Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
101Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El sermón de las siete palabras

El sermón de las siete palabras

Ratings:

4.69

(13)
|Views: 99,298|Likes:
Published by api-3770398

More info:

Published by: api-3770398 on Oct 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/20/2014

pdf

text

original

 
LAS SIETE PALABRAS
Lectura: Juan 13En estas fechas y en muchos lugares del mundo se conmemorael hecho más espectacular del mundo: la muerte de Jesucristo en lacruz. Un hecho sangriento, cruel, lleno de odio y a la vez un hechode amor y perdón. Muchas ciudades escenifican losacontecimientos que sucedieron hace casi 2000 años en tierras bíblicas. En el día de hoy me gustaría que con nuestra menteframos por un momento atrás en el tiempo y que juntos pudiéramos ser espectadores de las últimas palabras de Cristo enla cruz. Para poder hacer esto vamos a ir a los evangelios deLucas, Juan y Mateo y extraer de allí las palabras de Jesús.
1. Palabra de perdón
 Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc. 23:34)
Estamos en un lugar terrible; todas las personas expectantesdelante la horrenda escena, tres personas clavadas en la cruz.Muchas personas estaban allí reunidas con el único propósito de burlarse de Jesús. En esos días Jesús fue objeto de toda clase devejaciones, burlas, insultos en una palabra, desprecio. La maldadhumana llegó al extremo de crucificarle, distinción que solo lohacían a los peores criminales. Allí estaba Jesús, el Hijo de Dios.Tenia poder suficiente para destruirlos a todos o para enviar ángeles que le sirvieran. Podía con solo una palabra dar muerte atodos y escapar con vida.Jesús pronuncia unas palabras, no las que esperaban oír de personas en semejante situacn de dolor y sufrimiento, sino palabras de perdón, palabras de misericordia: “Padre, perdonalos, porque no saben lo que hacen”. Él, intercediendo por susverdugos, intercediendo en el mismo momento, en el mismo lugar 
 
de dolor, cuando todavía sentía todo el sufrimiento en su carne,dice “Padre perdonalos”. No solo no hay odio en él sino que elevauna oración para que Dios no les tenga en cuenta su pecado, porque son personas ciegas, personas que no llegan a comprender lo que están haciendo o lo que está pasando. Personas que estánviviendo con los ojos ciegos a la realidad de la maravillosa presencia de Dios entre los hombres en la forma del Hijo de Dios,Jesús.Muchas personas hoy viven sin conocer a Dios, viven aespaldas de Dios, viven ciegos a las realidades maravillosas delmundo espiritual. Sus mismos discípulos no llegaron acomprender como un Mesías, el Esperado, el Prometido, moría enla cruz.Jes siempre en todo su ministerio aqen la tierra secaracterizó por el amor y la misericordia para con todos y enespecial a la gente maltratada, despreciada o enferma. Una vezmás demuestra su misericordia aún cuando la mayoría no puedaentenderlo.Pero había alguien más cerca de Jesús en estos momentos, dosmalhechores, y esto nos lleva a la segunda palabra que pronuncióJesús:
2. Palabra de esperanza.
Esta Jes la pronunca un malhechor que en algunasocasiones estamos tentados a llamarle “el buen ladrón” cuandodeberíamos llamarle “el ladrón arrepentido”. En este momento, eneste lugar, no había buen o mal ladrón, los dos eran dignos decastigo, los dos habían hecho lo posible para merecer el castigo demorir en la cruz, el peor de los castigos de la época. Pero si quenos encontramos con dos personajes muy diferentes.
 
Uno preocupado de sí mismo, preocupado en poder salir airosode la cruz, y, casi en tono de burla, habló a Jesús para que con su poder, se librara Jesús y le librara también a él. No le importabanada Jesús, no le interesaba nada de Él, solo quería solucionar su problema. Muchas personas solo se acuerdan de Dios cuando algomalo pasa en su vida.El otro personaje, se reconoce culpable por el hecho de estar en la cruz. Había hecho méritos suficientes para sufrir el castigo.Reconocía que merecía justamente la cruz. No intentabaexcusarse. Hace pocos as, en un programa de televisión,analizaban la vida de un preso muy singular, que cumplía condenade treinta os apodado "el rata". Era autodidacta y tenia lahabilidad de parecer delante de la cámara como alguien bueno.Pero en ningún momento se reconoció culpable el de su mal proceder; para él todo era culpa de las circunstancias de la vida; lasociedad le haa llevado al. No tuvo, sen él, ningunaoportunidad de hacer otra cosa. En ningún momento reconoció suculpa. En cambio este ladrón reconoce su culpa, reconoce queJes esta condenado injustamente. Posiblemente haa do,quizá vivido, en alguna ocasn cerca de Jes. Quis laactividad frente a la cruz le hizo ver que Jesús era inocente yestaba sufriendo injustamente. El ladrón ve en él a alguien fuerade lo común y se atreve a hacerle una petición. “Acuérdate de mícuando vengas en tu reino”. Este ladrón confía en Jesús, confía enque Jesús tiene poder para ganar a la muerte. En una palabra tienefe en Jesús, cree en él y en sus Palabras.Jesús aprecia estas palabras de confianza y le asegura que, nocuando venga, sino ahora, hoy estará con Él en el paraíso. Esteladrón no tuvo oportunidad de hacer ninguna obra buena, no tuvooportunidad de bautizarse, tan solo manifestó creer en Jesús y esole valió para que Jesús le asegurara la salvación eterna en el paraíso.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->