Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
35Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
textos para practicar comentario 2º bachillerato

textos para practicar comentario 2º bachillerato

Ratings: (0)|Views: 9,114|Likes:
Published by jesusentanger24

More info:

Published by: jesusentanger24 on Oct 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

12/02/2013

pdf

text

original

 
COMENTARIO DE TEXTO. 2º BACHILLERATO.5101520La cultura moderna consiste en estar sentado, en mirar, en teclear y callar. El pensamiento ya noes una fuente de creación ni de rebeldía. Frente a nuestros ojos discurre ahora una cinta perennede imágenes, cada una más excitante que la anterior, más directa, más luminosa. Prácticamente elcerebro humano se ha convertirlo en un recipiente de iconos, de rostros, sexos, muñecos, envases,marcas, paneles, pornos, carátulas, solapas, videojuegos, emails, telediarios que hacen rodar lastragedias por la pantalla como esa nube de algodón azucarado que venden en las ferias y queduran solo un minuto en poder de los niños. Los carteles de espectáculos pegados a una tapiaestaban visibles al menos una mañana entera antes de que los tapara otro reclamo, pero hoy lanoria de luces superpuestas es instantánea y convulsiva cuyo vértigo constituye ya la sustancia dela mente. Los jóvenes hoy se alimentan de imágenes. Lo que no se ve, no existe. El pensamientoclásico ha quedado en manos de algunos taxistas cabreados con un mondadientes en la boca y desus discípulos predilectos, que son algunos articulistas, intelectuales y analistas obsesionados conlas zanjas del Ayuntamiento, con el ruido callejero y con la dificultad para aparcar. La crisis de laexistencia ha sido reducida a un malhumor municipal, en esa charca ha sido ahogadoSchopenhauer. Luego están los moralistas sin sentido del humor y los políticos gafes que se han visto obligados por la cultura de la imagen a teñirse el pelo y a trasquilarse las ojeras. Con un dedofirme señalan el camino, con palabras podridas por la halitosis te dan lecciones, pero nada es valido ya sin la alegría superficial y gentil del facebook, nada es real sin las imágenes que sedevoran unas a otras bajo el relámpago de magnesio sobre una infinita alfombra roja que varolando por las esferas e introduce a los héroes del momento en nuestra cocina, en el comedor, enel cuarto de baño, en el dormitorio y los ahoga en las dos mejillas de la almohada donde seconfunden con el sueño o el insomnio. Somos seis mil millones de humanidad. La mitad estásentada mirando cómo la otra mitad hace el payaso. Y así sucesivamente se va llenado el desván denuestro cerebro de iconos. Mirar, callar y teclear, de todo, de nada.Manuel Vicent, El país, 23/1/11CUESTIONES:1.
 
Tema, resumen, esquema explicativo de ideas.2.
 
Comentario crítico.3.
 
Modalización en el texto. Metáforas e imágenes.4.
 
Usos del
se
(líneas 4, 10, 15, 16, 18, 21, 23).5.
 
Nexos y conectores.6.
 
 Análisis sintáctico del fragmento subrayado.7.
 
 Análisis morfológico de:
excitante, telediarios, espectáculos, insomnio, sucesivamente
.Escribe un derivado de cada término.8.
 
Definición contextual de:
reclamo, convulsiva, halitosis, rolando
.
 
