Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
41Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Juan Calvino - Sermones sobre Job

Juan Calvino - Sermones sobre Job

Ratings: (0)|Views: 14,116|Likes:
Published by api-3777176

More info:

Published by: api-3777176 on Oct 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
 Sermones Sobre Job
Juan Calvino

Introducción
 

SERMÓN 1: EL CARÁCTER DE JOB
 

SERMÓN 2: EL SEÑOR DIO Y EL SEÑOR QUITO

SERMÓN N° 3:
 
BIENAVENTURADO EL HOMBRE A QUIEN DIOS CORRIGE
 

SERMÓN 4: ¿COMO SE JUSTIFICARA EL HOMBRE ANTE LOS OJOS DEDIOS?
 

SERMÓN 5: AUNQUE EL ME MATARE, EN EL ESPERARE
 

SERMÓN 6: SI DIOS FUERA NUESTRO ADVERSARIO
 

SERMÓN N° 7:
 
¿TENDRÁN FIN LAS PALABRAS VACÍAS?
 

SERMÓN 8: YO SE QUE MI REDENTOR VIVE
 

SERMÓN N° 9:
 
EN MI CARNE HE DE VER A DIOS
 

SERMÓN N° 10:
 
¿TRAERÁ EL HOMBRE PROVECHO A DIOS?
 

SERMÓN N° 11:
 
LA MAJESTAD DE DIOS
 

SERMÓN N° 12:
 
¿NO CUENTA DIOS TODOS MIS PASOS?
 

SERMÓN N° 13:
 
LA PUREZA Y EQUIDAD DE JOB
 

SERMÓN N° 14:
 
EL CARÁCTER HUMANO DE JOB
 

SERMÓN N° 15: JUSTA INDIGNACIÓN
 

SERMÓN N° 16:
 
LA INSPIRACIÓN DEL TODOPODEROSO
 

SERMÓN N° 17:
 
AUTORIDAD Y REVERENCIA QUE DEBEMOS A LAPALABRA DE DIOS
 

SERMÓN N° 18:
 
EL PODER DE DIOS ES JUSTO
 

SERMÓN N° 19:
 
EL USO ADECUADO DE LA AFLICCIÓN
 

SERMÓN N° 20:
 
EL SEÑOR RESPONDE A JOB
 
 
 INTRODUCCI
ÓN
 
POR HAROLD DEKKER, TH.M.
 Una de las anomal
ías de la historia es que Calvino haya llegado a ser conocido más como
te
ólogo sistemático cuando él mismo se consideraba primordialmente un predicador. Creía que
sus sermones, y no las
 Instituctiones
fueron su mayor contribuci
ón. Aunque parte de su tiempo lo
dedicaba a dar conferencias sobre teolog
ía siempre consideraba este rol como secundario. Se
consideraba mayormente un pastor.Los contempor
áneos de Calvino se
identificaron m
ás con esa auto
-evaluaci
ón de Calvino
que las personas de siglos posteriores. En los d
ías de su vida, y durante muchas décadas después,
sus sermones rivalizaban en popularidad con las
 Instituciones.
Sus sermones eran bien conocidosy muy le
í
dos en todos los pa
íses de la Reforma. Con frecuencia eran usados en los pulpitos de
iglesias que carec
ían de pastor. Se imprimían centenares de copias a medida que Calvino los
predicaba en el franc
és
original a efecto de introducirlos sistem
ática y clande
stinamente a losprotestantes oprimidos de la patria de Calvino. Gran cantidad de ellos tambi
én fueron traducidos
a otras lenguas, especialmente al ingl
és y al alemán.
 En ingl
és llegaron a publicarse un total de setecientos que gozaron de amplia distribuc
i
ón.
Aunque en esa tarea participaron numerosos traductores m
ás de la mitad de los sermones fueron
traducidos por Arthur Golding. La primera edici
ón ya apareció en 1553 y durante 40 años las
imprentas siguieron haciendo copias. Comenzando en 1574 y a lo largo de 10 a
ños se editó cinco
veces el juego completo de los 159 sermones sobre Job. En tres a
ños aparecieron cinco ediciones
de los sermones sobre los Diez Mandamientos. Un juego completo de doscientos sermones sobreDeuteronomio fue publicado en 1581 siendo tan grande la demanda que en el t
érmino de dos
a
ños hubo que publicar otra edición. No caben dudas de que la amplia circulación de estos
vol
úmenes fue el principal factor del primer desarrollo de calvinismo en Inglaterra. Allí las
 Instituciones
no aparecieron sino en 1561 y hasta fines de ese siglo solamente se reeditaron seisveces.A comienzos del siglo 17 hubo una disminuci
ón constante en el uso d
e los sermones deCalvino. Ello es comprensible porque los sermones siempre se adecuan particularmente adeterminadas
épocas y circunstancias y, siendo piezas
orales pierden mucho de su vigor y algode claridad cuando son llevados a la forma escrita. Es completamente natural que s
ólo muy
pocos sermones llegaran a ser escritos cl
ásicos. No era de esperarse qu
e las pr
édicas de Calvino
fuesen indefinidamente populares en las iglesias y hogares reformados. Pero, por otra parte,resulta extra
ño que tan pronto cayeran en el más absoluto de los olvidos. Al cabo de poco tiempo
estos sermones eran ignorados, no solamente por los reformados en general, sino tambi
én por las
escuelas teol
ógicas. En efecto, no hubo otra edición de las traducciones en inglés sino a
mediados del siglo 19, cuando aparecieron dos colecciones peque
ñas.
 Estos sermones del gran reformador, que una vez gozaran de tanta demanda de parte de susseguidores en todas partes, se desvalorizaron tanto que en 1805 cuarenta y cuatro preciososvol
úmenes en folio, conteniendo manuscritos originales, taquigrafiados, fueron vendidos a dos
libreros a un precio que se estim
ó por el peso del papel. Quizá ello haya ocurrido
 
