como familia, tiene comorespuesta el fortalecimiento del clamor que efectúa la demanda y sin duda, los efectosperformativos de esta relación no se hacen esperar."Pues bien, hoy no sólo me es posible releer esas ideas a partir de Laclau, sino que tambiénresulta urgente hacerlo debido a la necesidad de comprender los procesos de articulaciónpolítica que operan en el marco de un movimiento en el que uno mismo se inserta, aunquesiempre de manera problemática y crítica.En efecto, no es extraño que dos significantes lo suficientemente vacíos como"matrimonio" y "familia", hayan llegado a constituirse como los emblemas de la luchahomosexual, que en el caso de Chile, ha conseguido (al menos en el plano de las demandas)unificar criterios entre casi la totalidad del movimiento LGBT (me refiero específicamentea cuatro de las más grandes instituciones: MUMS, ACCIONGAY, el desaparecido ALOF y MOVILH 9), en donde los sectores todavía críticos son tal vez sólo la CUDS y elmovimiento lésbico feminista autónomo, por nombrar solamente a los actores másrelevantes de éste.Si uno revisa los programas de demandas de estas organizaciones, es bastante claro vercómo desde el año 2004 hasta la fecha, los discursos sobre las demandas han cambiado enalgunos casos de manera radical. La propuesta inicial de MOVILH del proyecto de Pactode Unión Civil, provocó la respuesta de gran parte de resto del movimiento de incluir lalucha por el matrimonio que hasta ese momento no se encontraba dentro de las agendas deninguna de las organizaciones LGBT. Entre esos grupos críticos se encontraban no sólo elMUMS, sino también sectores del movimiento LGBT de izquierda, la misma CUDS y partedel movimiento lésbico feminista autónomo. La razón principal era la crítica a las falenciasdel proyecto original del PUC, que excluían la categoría de “familia” y varios de losderechos de los que sí goza la institución del matrimonio civil, por lo que se consideró queel proyecto consagraba “ciudadanos de segunda categoría” (10). Otra de las razonesesgrimidas, fue de carácter estratégico: esos sectores del movimiento considerábamos másnecesario articular una lucha política por la aprobación de la Ley Antidiscriminatoria, otra“demanda particular” que luego sería eclipsada por la visibilidad mediática y política delMatrimonio y el derecho de adopción.Recién este año, el MOVILH sorprende al resto del movimiento con su apoyo público dela presentación del proyecto de Matrimonio Homosexual en el parlamento, a pocos años dehaber expresado reiteradamente su rechazo a una iniciativa de este tipo, por considerarla“poco estratégica”. Por esa misma época, Ricardo Lagos, siendo Presidente de Chile

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->