COMENTARIO DE TEXTO. 2º BACHILLERATO.5101520253035Somos víctimas de algo que suena a apocalipsis, pero es tan cotidiano como respirar, somos víctimas de la obsolescencia programada, motor secreto de nuestra sociedad de consumo. Nosha pasado a todos. De repente, después de un tiempo trabajando a buen ritmo nuestraimpresora, nuestro teléfono, una simple bombilla, y por supuesto nuestro aparato detelevisión, se niega a seguir cumpliendo su función. Se estropeó. Y vamos al taller. Pero nosdicen que no merece la pena arreglar el teléfono, la impresora, la tele. Nos dicen que el arreglocuesta más, mucho más, que un nuevo y flamante aparato, por supuesto preparado para fallaren equis tiempo, es decir, con la muerte programada en sus genes. No es nuevo. Esta vidaprogramada para fallar arranca en los años veinte del siglo pasado, cuando los fabricantesempezaron a acortar la vida de lo fabricado para aumentar las ventas. Justo cuando terminasde pagar algo, hay que tirarlo. ¿Es viable una economía sin obsolescencia programada y sin suimpacto en el medio ambiente? Nuestro actual modelo es fácil de entender porque el ciclo essimple, comprar, tirar, comprar. La bombilla más antigua del mundo se encuentra enLivermore, California, y funciona en un parque de bomberos desde 1901. Fíjense, dos cámarasque registran su vida al segundo se han estropeado, pero la bombilla sigue funcionando ante latercera webcam. El filamento de la lámpara se fabricó para durar. Hasta que los fabricantes sedieron cuenta de que si duraba una eternidad, no había negocio. Y decidieron, en un consensomundial de fabricantes de bombillas, acortar la vida de las mismas. Ahí empezó laobsolescencia programada. Continúa vigente, con el añadido del amaestramiento delconsumidor, que ve libertad y felicidad en el consumo ilimitado. ¿Y qué? ¿Pensamos quéocurre con nuestro ordenador obsoleto, con la televisión de plasma o de tubo, aquellaenormidad que ocupaba parte del salón y medio testero, sabemos a dónde van los cacharroselectrónicos que se mueren a un ritmo que viene de fábrica? A quién le importa. Pero eso noimpide que se averigüe. Un destino de esa basura, de esos residuos que aquí nos estorban, va apaíses del tercer mundo, a países como Ghana, a donde llegan desde hace 8 o 9 años barcoscon contenedores repletos de deshechos electrónicos. Hay tratados internacionales queprohíben ese tráfico, pero los mercaderes han encontrado la solución para burlar las leyes,declararlos como productos de segunda mano, aunque de esa basura tecnológica apenasfunciona el 20%. El resto se abandona en vertederos de todo el país. El río Odaw hadesaparecido bajo uno de los más grandes, llevándose por delante el juego de los niños, lospaseos en barca, las tardes de fútbol, la pesca de peces para comer. Hoy se ve a jóvenes defamilias pobres buscando chatarra para vender, y se forman hogueras negras, contaminantes,al quemar los plásticos de los aparatos para sacar el cable que llevan dentro. ¿Cuál es el límitede la sociedad del despilfarro? ¿Existe? Los expertos, la gente concienciada, dicen que lasgeneraciones futuras no perdonarán estos excesos. Pero hay esperanza. Gente de todo elmundo ha empezado a actuar contra esta economía desquiciada. De nuevo, la naturaleza puedeser un referente, tanto social como económico, un modelo para ambos. Las flores y las hojascaídas no son residuos sino nutrientes para otros organismos. Los expertos creen que laindustria puede imitar el ciclo de la naturaleza.
CIPRIANO TORRES,
 Diario Información
, 16-1-2011CUESTIONES:
1. Tema, resumen, esquema explicativo de ideas. (1’5 puntos)2. Comentario crítico. (3)3. Análisis sintáctico del fragmento subrayado. (1)4. Definición contextual de:
obsolescencia, flamante, testero, desquiciada, nutrientes
. (0’5)5. Uso y funciones del
se
en el texto (líneas 5, 13, 14, 15, 16, 23, 24, 29, 30, 31, 32). (1)6. Análisis de la deíxis y las anáforas. (1)7. Nexos y conectores en el texto. (1)8. Analiza dos aspectos de la modalización: el uso de la primera persona verbal y lasoraciones interrogativas. (1)
NOTA
: Es muy recomendable ver el documental
Comprar, tirar, comprar 
disponible en estadirección:http://www.rtve.es/noticias/20110104/productos-consumo-duran-cada-vez-menos/392498.shtml 
 
TEXTO COMPLEMENTARIOHace unos días, la 2, la estupenda cadena que todo el mundo dice ver pero queluego tiene tan escasa audiencia, emitió un magnífico e inquietante documental sobre laobsolescencia programada. La producción
Comprar, tirar, comprar 
desnuda la granfarsa de la economía mundial, basada en una sociedad de consumo de la que es casiimposible escapar, en la que las empresas planifican cuidadosamente la caducidad desus productos y esconden los que duran más. Desde el cartel de las bombillas, quefijaba multas para las compañías que fabricaran filamentos más resistentes -hay unamisteriosa bombilla, cuyo inventor se llevó el secreto a la tumba, que ha cumplido cienaños dando luz- hasta la dictadura de las impresoras, que ocultan en su interior unmaligno chip que las bloquea al alcanzar cierto número de copias. Y siempre será más"rentable" comprarse algo nuevo que arreglarlo.El diseño industrial parte de esa premisa, no se trata sólo de lograr que elconsumidor compre el producto, sino de crearle a la fuerza la necesidad dereemplazarlo cuanto antes. Estas líneas que usted lee están financiadas en parte con lapublicidad que sostiene este modelo. Y seguramente su puesto de trabajo, queridolector, también dependa de ello. Es terrorífico. Si echamos un vistazo a nuestroalrededor, estamos rodeados de cosas que no necesitamos, de aparatos con bateríasque mueren antes de tiempo o que se quedan obsoletos en un abrir y cerrar de ojos.Las televisiones, que han pasado del plasma al LCD, de éste al LED y dentro de poco lasveremos de grafeno, o qué decir de los móviles, los automóviles o la ropa que vestimos.Todo
 pasa de moda
o se queda
anticuado
. Pero esa voracidad consumista, este sistemaeconómico que nos lleva a la ruina sin hacernos más felices, también tiene fecha decaducidad: la marcan los recursos naturales del planeta. "La posteridad no nosperdonará", clama un activista ghanés en el documental mientra enseña los vertederosilegales de ordenadores y demás basura tecnológica que el denominado mundocivilizado tira en su país.Si les recomiendo, como propósito de año nuevo año, hacer un repaso de cosasprescindibles, refrenar los ímpetus consumistas e intentar reducir su huella de carbono-ya sea comprar menos botellas de plástico, reciclar, compartir vehículo o cambiaralgún desplazamiento en coche por un paseo andando-, corro el riesgo de que meacusen de tirar piedras contra la recuperación económica, de fomentar el paro y dealentar otro
crack 
. Pero algún día alguien tendrá que meterle mano al problema. Noserán los políticos de ahora. Lástima que no los fabriquen con obsolescenciaprogramada.Javier Gómez,
Malagahoy.es
, 13-1-2011
 

Activity (35)

You've already reviewed this. Edit your review.
manutorrent liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
susanasoriano liked this
Alexis Correas liked this
lorenzopiris liked this
lorenzopiris liked this
Eva López liked this
lorenzopiris liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->