Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Daneses, Delfines y Toros_oct-2011

Daneses, Delfines y Toros_oct-2011

Ratings: (0)|Views: 26 |Likes:
Published by jose_mejia_14
la crueldad humana y el reino animal
la crueldad humana y el reino animal

More info:

Published by: jose_mejia_14 on Oct 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/16/2011

pdf

text

original

 
 
La masacre de los delfines calderones y las corridas de toros.
Se dice que el sufrimiento es el acicate para la perfección y SørenKierkegaard, connotado escrito danés, por igual conviene en que sólo en elsufrimiento se alcanza la verdadera fe. Irónicamente ciertos desalmadospescadores daneses, ellos sí, parece que lo entendieron bien pero en funcióndel sufrimiento de los otros, en este caso de estos maravillosos animalesgregarios tan evolucionados, los mansos delfines calderones a los quemasacran en forma reiterada cada año en las islas Feroe -irónicamente elnombre se traduce como islas de corderos o Islas Ovejas- en el AtlánticoNorte.En definitiva, esta denuncia que es pública y ha sido mostrada en varios foros ydiseminada por el Internet, es otro argumento que apalanca nuestra aserciónde que la
“civilidad”
placentera y connivente contemporánea se vaidentificando con su menos conocida acepción que es la miseria, lamezquindad, la bazofia y la grosería humana, verbigracia, y en este patéticocaso, la crueldad danesa.Hay personas que argumentan que ése es un problema ajeno a nuestrarealidad y entorno latinoamericano y que otras son las preocupaciones y cuitaslocales que nos deben quitar el sueño e incitarnos a poner empeño y buscarsoluciones, sin embargo no creo así sea. Estamos conectados irremisiblementepor el entramado vital y lentamente hacemos propia la evidencia que todosnuestros actos, en cualquier escenario del quehacer humano eindependientemente de su origen, tienen una repercusión inevitable ennuestras vidas.¡Qué vergüenza para la comunidad humana, apática, cómplice y permisiva yqué ominoso destino colectivo están instaurando estos funestos descendientesde Wotan, el dios nórdico de la sabiduría, la guerra, la victoria y la muerte!Gélida pero hermosa latitud, matriz apoteósica de lo anglosajón, de los vikingosy los cereales, los cerdos, los famosos smørrebrød, los fiordos, las granjascooperativistas y las rosaledas. Cuna es Dinamarca de ilustres investigadorescomo el inmortal Niels Bohr de quien W. Heisenberg mucho se nutrió, de suinsigne hijo Aage Bohr y su amigo Ben Mottelson, nacido en Chicago, de otrolaureado premio Nobel, el fisiólogo August Krogh y en especialísima mención,patria de nacimiento del mayor místico occidental del siglo XX, Carl LouisGrasshoff, después conocido como Max Heindel y, cual singular contrapunto,sociedad pionera de la legalización de la pornografía y adalid de lahomosexualidad y unión legitimada de este tenor.Pero no nos engañemos estimados amigos. Las corridas de toros, polémicapráctica taurina originaria de Tesalia en el s. VII A.C según Manuel SerranoEspinosa de la Universidad de Alicante y de los juegos circenses de la antiguaRoma, ahora prohibida en forma localizada en el Ecuador o más bien limitada aque sus adeptos só
lo “disfruten”
parcialmente de la tortura del animal de
 
marras, sometido a las
suertes
de varas y banderillas, son otra temeridadcriticable, a propósito de las fiestas decembrinas que se avecinan en su capital.Feroz espectáculo sangriento que constituye el centro de mórbida atracciónpara propios y ajenos en estas celebraciones. A propósito de ello, compartounos pensamientos de un dilecto amigo escritor que, sin
ver los toros desdelejos
, mantiene una opinión muy significativa y fresca sobre atrocidadessemejantes:
“ 
Cierto que en las corridas de toros, el toro puede defenderse y de hecho muchos toreros han perdido la vida en la plaza y todos ellos van llenos de cicatrices. Y es cierto que el toro de lidia se cría ex profeso y, por tanto, no está en peligro de extinción, pero si no hubiese corridas, se extinguiría como especie, ya que es una especie artificial. Y es cierto que las corridas de toros son sólo reminiscencias de ceremonias religiosas con origen en el momento en que la humanidad pasaba de la era de Tauro a la de Aries 
 –
cuando Moisés bajaba del Sinaí con las Tablas de la Ley 
 –
y lo que, hasta poco antes había sido representación e imagen de la deidad, pasaba a ser sustituido por el cordero. Entonces, para que el pueblo se acostumbrase a considerar lo antiguo 
 –
Tauro 
 –
como algo negativo, se establecieron estas ceremonias en que había que matar al toro, convertido en la suma de los pecados y 
vicios….
 
El autor continúa:
Y surgió el mito del Vellocino de Oro, que no es otra cosa que el cuerpo alma,
la piel de “un cordero”. Valdría
también la pena recordar que, en la época lemúrica 
 –
se nos ha enseñado por Max Heindel 
 –
eran solo objeto de las mayores crueldades 
 –
empalamientos, luchas a muerte, abandono de las mujeres, etc.
 –
para que nuestro espíritu fuese haciéndose consciente de la existencia del cuerpo físico. Pero, a pesar de todo ello, desde mi punto de vista, hoy en día, las corridas de toros son una barbaridad. El Parlamento de Cataluña, siempre avanzadilla cultural e ideológica de España 
 –
está discutiendo la prohibición de celebrar corridas en su territorio.
” 
 
A la fecha presente ya se ha abolido esta nefasta práctica en esa zona hispanay entrará en vigor para el 1 de enero de 2012. Hoy por hoy únicamente enEspaña, México, Ecuador, Colombia, Venezuela, el sur de Francia y Portugal,se permite esta denominada
“FIESTA BRAVA”
, conspicuo lector.Como colofón a esta tenue mirada al sufrimiento infringido por el hombre alreino animal, se destaca con sombra propia la tortura enorme e inmisericordecreada en los mataderos o faenamiento de animales para satisfacer elcarnivorismo insaciable de una enorme porción de esta humanidad culpable,que cual horda bárbara e ignara se encarga de ultimarlos y obliterarprocazmente la evolución armónica de esta indefensa expresión de ladivinidad.Por tanto, busquemos con persistencia la meta de la compasión, lamansedumbre y el servicio desinteresado, sin descuidar nuestra batallapersonal y colectiva que redunde en la mengua y final quebranto de la

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->