inadvertidamente, pero, de todos modos, indica que esos manuscritos eran raras vecesconsultados y que se ignoraba su valor. Debido a este desafortunado error es que la mayor
ía de
los sermones de Calvino sobre los profetas del Antiguo Testamento se hayan perdido, igual quemuchos sobre los evangelios y las ep
ístolas. Ocho de los cuarenta y cuatro volúmenes fueron
recuperados 20 a
ños después por unos estudiantes de teología que los encontraron en v
enta enuna tienda de ropa usada; luego, a fines del siglo, reaparecieron otros cinco vol
úmenes que
fueron reintegrados a la biblioteca. Los estudiosos de Calvino aun alientan una d
ébil esperanza
de que en alguna parte aparezcan los vol
úmenes restantes.
 Ciertamente, las iglesias calvinistas han sido empobrecidas al no tener sus ministros y otrosl
íderes un fácil acceso a la rica y prolífica expresión de las enseñanzas de su mentor, contenidas
en los centenares de sus sermones, sin mencionar la inspiraci
ón
que significa el encuentro queellos ofrecen con su c
álido corazón pastoral. Los estudiosos de Calvino se han ocupado
extensamente de su vida y obra como reformador; de sus escritos sistem
áticos y apologéticos; de
sus comentaros, tratados, y cartas; de su pensamiento social, pol
ítico y económico así como de su
teolog
ía en general. Sorprendentemente prestaron poca atención a sus sermones, que por mucho
constituyen la mayor expresi
ón de sus pensamientos. La teología reformada y los estudiosos
sobre Calvino, en general, han descuidado por extra
ño que parezca, una de sus fuentes más
significativas.Teniendo en cuenta esta prolongada negligencia es notable que los eruditos modernos hayanprestado creciente atenci
ón a estos sermones. Emile Doumergue, quizá el may
or de los modernosestudiosos de Calvino, ha contribuido mucho para reabrir esta perspectiva sobre el granreformador. Su obra principal, de siete vol
úmenes, ofrece mucha información sobre Calvino
como predicador.
1
Adem
ás ha escrito un pequeño tratado sobr 
e este tema en particular.
2
A finesdel siglo 19 aparecieron, en parte bajo su tutela, pero mayormente por su influencia, un n
úmero
de monograf 
ías sobre la
predicaci
ón
de Calvino. La mayor
ía fueron escritas en francés.
3
Adem
ás
de una que apareci
ó en alemán
,
4
tambi
én hubo una contribución por el profesor P. Biesterveld
del Seminario Kampen, de los Pa
íses Bajos.
5
De fecha m
ás reciente tenemos otra obra alemana
sobre el tema por Erwin M
üllhaupt,
6
y finalmente, en 1947 algo en ingl
és, un estudio muy
completo y f 
ácil de comprender por T.H.L. Parker, un ministro religioso inglés. Su obra se titula
 Los Oráculos de Dios.
7
Adem
ás de estos específicos muchos escritores modernos, dedicados a
la ense
ñanza de Calvino, se han volcado completamente a los sermones como fue
nte dematerial.
8
Hay que agregar que durante los
últimos diez años han aparecido en una nueva
tracucci
ón al idioma holandés por lo menos seis volúmenes de sermones.
 Por eso es particularmente gratificante ver que en el c
írculo de calvinistas americanos a
horatambi
én haya un renovado interés en este campo. En 1950 causó alegría la reimpresión
9
de unacolecci
ón miscelánea de sermones, la única que se había publicado anteriormente en los Estados
Unidos de Am
érica. La misma se había traducido y publicado orig
inalmente en 1830, yrecientemente resultaba imposible conseguir una copia. A
ún más alentador es que un ministro de
la Iglesia Reformada en Am
érica, Leroy Nixon, produjera recientemente dos libros. El primero,
un estudio fresco y estimulante sobre Calvino como predicador expositivo.
10
Es un estudio tanincluyente como profundo. El segundo, una traducci
ón totalmente nueva del latín y francés de
veinte sermones de Calvino sobre el Nuevo Testamento, titulada
 La Deidad de Cristo y otrosSermones.^ 
Su obra evidencia distinguida competencia, produciendo una anticipaci
ón agradable
de su segundo juego de traducciones el cual presenta ahora a trav
és de este volumen. Su
publicaci
ón es muy bienvenida porque ofrece, por primera vez en siglos, al lector del inglés,
algunas de las riquezas del pensamiento de Calvino, contenidas precisamente en su prodigiosa

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->