Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Fernan Silva Valdes - Versos del arrabal eterno

Fernan Silva Valdes - Versos del arrabal eterno

Ratings:

4.0

(2)
|Views: 1,816 |Likes:
Published by api-3765757

More info:

Published by: api-3765757 on Oct 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
 
 
VersosdelArrabalEterno
Dedicado a mis amigos Tito Gelabert, que no está, y Jorge Navia, queme acompaña en compartidas aficiones tangueras
Antología tanguera de Fernán Silva Valdés
Fernán Silva Valdés, poeta criollo y apasionado tanguero, nació en el 15 de octubrede 1887 y vivió la época fermental del tango en la Ciudad Vieja de Montevideo,con su barrio Sur prostibulario, su academia fundacional del tango, la “SanFelipe”, ubicada en la proximidad del Cubo del Sur y legendarios cabarets ylocales de baile, juego y despacho de bebidas, como La Enramada, El Talar yotros, tan bien descriptos por su contemporáneo Julio Cesar Puppo, El Hachero,en “Ese mundo del Bajo”.En el apéndice al final de esta presentación, transcribimos un esbozo biográfico deSilvaValdés firmado por Carlos Soto, incluido en “Ciudad Vieja, Barrio delAlma”.La introducción que sigue, titulada “El Tango”, fue tomada del libro "Tangos deOro", editado por "Cancionera" en la década del 40, en la que se recogen uncentenar de letras de tangos, valses y milongas. +
 
 
Introducción
EL TANGO
Por Fernán Silva ValdésEl tango, hijo de la milonga, evoluciona ; Y lo hace sin saltos, dentro de un carril lógico,como las cosas propias del pueblo. Puede decirse, además que evoluciona de un carril yque ese circulo comienza a cerrarse. Veamos: primero, milongón o tango milongón conCorte y quebrada negrera; luego tango con corte; después tango canción; y ahora, por loque se ve, vuelta al tango milonga otra vez.Al primero, al con corte y quebrada, lo conocí de vista y por referencia, lo vi bailar asoldados y chinas en una fiesta patria. Es el de las "academias" montevideanas y los"peringundines" bonaerenses, templos clásicos de bailes famosos, descriptos de modointeresante por don Vicente Rossi en su libro "Cosas de Negros". Al que viene luego -que conocí de trato y bailé hace años, en su período de gran auge -le llamábamos tangocon corte, a secas, y como hijo del antes citado, era tango milonga también, pero máscivilizado ya, algo más sobrio o menos "macaco" como baile y mucho más variadocomo música, más variado o rico sin perder su sello milonguero. Voy a detenerme algosobre este tango, que fue una de las pasiones de mis veinticinco años.Tango con corte: figuras oliendo a malevaje, al son del bandoneón y las guitarras o losviolines. Figuras que se llamaban "la medialuna, la corrida, el ocho, el pasete... pequeñafigura esta que consistía en un pasito rabón hacia la derecha, el cual cortaba en ángulorecto el paso natural hacia adelante, figura que se realizaba continuamente al avanzarbailando la pareja ceñida y de la cual, es muy posible, derive el nombre de "Corte que sehizo extensivo a todas las figuras.Este tango que tuvo su apogeo hace catorce o quince años, poseía una eleganciacompadrona que desechaba el meneo del cuerpo, lo que le daba cierta dureza de lacintura para arriba, dureza ritual que contribuía a acentuar la tristeza del ambientecargado de tragedia que se respiraba en las salas públicas de baile.Originaba esa tristeza semi-religiosa, tan característica del espectáculo, la conciencia delpeligro que corría cada bailarín, el coraje contenido y en acecho dispuesto al "piñazo", ala puñalada o al tiro del "bufoso" a la menor provocación. Por eso nuestro baileciudadano -y digo ciudadano porque el gaucho y su ambiente nunca lo conocieron -noera un motivo de esparcimiento. Los bailarines de tango -que no lo eran todos los mozosde la ciudad, sino una especie de iniciados, pues tenía dificultades su aprendizaje- noiban al baile a divertirse como el hombre sencillo que va a una fiesta. Iban al baile, en.pareja con su "mina" o "percanta", a cumplir un rito de la vida social maleva en queellos actuaban, como en nuestros días mucha gente de alto rango social concurre a unafiesta por el solo hecho de "estar", de aparecer en la crónica, para no desmonetizarsesocialmente. Cada sala de baile era una pista donde los campeones dcl corte acudían aexponer sus habilidades tangueriles, a lucir su china (china aunque fuera rubia) y amantener o conquistar títulos de hombre macho, guapo y corrido. Porque, en verdad,era necesario cierto coraje para entrar a una sala pública de baile donde se bailaba ensilencio, marcando los "cortes" como en un concurso de sabiduría coreográfico-tanguera- donde nunca se estaba "seguro", puesto que como ya lo hemos señalado, poruna mirada, por un rozamiento, y nada digo por un pisotón, se oía un "piñazo",contestado por otro, por una puñalada o un tiro de "bufoso", dagas y revólveres que

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Tomás Jefferson liked this
M. Hallier liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->